Traductor

SUMARIO

  1. "CON ARDIENTE INQUIETUD", por A.Gil-Terrón, DESCARGA LIBRO "CON ARDIENTE INQUIETUD" pdf
  2. NOVEDADES LIBROS 2012
  3. "EL ÚLTIMO ACTO",   por A.Gil-Terrón.
  4. "LA MUERTE: ¿ESTACIÓN DE TRANSITO, O FINAL DE RECORRIDO?",  por A.Gil-Terrón.
  5. "EL VÍDEO TRUCADO DE BENEDICTO XVI",   por A.Gil-Terrón.
  6. "DEL FIN DEL MUNDO EN 2012, Y OTRAS PAYASADAS",   por A.Gil-Terrón.
  7. "REENCARNACIONISTAS: ¿HIJOS DE  LA INCULTURA?",  por A.Gil-Terrón.
  8. "CRUCIFICADO",  por Gibrán Khalil Gibrán.
  9. "REFLEXIONES EN TORNO AL LIBRO "LA PALABRA" de Irving Wallace, por A.Gil-Terrón.
  10. "PATÉTICOS" por A.Gil-Terrón.
  11. "IN MEMORIAM DEL SACERDOTE JERZY POPIELUSZKO",  por A.Gil-Terrón.
  12. "LA ALIANZA DE CIVILIZACIONES", por el padre misionero Juan Carlos Martos.
  13. "EL ÚLTIMO PAPA Y EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA",  por A.Gil-Terrón.
  14. "PADRE NUESTRO, DÓNDE ESTÁS..."
  15. "QUID PRO QUO",  por A.Gil-Terrón.
  16. "¡DULCE INOCENCIA! ¡MALDITA IGNORANCIA!",  por A.Gil-Terrón.
  17. "LA MUERTE DEL HONOR",  por A.Gil-Terrón.
  18. "IN MEMORIAM DEL SACERDOTE JERZY POPIELUSZKO",  por A.Gil-Terrón.
  19. "RETORNO AL CAOS",  por A.Gil-Terrón.
  20. "DE SACRISTÍAS Y HAMBURGUESERÍAS",  por A.Gil-Terrón.
  21. "LA DECEPCIONANTE COSECHA DEL 68",  por A.Gil-Terrón.
  22. "FUNDACIÓN HERODES versus LOS SANTOS INOCENTES",  por A.Gil-Terrón.
  23. "EL ÚLTIMO ARTÍCULO DE AÑO",  por A.Gil-Terrón.
  24. "LO QUE NO NOS CUENTAN",  por A.Gil-Terrón.
  25. "A PROPÓSITO DE MELCHOR",  por A.Gil-Terrón.
  26. "LA FIESTA DE LOS IDIOTAS",  por A.Gil-Terrón.
  27. "EL CRISTIANISMO, OBJETO DE PERSECUCIÓN",  por Marcos Aguinis.
  28. "EL FALSO MITO DEL INDIO BUENO",  por A.Gil-Terrón.
  29. "LA COSECHA DE CAÍN",  poema de A.Gil-Terrón.
  30. "DESDE LA FE",  por Rafa Marí.
  31. "LOS SINDICATOS TRES DELICIAS",  por Antonio Gil-Terrón.
  32. "VIVIR DE LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS",  por Walt Whitman.
  33. "¿SE PUEDE SER MÁS TORPE?",  por Antonio Gil-Terrón.
  34. "FREGADOS PERO CONTENTOS",  por Antonio Gil-Terrón.
  35. "LA DICTADURA DE LOS FARISEOS",  por Antonio Gil-Terrón.
  36. "LA MADRE DEL CORDERO",  por Antonio Gil-Terrón.
  37. "CATÓLICOS UCRANIANOS: EL CLAMOR QUE NO CESA",  por Antonio Gil-Terrón.
  38. ",   por Antonio Gil-Terrón.
  39. "EL PAPA QUE NUNCA QUISO RENUNCIAR Y LA PROSTITUTA QUE TREPÓ A LOS ALTARES",  por Antonio Gil-Terrón.
  40. "LA SEGUNDA BUENA NOTICIA ECONÓMICA DE 2013",  por Antonio Gil-Terrón.
  41. "EL PAPA QUE RENUNCIÓ PORQUE OÍA SUSURROS",  por Antonio Gil-Terrón.
  42. "EEUU: ¿UN GIGANTE CON LOS PIES DE BARRO?",  por A.Gil-Terrón.
  43. "DE LA GLORIA DEL OLIVO",  por A.Gil-Terrón.
  44. "¿EXISTE EL ALMA?",  por A.Gil-Terrón.
  45. "FANTASMAS",  por A.Gil-Terrón.
  46. "GUÍA PRÁCTICA PARA NO PERDERSE EN EL MÁS ALLÁ",  por A.Gil-Terrón.
  47. "DESMITIFICACIONES",  por A.Gil-Terrón.
  48. "LOS ECOFASCISTAS Y EL TIMO DEL CALENTAMIENTO GLOBAL",  por A.Gil-Terrón.
  49. "EL VATICANO Y LOS EXTRATERRESTRES",  por A.Gil-Terrón.
  50. "A PROPÓSITO DEL CÓNCLAVE",  por A.Gil-Terrón.
  51. "HORIZONTES DE ESPERANZA",  por A.Gil-Terrón.
  52. "EL PARAÍSO DEL PAPA DE LOS POBRES",  por A.Gil-Terrón.
  53. "MANIOBRAS ORQUESTALES EN LA OSCURIDAD",  por A.Gil-Terrón.
  54. "¿VA EL PAPA FRANCISCO A RECONSIDERAR EL PAPEL DE LA MUJER DENTRO DE LA IGLESIA CATÓLICA?",  por A.Gil-Terrón.
  55. "¿QUIÉN TE GUSTARÍA QUE MANDARA EN EUROPA?",  por A.Gil-Terrón.
  56. "JESÚS, PRÍNCIPE DE LOS POETAS",  por A.Gil-Terrón.
  57. "EL PAPA FRANCISCO Y LOS NUEVOS FARISEOS",  por A.Gil-Terrón.
  58. "ENTREVISTA A ANTONIO GIL-TERRÓN",  por Rafa Marí.
  59. "LA PREGUNTA QUE NADIE SE HACE",  por A.Gil-Terrón.
  60. "LA ESPADA DE SAN PEDRO",  por A.Gil-Terrón.
  61. "ALGO ESTÁ NACIENDO",  por A.Gil-Terrón.
  62. "EL LABERINTO",  por A.Gil-Terrón.
  63. "LUTERO: EL GUIONISTA DEL HOLOCAUSTO",  por A.Gil-Terrón.
  64. "EL BOSQUE DEL DIABLO",  por A.Gil-Terrón.
  65. "EL CALLEJÓN",  por A.Gil-Terrón.
  66. "LOS NUEVOS DIOSES",  por A.Gil-Terrón.
  67. "LA CASTA SACERDOTAL",  por A.Gil-Terrón.
  68. "EL PENDULO",  por A.Gil-Terrón.
  69. "UN GRITO A LA ESPERANZA",  por A.Gil-Terrón.
  70. "DEL DOLOR Y DEL PLACER",  por A.Gil-Terrón.
  71. "BIPARTIDISMO",  por A.Gil-Terrón.
  72. "DE POETAS Y OPORTUNISTAS",  por A.Gil-Terrón.
  73. "ESCRIBIENDO NUESTRO FUTURO",  por A.Gil-Terrón.
  74. "EL ÚLTIMO BAILE",  por A.Gil-Terrón.
  75. "TANTO MONTA, TONTA TANTO",  por A.Gil-Terrón.
  76. "RETORNO AL CAOS",  por A.Gil-Terrón.
  77. "EL BAMBI DE HITLER",  por A.Gil-Terrón.
  78. "DIVORCIADOS CATÓLICOS: LOS PROSCRITOS SACRAMENTALES",  por A.Gil-Terrón.
  79. "NO ME TIENES QUE DAR PORQUE TE QUIERA",  por A.Gil-Terrón.
  80. "¿EXISTE DIOS?",  por A.Gil-Terrón.
  81. "LA MUERTE DE LOS IDEARIOS POLÍTICOS",  por A.Gil-Terrón.
  82. "EL RETORNO DE LOS BRUJOS",  por A.Gil-Terrón.
  83. "SUEÑOS",  por A.Gil-Terrón.
  84. "COMO ESPIGAS DE TRIGO",  por A.Gil-Terrón.
  85. "TEMBLÁIS MÁS VOSOTROS AL PRONUNCIAR LA SENTENCIA QUE YO AL RECIBIRLA",  por A.Gil-Terrón.
  86. "CHAQUETEROS",  por A.Gil-Terrón.
  87. "QUOD NATURA NON DAT, SALMANTICA NON PRAESTAT",  por A.Gil-Terrón.
  88. "PARIR NO SIGNIFICA SER MADRE",  por A.Gil-Terrón.
  89. "CAMINO DE PERDICIÓN",  por A.Gil-Terrón.
  90. "LA BANDERA ESTÁ IZADA",  por A.Gil-Terrón.
  91. "AQUELLOS POLVOS TRAJERON ESTOS LODOS",  por A.Gil-Terrón.
  92. "EL ORIGEN DEL FASCISMO",  por A.Gil-Terrón.
  93. "LAS PUERTAS DEL PARAISO",  por A.Gil-Terrón.
  94. "MENTIROSOS E INTOCABLES",  por A.Gil-Terrón.
  95. "MÁS ALLÁ DE LAS ESTRELLAS",  por A.Gil-Terrón.
  96. "DE MARX A CRISTO; CRÓNICA DE UNA CONVERSIÓN",  por A.Gil-Terrón.
  97. "EL FILÓSOFO ATEO QUE TERMINÓ SIENDO CURA",  por A.Gil-Terrón.
  98. "EL GRAN ERROR DE EINSTEIN",  por A.Gil-Terrón.
  99. "DE CREYENTES Y DESCREÍDOS",  por A.Gil-Terrón.
  100. "EL CANTO DOLIDO",  por A.Gil-Terrón.
  101. "BEAUTIFUL PEOPLE",  por A.Gil-Terrón.
  102. "PROTESTANTISMO Y CAPITALISMO",  por A.Gil-Terrón.
  103. "EL JUICIO DE LA HISTORIA",  por A.Gil-Terrón.
  104. "HABÍA UNA VEZ UN CIRCO",  por A.Gil-Terrón.
  105. "EL AUTÉNTICO CÁNCER DE ESPAÑA",  por A.Gil-Terrón.
  106. "QUÉ ES ESPAÑA",  por A.Gil-Terrón.
  107. "ESPAÑA UNA REALIDAD POR ENCIMA DE CENTRALISMOS, MONARQUÍAS Y REPÚBLICAS",  por A.Gil-Terrón.
  108. "LA VERGÜENZA AUTONÓMICA",  por A.Gil-Terrón.
  109. "LA CORTE DE LOS MILAGROS",  por A.Gil-Terrón.
  110. "¡PUES ANDA QUE TÚ!",  por A.Gil-Terrón.
  111. "Y SI TIEMPO ES TODO LO QUE TENGO",  por A.Gil-Terrón.
  112. "LA CRUCIFIXIÓN DE UN CURA",  por A.Gil-Terrón.
  113. "DEL MITO DEL MAYO DEL 68 Y OTRAS FALACIAS",  por A.Gil-Terrón.
  114. "¿ADÓNDE HAN IDO TODAS LAS FLORES?",  por A.Gil-Terrón.
  115. "EL HIMNO AL AMOR",  por A.Gil-Terrón.
  116. "DEL AMOR HERIDO",  poesía, por A.Gil-Terrón.
  117. "LOS GURÚS DEL ACOJONAMIENTO GLOBAL",  por A.Gil-Terrón.
  118. "LAGRIMAS Y VIENTO",  poesía, por A.Gil-Terrón.
  119. "EL ATEO QUE TERMINÓ SIENDO FRAILE",  por A.Gil-Terrón.
  120. "DERRIBANDO MITOS; APUNTALANDO PRINCIPIOS",  por A.Gil-Terrón.
  121. "EL GENOCIDIO QUE NO CESA",  por A.Gil-Terrón.
  122. "LA PORCINA ESTAFA",  por A.Gil-Terrón.
  123. "¡MANDA HUEVOS!",  por A.Gil-Terrón.
  124. "LA ROJA Y EL ROJO",  por A.Gil-Terrón.
  125. "LA BURBUJA POLÍTICA",  por A.Gil-Terrón.
  126. "EN BUSCA DE LOS SUEÑOS PERDIDOS",  por A.Gil-Terrón.
  127. "DESDE LA TRINCHERA",  por A.Gil-Terrón.
  128. "LA GOTA DEL GRIFO QUE COLMA EL VASO",  por A.Gil-Terrón.

¡AVISO IMPORTANTE!


Todos aquellos lectores que deseen leer diariamente los artículos y poesías de Antonio Gil-Terrón, les rogamos se dirijan a la página de éste en FACEBOOK, en donde cotidianamente publica sus textos, comentarios, y poesías.


Si además desean poder comentar sus escritos, o comunicarse con él a través del chat privado, no tienen más que solicitar ser agregados como amigos en la cuenta de Antonio Gil-Terrón en FACEBOOK. Gracias.

¡Novedades libros 2012!

Portada La Sombra de Caifás
Portada el Velo Rasgado de Antonio Gil-Terrón


















“El Velo Rasgado” ya está disponible a la venta en Amazon, en formato “Kindle Edition”. El Velo Rasgado (Spanish Edition) by Antonio Gil-Terrón Puchades (Kindle Edition -Jul 15, 2012) - Kindle eBook. 


$ 2.06 [1.58 €]incluye IVA y entrega gratuita internacional inalámbrica.


Los libros de Antonio Gil-Terrón "La Sombra de Caifás" y "El velo Rasgado", tratan – entre otras cosas- del pecado original; de los vestigios de la doctrina sobre la transmigración de las almas [reencarnación] en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento; de la fiabilidad de los evangelios canónicos oficiales, recogidos por el “Codex Vaticanus”;  de la privación del Sacramento de La Eucaristía a los divorciados católicos que se han vuelto a casar utilizando para ello el matrimonio civil; de la poligamia legítima de los primeros cristianos; del origen pagano de la monogamia vigente en el actual matrimonio católico; de los santos misóginos, padres de la doctrina católica; del celibato sacerdotal católico; del porqué Jesucristo no eligió directamente a Pablo de Tarso como apóstol, siendo que ambos fueron contemporáneos y vivieron en la misma zona geográfica; de los auténticos responsables de las diferentes escisiones habidas dentro del seno de la Iglesia de Cristo. Los libros de Antonio Gil-Terrón tratan de todo esto y de mucho más, pero sobre todo dan la clave para entender quiénes somos realmente, de dónde venimos y a dónde vamos, y todo ello tratado con el máximo respeto, pero también con la dureza necesaria para que la verdad resplandezca con toda su crudeza, sin maquillaje ni velos que la enmascaren.



EL ÚLTIMO ACTO

Del libro de A.Gil-Terrón "El Velo Rasgado"


Corríamos los tempranos años de una juventud gastada, con el ingenuo anhelo, fruto de una ignorancia que nos adormecía en el sueño de un futuro lejano y maravilloso, de un mañana que nunca llegaba.

Era el segundo acto de la obra, el nacimiento de algo tan surrealista como nuestra propia existencia, la eterna fusión de los miedos con los sueños, de las palabras no dichas con los deseos encadenados, amordazados por la razón y el deber, en el marco de unas costumbres que todos asumíamos estoicamente, con la misma sumisión con la que aceptábamos la muerte al nacer.

Y la impaciencia desesperada de nuestros jóvenes cuerpos, se ahogaba en la lenta cadencia de unos compases, orquestados por cuatro palabras y una canción, por dos gestos y unos viejos "blues-jeans", una calle y una esquina, el repetido lugar de encuentro que sordamente nos llamaba, en la maquinal ceremonia de las poses, las sonrisas y las miradas.

Y el bello juego renacía cada tarde a la hora convenida, a la hora sabida. Y así año tras año, día tras día, como si el Tiempo, cansado de su eterno corretear, se hubiese parado a contemplar el lento paseo de la provocación y el deseo, inseparables compañeros en la predestinación de las pasiones. Quisimos crecer y crecimos.

Por fin llegó el día en que los rostros, poco a poco, fueron cambiando. Era el momento en el que, para cada uno, la calle se iluminaba con la sucia luz de una realidad cruel y fría. Era el tan anhelado mañana, la culminación de un deseo de crecer que por fin llegaba, mortuoriamente puntual, para despertarnos de nuestro dulce ensoñamiento, empujándonos al vacío de una sociedad caduca, para así poder dejar sitio a nuevos rostros, a nuevas caras, que, paulatinamente, irían tomando posiciones por la calle, mientras impacientes esperaban en cada esquina que el telón de su segundo acto se levantara. Era el cambio de actores, porque los personajes nunca cambiaban.

En algún lugar, subirá lentamente otro telón. Las prisas y nerviosismos de antaño habrán desaparecido y un gris conformismo adornará las patéticas figuras que, estáticas sobre las tablas del escenario, esperarán mansamente el comienzo de su tercer y último acto.
 
Y al correr de los años, inmersos en el vacío de nuestra soledad, lloraremos desesperados la angustia y el desaliento de nuestro silencio, la ausencia de palabras que herirá sordamente las interminables noches del más allá. 

Cuando callen los años… cuando duerman las palabras. 

A. Gil-Terrón Puchades, noviembre de 1985.







LA MUERTE: ¿ESTACIÓN DE TRANSITO, O FINAL DE RECORRIDO?

por A. Gil-Terrón

 Sabado 11 de Agosto de 2012

Desde que comenzamos a tener uso de razón, la muerte comienza a aparecer en nuestras vidas; primero lentamente, como una tímida amiga que parece no querer importunarnos. Las visitas son distanciadas. Pero pronto, con el paso de unos años cada vez más cortos, se irá aproximando a nosotros, mientras se va quitando el velo. Una sensación interna nos impedirá temerla, o por lo menos contrarrestará la evidencia física de sus huellas cercanas. 

"Ofelia" [1852] pintura del artista británico Sir John Everett Millais 

Si nos dejamos de antropomorfismos, y vemos a la muerte tan sólo como un estado de tránsito, como un estar y no como un ser, como un ente, entonces es cuando realmente comenzaremos a vivir. Claro que para ello nuestras vidas deberán haber adquirido el justo equilibrio entre la espiritualidad y la materia.

Somos lo que somos y no lo que desearíamos ser. Somos espíritus eternos que habitamos temporalmente en la una cárcel terrena, encadenados a un cuerpo que mortifica nuestros viejos pecados, pero que al tiempo se nos presenta como una oportunidad de enmienda, si realmente somos capaces de entender de dónde venimos, en dónde estamos, y hacia dónde caminamos. Será tan sólo el materialismo, la venda que nos cegará y nos impedirá vislumbrar nuestra auténtica misión, al vivir año tras año envueltos en tinieblas,  al tiempo que esa oscuridad espiritual  nos hará sentir un atávico terror a la muerte corporal.

La muerte  ha sido la oscura protagonista de mil historias de la literatura en general y de la poesía en particular, pero de eso ya hablo - seguramente más de lo debido- en "El Velo Rasgado", por lo tanto no es mi intención el repetirme aquí y ahora; no. Simplemente deseo en este momento, y aprovechando las nuevas tecnologías, traer dos historias, dos visiones de ese trance llamado muerte, que nacidas del mundo de la ópera y los musicales de Broadway, han terminado consagradas por el séptimo arte. La primera de ellas es la pieza "E LUCEVAN LE STELLE", perteneciente  a la ópera "Tosca" de  GIACOMO PUCCINI, pieza ésta más conocida por el nombre de "El adiós a la vida". En ella se recoge una visión trágica, inundada de romanticismo decimonónico, que se transforma en un desgarrado canto a la vida. He aquí el fragmento "E LUCEVAN LE STELLE" [“Y brillaban las estrellas”]:

video

La segunda historia - mi favorita – es “Bye, bye life” [Adiós, adiós vida] y pertenece al musical "ALL THAT JAZZ" ["Empieza el espectáculo", o,  "El Show debe continuar"], guión autobiográfico construido por el bailarín, coreógrafo, y director Bob Fosse, sobre su bohemia -y desenfrenada - existencia. En ella vemos la visión que tiene autor sobre su propia muerte, o mejor dicho sobre el inicio de su nueva vida. Al fin y al cabo solemos  morir tal y como hemos vivido. En 1987, Fosse cumplió fielmente su propio guión en “All That Jazz”, y murió de un paro cardíaco. ¡Empieza el espectáculo!:


video







EL VÍDEO TRUCADO DE BENEDICTO XVI

por A. Gil-Terrón
Domingo 5 de Agosto de 2012

Miren ustedes hasta dónde llega la mala leche de los enemigos de la Iglesia Católica. En una reciente visita de Benedicto XVI a Alemania se monta un vídeo sobre un supuesto desaire de los arzobispos y obispos alemanes al Papa. En dicho vídeo se ve claramente como, uno tras otro, un gran número de los supuestamente jerarcas de la Iglesia Católica en Alemania, dejan a Benedicto XVI con la mano en el aire cuando éste intenta saludarles.

Lógicamente dicha actitud deja estupefactos a todos aquellos que ven dicho vídeo. Pero la cosa no acaba ahí, si no que para rematar la retorcida faena propagandística anticatólica, digna del mismísimo Joseph Goebbels, la explicación que se da en diferentes foros del ateísmo cutre y montaraz, es que los prelados presentes en el acto, le niegan el saludo al Papa como protesta por sus presuntos encubrimientos de los delitos de pederastia que han salpicado el nombre de la Iglesia Católica. Vean a continuación el vídeo, y luego les cuento dónde está la mentira.

video

La inmensa mayoría de los purpurados que aparecen en el vídeo forman parte del séquito personal que acompañaba a Benedicto XVI en su visita oficial a Alemania. La extensión de mano que va haciendo el Papa, es simplemente para ir presentando al presidente alemán, a cada uno de los miembros  de su comitiva. Los únicos prelados que le estrechan la mano al Papa, son los cardenales y arzobispos alemanes que han sido invitados al acto por cortesía de Benedicto XVI, y que en ningún caso forman parte del cortejo oficial que había viajado desde el Vaticano acompañando a Su Santidad.

Para que la mentira fuese más creíble, se trucan las imágenes del vídeo mediante un efecto especial llamado “espejo”. Si se fijan ustedes se darán cuenta de que todos los que aparecen en las imágenes son zurdos, empezando por el propio Papa y siguiendo por el presidente alemán. Si ustedes ven el vídeo original se ve claramente que los gestos de Benedicto XVI son de presentación de sus acompañantes al mandatario alemán, y no intentos mendigantes de estrechar la mano a los presentes en la protocolaria fila. Una vez más se demuestra que la mentira tiene las patas cortas. Lo más lamentable del tema es que dicho vídeo trucado ha sido emitido por algunos canales de televisión, para provocar el escándalo y denigrar la imagen de todos los católicos, al ridiculizar de una manera burda y zafia a la cabeza visible de su iglesia, formada por más de mil millones de fieles, entre los que humildemente me cuento a pesar de mi condición de proscrito sacramental. Qué Dios les perdone, porque a mí - la verdad – hoy me cuesta el hacerlo. Mañana será otro día.

POSTDATA: Para ser malo, primero hay que ser inteligente. Los jadeos que se oyen al final de la torpe y grotesca manipulación del vídeo de marras, y que pretenden aparentar ser una psicofonía satánica, ¡huy, qué miedo!, no son más que los estertores halitosos del pobre enfermo - autor del bodrio - que se acaba de morder la lengua y se ha envenenado él solito.






"DEL FIN DEL MUNDO EN 2012, Y OTRAS PAYASADAS"

por A.Gil-Terrón

Martes 7 de Agosto de 2012

«No hay situación mala que no sea perfectamente empeorable», rezaba la cruel frase de la Ley de Murphy. «Tan sólo es cuestión de talante», añadiría yo. Efectivamente, si hay algo peor que el gobierno de un gafe, es que su sustituto también lo sea.

Porque el primer gafe parte de una situación de idílica bonanza, a la que gafar; lo terrible sobreviene cuando quien le sucede en el cargo parte, en principio, de una situación ruinosa – la que diligentemente le ha dejado el gafe antecesor- a la que el nuevo cenizo tiene que volcar todo su “mal fario”. ¿El resultado final?... ¡Más vale no pensarlo!

Pues bien, si con el primer gafe el número de los suicidios en España superó con creces a los muertos por accidentes de tráfico, y todo ello en olor de pobreza y bajo el estruendo de volcanes en erupción, con el segundo gafe la cosa pinta peor, hasta el punto de que se habla ya de las trompetas del Apocalipsis, el Fin del Mundo, y el Juicio Final. Normal. Y es que el anterior gafe había dejado el listón muy alto, y claro, para superarlo no bastaba con una simple tormenta de granizo.

Profecías sobre el Fin del Mundo hay un montón. Diferentes agoreros se han dedicado durante siglos a amargar la existencia a su prójimo, con todo tipo de interpretaciones macabras, en las que se fijaban fechas exactas del Fin de los Tiempos. Una de las predicciones más sonadas fue aquella que fijaba la fatídica fecha en la noche vieja que iba a alumbrar el nacimiento del Año Mil de Nuestra Era.

La noche del 31 de diciembre del año 999 veía las iglesias llenas de hombres y mujeres gimiendo y llorando a moco tendido, pidiendo a Dios el perdón de sus pecados, en la certidumbre de que se acercaba el fin del mundo y con él el Juicio Final. Los crápulas confesaban a gritos sus guarrerías y concupiscencias; los avaros y usureros, en un irreverente insulto a Dios, le ofrecían a Éste sus tesoros, para que les fuese perdonadas sus jacobinas tacañerías; los orgullosos vestían – cabizbajos- sayal, al tiempo que cubrían sus cabezas con cenizas, reclamando misericordia. Todos, llorosos y compungidos, al oír las campanadas de la medianoche esperaban escuchar también las trompetas angélicas que hicieran resucitar a los muertos que, junto con los vivos, en aquel momento comparecerían ante el Divino Tribunal.

El historiador Frederick H. Martens, basándose en crónicas de la época, describe así lo acontecido en aquella señalada noche: "El papa Silvestre II se irguió hasta el altar mayor. La iglesia estaba a rebosar, y todos se habían arrodillado. El silencio era tan grande que se oía el roce de las mangas blancas del papa al moverse en torno al altar. Y hubo todavía otro ruido. Era un sonido que parecía medir los últimos minutos de los mil años de existencia de La Tierra desde la venida de Cristo. Resonaba en los oídos de los allí presentes como el latido en los oídos de quien tiene fiebre, con un ritmo sonoro, regular, incesante. La puerta de la sacristía estaba abierta, y lo que oían los asistentes era el tictac uniforme e ininterrumpido del gran reloj que colgaba dentro, con un latido por cada segundo que pasaba.

Tras la misa de medianoche, reinó un silencio mortal. Como niños con miedo a la oscuridad, todos los que estaban en la iglesia yacían con el rostro en el suelo, y no se atrevían a levantar la mirada. Un sudor perlado cubría las frentes heladas; entonces, de repente, ¡el reloj cesó en su lúgubre tictac! [Nota: Se cree que los grandes relojes de pesas y ruedas fueron inventados en Occidente por el monje benedictino Gerberto (Papa, con el nombre de Silvestre II, hacia finales del siglo X) aunque ya con alguna anterioridad se conocían en el Imperio bizantino].

Entre los asistentes empezó a formarse en muchas gargantas un grito de terror. Y, muertos de miedo, varios cuerpos cayeron pesadamente en el suelo frío de piedra. Entonces el reloj empezó a dar campanadas. Dio una, dos, tres, cuatro... Dio doce... La duodécima campanada resonó extinguiéndose en ecos, y siguió reinando un silencio de muerte! Entonces el papa Silvestre se volvió en torno, y con la orgullosa sonrisa de un vencedor, extendió las manos en bendición sobre las cabezas de los que llenaban la iglesia. Y en ese mismo momento todas las campanas de las torres empezaron un alegre y jubiloso repique”.

Desde entonces, el miedo al Fin del Mundo ha ido apareciendo cíclicamente, a través de los siglos. Veamos algunos ejemplos:

1) La gallina profeta de Leeds (1806): durante la historia han sido muchos los que han vaticinado el regreso de Jesucristo para juzgar a la humanidad por sus pecados. Uno de los más curiosos es la gallina de Leeds (Inglaterra). En 1806 esta gallina empezó a poner huevos con la frase “Cristo viene”, algo que fue tomado por milagro y tuvo muchísima difusión hasta que alguien demostró que todo era una farsa.

2) Milleristas (23 de abril de 1843): Un agricultor de Nueva Inglaterra llamado William Miller, tras años de estudio de la Biblia concluyó que el tiempo escogido por Dios para destruir el mundo podía adivinarse directamente interpretando el texto. El mundo se acabaría en algún momento entre el 21 de marzo 1843 y 21 de marzo de 1844. Predicó y publicó lo suficiente como para atraer a miles de seguidores (conocido como Milleristas), y finalmente estableció la fecha del fin del mundo el 23 de abril 1843. Nada ocurrió los y los Milleristas se disolvieron. Algunos de ellos forman lo que hoy se conoce como adventistas del séptimo día.

3) Armagedón mormón (1891 o antes): Joseph Smith, fundador de la iglesia mormona, convocó a una reunión de sus líderes de la iglesia en febrero de 1835 para decirles que había hablado con Dios. Supuestamente Dios le había comunicado que Jesús regresaría en los próximos 56 años y que el fin del mundo comenzaría tras este regreso de Cristo.

4) El cometa Halley (1910): En 1881, un astrónomo descubrió a través de análisis espectral que las colas de los cometas contienen un gas mortal llamado cianógeno. No saltó la alarma hasta que se hizo público que la Tierra contactaría con los restos de la cola del cometa Halley en 1910. Se dijo que todo el mundo sería víctima de un ‘baño de gas mortal’ entonces (llegó a ser tema de las páginas principales del New York Times). El pánico se apoderó del mundo entero hasta que otros científicos confirmaron que no había nada que temer.

5) Pat Robertson (1982): En mayo de 1980, tele-evangelista y fundador de la Coalición Cristiana, Pat Robertson, sorprendió y alarmó a muchos, cuando anunció que a finales de 1982 se acabaría el mundo. Dijo tal cual: “Garantizo que a finales de 1982, el mundo será juzgado”.

6) Heaven’s Gate (Puerta del cielo -1997-): Cuando el cometa Hale-Bopp apareció en 1997, surgieron rumores de que una nave espacial le estaba siguiendo. La NASA y la comunidad astronómica lo negaban mientras que crecía la creencia de que lo ocultaban. Programas especializados en lo paranormal, como el Coast to Coast AM de la radio, seguido ampliamente en EE UU, afirmaban que el seguimiento de este cometa se producía, lo que llevó a la creación de un movimiento en San Diego, llamado Heaven’s Gate que advertía de que el mundo se acabaría pronto. Los científicos se vieron obligados a pedir que todo aquel que tuviese un telescopio de cierta potencia observase con sus propios ojos que el supuesto seguimiento del cometa por parte de la NASA era totalmente falso. El fervor por el movimiento Heaven’s Gate fue tal que el 26 de marzo de 1997 39 miembros del culto se suicidaron.

7) Nostradamus (1999): Los escritos de Michel de Nostredame han intrigado a la gente durante más de 400 años. Han sido interpretados de miles de formas distintas dando lugar a profecías que han calado en la sociedad. Uno de sus cuartetos más famosos advertía: “El año 1999, séptimo mes / Desde el cielo vendrá el gran rey de terror”.

8) El año 2000: Desde la década de los 70 empezó a advertirse de que las computadoras no lograrían diferenciar entre 1900 y 2000. Muchos no tenían claro qué consecuencias tendría esto, pero se llegó a especular con que podría dar lugar a un holocausto nuclear. Miles de personas corrieron a comprar víveres y armas en EE UU. Lo cierto es que hubo fallos, pero sin importancia.

9) Cinco de mayo de 2000: Richard Noone, autor del libro de 1997 “5/5/2000 - HIELO: EL DESASTRE FINAL”. Pronosticó que el deshielo de la Antártida conduciría a un desastre de proporciones mundiales en mayo de 2000.

10) La Iglesia de Dios (2008): Según el ministro de la Iglesia de Dios, Ronald Weinland, el fin del mundo llegaría en 2008. En 2006 publicó ‘2008: God’s Final Witness’ donde advertía de que cientos de millones de personas morirían para ese año y de que EE UU dejaría de ser potencia mundial y nación independiente.

video


¿Han tenido suficiente? ¿No? Pues ampliemos la lista de patinazos proféticos basándonos para ello en el libro "Millennium Prophecies" de A.T. Mann publicado en Gran Bretaña en 1992 por Element Books Ltd., y publicado en España, en 1994, con el título de "Las Profecías del Milenio" por Fontana Fantástica, Ediciones Martínez Roca S.A. Decía así Mr. Mann [los apostillados a los vaticinios son de un servidor]:

VATICINIOS PARA EL AÑO 1998:

1)     Según A.T. Mann, interpretando a  EDGAR CAYCE: Se inunda Japón. [Japón suele sufrir inundaciones todos los años].

2)     Según A.T. Mann, interpretando a NOSTRADAMUS: El Anticristo coloca a un antipapa en el trono de San Pedro. Grandes guerras que dan lugar a una paz de mil años. Fin de la Monarquía Británica. La ciudad de Nueva York es destruida por un cielo ardiente. [Es que no ha acertado ni una].

VATICINIOS PARA EL AÑO 1999:

1)     Según A.T. Mann, interpretando a EDGAR CAYCE: Grandes catástrofes creadas por el desplazamiento del eje de la Tierra. [Pues va a ser que no].

2)     Según A.T. Mann, interpretando a NOSTRADAMUS: Llega el Gran Rey del Terror. El Apocalipsis. [Pues va a ser que no].

3)     Según A.T. Mann, interpretando a HIDEO ITAKAWA: El Fin del Mundo en agosto de 1999. [Pues va a ser que no].

4)     Según A.T. Mann, interpretando a C.T. RUSELL: Tiempo de fatalidad cuando el Plan Divino será revelado. [Pues parece que no nos hemos enterado].

5)     Según A.T. Mann, interpretando a los ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA: El Fin del Mundo. [Pues va a ser que no].

6)     Según A.T. Mann, interpretando a CRISWELL: El Fin del Mundo. [Pues va a ser que no].

7)     Según A.T. Mann, interpretando a GOODMAN: Terremotos mundiales. [Pues va a ser que no].

8)     Según A.T. Mann, interpretando a los mensajes de las apariciones de FÁTIMA: Apocalipsis mundial. [Pues va a ser que no].

9)     Según A.T. Mann, interpretando a los TESTIGOS DE JEHOVÁ: Fin del Mundo. [Pues va a ser que no].

VATICINIOS PARA EL AÑO 2000:

1)     Según A.T. Mann, interpretando a EDGAR CAYCE: Partes de Estados Unidos de América se hunden en el mar. La Corriente del Golfo cambia de sentido. Partes de las Islas Británicas se hunden en el mar. Londres se convierte en ciudad costera. Escandinavia es inundada por el mar. Hawái y Japón son destruidas. [Pues va a ser que no].

2)     Según A.T. Mann, interpretando a JEANNE DIXON: El mapa del mundo queda alterado por la subida de los océanos. [Pues va a ser que no].

3)     Según A.T. Mann, interpretando a HERMAN KAHN: La economía mundial es dominada por Japón. [Pues va a ser que no].

4)     Según A.T. Mann, interpretando a ALICE BAILEY: Resucitará el Cristo Vivo. [Y digo yo, si está vivo, para qué tiene que resucitar].

5)     Según A.T. Mann, interpretando a NOSTRADAMUS: Nacimiento del Mesías. La Parusía del Señor. Ascenso del cristianismo. [Sin comentarios].

6)     Según A.T. Mann, interpretando a INOCENT RISSAULT: Cisma final de la Iglesia Católica y destrucción de Roma. El Anticristo es aceptado como Monarca Universal. [Y es que puestos a inventar, aquí el que no corre, vuela].

7)     Según A.T. Mann, interpretando a SAN MALAQUÍAS: El Fin del Mundo. [Que yo sepa eso nunca lo dijo Malaquías, aunque no seré yo quien discuta con mister  A.T. Mann, ya que lo mejor es dejarlo solo con su supino ridículo y sus interpretaciones torticeras].

8)     Según A.T. Mann, interpretando a los mensajes de las apariciones de Garabandal: El Fin del Mundo. [Que yo sepa en Garabandal nunca se han concretado fechas, ni ha hablado del “Fin del Mundo”, sino de un Gran Castigo “sine die”].

9)     Según A.T. Mann, interpretando a los mensajes de las apariciones de Fátima: La Parusía del Señor. [Que yo sepa en Fátima nunca se han concretado fechas].

VATICINIOS PARA EL AÑO 2012:

1)     Según A.T. Mann, interpretando a T. Y D. MACKENNA: La humanidad renace a La Luz. [Pues si esto que estamos viviendo en 2012 es la Luz, mejor no pensar cómo serán Las Tinieblas. ¡Qué miedo!].

2)     Según A.T. Mann, interpretando a JOSÉ ARGÜELLES: Baktun de la Transformación de la Materia y Colapso de la civilización mundial.

Aquí terminan los “risueños” vaticinios de A.T. Mann; pero no echemos toda la culpa de los patinazos proféticos a las fuentes citadas por Mann, sino al propio Mann por su manipulación interesada y torticera de las profecías ajenas. ¡Lo que hay que hacer para vender libros!

En cuanto a la última profecía, bien merece que le dediquemos unas líneas aclaratorias, ya que es la única que aparentemente podría cuadrar parcialmente. Pues bien, sabemos que José Argüelles murió en 2011, pero su vaticinio para 2012 fue ya recogido en el libro de A.T. Mann, en 1992, con lo cual “la profecía” es anterior a dicha fecha, y procede de una época en la que ni tan siquiera se intuía el tsunami que se nos venía encima como resultado de las tristemente famosas “subprime” y los bonos  basura… ¿o sí que se podía prever? Veamos.

El mérito de la predicción de Argüelles es relativo, ya que fue hecho en una época en la que los “bonos  basura” eran la comidilla habitual – golf y colesterol aparte - en las tertulias de los países capitalistas, y existía una especial sensibilización sobre el tema y sobre los efectos perversos que conllevaba la globalización económica, ya que un resfriado financiero en Wall Street se podía convertir - en pocas horas - en una pandemia mundial. Si la actual crisis económica que asola el mundo desarrollado, estalla en agosto de 2007, sería bueno recordar que veinte años antes, concretamente en octubre de 1987, Wall Street perdió más de un 22% de su valor, extendiéndose a continuación la crisis al resto del planeta bursátil. 

Ninguna otra sesión, ni siquiera durante el “crash” del 29, había igualado en envergadura a las pérdidas porcentuales de aquel lunes negro. Por lo tanto el vaticinio de Argüelles se produjo en unos momentos en los que por primera vez se contemplaban los efectos de un tsunami financiero a nivel planetario. La fecha de 2012, la saca Argüelles tras cuadrar los efectos terribles de un futuro e hipotético tsunami económico, al Calendario Maya, calendario este del cual José Argüelles era especialista, aunque - según algunos críticos –  un especialista poco fiable y de una ortodoxia muy “sui generis”.

Al final he acabado hablando de economía, algo que me produce arcadas y grima, pero que conste que el culpable no soy yo, en cualquier caso el responsable sería el susodicho A.T. Mann, o - si me apuran – el carismático José Argüelles, que en paz descanse.

En fin, tal y como han podido ver, no hay porqué preocuparse… a no ser que - antes de finales de 2012 - nombren a ZP como Secretario General de la ONU, porque si esto sucediese, a partir de ahí lo del Apocalipsis puede ser un chiste al lado de la que se puede liar. Mientras tanto estén ustedes tranquilos que aquí, desgraciadamente, aún tenemos gafe y "marrón" para rato. ¡Bienvenidos al Purgatorio!







REENCARNACIONISTAS: ¿HIJOS DE  LA INCULTURA?

[Capítulo 15, IIª parte, de "El Velo Rasgado"]


«Muchas vidas hemos vivido y muchas más por delante tenemos a realizarse en cada uno de los mundos innumerables». GIORDANO BRUNO. Fraile dominico. Carbonizado sin anestesia, en Roma, el 17 de febrero de 1600, por sus enseñanzas sobre los múltiples sistemas solares y sobre la infinitud del universo. Campo di Fiori, Roma. En las respuestas finales a los cargos que se le imputaban, Bruno, desafiantemente, proclamó que el alma "no es el cuerpo'' y "puede estar en uno u otro cuerpo, y pasar de un cuerpo a otro”.

«¡Oh, constructor de la casa! Ahora te he percibido. No volverás a construir esta casa. Todas las vigas han sido quebradas. Se ha aniquilado el soporte central. Mi mente ha alcanzado lo incondicionado. Habiéndolo alcanzado, representa el fin del apego». [Del Dhamapada 154]. BUDA, siglo IV antes de Cristo.


Victor Hugo, 1802 – 1885 

«¡Yace mi niño en la tumba y no estoy a su lado! Oye de nuevo la amada voz del difunto en boca del bebé que ahora tiene en sus brazos: "Soy yo, ¡pero no lo digas!", susurra mirándola a los ojos». VÍCTOR HUGO.



La obra de Flavio Josefo

«Durante la época de Jesús, los fariseos enseñaban una doctrina que incluía la creencia en ángeles, espíritus y la migración del alma a otros cuerpos». FLAVIO JOSEFO, [Yossef ben Matityahou, 37 –101] fue un historiador judío fariseo. En Roma escribió, en griego, sus obras más conocidas: “LA GUERRA DE LOS JUDÍOS”, ANTIGÜEDADES JUDÍAS y “CONTRA APIÓN”. Fue considerado como un traidor a la causa judía y odiado por los judíos. Su obra se ha conservado intacta hasta nuestros días. 

«Antes de la creación del mundo preexistíamos en el ojo de Dios, nosotros criaturas racionales del Verbo de Dios, a causa de lo cual nos remontamos hasta el principio; pues el principio era el Verbo». «Los misterios de la Fe no son para ser divulgados a todos. Es necesario ocultar en un Misterio la Sabiduría hablada».  SAN CLEMENTE DE ALEJANDRÍA (150 - 220). Considerado como el primer filosofo cristiano. Fundió la formación humanística helénica (paideia) a la Sabiduría cristiana del Verbo, en una síntesis a la que llamó "gnosis verdadera".


Mahatma Gandhi

«Como creo en la teoría del Renacimiento, vivo con la esperanza de que, si no en esta vida, en alguna otra podré abrazar con amor a toda la humanidad». MAHATMA GANDHI

«Aunque puede que no sea un rey en mi vida futura, mucho mejor para mí: Seguiré llevando una vida activa y además no sufriré tanta ingratitud». FEDERICO EL GRANDE, rey de Prusia y paradigma del Despotismo Ilustrado.

«Así, a la luz de la reencarnación, podemos representar a la humanidad como ascendiendo por una inmensa escala, cuya parte inferior emerge del oscuro principio de todas las cosas y cuyo término va a perderse en la Gloria de Dios. No conocemos la longitud de la escala, pero eso no tiene importancia. Lo que importa es comprender que en la hora presente estamos en uno de los peldaños, y que nuestro lugar en la procesión señala exactamente el grado de nuestro desarrollo». IRVING S. COOPER. (Pionero en el campo de la Neurocirugía y en el tratamiento quirúrgico de la enfermedad del Parkinson).


Buda

«Cada individuo es exactamente lo que él se ha ganado el derecho de ser, lo rodea aquella felicidad cuyos derechos ha adquirido en el pasado. Se enfrenta en la actualidad con las deudas contraídas en la anterior vida y que hoy le salen al encuentro. La infelicidad es el resultado del sufrimiento infligido a otros en la vida anterior y que antes de nacer aceptó reparar. El hombre es el resultado de su pasado y será el fruto de su presente. Si quieres conocer el pasado, mira tu vida presente. Si quieres conocer el futuro, mira tu vida presente». BUDA, siglo IV antes de Cristo.

«Cada vez que nos quejamos de nuestro destino en la Tierra y de la mala suerte, estamos quejándonos de nuestra propia elección, porque nosotros hemos elegido lo que tenemos y es lo que merecemos». STEWART C. EASTON, (1907-1989), historiador y escritor, fue un Secretario General de la Sociedad Antroposófica en América. Autor de numerosos libros y artículos sobre la antroposofía.

«Cada vida física desarrolla nuevas posibilidades latentes en el espíritu, y en los mundos astrales sufre también un proceso transformativo que impide la repetición y que impulsa al espíritu individual en grados ascendentes». JULIO HIRIART. Escritor y astrologo.

«Creo que cuando alguien muere su alma regresa a la tierra. Con miembros más robustos y un cerebro más brillante la vieja alma emprende de nuevo su camino». JOHN MANSFIELD. Poeta inglés.

«Decir que no tenemos más que una sola vida aquí, habiendo semejantes posibilidades puestas delante de nosotros que no es posible desarrollar, es interpretar al Universo y a la vida como una enorme y cruel broma». WILLIAM Q. JUDGE. Cofundador de la Sociedad Teosófica.


Johann Wolfgang von Goethe

«El alma del hombre es como el agua. Viene del cielo, se eleva hacia el cielo y vuelve después a la tierra en un eterno ciclo. Estoy seguro de que he estado aquí, tal como estoy ahora, mil veces antes, y espero regresar otras mil más». GOETHE. Johann Wolfgang von Goethe [1749-1832]. Poeta, novelista, dramaturgo y científico alemán. En palabras de George Eliot fue «el más grande hombre de letras alemán... y el último verdadero hombre universal que caminó sobre la tierra».


Rudolf Steiner, 1861 - 1925

«Después de la muerte todos nuestros pensamientos y representaciones mentales aparecen como un grandioso panorama delante del alma. La vida entre la muerte y el nuevo nacimiento es tan rica y variada como la vida entre el nacimiento y la muerte». RUDOLF STEINER, [1861-1925] filósofo austriaco, escritor, autor teatral.

«La reencarnación no está condenada por la iglesia y de ninguna manera su creencia entra en conflicto con ninguno de los dogmas católicos».  ARZOBISPO PASSARELLI (1820-1897).


Eugene O´Neill

«Donde estamos, los siglos son como segundos, y después de vivir mil vidas, nuestros ojos empiezan a abrirse». EUGENE O´NEILL, [1888-1953) dramaturgo estadounidense, Premio Nobel de Literatura y cuatro veces (una de ellas de modo póstumo) ganador del Premio Pulitzer.

«Durante años la teoría de la reencarnación resultó una pesadilla para mí e hice todo lo posible por desecharla y hasta discutí con mis pacientes en trance diciendo que hablaban de tonterías. Pero pasaban los años y todos los sujetos me contaban la misma historia, aunque tuvieran creencias diferentes. Ahora, después de haber estudiado más de mil casos, debo admitir que existe algo llamado reencarnación». Dr. ALEXANDER CANNON. En 1950 y continuando la labor emprendida por el Dr. De Rochas, realizó - bajo hipnosis clínica- regresiones a más de mil cuatrocientos voluntarios, publicando posteriormente los resultados.

«El hindú vive sin historia y sin temor, pues no vive sólo en el presente porque sabe que su vida es una cadena de existencias que se suceden sin cesar hasta el infinito. Porque se da también cuenta de que, por sus pensamientos, actitudes y hechos, es él mismo fundamentalmente quien determina y modela su propio destino, dirigiendo todo su ser hacia el ideal, que es la norma del hombre sabio y santo». VLADIMIR LINDENBERG. [1902 – 1997]. Médico ruso, escritor y filósofo. 

«El hombre que renace es el heredero de la acción del hombre muerto. No obstante es un nuevo ser. El nuevo ser es lo que sus actos lo han hecho. Es debido a diferencia en su karma que los hombres no son todos iguales; sino que unos viven largo tiempo, otros corto tiempo; unos son sanos y otros enfermos».  SWAMI VIJOYANANDA. Swamiji nació en Bengala, India, en 1898 bajo el nombre de Pasupati Nath Gosh. Doctor en Química por las Universidades de Calcuta y Cambridge. 

«La reencarnación dará también una mayor significación al Evangelio, pues nos sirve de guía en el camino hacia el destino de todos nosotros, como lo es el de realizar algún día la imagen de perfección conforme a la cual fuimos creados». HERBERT B. PUERYEAR, escritor y filósofo.

«El hombre muere y renace hombre, puede revivir más de una vez en esta Tierra y haber dado una vuelta en la vida reiterada, lo que trae consigo castigos y recompensas temporales, y otra vuelta, que justifica esperanzas de recompensas eternas. El alma debe volver con frecuencia para adquirir nuevos conocimientos y capacidad; pero puede también llevar consigo tantas adquisiciones, que no convenga que vuelva al mundo. El hombre se olvida, en verdad, de haber estado antes en este mundo. Pero esto es saludable, porque el recuerdo de la vida anterior no había de traer más que desgraciados modos de obrar. Por lo demás, no ocurre al alma olvidar para siempre, puesto que le basta olvidar temporalmente». TEÓFILO LESSING [I729 - 1781]. Poeta.

«El ser se halla dentro de un cuerpo porque a lo largo de su existencia alega experiencias sensoriales que sólo se pueden conseguir a través de un organismo físico humano. Tan pronto se encuentra libre de tales deseos, la reencarnación cesa»… «Las almas bajas y malas permanecen encadenadas a la tierra por múltiples renacimientos; pero, las almas virtuosas suben volando hacia las esferas superiores». HERMES TRISMEGISTO, fue un profeta pagano que anunció el advenimiento del cristianismo. Se le han atribuido estudios de alquimia como la Tabla de esmeralda —que fue traducida del latín al inglés por Isaac Newton— y de filosofía, como el Corpus hermeticum... A la figura de Hermes Trismegisto ha de añadirse otra versión, de carácter esotérico, por la cual Hermes Trismegisto es también Abraham, el patriarca hebreo, que habría comenzado dos tradiciones: una solar, pública, recogida en el Antiguo Testamento y otra privada, trasmitida de maestro a discípulo, accesible en el Corpus hermeticum.

«He comenzado a meditar, cosa que, hasta hace poco, creía factible sólo para hindúes y californianos. Mi vida ha cambiado drásticamente, me he vuelto más intuitivo con mis pacientes, me siento más responsable de mis acciones. Ahora vivo entre dos mundos: el mundo fenoménico de los cinco sentidos, representado por el cuerpo y las necesidades físicas, y el mundo mayor de los planos supra-físicos representados por el alma y el espíritu. Sé que los mundos están vinculados y todo es energía. Ya no me preocupa el efecto que pueda tener este libro en mi carrera...». Dr. BRIAN WEISS. Médico psiquiatra, Jefe del Departamento de Psiquiatría del Centro Médico Monte Sinaí de Miami, especializado en el estudio y tratamiento de la depresión, de los estados de ansiedad, los trastornos del sueño, el abuso de drogas, la enfermedad de Alzheimer y el estudio de la química cerebral.

«Necesitamos muchas vidas, revestirnos de múltiples cuerpos, nacer y morir y volver a nacer muchas veces para llegar al fin último de la perfección que es el que los dioses nos reservan. Esta ley de vidas sucesivas da la adecuada explicación a todas las desiguales manifestaciones de nuestra existencia». PITÁGORAS. Pitágoras de Samos [580 a.C.- 495 a.C.] Filósofo y matemático griego.


Papus

«La duración de la vida sobre la Tierra es un factor personal, y sucede lo mismo con la duración del tiempo que pasa antes de volver de nuevo a la Tierra, que es también un factor personal, dependiente de un gran número de circunstancias». PAPUS. Gérard Anaclet Vincent Encausse, el médico que fue conocido en los medios ocultistas con el seudónimo de Papus, nació el día 13 de julio de 1.865 en la Coruña, España, siendo hijo de padre francés, el químico Louis Encausse, y madre española de origen gitano, la señora Irene Pérez. En 1.869 la familia Encausse vino a establecerse en París, en el barrio de Montmartre, donde Papus inició sus estudios, primero en el Colegio Rollin y más tarde, a los 17 años, en la Facultad de Medicina de París. Desde muy joven dedicó su tiempo libre al ocultismo. Mientras sus compañeros preferían ocuparse de los problemas políticos de Europa y en leer a todos los autores de la ciencia oficial, Papus pasaba las tardes en la Biblioteca Nacional de París, o en la Biblioteca del Arsenal, estudiando a los autores clásicos de la alquimia y de la cábala, tomando notas de los principales manuscritos tan celosamente guardados desde siglos en estas valiosas bibliotecas.

«Las almas van y vienen. Cuando vuelven a la Tierra, dan vida y luz a nuevas formas». OVIDIO. Publio Ovidio Nasón [43 a. C. –17 d. C.]. Poeta romano.


Leonardo Da Vinci

«Léeme, ¡Oh lector!, si en mí encuentras deleite, porque raras veces regresaré de nuevo a este mundo». LEONARDO DA VINCI

«La teoría de la reencarnación es en realidad la conocida teoría científica de la evolución, aplicada a un nivel psicológico y cósmico. Afirma sencillamente que cada alma se halla en el viaje de regreso a su Fuente u origen, que es Dios; que este viaje de perfeccionamiento no puede realizarse en una sola etapa o vida terrestre; y que las circunstancias de cada existencia o las etapas del viaje no dependen de la suerte, sino de leyes que operan en forma precisa y determinan progresivamente aquellas circunstancias. En todo caso reencarnación significa que hay una esencia inmortal o alma que vuelve a la tierra muchas veces con el propósito de adquirir experiencia. El principio de la reencarnación, al abrir las etapas inmensamente profundas del subconsciente, puede darnos una explicación de las dificultades de la vida mucho más racional que cualquier otro sistema ideológico. Al recordarnos que somos esencialmente espíritus más bien que animales, y que nuestra finalidad no es simplemente sobrevivir sino alcanzar la perfección y la expansión de la conciencia. Puede ser que este triste mundo se convierta al fin y al cabo en lo que debe ser: un sitio luminoso lleno de seres humanos que no sólo han reconocido su pasado perverso y engañoso, sino que también han aprendido la manera de transformarlo y transmutarlo en objeto de luz y belleza». Dra. GINA CERMINARA. Gina Cerminara es licenciada y doctora en Psicología por la universidad de Wisconsin.


Voltaire

«No es más sorprendente haber nacido dos veces que una sola; en la naturaleza todo es resurrección». VOLTAIRE.

Nace un individuo dentro de una familia que le imparte desde la cuna una buena educación moral y ambiente de elevados ideales, mientras otro abre los ojos a un mundo mezquino donde se le enseña desde la infancia a mentir y robar. ¿Sería justo exigir lo mismo de ambos? ¿Es justo recompensar (eternamente) al uno por vivir honestamente cuando ha sido colocado en un ambiente tal que difícilmente podría dejar de hacerlo, o castigar al otro (eternamente) que se encuentra en condiciones tan adversas que apenas puede tener una vaga noción de lo que constituye la moralidad? ¿Podemos acaso conformarnos con que se nos diga con un devoto golpe de pecho, que "esto es la voluntad de Dios?”. Debe haber una clave y esta clave sólo la puede ofrecer la teoría de las existencias múltiples y la ley de consecuencias. Todos, hasta los seres más abyectos somos criaturas de Dios, hechuras del mismo barro destinadas a reflejar algún día los destellos de un mismo Sol». EMILIO GUZMÁN, filosofo y escritor.

«La idea de la reencarnación explica de forma muy reconfortante la realidad, permitiendo con ello que el pensamiento hindú venza aquellas dificultades que dejan paralizados a los pensadores europeos. De joven fui un estúpido. Aprendí alemán, francés, latín, griego y hebreo, pero nada de inglés. En mi próxima encarnación el inglés será mi primer idioma». Dr. ALBERT SCHWEITZER. Albert Schweitzer [1875 – 1965] médico, filósofo, teólogo protestante, y músico franco-alemán, de origen alsaciano. Premio Nobel de la Paz en 1952. Su hermana Anne-Marie Schweitzer, fue la madre del conocido escritor y filósofo existencialista Jean-Paul Sartre.

«No empezamos una nueva encarnación en el mismo punto en que quedamos al terminar la anterior, como generalmente se supone. La comenzamos un nivel más alto». I.K. TAIMNI [1898-1978]. Profesor de Química en la Universidad de Allahabad, en la India.

«Llevó diez millones de años a la naturaleza hacer el Gran Cañón. No puedo creer que tome sólo setenta a ochenta años hacer el alma de un individuo». Dr. MORRIS NETHERTON. Tiene más de treinta años de práctica clínica en modalidades de tratamiento alternativos. Su libro terapia de vidas anteriores fue publicado en 1978, fue el primero en el campo de la terapia de regresión. Desde entonces ha escrito otros dos libros y numerosos artículos para libros de texto universitarios, revistas y periódicos. Fundó y mantiene los institutos de enseñanza en los Estados Unidos, Alemania, Países Bajos, Suiza, Brasil, Canadá y la India. Sus teorías se enseñan en los cursos de la Universidad de Sao Paulo, Brasil, y Kohn, Alemania. Los libros del Dr. Netherton han sido traducidos al alemán, holandés, francés, portugués y español.

«Personalmente, yo solía creer en la reencarnación, pero eso era en una vida anterior». PAUL KRASSNER. Humorista estadounidense.

«Los recuerdos obtenidos por hipnosis del sujeto se confirman en el experimento: su origen es un misterio. Los que creen en la reencarnación insistirán en que estos recuerdos son verdaderos y de vidas anteriores. Los que no creen dirán que se trata de fantasías. No creer no significa negar y creer no significa probar». Dr. JOEL WHITTON. Psiquiatra canadiense. Continuador del trabajo de otro psiquiatra, también canadiense, el fallecido IAN STEVENSON, que investigó y registró más de 3.000 casos de niños que recordaban vidas pasadas, y es autor del clásico "Veinte casos que hacen pensar en la reencarnación". El bioquímico y profesor de psiquiatría canadiense Ian Stevenson dedicó gran parte de su vida al estudio científico de la reencarnación. Durante más de 40 años Stevenson estudió más de 3 mil casos de niños que parecían recordar experiencias de otras vidas, documentando lo que decían y cotejando datos con las vidas de las personas que decían haber sido. Stevenson, amigo del escritor inglés Aldous Huxley, fue uno de los primeros científicos en experimentar en los años 50 con LSD, una experiencia que transformó su vida. En 1957 fue nombrado Director de la Facultad de Psiquiatría de la Universidad de Virginia, una de las pocas universidades que realizan estudios paranormales. En 1967 el inventor Charles Carlson donó un millón de dólares a la Universidad de Virginia y otro más a Stevenson para fondear su investigación. A diferencia de aquellos que usan la hipnosis como método para obtener información sobre supuestas vidas pasadas, Stevenson basó sus estudios en niños de 2 a 4 años que al parecer pueden recordar episodios de sus vidas anteriores y proveer datos que pueden ser comprobados. Muchos de los casos de Stevenson parecen ser detonados por una muerte violenta. En varios casos recopiló testimonios y registros médicos relacionados a marcas de nacimiento y deformaciones congénitas que parecían corresponder al tipo de muerte descrito por los niños y registradas en las autopsias de las personas que decían ser. Según Stevenson entre los 5 y 7 años los niños empiezan a perder la memoria de sus vidas pasadas.


Sócrates

«Estoy seguro de que una nueva vida existe y de que la vida surge de la muerte». SÓCRATES. Frases recogidas por PLATÓN, en su obra “Fedón”, en donde se narra lo acaecido durante los días previos a la muerte de su maestro Sócrates. 

«Nuestra vida futura será la que nosotros mismos hayamos hecho. La reencarnación o continuidad de la existencia no es una vana teoría, sino una sólida realidad. No es ésta la primera vez que estamos en el mundo; de ser así la muerte nos suprimiría para siempre. Aquello que empieza en el tiempo debe finalizar en el tiempo. Si un determinado suceso no debiera producirse más que una sola vez en el tiempo y en el espacio, todas las cosas posibles habrían sucedido ya hace mucho tiempo, porque es la eternidad lo que ha transcurrido detrás de nosotros». DALAI LAMA.

«Padre, concede que mi alma, estando en la Luz ya no sea sumergida en la ilusión engañosa de la Tierra. El alma que no regresó pronto a la región celestial de donde fue mandada a la tierra, tiene que pasar por muchas vidas recorriendo el mundo». SINESIO DE CIRENE, OBISPO DE PTOLEMAIDA [370 - 413]. 


Krishnamurti

«Para llegar a la perfección, a Dios, o a la Verdad, debéis ir a través de varias experiencias, hasta que hayáis acumulado suficiente conocimiento, equivalente a la realidad. Esta división entre la ignorancia y la sabiduría sólo será traspuesta por una constante acumulación, aprendizaje que prosigue vida tras vida hasta llegar a la perfección. Vosotros, que sois imperfectos ahora, os volveréis perfectos, para lo cual debéis tener tiempo y oportunidad, lo que hace necesario el renacimiento. Esta es, brevemente la teoría de la reencarnación». KRISHNAMURTI. Jiddu Krishnamurti [1895-1986]. A la edad de 90 años dio una conferencia en la ONU acerca de la paz y la conciencia, y recibió la Medalla de la Paz de la ONU en 1984. Su última conferencia fue dada un mes antes de su muerte en 1986.

«Podía imaginarme perfectamente que tal vez había vivido en siglos anteriores y me había hecho preguntas que todavía no era capaz de responder; que tenía que volver a nacer porque no había cumplido la tarea que se me había asignado». CARL JUNG. Carl Gustav Jung [1875-1961]. Médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo, figura clave en la etapa inicial del psicoanálisis; posteriormente, fundador de la escuela de psicología analítica, también llamada psicología de los complejos y psicología profunda. Se lo relaciona a menudo con Sigmund Freud, de quien fuera colaborador en sus comienzos. Carl Gustav Jung fue un pionero de la psicología profunda y uno de los estudiosos de esta disciplina más ampliamente leídos en el siglo XX.


León Tolstói

«Qué interesante sería conocer la historia de las experiencias en esta vida de un hombre que se suicidó en su vida anterior; cómo tropieza ahora con las mismas exigencias que se le habían presentado anteriormente, hasta que llega a comprender que debe satisfacerlas. Los hechos de una vida previa encauzan la vida presente». LEÓN TOLSTÓI [1828-1910].

«Así como en nuestra vida actual soñamos miles de sueños, así también nuestra vida presente no es más que una entre muchos miles de vidas como ésta, a las cuales llegamos desde una existencia más real... y luego retornamos después de la muerte. Nuestra vida no es más que uno de los sueños de esa existencia más verdadera, y así seguirá siendo perpetuamente, hasta que regresemos para siempre a la definitiva, la verdadera, la vida con Dios». LEÓN TOLSTÓI [1828-1910].


Walt Whittman

«Sé que soy inmortal. Ya hemos pasado por billones de inviernos y veranos. Pasaremos por otros billones, y luego por otros billones más». WALT WHITTMAN [1819-1892]. Fragmento de "Song of Myself'' (La canción de mí mismo), del poeta, ensayista, periodista y humanista estadounidense.

«Tal vez yo vea en la Biblia la reencarnación que no hay, pero tal vez vosotros suprimáis la que hay. El concepto de la reencarnación sólo le es útil a alguien si al conocerlo lo hace ser mejor persona». EDGARD CAYCE [1877-1945]. Según el escritor francés Louis Pauwels, que narra la historia de este personaje en su libro “El retorno de los brujos”, 1960, Cayce era un hombre muy sencillo, sin apenas formación cultural, que cuando dormía era capaz de recetar la solución médica de cualquier enfermedad, desde que a la edad de cinco años cayera en coma a causa de un pelotazo del que parecía que no sobreviviría, siendo víctima de una enfermedad incurable que no quiso revelar a nadie. Edgar Cayce también era conocido como el Profeta Durmiente.

«Tú que eres joven y te crees olvidado de los dioses, sabe que si te vuelves peor te reunirás con las almas inferiores, y que si te haces mejor te reunirás con las superiores, y que en la sucesión de vidas y muertes te tocará padecer lo que te corresponde a manos de tus iguales. Esta es la justicia del cielo». PLATÓN.


Friedrich Wilhelm Nietzsche

«Mi doctrina es: Vive de tal modo que llegues a desear vivir otra vez, ése es tu deber, ¡porque revivirás de todas maneras!». FRIEDRICH WILHELM NIETZSCHE.

«Yo y vosotros hemos tenido muchos nacimientos. Los míos no son conocidos sino por mí, pero vosotros no conocéis siquiera los vuestros». «Así como el alma residente en el cuerpo material pasa por las etapas de la infancia, juventud, madurez y vejez; así a su debido tiempo pasa a otro cuerpo y en otras encarnaciones volverá a vivir y desempeñar una nueva misión en la Tierra». KRISHNA, 3.000 años antes de JESUCRISTO.

«Una sola alma puede reencarnar varias veces en diferentes cuerpos y, de esta manera, rectificar el daño hecho en encarnaciones previas. De modo similar, también puede alcanzar la perfección que no alcanzó en encarnaciones previas». RABINO MOSHE CHAIM LUZZATO. Rabí Moshé Jaím nació en Padua, Italia, hace casi 300 años. Ya desde su más temprana infancia, Moshé Jaím mostró un inusitado y serio interés por los estudios. Se aisló de las vivencias terrenales sumergiéndose en el vasto mar del Talmud con profunda dedicación. Durante su adolescencia, Moshé Jaím mostró gran interés por los estudios de la Cábala, el sector místico y esotérico de nuestra Torá, y por la edición de libros de dicha temática. Moshé Jaím no mostró sus obras a ningún mortal, salvo a sus discípulos y compañeros. A ellos también reveló que el Profeta Elías se le había aparecido y le habían sido reveladas muchas cosas.


El best seller de Richard Bach

«Ustedes sólo desean saber para llegar a ser libres, pero es mucho lo que todavía deben aprender para lograr la libertad espiritual. El progreso de la gran mayoría es a paso lento, pasan de una vida a otra vida, de un mundo a otro mundo, caminando casi sin avanzar. Se han olvidado de dónde vienen y no se preocupan hacia dónde van, sólo les interesa vivir el presente. Si supieran cuántas vidas han necesitado para lograr la primera idea de que existe algo más en la vida que el tener que comer y dormir y más aún para comenzar a aprender que ese algo se llama perfección». RICHARD BACH [1936]. Escritor y piloto de aviación estadounidense, recordado especialmente por su obra “Juan Salvador Gaviota”.

«Yo sí creo que la doctrina de la Reencarnación es de suficiente interés para merecer bastante más atención de parte de los investigadores de los fenómenos psíquicos y de aquellos filósofos que se ocupan de la naturaleza y destino de los seres humanos. La teoría de la Reencarnación proporciona una motivación razonable para obrar correctamente». CHARLIE BROAD DUNBAR [1887-1971]. Epistemólogo inglés, historiador de la filosofía, filósofo de la ciencia, filósofo moral, y escritor sobre los aspectos filosóficos de la investigación psíquica.


Gibran Kahlil Gibran

 «Sólo cuando bebáis el río del silencio cantaréis de verdad. Y, cuando hayáis alcanzado la cima de la montaña es cuando comenzaréis a ascender. Y, cuando la tierra reclame vuestros miembros, es cuando realmente empezaréis a bailar»... «Siete fueron las veces que he nacido y siete las veces que he muerto, y por segunda vez hoy puedo mirarte: guerrero entre guerreros; poeta entre poetas; monarca sobre todos los monarcas y un hombre desnudo entre los amigos, compañeros vagabundos que caminan a la orilla de los caminos». GIBRAN KAHLIL GIBRAN [1883-1931], poeta, pintor, novelista y ensayista libanés, falleció el 10 de abril de 1931, en Nueva York, a la edad de 48 años. Tres años antes de su muerte había publicado, en Nueva York, “JESÚS EL HIJO DEL HOMBRE”. Jesucristo era según Gibran el hombre que le enseñó a amar a quienes le odiaban, el hombre que le trajo la paz. Mientras el poeta está escribiendo “Jesús Hijo del Hombre”, sabe que le queda poco tiempo de vida, y es por ello tal vez que cada palabra de ese libro, son un grito de esperanza que anonada a la muerte. A pesar de que Khalil sabía que iba a partir joven, no temía a la muerte, sino que la consideraba como una liberación de este mundo cargado de dolor. Gibran Khalil Gibran, es un poeta, a caballo entre dos siglos, que cabalga sobre un mundo que agoniza, con la mirada perdida en un horizonte que no acaba. Cristiano católico maronita, toda su obra se halla impregnada por un profundo misticismo cuyo centro es la figura de Jesucristo. Tal vez sea esa la razón por la que siempre he sentido pasión por los textos de Khalil.


A. Gil-Terrón Puchades

«Yo no creo en la reencarnación, porque por defender dicha teoría, fui quemado vivo en mi anterior vida». A. GIL-TERRÓN PUCHADES [1954]. Poeta.

La última frase no corresponde a ningún famoso, ni ganas porque eso supondría que ya tendría encima una lápida conmemorativa. Fuera bromas, he buscado frases de personajes célebres que hayan escrito en contra de la teoría de la transmigración de las almas, vulgo reencarnación, y no he encontrado ni una. Hagan ustedes la prueba, ya que hoy en día, con internet, investigar es relativamente fácil.

Sí que he hallado cuatro textos, casi idénticos y copiados hasta la saciedad, que están firmados por personajes muy conocidos en su casa a la hora de comer. Pero frases, máximas profundas que inciten a la reflexión, no he hallado ni una sola, ni tan siquiera de los cuatro “don nadie” que suelen escribir contra la reencarnación. Y es que para ello, hace falta talento e ingenio natural.

Todo lo escrito en patrística, como por ejemplo la obra de Irineo de Lyon, no se basa en ningún momento en la lógica, o la razón, sino que se construye sobre una visión miope, integrista, y sectaria, basada en la literalidad de unos textos que no sabemos quién los escribió materialmente. Es por ello que allí tampoco hallaremos ninguna frase brillante, todo lo más algún exabrupto mediocre. 

Si yo quiero convencer a un ateo de que Dios existe, aludiré a su raciocinio, a su sentido común, pero lo que nunca se me ocurrirá es decir que tiene que creer porque lo manda San Pablo. Por la misma razón, si alguien me quiere convencer de que la reencarnación no es posible, pues que me lo razone y justifique, de la misma manera que yo he dedicado más de 110.000 palabras, en el libro "El Velo Rasgado", a argumentar lo contrario de lo que él cree. El sectarismo integrista del palanganero diocesano, es una enfermedad que se cura leyendo mucho, reflexionando, meditando, observando, viajando, y aquellos que creemos en Dios, además rezando. ¿Me explico con claridad? Pues ya verán como hay alguno que no se entera.





"CRUCIFICADO"

(1918)
Fragmento de "EL LOCO", del poeta GIBRÁN KHALIL GIBRÁN


- ¡Quisiera ser crucificado! -grité a los hombres.
-¿Por qué habría de caer tu sangre sobre nuestras cabezas? -me respondieron.
Y yo respondí:-¿De qué otra manera podríais ser exaltados, sino crucificando a los locos?
Y ellos asintieron, y me crucificaron. Y la crucifixión me apaciguó.
Y cuando pendía entre el cielo y la tierra alzaron la cabeza para mirarme. Y estaban exaltados, pues nunca habían alzado la cabeza.
Pero mientras estaban allí, en pie, mirándome, uno de ellos gritó:
-¿Qué estás tratando de expiar?
Y otro hombre gritó:-¿Por qué causa te sacrificas?
Y un tercer hombre dijo: -¿Crees que a ese precio adquirirás la gloria del mundo?
Y luego dijo un cuarto hombre:- ¡Mirad cómo sonríe! ¿Puede perdonarse tal dolor?
Y yo les contesté a todos, diciendo:
-Recordad sólo que he sonreído. No estoy expiando nada, ni sacrificándome, ni deseo la gloria: y no tengo que perdonar nada. Yo tenía sed y les supliqué me dieran de beber mi sangre. Porque, ¿qué puede saciar la sed de un loco, sino su propia sangre? Estaba yo mudo, y les pedí que me hirieran, para tener bocas. Estaba yo prisionero en vuestros días y en vuestras noches, y busqué una puerta hacia más vastos días y más vastas noches.
"Y ahora, me voy, como se han ido ya otros crucificados. Y no penséis que nosotros los locos estamos cansados de tanta crucifixión. Pues debemos ser crucificados por hombres cada vez más grandes, entre tierras más vastas y cielos más espaciosos.


Gibrán Khalil Gibrán, New York, 1918.






"LA PALABRA"

por A.Gil-Terrón

Martes 21 de Agosto de 2012


El novelista Irving Wallace [1916 – 1990] cuando lo tenía todo en su vida, con la fortuna acumulada por sus éxitos literarios y la fama personal adquirida [más de 200 millones de libros vendidos], siente una sensación de vacío en lo más profundo de su ser. Es entonces cuando escribe LA PALABRA, obra ésta en la que su protagonista esta marcado por tintes autobiográficos, al reflejar el autor en su personaje de ficción,  sus propias inquietudes espirituales.

La trama comienza en  las ruinas de Ostia Antica, el antiguo puerto marítimo de Roma, cuando el profesor Augusto Monti descubre un pergamino del siglo I d.C. que resulta ser el más grande y trascendental descubrimiento arqueológico de todos los tiempos. Se trata del “Documento Q”, el evangelio escrito por Santiago, el hermano menor de Jesús, en la que se revela a un Jesucristo inédito hasta la fecha. El texto no sólo desvela los años perdidos de Jesús, sino que además pone patas arriba una gran parte de lo recogido por los Evangelios Canónicos.

Teólogos, impresores, lingüistas, traductores, cristólogos y otros profesionales de todo el mundo forman un único grupo de trabajo, conocido en clave como “Resurrección Dos”, que publicará y explotará comercialmente  “La Palabra”.

El protagonista de la novela, Steven Randall, dirige la agencia de relaciones públicas que es la encargada de promocionar la nueva Biblia a nivel mundial. Pero desde el momento en que – por ética profesional - decide investigar sobre la veracidad del  nuevo Evangelio, cae preso de una red de intrigas que le hacen sospechar sobre la autenticidad del pergamino hallado. Sin que ningún miembro de “Resurrección Dos” consiga detenerlo, Randall conseguirá, finalmente, llegar hasta la única persona que conoce la verdad.

La historia que cuenta la novela de Irving Wallace está construida sobre un hecho real. Estudiosos alemanes del siglo XIX descubrieron un documento llamado “Del Quell” (fuente en alemán). La fuente «Q» se planteó por primera vez en el marco de la llamada teoría de las dos fuentes, propuesta por los alemanes Weisse y Wilke. Los biblistas siempre habían hablado de un primer evangelio escrito que sirve de fuente, a su vez, a los otros dos y que entre los tres forman los llamados evangelios sinópticos.

Olvidándonos de la parte histórica, y volviendo a centrarnos en el tema que nos ocupa, diremos que el libro de Wallace constituye un estudio sicológico sobre la falta de fe del hombre moderno, al tiempo que describe la búsqueda, el anhelo y la necesidad de encontrar ese “algo” que el propio autor siente que le falta.

Cuando Irving Wallace comenzó a escribir “La Palabra” era ateo, sin embargo, sus estudios, investigaciones, el conocimiento de la vida de Cristo, el trato con religiosos, y especialistas en estudios bíblicos, lo llevaron a una nueva situación  en la que - a partir de entonces - la figura de Jesucristo iba a marcar su vida.

El Evangelio según Santiago, trasluce un derroche de imaginación por parte del autor, pero al tiempo parece tan auténtico que necesariamente revela el profundo estudio que tuvo que realizar Irving Wallace de los Sagrados Textos, especialmente del Nuevo Testamento, la fuente “Q”, así como de los llamados evangelio apócrifos.

Fue a partir de la publicación de “La Palabra”, cuando algunos críticos que hasta la fecha le habían aplaudido hasta coger agujetas, comenzaron a despreciar los escritos del autor. Lo que había sucedido es que Irving Wallace se había ido convirtiendo – poco a poco -en una persona religiosa, y eso – entonces como ahora – fue considerado como políticamente incorrecto por parte de los mediocres voceros del mundillo de la cultura parda.

Ante la disparidad de opiniones  sobre las creencias religiosas de Wallace, me decido a investigar un poco por mi cuenta. Pienso, entonces, que lo más sencillo es encontrar una imagen de su tumba, para poder ver bajo qué signo religiosos fue enterrado; bueno, signo o carencia de cualquier referencia religiosa, lo cual hubiese apuntado hacia el ateísmo. Les cuento

La familia de Irving Wallace había emigrado a EEUU procedente de Rusia, en donde tenía sus raíces. Como hemos reseñado antes, Wallace tenía fama de ateo, aunque distintas fuentes lo ubicaban dentro de la iglesia protestante. Pues bien, si Irving Wallace procedía de Rusia y sus padres eran creyentes, lo propio hubiese sido que profesara la religión ortodoxa, o la judía, en lugar de la protestante que era la que le atribuían.




Lo bien cierto es que el célebre autor de “La Palabra”, está enterrado en un cementerio judío, bajo el signo del candelabro de los siete brazos, lo cual dice mucho y al mismo tiempo no dice nada. Y es que cuando una familia entierra a sus muertos, priva más la tradición religiosa de los ancestros, que las creencias personales del difunto. Al fin y al cabo, de la lápida y los gastos del entierro, se hacen cargo los deudos del finado, y ya se sabe que quien paga manda. ¿O no?  Y eso si hablamos de situaciones ordinarias, porque si entramos en el campo de los eventos atípicos, no tienen más que montar una sesión de espiritismo e invocar a los 33.874 enterrados bajo la unidad de la gigantesca Cruz del Valle de los Caídos, y verán con el popurri ideológico y espiritual que se encuentran. Bueno, pensándolo mejor, no lo hagan, porque igual se lían a tiros otra vez y les pillan - a ustedes - al medio. Los experimentos mejor hacerlos con gaseosa. Créanme.








¡PATÉTICOS!

por A. Gil-Terrón
 Domingo 26 de Agosto de 2012


Siento vergüenza ajena, como cristiano católico, cuando contemplo estupefacto ciertos escritos, imágenes, y vídeos que se supone que están hechos para atraer almas a la verdad de Cristo; y digo esto, porque es tal el grado de estupidez y torpeza que destila este tipo de “marketing” que nos pone en ridículo a todos aquellos que constituimos la Iglesia Católica. Y hasta tal punto llega el grado de gilipollez de los autores de estos desaguisados, que uno comienza a preguntarse si tras ellos, y en la sombra, no se hallará algún colectivo ateo. Porque lo bien cierto es que este tipo de manifestaciones hacen más daño que las obras completas de Jean Paul Sartre por vía rectal.

En fin, el cabreo que llevo supera ya los límites de lo soportable, por lo tanto tan sólo les pediré a los autores de estas historias, tanto como si son meapilas voluntariosos, o ateos disfrazados  de beatos, que por favor no trabajen tanto, ya que – tal y como nunca me cansaré de repetir – en determinados individuos la pereza deja de ser un defecto, para convertirse en un bien social  y - en el caso que nos ocupa – espiritual.

Como el movimiento se demuestra andando, pues aquí tienen un botón de muestra y si no les pongo más, es por simple vergüenza torera. Sin más dilación, ¡señoras y señores! con todos ustedes y procedente del circo del oso Yogui:

SIETE JÓVENES QUE FUERON AL INFIERNO



Como el vídeo dura más de una hora, les recomiendo que vayan saltando con el play a lo largo del mismo, ya que ni a mi peor enemigo le recomendaría que lo viese entero. En cualquier caso no se pierdan a partir de “0:18:26”.

Para quitarnos el mal sabor de boca, veamos a continuación un vídeo menos “escatológico”, pero bastante más divertido:

video





"IN MEMORIAM DEL SACERDOTE Y MÁRTIR POLACO JERZY POPIELUSZKO"

por A.Gil-Terrón

Martes 4 de Septiembre de 2012


Jerzy Popieluszko [1947 – 1984], sacerdote católico de 37 años, párroco de la iglesia de San Estanislao de Kostka, en Varsovia [Polonia], fue torturado y asesinado por policías miembros de la temida Służba Bezpieczeństwa polaca [Agencia de Inteligencia Interna Comunista, filial oficiosa del KGB soviético]. 


Jerzy Popieluszko

Jerzy Popiełuszko era un acérrimo anticomunista y cercano al ilegal sindicato obrero Solidaridad. En sus sermones, intercalaba la lectura de los santos evangelios con mensajes políticos que criticaban el sistema comunista, así como la falta de libertades sindicales de los obreros que mal vivían tras el tétrico Telón de Acero. Los sermones del sacerdote polaco solían ser transmitidos por “Radio Free Europe”, con lo que sus reivindicativas palabras contra el régimen totalitario, imperante en la república socialista polaca, eran escuchadas en toda Polonia. La policía secreta estatal trató de silenciarlo o intimidarlo. Cuando estas técnicas no funcionaron, fabricaron pruebas falsas contra él, llegando a ser encarcelado por un tiempo.



Jerzy Popieluszko

El 13 de octubre de 1984, estando ya en libertad Popiełuszko, se produjo el primer intento de asesinato contra el incomodo cura católico, mediante la simulación de un casual accidente de tráfico, sin embargo el sacerdote logró salir indemne del atentado terrorista de estado. Al fallar de primer intento, se puso en marcha un plan “B”, más directo y menos sofisticado; éste consistía en secuestrarlo y asesinarlo en un lugar alejado de la mirada de testigos. Esta operación fue llevada a cabo tan sólo seis día después del fallido primer atentado. Esta vez el joven sacerdote fue golpeado hasta la muerte, por tres oficiales de la policía de la Seguridad del Estado. 



Los autores materiales del asesinato durante el juicio

Según consta en el sumario del proceso al que fueron sometidos sus verdugos, “habían incluso preparado un bastón especial, "de 55 centímetros de largo y cubierto de trapos", para golpear a Popieluszko, al que ligaron cuello y pies con una cuerda pasada por la espalda. Cuando le arrojaron en un remanso del río Vístula, el padre Popieluszko no era más que un cadáver; un guiñapo de carne sanguinolenta. Según los médicos forenses que le practicaron la autopsia, “el sacerdote murió ahogado en su propia sangre”. 


El cadaver del padre Jerzy Popiełuszko, antes de la autopsia

Los verdugos no se molestaron mucho en hacer desaparecer el cadáver; de hecho éste fue descubierto a los pocos días de cometida la brutal ejecución. Si lo que querían era acallar su voz, les hubiese bastado con pegarle un tiro en la nuca. Pero no; lo torturaron hasta la muerte, durante horas, prolongando gratuitamente su agonía. Con ello tal vez lo que se buscaba era mandar un chulesco mensaje que aterrorizara a todos aquellos que no comulgaban con el régimen comunista del general Wojciech Jaruzelski.



El general Wojciech Jaruzelski fotografiado junto a un colega

La noticia del sádico asesinato del sacerdote sacudió Polonia, pero el pueblo – lejos de atemorizarse – comenzó a salir a la calle manifestando su indignación. 


Cuando el pueblo se enteró de lo sucedido salió a las calles, unidos por el dolor y la rabia

Esta inesperada reacción de los polacos provocó que aquellos que desde su alto pedestal habían ordenado la ejecución del molesto sacerdote, empezaran a preocuparse. La conclusión fue que los asesinos materiales, junto a dos de sus superiores, fueron rápidamente detenidos y juzgados. 



 El Presidente de la República Socialista de Polonia,  el general Wojciech Jaruzelski,  en la época de los sucesos

El asesinato había sido llevado a cabo el 19 de octubre de 1984 y el cuerpo no fue hallado hasta el día 30 del mismo mes. Pues bien, lo curioso es que los responsables materiales fueron “detenidos” a los seis días de cometido el asesinato, cinco días antes de que se hallara el cadáver de Jerzy Popieluszko. 


video

Vídeo del juicio, en el que vemos prestando declaración, con el rostro desencajado, al Teniente Waldemar Marek Chmielewski

Los autores materiales de la cruel ejecución fueron condenados a catorce y quince años de cárcel; toda una burla al sistema judicial, teniendo en cuenta que en esa época la pena capital estaba vigente en Polonia; aunque claro por lo que se ve tan sólo se le aplicaba a aquellos que se atrevían a discrepar del régimen comunista. El periódico ABC informaba el 10 de septiembre de 1994, que el teniente Adam Petruzska, uno de los principales encausados por el asesinato del padre Popiełuszko, había sido puesto en libertad por buena conducta. 



El cuerpo martirizado del padre Jerzy Popieluszko

Más de 250.000 personas asistieron al funeral, el 3 de noviembre de 1984, del sacerdote martirizado; entre los presentes se encontraba el líder del sindicato “Solidaridad”, Lech Wałęsa. A pesar del crimen y de sus repercusiones, el régimen comunista aún permaneció en el poder hasta 1989. Al fin y al cabo, aquellos que poseían el poder mediático en Europa para dar el marchamo de que acciones eran políticamente incorrectas y cuales no, habían mamado de las ubres del Mayo Francés, y claro en el caso que nos ocupa [el asesinato de un sacerdote católico por miembros de las fuerzas de seguridad de un país comunista], pues tampoco era para tanto.


Jaruzelski y Fidel intercambiando ideas y consejos

En 1997, la Iglesia Católica inició el proceso para su beatificación, culminando éste en el año 2008. El 19 de diciembre de 2009 se anunció la aprobación por el papa Benedicto XVI del decreto papal de beatificación. Fue declarado “beato” el 6 de junio de 2010 en una ceremonia celebrada en la Plaza Pilsudski de Varsovia.


Imagenes del funeral y entierro del mártir católico, padre Jerzy Popieluszko

Nota: En las informaciones aparecidas en los diferentes medios de comunicación, desde 1984 hasta el día de hoy, no siempre se coincide a la hora de casar los rostros y la graduación militar de los implicados, con los respectivos nombres y apellidos. De ello se puede percatar el lector si va cotejando los diferentes enlaces que hay en el presente artículo. Cuatro fueron los condenados: Un coronel, un capitán, y un teniente y un suboficial. El coronel Adam Pietruszka de 47 años y el capitán Grzegorz Piotrowski de 33años] fueron sentenciados a 25 años de cárcel cada uno; para los dos tenientes, Waldemar Chmielewski [29 años] y Pękali Leszek  [32 años], la condena fue de 14 y de 15 años de cárcel. En la reseña de ABC al coronel  Adam Pietruszca, se le da la graduación de teniente; igual es que lo habían degradado. Todo el resto de la información que aparece en el artículo "In memoriam del sacerdote y mártir polaco Jerzy Popieluszko" coincide, desgraciadamente, con los hechos acaecidos en Polonia, en aquel triste mes de octubre de 1984. En cualquier caso, como no me gustan los cabos sueltos, me he dedicado a investigar, un poco más, sobre los responsables y lo que fue de ellos. El resultado ha sido bastante deprimente. Esta es la historia:



Coronel Adam Pietruszka poniendo cara de "creo que me confunden con otra persona"

El coronel Pietruszka [traducido al español: "coronel Perejil"], máximo responsable del secuestro y asesinato del padre Jerzy Popiełuszko, fue condenado a 25 años de cárcel, sin embargo no cumplió más de 10 en prisión. Posteriormente se supo que, posiblemente, Pietruszka se hallaba en el momento del crimen, ¡nada más ni nada menos, que en la plaza de San Pedro de Roma!; la coartada perfecta [hasta ahí llegó la burla]. Pietruszka era, en el momento del asesinato, coronel del Servicio de Seguridad, y Director Adjunto, del Departamento IV del MSW (Departamento de lucha contra la Iglesia Católica). Uno de sus informadores, “a sueldo”, era el sacerdote católico polaco, padre Michael Francis Czajkowski, y se sabe que éste realizo informes para Pietruszka, relativos a las “actividades” del padre Popiełuszko. Si Michael Francis Czajkowski hizo el papel de "Judas" en este drama, yo no lo se, pero Dios seguro que sí.

Capitán Grzegorz Piotrowski, mas chulo que un ocho, y sonriendo cinicamente

Con respecto al capitán Grzegorz Piotrowski decir que no era la primera vez que “hacía una de sus travesuras”. El 21 de enero de 1983, con el apoyo de tres agentes de la Agrupación Independiente "D" del Departamento IV del Ministerio del Interior, secuestró a un célebre historiador polaco, el católico Stanislaw Janusz Krupskiy, en Kampinoska cerca de la aldea Truskaw. Tras “divertirse” con él todo lo que quisieron, le rociaron el cuerpo con ácido, produciéndole - al intelectual católico - graves quemaduras de primer y segundo grado. Por el asesinato del padre Popiełuszko, Piotrowski fue condenado a 25 años de prisión, pena de la que tan sólo cumplió 15 años, siendo puesto en libertad, el 16 de agosto de 2001. Apenas catorce meses después, fue condenado de nuevo a 8 meses de cárcel por insultar a los tribunales y jueces polacos, en una entrevista televisiva concedida con motivo de una conferencia de Piotrowski, para promocionar una revista anticlerical. Según noticias, aparecidas en 2011, en algunos medios de comunicación polacos, Grzegorz Piotrowski presuntamente podría estar, en la actualidad, escribiendo contra la Iglesia Católica, para variar, bajo los seudónimos femeninos de “Anna Tarczyńska”, o, Dominik Nagel. 

Teniente Waldemar Marek Chmielewski, avergonzado y desencajado

El tercer implicado era el teniente Waldemar Marek Chmielewski, del Servicio de Seguridad del Grupo Independiente MSW del Departamento IV. Condenado a 14 años de cárcel por el asesinato del padre Popiełuszko. Tan sólo cumplió cuatro años y medio, ya que el 26 de octubre 1984 fue puesto en libertad. Tras de salir de la cárcel, se cambió el nombre y desapareció. 


Sub oficial Leszek Pekala, avergonzado y resignado

Por último tenemos a Leszek Pekala, suboficial del Departamento IV, VIII, del Ministerio del Interior. Coacusado junto con Grzegorz Piotrowski y Waldemar Chmielewski por el asesinato material del padre Jerzy Popieluszko, fue degradado a soldado raso y condenado a 15 años de cárcel, de los que tan sólo cumplió 6. Puesto en libertad en 1990, le faltó tiempo para cambiarse el nombre y desaparecer del mapa. Eso es que no tendría la conciencia muy tranquila por la “heroicidad” cometida.

Pues bien, éstos han sido los cabezas de turco, y sin quitarles mérito, qué lo tienen, habría que preguntarse quién - desde muy arriba - dio la orden de ejecución. Porque lo bien cierto es que todos los militares - y éstos lo eran -, sean del país que sean, tiene una cosa en común: la disciplina y la obediencia casi ciega al mando. El coronel Pietruszka no tenía autoridad para tomar una decisión de ese calado, y eso lo sabían sus subordinados; de hecho – y tal como consta en las declaraciones del sumario – siempre se dijo que las órdenes venían de muy arriba. Además estamos hablando del secuestro, tortura, y asesinato del capellán del sindicato obrero “Solidaridad”, una persona conocida en toda Polonia. ¿Quién tenía el poder para firmar su sentencia de muerte? ¿Quién evitó, cuando juzgaron a los responsables materiales, que a éstos no se les impusiese la pena capital? ¿Quién tenía tanto poder en Polonia? Blanco y en botella.

Las homilías de padre Jerzy trataban, ante todo, acerca de la predicación de la verdad del Evangelio. En sus sermones todo era llamado por su nombre; lo bueno era lo bueno, y lo malo era lo malo; la verdad era la verdad y la mentira, pues eso, la mentira. Y claro, tanta sinceridad, cuando se expresaba en una república socialista, era perjudicial para la salud, como los acontecimientos demostraron. 



En las imágenes vemos dos fotos del cuerpo martirizado, del padre Jerzy Popiełuszko, una vez lavado el cadáver y vestido con una sotana limpia.


Cientos de miles de fieles católicos participaron en el funeral. La misa fue concelebrada por seis obispos y más de mil sacerdotes.  Desde su entierro, la tumba del mártir católico ha sido visitada por más de 18 millones de personas, venidas de todos los rincones del mundo.


¡POPIEŁUSZKO VIVE!






"LA ALIANZA DE CIVILIZACIONES"

DENUNCIA DEL PADRE JUAN CARLOS MARTOS CMF

Segretariato di PV, Missionari Clarettiani


Al publicar este impresionante documento gráfico en Facebook, he pretendido denunciar ante la opinión pública internacional unos hechos monstruosos, absolutamente silenciados por los medios de comunicación de masas; un auténtico genocidio tan monstruoso y bestial como los episodios más abyectos de los campos de exterminio nazis.




Para mi sorpresa, facebook me ha recriminado por publicar este documento gráfico, como denuncia del holocausto que sufren los cristianos en Nigeria desde hace más de 10 años. Conforme a la política de seguridad de esta red “social”, la fotografía se ha clasificado como material “pornográfico”, “violento” o “inapropiado” y, por ello, me castiga prohibiéndome subir durante una semana cualquier otra fotografía. Y me amenaza con actuaciones “drásticas” si prosigo en mi intento de denunciar documentalmente la terrorífica conculcación de los derechos humanos en Nigeria.

Este proceder de los responsables, (facebook-España) supongo, es un atentado a la libertad de expresión y un insulto desvergonzado a las 500 víctimas (sólo en este episodio brutal) masacradas por el terror islámico por el simple hecho de ser cristianos.

Yo creía que esta red social, nacida en USA, no hincaba la rodilla ante el terror. Sobre todo tras sufrir en sus propias carnes el espeluznante atentado del 11-S, como nosotros el 11-M, víctimas de la furia enloquecida y salvaje del terror islámico.

Me parece increíble que en España, un estado democrático y de derecho -donde constitucionalmente se garantiza la libertad de culto, expresión y pensamiento (Art.16 y 20 CE)- se intente amordazar a los ciudadanos mediante amenazas y coacciones, vulnerando su libertad de expresión, por considerar “inapropiado” un documento gráfico (no un montaje fotográfico) que refleja en toda su crudeza una realidad bestial.

Por el contrario, los directivos de facebook España, deberían felicitarse de esta denuncia pública -hecha con el ánimo de que esta barbarie jamás se repita, y que se castigue a los culpables- pues es un derecho y un deber ciudadano: un servicio a la sociedad, último objetivo, supongo, de toda red “social” que se precie.

De hecho, si las matanzas continúan, es en buena medida porque se sigue ocultando la verdad al pueblo soberano, no vaya a ser que la sepa y “se indigne”: el silencio cómplice de la mayoría de los medios de comunicación propicia la indiferencia de la comunidad política internacional ante este holocausto monstruoso.

Eso sin olvidar la cobardía instalada en el mundo occidental frente al terrorismo islamista. Entre nosotros, una consecuencia más de la estúpida “Alianza de civilizaciones”: otra lamentable ocurrencia de Rodríguez Zapatero, nuestro ínclito ex presidente de Gobierno. ¿Se imaginan la reacción del terrorismo islámico en el caso, imposible, de una matanza de musulmanes a manos de cristianos en una mezquita? ¿Cómo -y cuánto- de beligerantes serían las portadas de nuestros medios de comunicación condenando los hechos?

Por todo ello, desde este humilde blog, pido a quienes me lean un favor: que difundan por todos los medios a su alcance esta fotografía. Al menos para que sirva de homenaje a estos mártires, ya que, desgraciadamente, facebook a querido ocultar la difusión de tan trágicos acontecimientos.

Juan Carlos Martos cmf Segretariato di PV Missionari Clarettiani Via Sacro Cuore de Maria-5 00197-Roma










EL ÚLTIMO PAPA Y EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA

por A.Gil-Terrón

Miercoles 14 de Noviembre de 2012

EL SANTO IRLANDÉS

San Malaquías [Malachy O' Morgair, 1094-1148], fue un arzobispo católico de Armagh, Irlanda, que escribió dos compendios de profecías, las cuales le fueron reveladas mientras regresaba a Armagh, en el verano de 1140, tras una romería a la ciudad de las siete colinas. Posteriormente, y en el transcurso de un segundo viaje a Roma, Malaquías enfermó llegando a la abadía de Clairvaux, y murió, en olor de santidad, en los brazos de San Bernardo de Clairvaux, el 2 de noviembre de 1148.

En su primera profecía conocida, San Malaquías vaticinaba que Irlanda caería bajo el dominio inglés y que sufriría persecuciones y calamidades de todo tipo durante «una semana de siglos»; es decir, setecientos años. Lo impactante de dicha profecía es que Malaquías había fallecido siglos antes de que Enrique VIII se escindiera de la Iglesia Católica e instaurara en Inglaterra - y sus dominios - el anglicanismo como religión oficial de Estado. Para más inri habría que recordar que la antigua Irlanda había caído bajo el dominio inglés gracias a que Adriano IV había promulgado una bula papal, la “Bula Laudabiliter”, autorizando al monarca inglés a tomar posesión de Irlanda. Adriano IV quería que el rey inglés se adjudicara las tierras irlandesas para que así pudiese incorporar la díscola Iglesia Cristiana Irlandesa a la Iglesia Católica Romana. El Papa, que tenía la propiedad “documental” de Irlanda, merced a la falsificada “Donación de Constantino”, le entregó la isla al monarca inglés, como un territorio feudal bajo el señorío nominal del Papa. Los negocios son los negocios. 
La profecía del santo irlandés consiste en una serie de 112 pequeños lemas, o frases en latín, que hacen referencia a los siguientes 112 papas que - según Malaquías - gobernarían la Iglesia Católica, empezando la lista con el Papa Celestino II (1143-1144), y concluyendo ésta con - un tal - Pedro el romano. 


LAS “DELICATESSEN” DE SOR CUPCAKE

Pues bien, lo cierto es que hasta la fecha la lista profética de San Malaquías ha cuadrado milimétricamente con los sucesivos pontífices que han ocupado la silla de San Pedro, y según el listado, tras Benedicto XVI, tan sólo resta un papa antes de que el Vaticano salte por los aires; de hecho - según parece – este último papa no va a tener mucho tiempo de disfrutar de los veranos de “Castel Gandolfo” y de las “delicatessen” de sor Cupcake; y ahora verán porqué digo esto.


SE ACABÓ LO QUE SE DABA

«En la basílica de San Pablo de Extramuros, en Roma, se encuentran una serie de medallones correspondientes al número de papas. Ahora bien, sólo quedan seis medallones». Esto lo escribía Paul Le Cour, allá por los años treinta, en su obra "L´ere du Verseau". Dicho autor ligaba este hecho con la profecía de San Malaquías, al ser ésta coincidente con el hecho observado. Claro que, cuando Le Cour visitó la basílica de San Pablo, fue en vida de Pío XI, y al que posteriormente sucedieron Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Por lo tanto, en la actualidad ya no queda ningún medallón libre, aunque un amigo que mal vive del paupérrimo sueldo que le paga la Iglesia por su labor docente como catedrático en una universidad de teología, me cuenta que en la actualidad se ha realizado una ampliación del número de medallones. Pues si lo dice él, verdad será; aunque este hecho no varia en absoluto que el papa que fijó el número total de los medallones que iban a albergar los rostros de todos los papas que habrían de venir, lo hizo basándose en la profecía de San Malaquías; y si ésta es cierta, el incremento artificial del número de medallones, va a ser tan efectivo como el pintar un camión de bomberos, sobre un cartón, y ponerlo en el centro de un incendio forestal; o tan efectivo como aquel padre de familia, que tras haber preñado doce veces a su mujer,  decidió a partir de entonces el tatuarse la imagen de un preservativo en su pene. Pues bien, si así se quedan más tranquilos, pues bienvenida sea la ampliación realizada en “San Pablo de Extramuros”.






De ser cierta la profecía de San Malaquías, el último papa – al que la lista adjudica el sobrenombre de "Pedro el Romano" no tendría tiempo ya de posar para ningún medallón, al ser destruida Roma tal como indica el texto profético que introduce el lema de San Malaquías, referente al último papa: "En la última persecución de la Santa Iglesia Romana, ocupará el trono Pedro el romano, que hará pacer a sus ovejas en medio de numerosas tribulaciones; pasadas éstas, la ciudad de las siete colinas será destruida y juez terrible juzgará al pueblo".






EL TERCER Y ÚLTIMO SECRETO DE FÁTIMA

Esta profecía del santo irlandés con la que describe el final de la curia vaticana, cuadra - desgraciadamente - con lo revelado en el TERCER SECRETO DE FÁTIMA: «Tercera parte del secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iría-Fátima: Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía. Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: [algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él] a un Obispo vestido de Blanco [hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre]. También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios». Tuy-3-1-1944 ».   Texto original publicado por el Vaticano en su página oficial.


BLANCO, SEMIDESNATADO, Y EN BOTELLA: EL DESTAPADO DE LA CURIA

¡Qué fuerte, no! Pero esperen, que no hemos acabado aún. Lo que les voy a contar ahora es ya un secreto a voces que cuanto menos produce inquietud y desasosiego en las almas más cándidas, que no es mi caso.

Pues verán ustedes, existe una persona que aparentemente cuadra a la perfección con la profecía de San Malaquías, para ser el sucesor de Benedicto XVI, y - según la profecía - tener el horror de ser el último papa; y digo horror, en lugar de honor, ya que las diferentes profecías pintan dicho pontificado como un tanto incómodo y desapacible.

Recordemos – de nuevo - la referencia de Malaquías relativa al Último Pontífice de la Iglesia Católica, Apostólica, y Romana: "En la última persecución  de la Santa Iglesia Romana, ocupará el trono Pedro el romano, que hará pacer a sus ovejas en medio de numerosas tribulaciones; pasadas éstas, la ciudad de las siete colinas será destruida y juez terrible juzgará al pueblo".


EL CANDIDATO QUE LLEVA TODOS LOS NUMERITOS DE LA RIFA

Arzobispo y cardenal de la Iglesia Católica Tarcisio Pietro [Pedro] Evasio Bertone, nacido en la localidad de Romano Canavese, en la provincia de Turín, el día 2 de diciembre de 1934. Desde 2006 se desempeña como Secretario de Estado del Vaticano, y además es - desde 2007 - el cardenal Camarlengo. 



Tarcisio Pietro Bertone


EL HOMBRE DEL MARTILLO DE PLATA

El cardenal camarlengo, es la persona encargada de verificar la muerte del Papa. Situado éste al lado del lecho de muerte del Romano Pontífice, lo llama con sus nombres y apellidos de pila –tres veces, con una diferencia de tres minutos entre cada llamada-; acto seguido, golpea suavemente la cabeza del Papa tres veces con un martillo de plata. Después de que el Papa es declarado muerto, el camarlengo quita el Anillo del Pescador de su dedo en presencia de los cardenales, para proceder a destruirlo con un martillo, junto con el sello oficial de plata del Pontífice. Estos actos simbolizan el final de la autoridad del Papa. Finalmente, el camarlengo procede a cerrar las puertas que dan acceso a los aposentos privados del Papa, ante la presencia de los cardenales prefectos, así como del Secretario de Estado; posteriormente comunica la noticia a los dignatarios principales de la Curia romana, al Decano del Colegio de Cardenales y al Vicario General de Roma quien, a su vez, lo da a conocer a la opinión pública. Es en este momento cuando se da inicio a la Sede Vacante, conformada por los preparativos de las exequias del Pontífice y el llamamiento a Cónclave por parte del Decano del Colegio Cardenalicio. El camarlengo, durante la Sede Vacante, también actúa como Jefe de Estado en funciones de la Ciudad del Vaticano.


LA CRISIS ECONÓMICA Y EL RETRASO EN LA EDAD DE JUBILACIÓN

Pues bien, el actual camarlengo del Vaticano es el cardenal Tarcisio Pietro Evasio Bertone, y su proximidad con el Papa ha sido tan evidente que en las vacaciones de estío del Pontífice en 2009, éste dispuso ir a la región del Valle de Aosta y, a pesar de un percance sufrido en su mano derecha, decidió conocer personalmente el pueblo natal de su camarlengo. A finales de 2009 Bertone cumplió los 75 años de edad y, como establece el Código de Derecho Canónico, presentó su dimisión del cargo de Secretario de Estado; sin embargo Benedicto XVI, mediante una carta con fecha del 15 de enero de 2010, le pidió que siguiera haciéndose cargo de la Secretaría del Estado Vaticano. En la actualidad Tarcisio Pietro Evasio Bertone es Camarlengo y al mismo tiempo Secretario de Estado del Vaticano, algo inusual ya que dada la relevancia de ambos cargos, éstos suelen ser ocupados por dos cardenales del máximo prestigio, y salvo alguna excepción habida – como en el caso del cardenal Jean-Marie Villot, o el de el cardenal Eugeni Pacelli [Pío XII] – nunca coinciden ambas responsabilidades en un mismo cardenal.

“… y vimos a un Obispo vestido de Blanco. Hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre. También vimos a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon…”


Del libro de A. Gil-Terrón "La Sombra de Caifás"


Si el matrimonio como institución – en las culturas civilizadas- se basa en el libre consentimiento que manifiestan dos personas que quieren vivir juntos y formar una familia, con la bendición de Dios, pero si éste matrimonio posteriormente falla, de quién es la culpa. Porque si lo que lo hace indisoluble es la bendición de Dios, también la bendición debería hacerlo inmune a los fracasos de pareja. «Quid pro quo».

Porque una bendición – al fin y al cabo-  no es más que dar el visto bueno a alguien o a algo y desearle todo lo mejor. Un hijo que marcha voluntario a una guerra, le pide la bendición a su padre, y éste – aunque no le guste lo que va a hacer su hijo- se la da. Pero si cuando lleva tres días en el frente, cambia de opinión y vuelve a su casa, el padre lo recibirá con los brazos abiertos; pero en ningún caso se le ocurrirá decirle que como lo había bendecido tiene que volver a la guerra hasta que la muerte lo licencie.

Una bendición es lo que es y en ningún caso podemos traducirla por cadena perpetua, porque eso, lejos de ser bendición, adquiriría tintes de maldición. Porque si esa cadena garantizase la felicidad y el amor en el matrimonio, bendita sea, pero desgraciadamente – y ahí están las estadísticas- no es así. Luego si un matrimonio falla no debemos achacarlo a que ha fallado la bendición divina del mismo, sino a que hemos fallado nosotros mismos.

Es humano el errar y Dios nos ha creado así. Nuestras vidas son un continuo caer y levantarnos, equivocarnos y corregir, pero es tan sólo en el matrimonio católico en donde los contrayentes pierden el derecho natural a poder rectificar un error, una equivocación que suele concluir – si persiste en el tiempo- transmutando el amor en odio.

Estoy de acuerdo en que hay que blindar la institución matrimonial como cédula base de una sociedad civilizada. En esta tarea están – y han estado- todas las culturas y civilizaciones, porque con ello se garantiza el orden y el equilibrio social frente a lo que sería un inestable estado de permanente anarquía, y uno – a pesar de tener un ramalazo ácrata- no desea eso. También en las más diferentes culturas se ha utilizado a Dios - o a diferentes dioses- para estabilizar y dar fuerza a la institución matrimonial y todo ello en aras a fortalecer su supervivencia como colectivo organizado.

Ahora – y antes- , al darle una aplicación integrista radical, a la intervención divina en una decisión privada, acabamos provocando un progresivo alejamiento del hombre con respecto a su iglesia o - lo que es peor- un distanciamiento del hombre  con respecto a Dios, y ello gracias a aquellos que, lejos de explicar que nuestras vidas, éxitos y fracasos, son consecuencia directa de nuestra propia libertad, de nuestro libre albedrío, que es un regalo del amor de Dios-, potencian - farisaicamente - una visión inquisidora e intervencionista del mismo; de un dios duro e inmisericorde hecho a la imagen y semejanza de sus gélidos  corazones.


por A.Gil-Terrón

Lunes 10 de Diciembre de 2012

Empecé a comprar la revista "Triunfo" allá por el año 1972. La leía, pero sobre todo la paseaba por las calles de la España de Franco. Era una publicación de marcado tinte pseudointelectual izquierdoso y aquello tenía su punto de morbo para un jovenzuelo como yo, que no tenía ni furcia idea de lo que era la vida.  

Disfrutaba entonces de los dieciocho años y la aventura del devenir de la cosas se me presentaba con toda la luz y el color de un espectáculo de Broadway. Los años me irían descubriendo todas aquellas sorpresas que – por aquél entonces- se ocultaban sibilinamente entre candilejas y bambalinas, y que irían apareciendo - al principio poco a poco- para ir cogiendo fuerza y velocidad, en el transcurrir de los años, hasta convertirse en una diabólica montaña rusa. Y es por ello que cada vez que alguien me pregunta si me gustaría volver a tener dieciocho años, siempre respondo lo mismo: ¿Y tener que volver a pasar otra vez por todo lo que he pasado? No gracias. Prefiero quedarme con mi principio de artrosis – junto con toda la parafernalia que le ronda- antes que tener que volver a comenzar de nuevo desde el principio; y además - con un poco de suerte - antes de que mirarme al espejo empiece a darme miedo, me haya quedado ya zaqueo mental, virtud a un filete de vaca loca que engullí no recuerdo cuando. Porque al fin y al cabo, he jugado el papel que me ha tocado en el teatro del mundo y lo he interpretado lo mejor que he podido. Y lo bien cierto es que nunca me he arrepentido de nada de lo que he hecho, tal vez sí de lo que no he hecho; porque al fin y al cabo los errores suelen aportarnos más sabiduría que los azarosos aciertos del burro flautista. 

Y volviendo a la revista de marras, les diré que no solo la adquiría sino que además las encuadernaba golosamente en forma de libros. Era como un morboso tesoro - por aquello de que rozaba lo ilegal- y eso, francamente, me ponía. 

¡Dulce inocencia! ¡Maldita ignorancia!



Del libro de A. Gil-Terrón "Al Este del Edén"

España ha pasado de ser tierra de Quijotes a convertirse en corral de Sanchos con mucha panza. La caballerosidad, la hidalguía, el honor, la ética, el valor, la honradez, la gallardía, son valores - hoy - políticamente incorrectos, pasados de moda, trasnochados, ridiculizados y escarnecidos hasta el hastío.

Toda una nueva ola de subvalores, barrigones y celulíticos, imprimen hoy en día el carácter de esta tierra que nunca fue nuestra, sino de aquellos que supieron  forjarla con honor, dejando a las generaciones venideras como garantes de un legado escrito con sangre, sudor, y lagrimas.
           
Los tiempos pasan y el sueño duerme. El pueblo calla, absorto y vencido por su propio silencio, escuchando la voz que nunca calla del buhonero, del mediocre auto condecorado de estupidez; del oportunista impresentable que nos restriega, en la cara, nuestras propias miserias, erigiéndose, mesiánicamente, como salvador de una gente que sufre y calla, mientras deambula esperando la bala perdida que les encuentre; por ya no saber luchar, tan solo sobrevivir, dejándose arrastrar, estoicamente, por un proceloso  mar de mentiras y despropósitos.
           
Sobrevivimos bajo la chulería de mal encarados, señores y amos de unos derechos humanos que ellos mismos no otorgan a los demás. Contemplamos, con vergüenza, la desvergüenza de los travestís políticos, indecentemente provocadores. Soportamos el grotesco espectáculo de los profesionales del insulto y la descalificación. Somos siervos de segundones, descastados y descarados, sin más bandera que la del personalismo mediocre del sobrero.
           
Somos embaucados por artistas circenses de la mentira y la demagogia. Vemos, ruborizados, la actuación de algunas personas que ostentan cargos públicos y a los que el de presidente de de una comunidad de vecinos les vendría grande.  

Somos víctimas propiciatorias de todos aquellos que siempre confundirán el servir al pueblo con el servirse del mismo, convirtiéndose en patrones y amos de una tierra triste y yerma; esclavos de su soberbia, embriagados de vanidad hasta el coma. Retozones inoperantes que nunca se callan, castigándonos con su coral polifónica de rebuznos y gruñidos. El murmullo que nunca calla.
           
Yo, por mi parte, me voy con Don Quijote, haciendo míos - por esta vez - los versos de León Felipe: "...Cuantas veces, Don Quijote, por esa misma llanura, en horas de desaliento, así te miro pasar. Y cuantas veces te grito hazme un sitio en tu montura y llévame a tu lugar. Hazme un sitio en tu montura, caballero derrotado, hazme un sitio en tu montura que yo también voy cargado de amargura y no puedo batallar...", por lo menos hoy. Mañana será otro día, aunque la noche se nos antoja que va a ser larga, muy larga.

Oscuridad, silencio, lagrimas y rabia.


Jules Bastien-Lepage, 1848 - 1884






Del libro de A. Gil-Terrón "Al Este del Edén"

En estos tiempos en los que vivimos, ya nada causa extrañeza, nada es capaz de sobrecogernos. La brutalidad de un día a día compulsivamente cruel, va forrando de calcáreas capas a una sensibilidad herida y maltrecha, que hiberna en las cavernas más profundas de nuestro ser, abrazada a una olvidada conciencia. El bien deja de ser un ente eterno e inmutable, para convertirse en un paradigma cambiante, al ser sometido su valor al criterio voluble y circunstancial de las mayorías. Es la muerte de lo eterno. Es el regreso al caos original.
           
Escribía Krishnamurti que el mal jamás puede convertirse en bien, ya que éste, como la belleza, está más allá del pensamiento. Todo lo que produce el pensamiento puede ser, así mismo, deshecho por el pensamiento.

El bien no pertenece al tiempo. En el bien no existe la durabilidad. El bien es eterno. Allá donde esté el bien, está el orden auténtico, que nada tiene que ver con el orden autoritario del premio y el castigo.

Este primer orden, el que conlleva el bien, es esencial y sin él la sociedad se destruye a sí misma y el hombre se vuelve maligno, sanguinario corrupto y degenerado. La ley del bien es eterna, inmutable e intemporal. El bien es la estabilidad en su más pura esencia.
           
Una sociedad, como la actual, que modifica, continuamente, los conceptos del bien y del mal, a su comodidad y conveniencia, no hace más que ignorar los auténticos límites entre lo mutable y lo inmutable. Entonces, al introducir lo inmutable – “el bien” - dentro de lo mutable – “el mal” - acaba, dicha sociedad, moviéndose dentro un angosto pasillo limitado por los conceptos "malo y menos malo".

Si el “bien” es la luz, nosotros estamos caminando entre tinieblas, dando vueltas y vueltas a un círculo hediondo, circunscrito por nuestra propia soberbia. Así vamos y así nos va. 









 Del libro de A. Gil-Terrón "La sombra de Caifás"

San Agustín de Hipona - padre y abuelo de la doctrina de la Iglesia Católica- recoge la realidad de su época, al vincular la monogamia del matrimonio cristiano, a factores externos a la SANTA BIBLIA y la tradición judía: «Ahora bien en nuestros tiempos, y dejándonos llevar por las costumbres romanas, ya no se permite tomar otra esposa, para poder tener más de una esposa con vida» [DEFERRARI, vol. 27: “San Agustin - Treatises on Marriage and Other Subjects” (1955), pp. 31, 34, 36, 18].
           
«[La poligamia]…era legal entre los antiguos padres [patriarcas]: si lo sigue siendo todavía, no me apresuraría a decirlo. Ya que no hay necesidad de engendrar niños, como la que había en ese entonces, cuando, aun cuando las mujeres tenían niños, estaba permitido, para tener una numerosa posteridad, casarse con otras mujeres, lo que ciertamente ahora no es legal» [ SAN AGUSTÍN, “El Bien del Matrimonio” cap. 15 : 17].

Dada su importancia, habría que volver a resaltar por qué se prohíbe la poliginia en los matrimonios católicos celebrados en los tiempos agustinianos, ya que éste es el origen de la prohibición existente en la actualidad: «…por las costumbres romanas, ya no se permite tomar otra esposa, para poder tener más de una esposa con vida». Resaltemos que esta frase no es interpretativa ni doctrinal. La frase es testimonial, al dar fe de un hecho histórico concreto – que por otro lado ya conocíamos- que precisa el origen, nada divino, de la monogamia en el matrimonio católico.

La poligamia existía tanto en el Antiguo Testamento, cómo era de uso común en el Nuevo y que las bases bíblicas sobre las que se basa el actual Catecismo de la Iglesia Católica a la hora de declarar como sacramento el matrimonio, valen tanto para la monogamia como para la poligamia y si en la actualidad el matrimonio católico se establece como monógamo, ello obedece a razones e intereses políticos y humanos, pero no divinos a no ser que la Iglesia Católica eleve a Júpiter a la categoría de dios; cosas más raras se han visto.

Estos son hechos, no palabras. Y decimos todo esto para demostrar que si un DRNF [divorciado católico que ha rehecho su vida familiar] no puede recibir la Eucaristía debido a su “pecado continuo” – y ello según la Iglesia- , es debido a que no se ha podido casar canónicamente con su segunda esposa al habérselo impedido la misma Iglesia que lo castiga. Simplemente kafkiano.
           
Y no es que pretenda justificar, reivindicar o reclamar la poligamia, lo que quiero o pretendo clarificar es la frágil base sobre la que se sustenta la privación del Sacramento Eucarístico a los divorciados católicos vueltos a casar, acogiéndose a una legitimidad artificialmente basada en principios divinos. Porque cuando Jesucristo habla sobre el adulterio, hay que contemplar la frase dentro de su contexto histórico, y el contexto histórico, legal y social en la época de Nuestro Señor es la poligamia, le guste –o no - a la Iglesia Católica. Estos son hechos, no palabras y si no hurgo más en las cuestiones colaterales que el presente estudio pueda generar, no es por ignorancia o incapacidad, sino simplemente por no querer hacer daño a la que considero como mi Iglesia y a la que amo y me duele. Esto es amor y caridad cristiana, no palabras.
           
Con este testimonio del manido San Agustín de Hipona, se está poniendo en entredicho la actual sacralización de las condiciones de nuestro matrimonio católico. No la sacralización del matrimonio en sí mismo, pero si su estructura formal con todo lo que ello implica.
           
La estructura formal del actual matrimonio católico, es como el «WHOPPER» completo del «Burger King», que si quieres comerte una hamburguesa tienes que tragarte la cebolla, la lechuga, el tomate y la salsa, o cualquier ingrediente que se les ocurra meter, ya que está hecha de tal manera que resulta harto complicado el prescindir de alguno de los ingredientes sin mancharte - ¡y mucho!-.
           
Pues bien, la Iglesia coge el principio divino que auspicia la unión entre hombre y mujer, y lo aplica con generosidad – cual salsa de hamburguesería barata- a todos los ingredientes que a lo largo de los siglos le ha ido incorporando al matrimonio católico, de modo y manera que al final queda un producto en el que no se sabe bien en dónde acaba lo divino y empieza lo humano, al haber canónicamente divinizado su conjunto, dando lugar – artificialmente-  a un engrudo tan indivisible como indisoluble, a la par que indigesto. 






Del libro de A. Gil-Terrón "Al Este del Edén"

Hace años que cambiaron el amor libre - que nunca les fue fácil, por el comer libre. Insuflados de "neuveau cuisine", fueron engordando sus posaderas, en detrimento de sus, ya de por sí, poco ejercitados cerebros. Francamente, la cosecha del mayo francés del 68, ha sido decepcionante; la mayoría ha salido con sabor a corcho y desagradablemente agrios al paladar más tosco.

Realmente, su problema siempre fue sexual. A pesar de haber tratado de enmascarar sus desdichados rostros tras lupinas barbas, nunca se comieron una “rosca”, y esta evidencia interna les ha ido corroyendo sus castigadas entrañas.

Son una simbiosis entre el tordo - cabeza pequeña y culo gordo - y el capón navideño. Rellenos de vanidad poco justificada, se presentan en sociedad como “puretas culturetas”. Son las moscas testiculares del pensamiento ajeno, que igual acuden al pastel cultural que al excremento intelectual, al ser incapaces de distinguir entre ambos.

De léxico pobre y halitoso, pasaron pronto del verbo a la pluma, y ello debido a un mal aliento que les había ido ahuyentando una cutre clientela que nunca fue numerosa. Mientras tanto, siguieron engordando en los subvencionados pesebres de la inoperancia progre, persiguiendo su irrealizable sueño - ¡vaya pesadilla! - de que todos nos sometiésemos a su rasero de bajeza.

Hoy en día su castigo consiste en mirarse al espejo; es el refinado suplicio que persigue a tales personajes, incapaces de crear nada que no sea el propio desprecio que les amarga y corroe.
                
Los más de estos personajes sobreviven a base de llenar diariamente el buche de canapés, mediante su asistencia a un carrusel de exposiciones e inauguraciones a gogo; son los eternos “picassiette”, vulgos gorrones, que pululan por el mundillo pseudo cultural de Europa Occidental, y que engullirían si pudiesen hasta a las camareras del “catering”; aunque eso sí, adoptando - siempre - un engolado y digno aire de suficiencia auto idólatra.

Esta tribu de la pandilla basura postmodernista, va salpicando de caspa y vulgaridad todo lo que rozan, aunque afortunadamente son una especie en vías de extinción, debido a un justiciero ácido úrico que envenena sus ya de por sí emponzoñadas venas. Bien pensado, podían dejar alguno en el zoo, tras someterlo a un severo régimen alimenticio, para satisfacer la curiosidad de generaciones futuras, aunque lo mejor será dejar actuar a la sabia naturaleza, que de horrores ya están llenos los museos de cera, y de ellos - de los interfectos - no queremos ni la de sus oídos, que es tan abundante como el aburrimiento épico que producen sus incansables y destemplados rebuznos.


James Ensor, 1860 - 1949








"LA FUNDACIÓN HERODES versus LOS SANTOS INOCENTES"   

por A.Gil-Terrón

Viernes 28 de Diciembre de 2012

En España el cómputo de tiempo que marca los límites de la veda de los niños aún no nacidos, es tan arbitrario como demagógico. ¡O son seres humanos desde el momento de la concepción, o no lo son! pero pretender marcar una fecha, en la vida de estos inocentes que separe el derecho a la vida, del libre exterminio impune, no deja de ser, aparte de una falaz incongruencia, un cruel acto de cinismo, por mucho que éste lleve el manoseado marchamo de “políticamente correcto” y esté bendecido por algunas vacas sagradas de la intelectualidad de corral y pesebre.

Personalmente estoy en contra de la pena de muerte en todos los supuestos – que los hay muy fuertes-, siempre y cuando sean sustituidos por la cadena perpetua - valga la redundancia - a perpetuidad. ¡Vamos, que no salgan de la cárcel ni para asistir a su propio entierro! 

Estoy a favor de la vida y estoy en contra de la pena de muerte, y especialmente en contra de la más repugnante, cobarde e injusta de todas las ejecuciones: EL ABORTO. Por otro lado, no deja de ser paradójico que la “gauche divine”, que fue pionera en la abolición de la PENA DE MUERTE en los países democráticos, sea la primera en movilizarse a la hora de apoyar el aborto de “barra libre” y “gratis total” con cargo a nuestros impuestos [http://www.policlinicaretiro.com/aborto-gratis], con lo que se nos hace cómplices forzosos - a todos los contribuyentes - de lo que muchos consideramos como el más vil y cobarde de los homicidios.




“LA PROGRESÍA CHILLONA” enmudece - y mira hacia otro lado - cada vez que se ahorca, decapita, fusila, o lapida a alguien en naciones como Cuba, Corea del Norte, o Irán, o en cualquier otro país que ostente el marchamo de “ANTIAMERICANO”, “ANTICRISTIANO”, o ambos despropósitos sectarios al tiempo. Y ello por no hablar de las “PIJAS PROGRES” que “no saben, no contestan”, cada vez que es condenada a muerte una mujer, por el simple hecho de haberle puesto los cuernos a su marido echando “UNA CANITA AL AIRE”. Pero claro, lo políticamente correcto – hoy en día- es ser “ANTI SISTEMA”, y como el “SISTEMA” se basa en los valores éticos y morales del mundo occidental, producto de la civilización cristiana, pues todo lo que vaya contra ese sistema, es aplaudido hasta las agujetas por los “pijos progres” y las “pijas progres” de turno.

Si en la DECLARACIÓN DE LA RENTA - a la hora de pagar nuestros impuestos al Estado - se ha añadido la casilla correspondiente a la IGLESIA CATÓLICA, para evitar que aquellos que profesan otras religiones – o simplemente son ateos – estén subvencionando con su dinero algo en lo que no creen, o incluso odian y desprecian, creo que por justicia y coherencia se debería incluir también, en el formulario de Hacienda, una casilla con el epígrafe “FUNDACIÓN HERODES”, relativa al ABORTO CON CARGO A LA SEGURIDAD SOCIAL, con el fin de que todos aquellos que estamos en contra del mismo, no tengamos que sufragar con nuestro dinero aquello que consideramos, amén de un acto criminal y nauseabundo, como un pecado contra el QUINTO MANDAMIENTO DE LA LEY DE DIOS. En caso contrario, será cuestión de comenzar a plantearse la OBJECIÓN DE CONCIENCIA FISCAL, y que cada uno se pague sus fiestas.

En España, o en lo que queda de ella, una adolescente de 16 años no puede elegir al alcalde de su pueblo; ni hacerse un piercing sin autorización paterna; ni abrir una cuenta corriente, ni trabajar, ni ingresar en una orden religiosa, sin autorización paterna; sin embargo sí que puede  abortar libremente sin el consentimiento, o conocimiento, de sus padres [1]. 

Con el aborto legal subvencionado, el espíritu de Herodes, cabalga de nuevo, impulsado por las fétidas ventosidades de un nuevo progresismo desbocado que templa las fúnebres velas de un barco maldito en el que vamos todos, encadenados por nuestros silencios y cobardías; y con la descarada ausencia de cantautores que no entonan ahora el: “DIGUÉM NO”. Pues yo sí lo digo: DIGAMOS NO A LA MUERTE; DIGAMOS SÍ A LA VIDA.










"EL ÚLTIMO ARTÍCULO DEL AÑO"   

por A.Gil-Terrón

Lunes 31 de Diciembre de 2012


¿Se tomó usted las uvas de la suerte el año pasado para dar la bienvenida al 2012, tal y como manda la hortera y supersticiosa tradición? ¿Y qué tal? ¿Bien? ¿Ha tenido un buen año? ¿Le dieron mucha suerte las uvas?

Las uvas de la suerte son una falacia; la suerte no existe; el destino no deja de ser más que la justiciera consecuencia de nuestros actos; recogemos lo que sembramos, y a la vista de lo que llevamos recogiendo en los últimos años – especialmente en 2012 – mala siembra debimos hacer.

Hágame caso, y si le gustan las uvas pues cómase tranquilamente las que le apetezca, tres, seis, doce, o diecisiete; cómaselas a su ritmo, sin prisas, saboreándolas; pase de las “fascistoides” campanadas que intentaran marcar el ritmo de su glotis, en un esperpéntico espectáculo de mofletes desbocados, rezumantes de mosto, pellejos, pepitas y babas. 

Hágame caso – de verdad – hágame caso y siéntese cómodamente rodeado de las personas que realmente le importan, y poco antes de las 12 horas de la última noche del año, disfrute del placer de apagar el televisor; regálele a sus ojos y oídos unos minutos de paz y sosiego, y evítese la patética visión del incombustible personajillo que con sonrisa de caimán sicópata con capa, intentará engañarle de nuevo – como todos los años – una vez más. 

Posiblemente la melopea etílica le haya desdibujado – a la mayoría - el pagano momento del fin de año pasado y en lo que han quedado todas las buenas venturas que vaticinaron los televisivos locutores; porque a la vista de lo cosechado durante el 2012, calladitos hubieran estado más monos. Tan rematadamente malo ha sido este año que concluye que hasta ha sido creíble “el Timo Maya” que vaticinaba el fin del Mundo en 2012, y que ha rescatado de la quiebra alguna que otra editorial. Lo bien cierto es que en algún momento más de uno en su interior estaba deseando que el augurio de mal fario fuese cierto. Con respecto al timo de el Fin del Mundo en 2012, escribí un artículo a principios del pasado mes de agosto, titulado: "DEL FIN DEL MUNDO EN 2012, Y OTRAS PAYASADAS"y que si ustedes no lo han leído aun, pueden hacerlo en este mismo SUMARIO.

Si durante el año 2013 tenemos que aguantar más de lo mismo, Dios no lo quiera, pues lo aguantaremos, pero con dignidad; y esta nochevieja, sino le gustan las uvas, pues nada, que el televisivo presentador se levante la capa y se las meta - una por una - por donde la espalda pierde su honroso nombre. Así no tendremos garantizado un año mejor, pero por lo menos comenzaremos el mismo con una sincera y serena sonrisa que será la antítesis a las artificiales carcajadas de las paganas víctimas del alcohol de garrafa, que entre serpentinas, matasuegras, confeti y olor a vómito y sobaco, darán el tradicional y esperpéntico espectáculo anual, en los lugares de costumbre.

En cualquier caso quiero desear - a todos - mis mejores deseos para el 2013, en el cual intuyo que las cosas van a comenzar a cambiar para mejor, y no porque lo merezcamos, sino porque pienso que ya hemos purgado suficiente. 

Mis mejores deseos de todo corazón y sin ningún tipo de interés bastardo, ya que al contrario que el payaso televisivo de la capa, yo no cobro por felicitar el Año Nuevo. 

Hasta el año que viene, si Dios quiere, y por favor si bebe no conduzca; sí usted no aprecia su vida, por lo menos respete la de los demás.

Postdata: Hace 25 años que me libré de las dichosas uvas de nochevieja. En primer lugar porque me toca las criadillas que me manden lo que tengo que comer, en qué cantidad, en qué día y qué hora. En segundo lugar porque la uva - a pelo- nunca me ha gustado. En cuanto a la capa española decir que me parece una prenda elegante y carismática, pero que no a todo el mundo le sienta bien, ya que para lucirla hace falta señorío e hidalguía, y eso – al igual que la lealtad - ni se compra ni se alquila. Creo yo.











por A.Gil-Terrón

Martes 1 de Enero de 2013


Hoy es 1 de enero de 2013 ¡Muchísimas Felicidades! Hemos empezado el día – el año – sin ninguna mala noticia; aunque claro, también hay que tener en cuenta que hoy no hay periódicos. Lo bien cierto es que deberían de dar más días de fiesta a los sufridos periodistas y así las administraciones públicas tendrían un considerable ahorro en la factura sanitaria, al disminuir sensiblemente el uso de antidepresivos por parte de los ciudadanos; aunque claro, también habrían menos suicidios, con lo cual la lista de parados y pensionistas aumentaría considerablemente. ¡Vaya dilema!

En el año 2008 hubo en España 40.000 intentos de suicidio, de los cuales 3.421 tuvieron éxito. La cifra fue superior a los muertos por accidentes de tráfico, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En el 2009 la cifra aumentó a 3.429; en la actualidad la cifra se mantiene tétricamente estable. España es uno de los países europeos con una tasa media de suicidios: 7,6 por cada 100.000 habitantes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).



Y digo yo: Si hay más muertos al año por suicidio que por accidentes de tráfico, ¿por qué no vemos ni una sola campaña institucional para paliar el problema? 

Sabemos que «las próximas campañas de sensibilización de la Dirección General de Tráfico (DGT) tendrán un coste de 8,4 millones de euros, de los cuales 1,7 millones de euros se destinarán a la elaboración de los anuncios y creatividad y 6,7 millones a la contratación de espacios en medios de comunicación». Por el contrario, el Estado no se gasta un euro en campañas para la prevención del suicidio, lo cual no deja de ser escandaloso, máxime cuando los suicidios superan con creces, es decir, con muertos, a los habidos por causa de los accidentes automovilísticos. ¡Por qué!


Ahora bien, ¿cuál es el coste para las arcas del Estado por cada suicidio? Ese dato no lo he encontrado; tal vez porque no existe; pero lo que sí sabemos es que campañas multimillonarias para la prevención de accidentes de tráfico, las hay hasta el empacho, mientras que las otras, las campañas de prevención del suicidio, brillan por su ausencia.

Por otro lado una de las principales causas de mortalidad en el varón es por “cáncer de próstata”. El primer registro de cáncer de próstata de España arroja que en un año se diagnostican 18.872 cánceres de próstata, lo que quiere decir 81,25 por 100.000 habitantes. ¿Cuántas campañas institucionales ha visto usted para prevenir dicha lacra? Yo, personalmente, no he visto ni una. ¿Curioso, no?

Ahora la pregunta del millón sería: ¿Cuánto cotiza al Estado un enfermo de cáncer de próstata? ¿Saben cuanto? Pues ni un euro, por la simple razón de que éste es un tipo de cáncer que afecta principalmente a los jubilados, y estos no pagan a la Administración Pública, sino que cobran de ella su humilde y merecida pensión. A menos jubilados, menos pensiones tiene que pagar el Estado. ¡Elemental!

Bueno creo que ya hemos repartido bastante leña. Mañana será otro día. 

¡Feliz 2013 y Adelante! que la travesía por el desierto ya está acabando y no es ahora el momento de tirar la toalla; y en cuanto a los gobiernos, estén ustedes tranquilos, que en el pecado llevan la penitencia. Como decía el filósofo Eurípides: cuando los dioses quieren destruir a un hombre, primero le hacen ganar unas elecciones y luego lo enloquecen… ¿Era así, o al revés? ¡Qué más da! Al fin y al cabo, el orden de factores no altera el producto, y el producto – en este caso – es el sodomizado culo del pueblo. 

POSTDATA: Si compartes el contenido de este artículo “políticamente incorrecto”, pues nada, cópialo y remíteselo - vía correo electrónico, o a través de las redes sociales - a tus amistades; el Gobierno de turno [el que había, el que hay, y todos los que vendrán] no te lo premiarán y hasta es posible que se cabreen, pero yo sí te lo agradeceré. El enlace directo a este artículo es http://www.antoniogilterron.com/2012/07/al-este-del-eden.html#sum23

Como decía, en una de sus portadas, la añorada revista La Codorniz: «Almohadín es a almohadón, como cojín es a “X”; me importa tres “X” que me cierren la edición». [www.antoniogilterrón.com]






por A.Gil-Terrón

Sabado 5 de Enero de 2013

NADA NUEVO BAJO EL SOL

Las fiestas paganas, conocidas como las Saturnales, se celebraban del 17 al 23 de diciembre, a la luz de velas y antorchas, para festejar el fin del período oscuro del año y el nacimiento del nuevo ciclo de luz creciente. El broche a las Saturnales se daba en la madrugada del 25 de diciembre con la entrada del Sol en el signo de Capricornio (solsticio de invierno). Durante siete días ininterrumpidos de fiesta, durante los cuales no trabajaban ni los esclavos, Roma se inundaba, de vivarachas reuniones familiares y de amigos, con las consiguientes broncas nacidas fruto de la sinceridad que suele dar el vino; la ciudad entera se sumía en una vorágine de banquetes, vómitos, más banquetes, borracheras, más vómitos, para finalmente – aquellos que aún se tenían en pie – proceder al intercambio de regalos. Como ustedes pueden ver “no hay nada nuevo bajo el Sol”. De estos festejos escribió el poeta hispano Marcial [40 dC - 104 dC]: “…que cada uno dé los regalos que le convenga a sus comensales; éstas son frivolidades, fruslerías y otras cosas más si cabe, de menos importancia. (…) ¿Pero qué haré con preferencia, Saturno, en los días de borrachera que en vez del cielo te consagró tu propio hijo? ". (Marcial. XIV, 1)

LA SACRA JUERGA

Los jolgorios comenzaban con un sacrificio en el Templo de Saturno, al pie de la colina Capitolina, la parte más sagrada de Roma, seguido de un banquete público al que estaba invitado todo el mundo. Durante esos días, se decoraban los domicilios [las domus] con plantas y guirnaldas, al tiempo que se encendían velas para celebrar la nueva venida de la luz que conllevaba el Solsticio de Invierno. Como ya hemos dicho antes, las familias se visitaban y se hacían regalos, durante el transcurso de prolongadas comilonas no siempre pacíficas. Por las calles no se respiraba más que hedonismo y buen humor. Los tribunales de justicia y las escuelas cerraban sus puertas para no amargar a nadie las fiestas, y además no estaba permitida la guerra ni la ejecución de criminales, ni ejercer otro arte que el de la buena cocina.

LA CRISTIANIZACIÓN DE LO PAGANO, O LA PAGANIZACIÓN DE LO CRISTIANO

El día de Navidad se comenzó a celebrar a principios del siglo III por los cristianos orientales de Constantinopla [actual Iglesia Ortodoxa], coincidiendo con la fiesta pagana del nacimiento del dios romano “Aion”, en la madrugada del seis de enero.  El dios pagano “Aion” representaba, en la mitología romana, la personificación del tiempo como instante y eternidad. “Aion” procedía de la romanización de “Eón” que para los fenicios era el dios del tiempo eterno y de la prosperidad, no teniendo ni comienzo ni final. 

La otra razón para elegir la fecha de la madrugada del seis de enero como la del nacimiento de Jesucristo, estribaría en que esa fecha era ya, en el oriente del Viejo Mundo, la de la Epifanía (del griego epiphaneia, "aparición") de Osiris y de su correspondiente griego, Dionisos.

Por otro lado, la primera noticia que se tiene de la Natividad el 25 de diciembre, aparece durante el pontificado del Papa Julio I (337-352). Este papa, en el año 345, estableció que Jesucristo había nacido un 25 de diciembre. Se fijó dicha fecha de una manera arbitraria y sin el menor fundamento histórico ni documental, haciéndola coincidir artificialmente con la celebración pagana del solsticio de invierno y todos los festejos [Saturnales] que precedían a su celebración. 

Setenta y un años antes de la proclama del papa Julio I, ya el emperador Aureliano había fijado el 25 de diciembre como festividad del “Natalis Solis Invicti” [“Nacimiento del Sol Invicto”], por razones políticas y en un intento por vertebrar el Imperio bajo un solo dios. Años más tarde el emperador Justiniano repitió la jugada utilizando para ello el cristianismo; pero al contrario que Aureliano que respetó la libertad religiosa, Justiniano no solo declaró el cristianismo como única religión en el Imperio, sino que además decretó la pena de muerte para aquél que fuese declarado como hereje de la nueva religión del Estado. “El propio emperador presenciaba la ejecución de los reos, los cuales eran quemados vivos, o ahogados” [François Nau, Revue de l'Orient Chrétien, Tomo II, 1897, página 481].

Es a partir de entonces cuando las antiguas borracheras paganas por la celebración del “Solsticio de Invierno” se concentraron en la Nochevieja y el Año Nuevo, separadas pudorosamente de la Nochebuena y el día de Navidad, fechas estas en las que también se comía y bebía en exceso, pero – en ese caso - por razones “pías”.

Las Saturnales se siguieron realizando – y aún se celebran – aunque con el nombre cambiado. Se había cambiado el envase pero no el contenido: Una semana larga de vacaciones; rencuentros con parientes; comilonas familiares; comilonas con los amigos; borracheras varias; intercambio de regalos; etc. El mismo jolgorio pero con otro nombre y por otro motivo.

ORIENTE VERSUS OCCIDENTE: EL ETERNO ENFRENTAMIENTO

Con respecto a todo lo visto hasta ahora, la “Nueva Enciclopedia del Conocimiento Religioso, de Schaff-Hersog”, menciona que: ..."No puede determinarse con precisión hasta que punto la fecha de esta festividad dependió de la pagana "Brumalia" (25 de diciembre) que seguía a la "Saturnalia" (17 al 24 de diciembre), conmemorando el día más corto del año y el nacimiento del nuevo Sol......‘’Las festividades paganas de la "Saturnalia" y la "Brumalia", estaban demasiado arraigadas en las costumbres populares para ser suprimidas por la influencia cristiana. Predicadores cristianos de Occidente y del Oriente cercano, protestaban por eso contra la frivolidad indecorosa con que se celebraba el nacimiento de Cristo, mientras los cristianos de Mesopotamia, acusaban a sus hermanos occidentales de idolatría y de culto al sol, por aceptar como cristiana esta festividad pagana..." 

EL ENMUDECIMIENTO DE LOS CRONISTAS

Digo yo que el tema de las fechas, no es un problema teológico sino cronológico; por lo tanto su solución no la deberían de dar los pontífices, sino los historiadores. ¿O no? Bueno, lo bien cierto es que durante centenares de años los historiadores no han dicho – al respecto - esta boca es mía; aunque claro, también es cierto que durante centenares de años la inquietante Inquisición estuvo vigilante, cerillas en mano.

LA EVIDENCIA DE LOS EVANGELIOS

La mejor prueba de que Jesucristo no pudo nacer un 25 de diciembre, nos la dan los propios Evangelios canónicos: «Había en la misma comarca unos pastores que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el ángel del Señor: la gloria del Señor los envolvió en su luz, y se llenaron de temor. El ángel les dijo: "No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor». Lucas, 2: 8-11.

Veamos. La zona geográfica que abarca el antiguo Israel de la época de JESUCRISTO, se caracteriza por dos estaciones: la lluviosa o invierno (desde noviembre hasta abril) y la seca o verano (desde mayo hasta octubre); la lluvia fuerte y fría cae en diciembre y enero. Frecuentes tempestades de granizo, con una que otra helada, acompañan a los vientos que soplan del Norte, los cuales son intensos y hielan hasta los pensamientos. Por lo tanto es imposible que los pastores, a los cuales se refiere el ya mencionado capítulo del libro de Lucas, hayan estado un 24 de diciembre, pastoreando sus ovejas; por la simple razón de que en esa época del año no se pastoreaba, permaneciendo los rebaños encerrados, a cubierto de las inclemencias del tiempo, y los pastores cada uno en su casa.

Entonces, si Jesucristo no nació un 25 de diciembre, ¿cuándo nació realmente? 

UN ROMPECABEZAS MUY SIMPLE

El calendario mundialmente aceptado se basa en la fecha del nacimiento de Jesucristo, y de hecho la historia del mundo civilizado se divide en antes de Cristo o después de Cristo. Pero lo cierto es que en los evangelios no se da ninguna fecha, sino más bien toda una serie de datos para averiguarla.

La fecha del nacimiento de Jesucristo que da lugar al calendario por el cual nos regimos fue dada por un personaje [muy conocido en su casa a las horas de comer] llamado Dionisio el Exiguo, el cual la cifró en el año 754 del calendario romano, basado éste en la fecha de la fundación de Roma, y que era el que regía el mundo antiguo.

En el Evangelio de San Mateo se dice que nació en Judá en tiempos del rey Herodes el Grande [Ascalón, 73 a.C. - Jerusalén, 4 a.C.]. Según este mismo evangelio es él quien mandó la matanza de los Santos Inocentes, pasaje éste que siempre ha sido puesto en duda por los historiadores áulicos del anticristianismo militante. Sin embargo, en el año 2008 la cadena televisiva estadounidense “History Channel” sacó a la luz una investigación realizada por arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén en donde es posible observar excavaciones en las que aparecen desenterrados cientos de cadáveres de infantes fallecidos de muerte violenta, que tras ser sometidos a la prueba del carbono 14, dataron del siglo primero, correspondiendo con el periodo en el que vivió Jesús, y antropomórficamente con el rango de edad con el que supuestamente tendrían los niños a los que Herodes habría mandado ejecutar.

Históricamente está comprobado que Herodes murió en la primavera del año 750 del calendario romano, o sea en el año 4 antes de Cristo. Si damos por ciertos los Evangelios, Jesucristo tuvo que nacer antes de esa fecha.

En el Evangelio de San Lucas se nos da otro dato clave al decirnos que "salió un edicto de César Augusto para que se empadronase todo el mundo". La fecha de este edicto se corresponde – cuando la extrapolamos del calendario romano al nuestro - con el año 8 antes de Cristo, y la fecha es cierta y fiable al ser este edicto histórico y que dio lugar al primer censo conocido del mundo civilizado. 

Teniendo en cuenta la enorme extensión geográfica del Imperio Romano, y la ausencia de fax, correo electrónico, y telégrafo en las oficinas imperiales, tenemos que suponer que el mismo debió de tardar casi un año en ser conocido en todo el Imperio, y en llegar hasta Nazaret, lugar en el que habitaban José y su esposa María que estaba encinta. Según nos narra el Evangelio, al conocer el edicto José se puso en marcha con su familia para ir a empadronarse "a la ciudad de David que se llama Belén, por ser él de la casa y de la familia de David“... “Estando allí se cumplieron los días de su parto, y dio luz a su hijo primogénito”.

Tenemos ya el año 7 antes de Cristo como fecha más fiable. Vamos a intentar averiguar el mes y el día exactos.

Como hemos visto antes, la fecha del 25 de diciembre fue la dada, no sin pocas controversias, por el Papa Julio I en el año 345 de nuestra Era. Hay quien dice que tal decisión fue tomada para hacerla coincidir con las fiestas paganas de los romanos, para así poder celebrar tranquilamente las ceremonias cristianas mientras éstos dormían la borrachera. No olvidemos que Julio I fue papa del 337 al 352 d. C., coincidiendo su pontificado – plenamente - con el emperador Juliano el Apóstata [332 – 363 d. C.] bajo cuyo mandato se da la última persecución cruenta contra los cristianos. De los mártires de este periodo recordamos a Juan y Pablo en Roma, que eran el mayordomo y el secretario de Constancia, la hija de Constantino; los soldados Juventinus y Maximian, de los que tenemos constancia por una homilía de San Juan Crisóstomo; también Macedonio, Titán y Teodulio de Meros en Frigia, y Basilio, presbítero de la ciudad de Ancyra.

De todos modos, como podemos ver, la fecha del 25 de diciembre, como día del nacimiento de Jesucristo, carece de rigor histórico; de hecho se llegaron a barajar más de ciento treinta fechas distintas durante los tres primeros siglos del cristianismo.      
                             
El día 1 de Marzo del año 7 antes de Cristo, se produjo - y esto es sí que es histórico - la Gran Conjunción o Stellium. El Sol, la Luna, Venus, Júpiter, y Saturno, coincidieron en el signo Piscis, dando lugar, posiblemente, a uno de los acontecimientos astrológicos más importante de todos los tiempos. ¿Fue la estrella de Belén, cuya existencia encontramos también fuera de los evangelios, la Gran Conjunción o Stellium? Y si la astrología influye para algo en el destino de los hombres, y la historia así lo indica, esta conjunción única estaría iluminando la encarnación de un ser también único, el nacimiento un 1 de Marzo de un piscis puro para una Era Piscis que en aquellos momentos comenzaba.  Recordemos también que los “Reyes Magos” llegaron a Belén siguiendo el itinerario de una estrella, gracias a sus conocimientos sobre astrología. En aquella época a los astrólogos se les denominaba también “magos”. 

RESUMIENDO

Así, y como resumen, diremos que la fecha más probable del nacimiento de Jesucristo sería - con arreglo a nuestro calendario actual - la del 1 de marzo del año 7 antes de Cristo; lo cual – a mi, personalmente – me da lo mismo. La fe no se adquiere - o se pierde - por una cuestión de fechas o fundamentos históricos; la fe es un don divino, un regalo para el hombre; una certeza interna que se tiene o no se tiene, pero que - en cualquier caso - no se razona, ni calcula, tan sólo se cultiva.

¿CUÁNTOS REYES MAGOS HUBIERON?

En España y Portugal se celebra la Epifanía del Señor. Según la tradición, en la noche del 5 de enero Los Reyes Magos visitan las casas de los hogares para llevar a los más pequeños los juguetes solicitados a través de una “carta”. Esta costumbre se da también en Argentina, México, República Dominicana, Puerto Rico y Uruguay. 

Esta tradición católica tiene su fundamento en el Evangelio de san Mateo, 2: 1-12. Ahora bien, el número de Reyes Magos no se cita con exactitud en el Evangelio de San Mateo, por ello en distintas representaciones iconográficas, datadas en los siglos III y IV, aparecen dos, tres, y hasta cuatro magos. 

GASPAR, MELCHIOR, BALTHASSAR

La primera vez que surgen los nombres con que hoy conocemos a los Reyes Magos es en la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia). El friso de la imagen está decorado con mosaicos de mediados del siglo VI que representan la procesión de las Vírgenes. Esta procesión está conducida por tres personajes vestidos a la moda persa, tocados con un gorro frigio y su actitud es la de ir a ofrecer lo que llevan en las manos a la Virgen que está sentada en un trono y tiene al Niño sobre su rodilla izquierda. Encima de sus cabezas se pueden leer tres nombres, de derecha a izquierda: Gaspar, Melchior, y Balthassar.

EL LÉXICO RACISTA DEL MONJE BEDA

En el siglo XIV, el monje benedictino Beda los describió en un códice de la siguiente manera: "Melchor, anciano de blancos cabellos y larga barba del mismo color; Gaspar, más joven y rubio; Baltasar, negro". Todo parece indicar que dicha descripción obedecía a un simbolismo más que a un dato cierto. Este monje los pintaba como los representantes de Europa, Asia y África, para así acentuar la soberanía universal de Cristo sobre todas las razas y países. 

PUES VA A SER QUE LOS REYES MAGOS ERAN ANDALUCES

Por otro lado, y en el último libro escrito por Benedicto XVI «La infancia de Jesús», el Papa destaca que los Reyes Magos probablemente no procedían de Oriente, tal y como se había creído tradicionalmente hasta ahora, sino de Tartessos, una zona que los historiadores ubican entre Huelva, Cádiz y Sevilla (Andalucía, España).

LOS MAGOS QUE ACABARON SIENDO OBISPOS

Con posterioridad a la Resurrección y Ascensión a los cielos de Jesucristo, y según una leyenda, el apóstol Tomás se los encontró en la ciudad de Saba, y los ordenó como obispos. Según la misma leyenda, los magos murieron un tiempo después en el martirio, allá por los años 70 de nuestra era. Sus supuestas reliquias fueron transportadas a Constantinopla por Santa Elena. Posteriormente, Federico I Barbarroja, en el siglo XII, trasladó los supuestos restos mortales de Melchor, Gaspar, y Baltasar, a la ciudad de Colonia, en donde aún hoy son veneradas en un relicario bizantino custodiado en la catedral.

UN HOMBRE SANTO, DELGADO, DE PELO NEGRO, Y PIEL CETRINA

La figura de Papá Noel, o Santa Claus, estaba basada en la figura de San Nicolás de Myra, que nació en Patara, en la región de Licia (actualmente dentro del territorio de Turquía) en el seno una familia cristiana acomodada. Ya desde niño destacó por su carácter piadoso y generoso para con el prójimo.

Nicolás tenía un tío que era obispo que fue quien lo consagró como sacerdote. Al morir sus padres hereda una inmensa fortuna. Entonces repartió sus riquezas entre los más necesitados y se fue de monje a un monasterio. Más tarde realiza un viaje a Tierra Santa y a su regreso llega a la ciudad de Mira (Anatolia, en la actual Turquía), en donde sería consagrado como obispo. Según cuenta la leyenda varios presbíteros y obispos se encontraban discutiendo sobre quién sería el futuro obispo de Myra, pues el titular había fallecido recientemente; al no ponerse de acuerdo sobre quién sería el sucesor, decidieron que fuera el próximo presbítero que entrase en el templo; en ese mismo momento la puerta chirrió y en el umbral apareció Nicolás.

Convertido ya en el obispo de Myra, el emperador Licino decretó una persecución contra los cristianos y Nicolás fue encarcelado, azotado, y su barba quemada, pero el siguió predicando la Buena Nueva aun dentro de los muros de la prisión. Más tarde, con Constantino y el edicto de Milán, se legaliza el cristianismo como religión dentro del Imperio, y Nicolás es liberado de su cautiverio.

En oriente lo llaman Nicolás de Myra, por la ciudad donde estuvo de obispo, pero en occidente se le llama Nicolás de Bari, porque cuando los mahometanos invadieron a Turquía, un grupo de católicos sacó de allí en secreto las reliquias del santo y se las llevó a la ciudad de Bari, en Italia. En esa ciudad se obtuvieron tan admirables milagros al rezarle a este gran santo, que su culto llegó a ser sumamente popular en toda Europa. Es Patrono de Rusia, de Grecia y de Turquía. En Roma - ya en el año 550 - existía un templo en su honor.





Lo bien cierto - y en contra de la creencia popular – es que San Nicolás que es la figura histórica sobre la que se construye la tradición de “Santa Claus & Papá Noel” existente en los países del centro y norte de Europa, no salió nunca de Oriente Medio, jamás pisó las frías tierras del Norte, ni vio un reno en su vida, ni vestía un pijama rojo, ni bebía refrescos de cola; y además era de complexión delgada, nariz aguileña, y de piel bastante oscura, o sea, la antítesis del nórdico, orondo, rechoncho, y “ario” Santa Claus que se inventan en los países de tradición Luterana. De hecho, si San Nicolás hubiese vivido en la época nazi, posiblemente – debido a su aspecto - hubiese acabado sus días en las cámaras de gas de Auschwitz-Birkenau.





De la invención de Papá Noel se encargaron, antaño, aquellos países que veían en la católica España el modelo a maldecir; bien por ser estos países de tradición protestante, o bien - como en el caso de Francia y su “Pere Noel” – por simple chauvinismo. Para ello no dudaron en deformar la figura del buen San Nicolás, utilizando - para tal cometido - elementos de las antiguas religiones paganas. La guinda a este desafortunado pastel se pondría posteriormente en EEUU, al disfrazar de payaso a lo poco que ya quedaba del original San Nicolás. El protestantismo americano, el marketing y los grandes almacenes comerciales de la Quinta Avenida de Nueva York, se encargarían de inmortalizar el engendro.

UN PAPÁ NOEL RACISTA

Fue el pastor protestante neoyorkino Clement C. Moore, quien en 1823 describía por primera vez a un Papá Noel robusto, panzudo, y con cara de borrachin, que vestido de rojo de los pies a la cabeza, silbaba jovialmente mientras atravesaba las nubes con su trineo tirado por renos voladores. Moore era hijo del reverendo protestante Benjamin Moore. Como curiosidad decir que Clement C. Moore fue padre de nueve hijos; era un orgulloso propietario de esclavos, y fue un destacado opositor a la abolición de la esclavitud. Obviamente el Papá Noel - de Moore - sólo traía regalos a los niños blancos. 





EL ORIGEN DEL PIJAMA ROJO DE PAPÁ NOEL

Quien realmente popularizó la imagen de Papá Noel fue el emigrante de origen alemán, Thomas Nast. En 1863 se le ocurrió la idea de crear un personaje especial para sus historietas navideñas en el Harper's Weekly. El éxito fue arrollador y una nueva imagen de Papá Noel, vestido con un pijama rojo, gorro y botas altas, saltó a todas las revistas infantiles y periódicos de su tiempo. Nast debió basarse en la mitología de la cultura druídica celta, porque la imagen de su Papá Noel poco - o nada - tenia que ver con el cristianismo





LOS PAGANOS ORÍGENES DEL ÁRBOL DE NAVIDAD

Los pueblos germanos tardaron más en ser romanizados que el resto los territorios que formaban el Imperio; su cristianización fue tardía e irregular; así las celebraciones del Solsticio de Invierno perduraron hasta bien entrada la Edad Media. Dichas celebraciones tenían mucho que ver con la adoración al adornado “Árbol Sagrado” de los antiguos druidas. 

La agrupación de las creencias de los pueblos nórdicos, celtas y eslavos, concluyó en una fusión artificial de los elementos primitivos paganos con el cristianismo. Se podría hablar de la cristianización de lo pagano, o bien de la paganización de lo cristiano.

Los ritos en torno al pagano árbol sagrado, “Árbol del Mundo” o “Árbol de la Vida” [el fresno - o el abedul - para los celtas y escandinavos; y el pino - o abeto - para los pueblos bálticos y los pastores de renos siberianos], confluyeron finalmente en el tradicional árbol cristiano de la Navidad. Los nórdicos tenían la costumbre de decorar, en el solsticio de invierno, un abeto con amuletos y talismanes rituales en la entrada de las casas. Es en Alemania durante la primera mitad del siglo VIII dónde comienza la tradición del árbol de Navidad tal y como lo conocemos en la actualidad, que no es más que la continuación de un rito pagano que se pierde en la noche de los tiempos.

EL MUÉRDAGO DE LOS DRUIDAS

Otro tanto puede decirse del muérdago con el que tradicionalmente se decoran los hogares cristianos durante la Navidad. El muérdago era considerado en las culturas paganas nórdicas como una planta mágica con propiedades medicinales y afrodisiacas, y era recolectado por los druidas de una manera ritual durante el solsticio de invierno.

EL RENOMOVIL DE PAPÁ NOEL

En cuanto a los renos voladores de Papá Noel decir que originariamente era un caballo blanco volador el que presuntamente servía para trasladar al orondo repartidor de regalos; el origen estaba - una vez más -en los caballos voladores de la mitología nórdica. El dios Odín poseía el caballo Sleipnir, que tenía 4 patas traseras y 4 delanteras, lo que le daba una fortaleza y velocidad que ningún otro caballo poseía. Sleipnir podía conducir a Odín por tierra, mar y aire.

En las tradiciones paganas de las regiones del norte de Europa, el caballo es el animal mágico por excelencia; De esta forma el San Nicolás medieval norte y centro europeo, terminó montando un caballo blanco, que al igual que el de Odín, volaba, en este caso sobre los tejados de las casas para dejar sus regalos en el Solsticio de Invierno. 

VISTO PARA SENTENCIA

De un tiempo a esta parte Papá Noel ha irrumpido con estruendo en los tradicionales hogares católicos, desplazando con su adiposa panza y su etílica carcajada a los entrañables Melchor, Gaspar, y Baltasar. A ello ha contribuido la excesiva colonización que el “American Styl Life” ha impuesto sobre las diferentes culturas europeas e hispanoamericanas. Que “Papá Noel” bebe “Caca-Cola” ya lo sabemos desde hace muchos años; y a la marcha que vamos, en breve lo veremos sentado junto a nuestros hijos en el “Burger Pig”,  o el “McRata” de turno, compartiendo una deliciosa hamburguesa de no se sabe qué, rociada con abundante salsa “neo evangelista”, mientras Melchor, Gaspar, y Baltasar, hacen cola frente a las oficinas del paro. 

CANCIÓN TRISTE POR LOS TRES REYES MAGOS

Si antes los Reyes Magos lo tenían crudo ante el marketing “KKK” anglosajón, pues ahora que todo el mundo se ha enterado, gracias a Benedicto XVI, que - además de que uno de ellos era negro - los tres eran hispanos, pues la verdad es que ya se pueden ir dando por finiquitados. ¿O no?

¡Pues no! Por lo menos por lo que a mi respecta.

¿Papá Noel?: ¡No, gracias!










por A.Gil-Terrón

Martes 8 de Enero de 2013

El otro día recibí un email en donde un amigo me decía: «Tengo una duda: Los supervivientes del fin del Mundo que vaticinaba la profecía maya, ¿vamos a trabajar, o nos hacemos los muertos?».

Lo bien cierto es que más de uno, cuando pasó el plazo marcado por los agoreros y vio que no pasaba nada, rompió en un estruendoso e inconsolable llanto; pero no de alegría, sino de desesperación al ver que la solución a todos sus problemas se habían evaporado de repente. En ese momento, aquellos que hasta entonces habían sido los entusiastas voceros, vountariosos y gratuitos, de los gurús apocalípticos, se pusieron a maldecir todo lo maldecible, y hasta algo de lo bendecible, como si con su sacrílego canto estuvieran buscando una respuesta de lo alto; pero la respuesta no llegó; posiblemente porque los interfectos no la merecían, y en el fondo tampoco la esperaban. 

Pero lo más duro para ellos fue su regreso al trabajo cotidiano y tener que sufrir la burlesca venganza de sus compañeros que - hartos del suplicio diario que habían tenido que aguantar los últimos meses – no fueron piadosos a la hora de sacarles los colores a estos incautos imbéciles.

Pobres y patéticos desgraciados que - en el colmo de la sandez – habían gastado lo que no tenían, en comprar entradas para alguna de las multitudinarias fiestas del “Fin del Mundo” que cuatro espabilados habían montado para lucrarse indecentemente a costa de los cándidos.



James Ensor, 1860 - 1949

Si hay algo que jamás empacha al cutre mundillo seguidor de lo “políticamente correcto”, la “telebasura”, y “las redes sociales”, es el ridículo impenitente; y aquí, para tales menesteres, los borregos son legión.

Los genios del marketing crearon -para el anunciado evento del apocalipsis final – hasta desodorantes de serie limitada, que insinuaban que los usuarios del botecito pestilente no sólo se iban a salvar del desastre cósmico, sino que además se iban a hartar de copular con unas despampanantes y sinuosas señoritas de semblante vicioso y mirada pecaminosa, que con su contoneo procaz prometían un interminable festival de insultos contra el sexto mandamiento.

Ahora los “pardillos” apóstoles del “Fin del Mundo” se han enterado que van a tener que pagar – inexorablemente - todos los créditos que “inteligentemente” firmaron, con vencimientos para después de que el planeta supuestamente se hubiese volatilizado. ¡Vaya faena!

Seguramente – en este momento – esos mismos genios del marketing lanzarán al mercado, para redondear su pingüe negocio, un “pack” consistente en unos rollos de papel higiénico “Brown Edition” de serie numerada y limitada, junto a unos supositorios antidiarreicos de diseño, para ser utilizados por sus crédulos clientes cuando los gorilas de las mafias castra morosos pulsen el timbre de sus puertas con objeto de embargarles los testículos. 

En fin, como el negocio del desodorante les ha salido redondo, ya verán lo poco que tardan en inventarse una nueva fecha caótica, guarnicionada con su correspondiente merchandising; pero no piensen ustedes que estos creativos de consultoría tienen algo personal contra los idiotas; no; tan sólo son negocios.








por Marcos Aguinis para el periódico LA NACION [10 de enero de 2011]

La criminal agresión contra una iglesia copta en Alejandría, que dejó decenas de muertos y heridos, es sólo una muestra irrefutable de la campaña contra las minorías cristianas que se viene desplegando en Africa y Asia desde hace décadas, con el silencio culposo del resto del mundo. Esta agresión no se limita a intimidar personas, expulsarlas y recortarles sus derechos, sino que llega al asesinato.

El cristianismo, desde que consiguió terminar con las persecuciones romanas y convertirse en una religión dominante, no ha conocido otras heridas que las que se infligieron entre sus propias denominaciones o en las campañas de expansión. A partir del siglo XIX y gran parte del XX, la democracia y el enciclopedismo impulsaron hondas reflexiones eclesiales en todas las instituciones cristianas.

El Concilio Vaticano II, convocado por el revolucionario papa Juan XXIII, alcanzó el nivel de los paradigmas. El cristianismo dejó atrás su modalidad parcialmente inquisidora y se volcó de forma decidida hacia la libertad y el respeto por la diversidad en materia de fe. Excepto algunas minúsculas -aunque todavía hostiles- sectas fundamentalistas, el océano mundial de los cristianos apoya y practica la tolerancia en el campo religioso.

Gracias a su noble impulso, proliferan encuentros ecuménicos y manifestaciones fraternales. Pero obstruye la visión sobre el sufrimiento que padecen comunidades cristianas minoritarias. Pese a la globalización, en muchas regiones aún predomina la barbarie.

Los esfuerzos para avanzar hacia el diálogo, que abundan en Occidente, no emocionan ni penetran a numerosos sectarios. Para colmo, muchos gobiernos e infinidad de organizaciones prefieren poner sordina ante los crímenes porque suponen que erguirse contra esos fanáticos hace el juego a la discriminación, la xenofobia y la intolerancia. Creen que ajusticiar a quienes persiguen y matan cristianos contradice sus postulados pacíficos. Por eso, las pocas voces que se expresan, aunque muy alarmadas, cuidan en extremo los vocablos.

El pecado mayor no reside en enfrentar con energía a los salvajes, sino en dejarlos hacer, impunemente. Muchas agresiones religiosas todavía tienen lugar en países democráticos y modernos, pero contra ellas pelean organizaciones de diverso tipo. No ocurre así donde falta la democracia y reina el sectarismo. Ni siquiera la prensa o las organizaciones que defienden los derechos humanos se dedican a investigar y denunciar esos horrores con la energía que corresponde.

La ONG llamada Mechric (Comité Cristiano del Medio Oriente), formada por instituciones de Irak, Líbano, Sudán, Irán, Siria y todo el norte de Africa, fue fundada en 1981 para monitorear las agresiones que se venían cometiendo contra las poblaciones cristianas desde el océano Indico hasta el Atlántico. La reciente masacre contra la importante iglesia copta de Alejandría determinó que esa entidad publicase un documento en el que -¡por fin con palabras claras!- condena a sus autores directos e intelectuales. "Este acto atroz fue realizado por los seguidores jihadistas de una ideología criminal corporizada por Al-Qaeda, la red Salafi y sus aliados, que están infiltrando las elites de toda la región". Mechric presenta sus condolencias a las víctimas y sus familiares y urge a los pueblos cristianos del orbe a movilizarse en favor de sus hermanos y hermanas del Medio Oriente, gravemente amenazados por una permanente discriminación. "También convocamos a los sectores democráticos y las organizaciones defensoras de los derechos humanos de los países árabes y musulmanes a condenar la barbarie cometida contra los coptos de Egipto y contra los cristianos de Irak y otras regiones de la zona. Sostenemos que el gobierno de Egipto es responsable por la suerte de los ciudadanos coptos".

Emplaza, asimismo, a las Naciones Unidas, porque esas matanzas y profanaciones se vienen realizando desde hace décadas, sin que se hayan adoptado iniciativas para acabar con ellas.

Visité Alejandría hace poco tiempo, con el corazón latiéndome en la garganta. La recorrí en todos los sentidos y contemplé sus paisajes imaginándome que también los habían disfrutado cantidad de sabios, historiadores, filósofos, santos, poetas y guerreros. Hice abstracción de los edificios vulgares que empezaron en la época de Nasser y destrozaron cantidad de lugares significativos, para imaginarla en sus momentos de esplendor. Allí había vivido y escrito Lawrence Durrell su maravilloso Cuarteto de Alejandría , donde anticipaba la angustia de los coptos ante la inminencia de las persecuciones. Ya no es el mejor lugar turístico de Egipto, porque se prefieren los balnearios construidos por los israelíes junto al mar Rojo. Pero sigue su población fija y sigue habiendo coptos, cuya iglesia visité con el respeto que merece la antigüedad y el valor simbólico que exhala: los coptos conforman una de las denominaciones cristianas más antiguas de la historia, y aseguran haber sido evangelizados por mi tocayo San Marcos. La comunidad copta ha contribuido a la riqueza espiritual y material de Egipto. Se fue reduciendo a sólo el 10 por ciento por una sistemática discriminación que no cesa de aumentar.

Lo mismo sucede en otros países de Medio Oriente: disminuyen los cristianos. No es un secreto que en Arabia Saudita está terminantemente prohibido construir una iglesia o exhibir una cruz, pese a que ese país construye mezquitas suntuosas por doquier (en la Argentina hasta se le donó un valiosísimo terreno). Tampoco está permitido construir iglesias ni exhibir símbolos cristianos en la Franja de Gaza. Con el gobierno de la Autoridad Palestina, el hijo de un peluquero en la ciudad de Qalkilya fue encarcelado por el presunto crimen de haber formulado dudas respecto al islam; en Belén fue intendente durante décadas un cristiano; ahora, el intendente es musulmán. Los católicos también están desapareciendo de Irán, pese a que los voceros mentirosos del gobierno afirman lo contrario. No cesan de disminuir los maronitas en el Líbano, y casi no quedan en Siria.

Las matanzas ocurridas en Sudán a los largo de muchos años por hordas sedientas de sangre que irrumpían en las aldeas cristianas conforman una muestra del más extremo horror. Ni hablar sobre el genocidio de Darfur. Es indignante, porque Sudán seguía formando parte de las Naciones Unidas y hasta era incorporado a comisiones vinculadas con los derechos humanos. La prensa, mientras, apenas dejaba caer noticias sobre la masacre. Y ni desde los países vecinos ni desde los lejanos se producían gestos que obligasen a que las autoridades apagaran ese infierno. Era una clara guerra de exterminio que no quería cesar hasta la decapitación del último cristiano. El mismo cardenal Gabriel Zubeir Wako, arzobispo de Khartum, la capital, evitó por casualidad ser asesinado mientras celebraba misa.

En Eritrea se propagó la fantasía conspirativa de que los cristianos deseaban voltear la junta dictatorial y se puso en marcha una campaña para "limpiar" el país de los subversivos que portan una cruz. En Bagdad hubo un asalto a la catedral, en medio de la misa, y se asesinó a 58 personas, entre ellas mujeres y niños. Ese salvajismo irrefrenable a veces adquiere una grotesca tonalidad, como la obligación impuesta en Argelia a las mujeres cristianas para casarse de inmediato o ir presas, con el objeto de mantener la "moralidad" de las costumbres. ¡Vaya moralidad!

En la misa de Nochebuena, el Papa manifestó su angustia por la persecución que sufren los cristianos. Me recordó el mensaje Mit brennender Sorge (?Con ardiente inquietud') que Pío XI produjo ante el ascenso del nazismo. Pero así como el texto de Pío XI fue leído en voz baja por miedo a la represión, el de Benedicto XVI no ha producido aún el cimbronazo que corresponde. Horas después, el cimbronazo estalló en Bagdad, donde explotaron numerosas bombas en viviendas de cristianos. La respuesta fue clara: esos asesinos no se amilanan ante simples discursos. El resultado fue un incremento del éxodo de familias cristianas hacia el Norte, donde la población kurda no es tan fanática en materia de religión, como, desgraciadamente, los sunnitas y chiitas.

Durante la dictadura del general Muhammad Zia en Paquistán se sancionó una ley contra la blasfemia. El término "blasfemia" es vago, porque incluye desde una expresión insultante hasta una ingenua duda sobre las verdades del Corán. Provee al gobierno de un arma que deja encarcelar o ejecutar a cualquier opositor, endilgándole ese crimen -aunque haya dicho algo en la intimidad o que ni siquiera lo haya dicho, pero se le atribuye-. La acusación de blasfemia es imposible de refutar: siempre se cree más al que denuncia. Por casualidad, trascendió que dos jóvenes cristianos de la ciudad de Ahwali debieron ocultarse por las amenazas de ser quemados vivos por blasfemar. Otros dos jóvenes no tuvieron la misma suerte. Acaban de asesinar a un político que pretendía terminar con esta aberración jurídica.

No son menores los castigos en Egipto. Allí fueron incendiadas numerosas viviendas en la aldea sureña de Al Nawahid, en la provincia de Kena, porque se rumoreaba que un cristiano tenía relaciones amorosas con una joven musulmana. El intelectual egipcio Tarek Heggy manifestó en Otranto, Italia, que "los coptos están pagando el precio por la creciente islamización de la sociedad. La islamización creciente de las últimas décadas es la responsable por la intolerancia que se expande". "La Hermandad Musulmana oculta sus propósitos de hegemonía política tras su red de ayuda social, servicios médicos y educación para los sectores más desprotegidos". Es la técnica que también emplea Hamás en Gaza. "La rica literatura y poesía árabe es sustituida por textos sagrados", agregó Heggy. Hasta 1960 Egipto fue una sociedad mediterránea y después declinó hacia una árabe-beduina, que no sólo influye en la educación, sino en los diarios, la radio y la televisión.

Estos medios demonizan a los cristianos. Sin decirlo con claridad, los sectarios prefieren un Medio Oriente Christenrein (limpio de cristianos), así como ya lograron que sea Judenrein (limpio de judíos) al expulsar 600.000 judíos entre 1948 y 1949. Para completar este último objetivo, sólo les falta deslegitimar a Israel y luego borrarlo impunemente del mapa. En cambio, para terminar con los cristianos bastaría el terror. Mientras, claro, el resto del mundo se mantenga escondido tras su detestable indiferencia. Y los musulmanes democráticos y moderados -que, se dice, son la mayoría- sigan haciendo mutis por el foro.







Fragmento del libro inédito de A. Gil-Terrón “LAS LÁGRIMAS DE YAHVÉ”; ensayo sobre el origen de la Raza Adámica. Lectura no apta para estómagos sensibles y delicados.

¿Por qué el hombre primitivo no es intrínsecamente ni bueno ni malo, limitándose su conducta a una ética simplista que apenas roza el derecho natural?  ¿Por qué el mal sofisticado y gratuito aparece hace aproximadamente alrededor de cuatro mil años antes de Cristo (asesinato de Abel por Caín, por celos y envidia) y todo lo que ha avanzado el hombre, en progreso y bienestar, lo ha avanzado, así mismo, en crueldad e hipocresía así como en capacidad de destrucción? 

¿Quién es el príncipe del mundo, el bien o el mal? Satanás es el príncipe del mundo [Juan, 14:30], y todo el poder y la gloria sobre el planeta le fue entregado a Satanás por Dios (Lucas, 4:6), ya que el Todopoderoso era el único que podía darlo.  Satanás no se auto titula como “príncipe del mundo”, sino que es el propio Jesucristo quien le denomina así [Juan, 14: 27-31] 


¿Qué ocurriría, por ejemplo, en España país católico por tradición, y evangelizador de pueblos, si de la noche a la mañana suprimiésemos las leyes penales, los tribunales, la policía y las cárceles y, además, sufriéramos un apagón de luz durante una semana? ¿No sería ésta la mejor prueba para valorar nuestro grado actual de ética?


En cualquier caso no está de menos que profundicemos un poco en las cualidades morales y costumbres de los nativos del planeta Tierra, antes de que tomaran contacto con aquellos que se decían descendientes de Adán y Eva. Y que mejor forma para ello que empecemos de la mano de aquel que fue pionero en el descubrimiento de nuevas razas allende los mares.


COLÓN Y LOS HUEVOS DE LOS ARAWARK


Cristóbal Colón, nos cuenta que los indios caribes atacaban a sus vecinos los arawark capturando a los niños de dicha etnia, los cuales eran castrados y engordados en granjas, para posteriormente comérselos en sus orgías antropófagas. 


¿EL INDIO BUENO?

Siempre se ha idealizado al "inocente indio bueno"; pues bien, creo llegado el momento de profundizar un poco en su particular ética, aun a riesgo de que alguno considere los hechos que vienen a continuación como “políticamente incorrectos”; no los hechos en sí mismos, sino el contarlos. Comencemos.


Don Richardson fue un misionero protestante de la Sociedad Bíblica Wycliffe, que fue enviado a Nueva Guinea occidental para trabajar entre el pueblo “sawi”. Los sawis eran unos caníbales impenitentes y cazadores de cabezas que presumían de utilizar una forma de artimaña llamada “tuwi asonai man”; la treta consistía en ganarse la confianza de las víctimas mediante engaños, para posteriormente asesinarlos a traición y devorar su carne. 


Los principios cristianos basados en el amor y perdón no atraían para nada a los “sawi”, puesto que éstos consideraban el engaño como la virtud más alta, y no veían razón alguna para cambiar sus prácticas costumbres basadas en la falsedad, la traición, y el canibalismo; es más, cuando Richardson les contó la historia de Jesucristo, hubo solo un detalle que llamó su atención: ¡El pasaje del evangelio de la traición de Judas! Para la cultura Sawi, la cochinada de Judas “molaba” y era “way”. El resto de comentarios que pudieron hacer los "sawi", cuando escucharon el pasaje de la Última Cena, no han trascendido, supongo yo que por respeto del misionero hacia el punto culminante del Nuevo Testamento.


Cuando las revelaciones de Don Richardson se hicieron públicas en su país de origen, no faltaron los “antisistema” de turno que pusieron en duda sus relatos, espetándole que mentía en aras de justificar al explotador imperialismo colonialista. Pero miren ustedes por dónde, sería una científica, la doctora en antropología Shirley Lindenbaum, quien descubre una extraña dolencia que padecían muchos aborígenes de la población de “pootie”, en Nueva Guinea, y cuyo origen procedía de la práctica del canibalismo. 

Otros científicos occidentales descubrieron la misma enfermedad, alrededor de 1950, en la tribu “fore”, en Papúa, Nueva Guinea. La enfermedad que aquejaba a muchas mujeres de aquella etnia la denominaron “kuru” [“escalofrío” en lengua aborigen]. En lenguaje coloquial mucha gente la denominó “enfermedad de los tiritones” o “de la risa sin razón”. 

Esta enfermedad, poco conocida hasta esa fecha, atacaba el sistema nervioso central de estos aborígenes que se alimentaban - valga la redundancia - inhumanamente de carne humana.

Los casos de Nueva Guinea no son un hecho aislado en la historia de “los indios buenos”; los paleo antropólogos y arqueólogos han hallado indicios sólidos de prácticas caníbales en el sudoeste de Norteamérica y en la Europa Neolítica y de la Edad de Bronce. Se trata de huesos con marcas de instrumentos cortantes, semicarbonizados y rotos de forma que se les pudiese extraer el tuétano, aparecidos junto a huesos de animales tratados de la misma forma.



Leonhard Kern, 1588 - 1662


LA DIETA SANA DE LOS KOROWAI


Hasta finales del siglo XX había infinidad de poblados antropófagos en las islas situadas al norte de Australia. De hecho, en la actualidad todavía existen ciertas tribus, como la de los “korowai”, que continúan practicando el canibalismo, a pesar de la ocupación europea de la isla. La carne humana se consume hervida o asada en grandes hornos, aunque los nativos más “chic” la prefieren cruda. 


La parte del cuerpo más apreciada por estos indígenas es el pene, que asan sobre cenizas calientes, pero también les encantan los testículos, la lengua, las manos, los pies, los senos, los intestinos, las vísceras sólidas o la vulva. Los cerebros, extraídos a través de la base del cráneo, se sirven hervidos y sin guarnición como primer plato, considerándose dicho manjar como una “delicatesen” de la cocina autóctona aborigen. 

Cuando los nativos eran preguntados sobre el porqué de estas aficiones gastronómicas, éstos explicaban que la carne humana era “deliciosa”, y comparaban su sabor y textura con la del cerdo, sólo que más delicada, con lo cual podían comer mayores cantidades sin vomitar o tener ardor de estómago. 

Cuando las naciones “civilizadas” se repartieron Nueva Guinea, juzgaron a varias tribus por canibalismo. J.H.P. Murray, juez instructor, recogió para la posteridad, en 1912 la declaración de un procesado por practicar la antropofagia: "Despedazamos los cadáveres y los cocemos en una olla..." "Cocemos niños también. Los descuartizamos como a un cerdo..." "Los comemos fríos o calientes. Primero comemos las piernas..." "Tenemos peces en los arroyos y canguros en los prados, pero los hombres son nuestro alimento real..."

EL INDIO BUENO DE NUEVA ZELANDA


En Nueva Zelanda la antropofagia fue un poco más “fina”. Los maorís, pueblo de guerreros con religiones animistas y chamánicas, llegaron a las islas de Nueva Zelanda, en el océano Pacífico sur, procedente de islas norteñas como Tongatapu o Rarotonga. Más que una costumbre gastronómica, el canibalismo maorí era un antiguo ritual guerrero; no en vano, este pueblo sólo devoraba a sus enemigos muertos y la sola idea de comerse a sus conocidos (vivos o muertos) les repugnaba, si bien no eran tan selectos como los guaraníes, que sólo comían a sus enemigos más valientes y distinguidos para absorber su energía. En diciembre de 1809, sesenta y seis tripulantes y pasajeros del bergantin The Boyd fueron asesinados y devorados por maoríes cuando el navío atraco en la península de Whangaroa.






El doctor Félix Maynard, cirujano del ballenero “Asia”, en el Pacífico Sur entre 1839 y 1841, redactó un diario que posteriormente fue publicado por Alejandro Dumas con el título de “Les baleiniers chez les Maoris de Nouevelle-Zélande, Journal du docteur Maynard”. En este libro, uno de los indígenas expone, con lógica aplastante, los motivos del canibalismo maorí: “Los peces del mar se comen unos a otros. El pez grande se come a los pequeños, los pequeños se comen a los insectos; finalmente, los dioses devoran a otros dioses. ¿Por qué, entre enemigos, no deberíamos comernos?”. Los enemigos a los que se devoraba eran llamados “Pescados de Tu”, es decir, “víctimas del Dios de la Guerra”, y comer su carne estaba terminantemente prohibido a las mujeres, con lo cual los maoríes además de caníbales eran machistas. ¡Tal para cual!

Finalizada la batalla, los maorís descuartizaban a sus enemigos, reservando uno de ellos para ofrecérselo en rito sagrado al dios de la Guerra; su cuero cabelludo y su oreja derecha eran usados como amuletos para ahuyentar a los malos espíritus. Los demás cadáveres eran rustidos, a fuego lento, durante un día entero. El jefe iniciaba el banquete catando el cerebro y los ojos de un guerrero muerto, a modo de aperitivo de bienvenida. El resto de los cadáveres eran decapitados y las cabezas ahumadas hasta conseguir su momificación; posteriormente éstas eran colocadas sobre postes para alegrar la vista del poblado.  De entre sus prisioneros sólo se salvaban los llamados “toenga kainga”, es decir, “restos del festín” los cuales eran utilizados como esclavos, aunque eso sí, muy bien alimentados. ¿Mongo o muerte?
 
Los miembros de las tribus maoríes gruñían, retozaban y comían felices, peleándose y devorándose entre ellos, hasta que llegaron los europeos y empezaron a evangelizar y repartir mosquetes. Los ingleses les cambiaban armas de fuego por cabezas momificadas, al estar estas muy cotizadas en los mercados negros europeos. ¿Resultado? El número de bajas en las batallas maoríes se multiplicó; las llamadas “Guerras de los mosquetes” se cobraron alrededor de 20.000 víctimas, cifra ésta a la que habría que añadir la de todos aquellos nativos que murieron de indigestión adobada con acido úrico. Y es que veinte mil cadáveres son muchos kilos de carne para hacer el “steak tartar”.

LA "NOUVELLE CUISINE" TUPINAMBÁ


Sigamos con más historias del “indio bueno”. En América la situación no fue muy diferente. Hoy en día conocemos que los indios “tupinambá” brasileños, devoraban a sus prisioneros de guerra. Tras una incursión, cortaban la cabeza y los genitales a sus enemigos muertos, al tiempo que se llevaban a los prisioneros al poblado. Primero se comían a los hombres, mientras que a las mujeres cautivas se las utilizaba como esclavas sexuales durante algún tiempo. Cuando se cansaban de fornicar con ellas eran descuartizadas y devoradas. Y si alguna de ellas engendraba un hijo fruto de las violaciones a las que habían sido sometidas, éste era criado y engordado amorosamente antes de acabar en el puchero de la tribu. 




Grabado de 1557 inspirado en el relato de Hans Staden


El marinero alemán Hans Staden [1525-1579] de Honberg, enrolado en un barco portugués, fue capturado por los “tupinambás” en 1554, pero gracias a su picardía - y a la divina providencia - vivió para contarlo, pudiendo narrar las repugnantes artes  culinarias de esta tribu: “Le descargan un golpe en la nuca al prisionero, los sesos saltan e inmediatamente las mujeres cogen el cuerpo, lo arrastran hacia el fuego, lo raspan hasta que queda bien blanco y le meten un palito por el ano, para que no se escape ningún fluido. Una vez desollado, se le cortan las piernas - por encima de las rodillas - y los brazos. Después le abren los costados, separan el espaldar de la parte delantera y se reparten las chuletas entre los hombres de la tribu; mientras las mujeres cogen los intestinos, los cuales hierven, obteniendo un substancioso caldo, el cual sirve de base para la realización de una sopa llamada “mingau” [rico, rico] que se beben ellas y los niños. Se comen los intestinos y también la carne de la cabeza; los sesos, la lengua y todo lo demás son para los niños de la tribu”. 



Grabado de 1557 inspirado en el relato de Hans Staden


Además del relato de Hans Staden, tenemos también como prueba de los hechos, el testimonio escrito del pastor protestante francés Jean de Lery [1536-1613], que pudo vivir para contarlo.


MOCTEZUMA EL GRAN COMEDOR DE NALGAS


Los aztecas de parte del Golfo de México, con los que se encontraron los conquistadores españoles, practicaban sacrificios humanos, y esto está científicamente demostrado por los estudios arqueológicos. Se arrancaba el corazón a la víctima y luego su cuerpo era arrojado por las escalinatas del templo. Los restos de la víctima eran recogidos por sus familiares quienes compartían el ritual del ofrecimiento a los dioses de esa forma, acompañando a los sacerdotes del templo. La leyenda cuenta que Moctezuma era un gran comedor de nalgas humanas, pero dado que no existe una constancia clara de que los aztecas practicaran la antropofagia, posiblemente la leyenda sobre Moctezuma habría que releerla desde una óptica menos gastronómica y más escatológicamente pervertida.


Por su parte también sabemos que los mayas llevaban a cabo sacrificios humanos, sin embargo tampoco se ha podido demostrar que comiesen carne humana. Éstos indios tenían otro tipo de aficiones, tales como la de acojonar con sus profecías a las generaciones futuras.

Los antiguos mayas eran una sociedad eminentemente agrícola, que cultivaban maíz, frijol, cacao, chile, calabaza, y yuca. Esta dieta vegetariana se complementaba con la caza y la pesca. La cocina maya estaba muy desarrollada, y se podría decir que dietéticamente era sana y culta. Amén del extenso uso del maíz y el chocolate, los mayas cuidaban especialmente la condimentación de sus platos, destacando la variedad de salsas con las que acompañaban sus platos. La repostería maya merece un punto y aparte.

Los mayas tenían una variada carta de postres, usando frutos de la temporada en la región como la papaya, y la ciruela. También era muy común que usaran productos como la yuca, la calabaza, o el pepino, con los que - una vez macerados con miel - elaboraban unos dulces muy refinados.

La explicación al elevado grado de desarrollo cultural y moral que tuvieron los mayas, bien podría ser la prueba de que efectivamente este pueblo fue “visitado” e instruido por seres procedentes de mundos superiores. Si lo desean pueden pinchar en el siguiente link y leerán uno de los muchos artículos que sobre este tema se han publicado: http://losdivulgadores.com/2011/11/extrana-foto-sobre-el-contacto-maya-extraterrestre/

Hecho este bienvenido receso, sigamos con las guarrerías antropófagas de otras etnias no adámicas.

DE LA "ENCHILADA BATAK" Y OTROS FESTINES ANTROPÓFAGOS


A modo de comedor colectivo, la etnia Batak, en Sumatra, colocaba de varias piedras planas formando un círculo alrededor de otra piedra redonda de mayor tamaño. En una de las piedras del círculo exterior realizaban el sacrificio de los desgraciados de turno, mientras que en la de al lado se troceaba a las víctimas, para posteriormente adobar los restos humanos con chiles y ajo. Después los caciques, acompañados por lo más granado de la sociedad tribal, se comían el vomitivo manjar utilizando como mesa la gran piedra central. Lo que no se sabe a ciencia cierta es si utilizaban tortitas de maíz para confeccionar “burritos” o “tacos”.


OTROS FESTINES ANTI NATURA

Los dayaks de Borneo, entre el año 1996 y el 2003 se dieron sus últimos festines, con la carne de los musulmanes de la etnia madúrese. 


Los tibetanos, según la narración del fraile William de Ruysbruck (monje franciscano del siglo XIII), habían practicado el canibalismo en tiempos pasados.

Los esquimales, según el testimonio del misionero noruego Hans Egede (1686-1758), cuando cazaban a una bruja se comían una parte de su corazón para evitar que ésta les acechara desde el otro mundo y les diera la noche.

Los nativos de las islas Fiji abandonaron la antropofagia en el siglo XIX, tras su evangelización, no sin antes haberse comido, como festín de despedida, al misionero británico Thomas Baker, en 1867. 


Los nativos de las islas Marquesas, en la Polinesia, practicaban el canibalismo ritual con los enemigos que eran hechos prisioneros. 

Según Herbert Ward, que a principios del siglo XX convivió durante 5 años con algunas tribus caníbales del Congo, los cautivos destinados al consumo humano eran paseados vivos por el poblado, para que los nativos marcaran en sus cuerpos las partes que posteriormente querían comerse. En lenguaje bursátil a este hecho se le denominaría como "Mercado de Futuros".

Por último recordar que el famoso capitán James Cook (1728 – 1779), tras una vida de peligros y aventuras, reclamando para la "graciosa" corona inglesa las tierras que siglos antes habían descubierto los españoles y los portugueses, acabó sus días en un improvisado banquete, celebrado en Hawái, en la que él era el plato principal y sus testículos la guarnición. Si utilizamos la terminología cursi, podríamos decir que fue un almuerzo elegante pero informal.



Por cierto, Cook había ido a reclamar ostentosamente, para la "graciosa" corona inglesa, las islas Hawái, descubiertas dos siglos antes por el español Ruy López de Villalobos.

¡Qué gracia más graciosa! 







Fragmento del poemario inédito de A. Gil-Terrón “LA ROSA NEGRA”

En el frontispicio de la imaginación caduca,
agoniza el deseo marchito de todas las ilusiones muertas,
y sus quejidos vanos se yerguen altivos en una tierra
que nunca fue de promisión, ni tan siquiera prometida.

Aúllan, en la desesperación,
al ídolo auto-condecorado de gruesas cadenas,
las mismas cadenas que todos un día admiramos,
que envidiamos y quisimos nuestras.

Restan las horas más amargas,
las más crueles, las más largas, 
y perdidos en una noche que no acaba
ya no somos capaces de esperar nada,
más que el dolor, cansado de nuestros gemidos,
 por fin se vaya.

El tiempo se arrastra cansado, roto y derrotado,
hasta la frontera de los mundos ignorados,
hasta el abismo insondable de lo que siempre creímos quimera,
sueño baldío, esperanza yerma.
¿Quién gira la rueda que arrastra la niebla
por el valle de las lágrimas sagradas?

Ya nadie aguarda a nadie, y quebrado el último sello
llamamos al silencio por su nombre,
y él nos responde con silencio;
mientras, el velo del templo se va rasgando, 
poco a poco, palmo a palmo,
en un interminable quebranto de días sin esperanza,
rotos en mil pedazos aun antes de nacer,
fragmentos de la nada que vuelan hacia el infinito,
dejando tras de sí un agónico grito de rabia
que desgarra las sombras y encoge el alma.








Columna del periodista Rafa Marí "GRANDES ALMACENES", publicada en el periódico "Las Provincias", el 14 de enero de 2013

A contracorriente de las modas literarias, creyente herético en muchas cosas, caballeroso pero combativo e insobornable en lo suyo, Antonio Gil-Terrón ha publicado en los últimos diez meses tres libros –además de una recopilación de sus artículos en prensa- con potente carga polémica, excelente documentación y amenidad periodística: ‘El Velo Rasgado’, ‘La Sombra de Caifás’ y ‘Con Ardiente Inquietud’. En estas obras, que no persiguen fines comerciales, Gil-Terrón aborda temas poco confortables para lo religiosamente correcto.

‘La Sombra de Caifás’ (ya con dos ediciones, la primera de marzo de 2012), es un alegato contra la postura oficial de la Iglesia de considerar a los divorciados católicos, vueltos a casar civilmente, como “fieles de segunda categoría, al negarles la Sagrada Eucaristía”. Confiesa Gil- Terrón que ha sido precisamente su condición de proscrito sacramental “la que me ha empujado inicialmente a este envite, en el que mi fe ha salido fortalecida, no gracias a los que se autotitulan los sucesores de los Apóstoles, sino a pesar de ellos”.

En ‘El Velo Rasgado’ (julio 2012), el autor afirma algo que me gustaría fuese verdad: la reencarnación existe, al igual que el Purgatorio, que no es sino la vida de cada uno en la tierra, a modo de prueba última como prólogo a nuestro destino eterno. Es muy reconfortante la posibilidad, por mínima que sea e improbable que nos parezca a los agnósticos, de que la gente mezquina y depredadora pague adecuadamente sus culpas en el Más Allá.

‘Con Ardiente Inquietud’ (noviembre 2012) tiene un subtítulo que sitúa el sentido del libro: “Los tiempos de la tribulación. El Holocausto y la Iglesia Católica’, pormenorizado estudio histórico y emocionado recuerdo a los católicos víctimas del totalitarismo genocida nazi. Gil-Terrón constata, con abundantes datos, que el cristianismo sigue siendo la religión más perseguida del mundo, y relata estremecido la matanza de cristianos en la India y la persecución y agresiones que sufren en China, Egipto, Chiapas, Orissa…


Rafa  Marí







por Antonio Gil-Terrón con el asesoramiento de los doctores Wan Tán Flito, Lollito Plimavela, y el profesor Aloz de Lata.



NOTA: Ante el sospechoso, e inquietante, aumento en el número de visitas recibidas, procedentes de China, a raíz de la publicación del presente artículo en "El Velo Rasgado", he optado voluntariamente por suprimir el texto. No obstante les dejó el vídeo.

video
"Al que se equivoca lo convierten en donante de órganos"

现在我是好,并且没有什么yoy -做更多,和,如果没有什么他们对萨帕特罗说quel和闪电









por Walt Whitman

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. 
No te dejes vencer por el desaliento. 
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber. 
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. 
No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo. 
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta. 
Somos seres llenos de pasión. 
La vida es desierto y oasis. 
Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. 
Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa: Tú puedes aportar una estrofa. 
No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre. 
No caigas en el peor de los errores: el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso. 
No te resignes. Huye. 
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo", dice el poeta. 
Valora la belleza de las cosas simples. 
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. 
Eso transforma la vida en un infierno. 
Disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante. 
Vívela intensamente, sin mediocridad. 
Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo. 
Aprende de quienes puedan enseñarte. Las experiencias de quienes nos precedieron de nuestros "poetas muertos", te ayudan a caminar por la vida. 
La sociedad de hoy somos nosotros Los "poetas vivos". 
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas.... 
Vive con intensidad tu vida y no dejes nunca de soñar...


video


Walt Whitman








por A. Gil-Terrón

Nouriel Roubini es un destacado economista, profesor de economía en la Universidad de Nueva York. Este prestigioso experto se hizo célebre  por sus acertadas predicciones sobre la crisis económica global que hoy sufrimos. En su momento la gente se lo tomo a broma,  llegando a ser bautizado por la prensa especializada con el apelativo de “Doctor Catástrofe”.  Entonces sus predicciones fueron tachadas de alarmistas, agoreras, y de faltas de rigor, cuando lo bien cierto es que - desgraciadamente -  acertó de pleno.

El “Doctor “Catástrofe”, una vez conocida la situación real de España, tras las auditorías realizadas por el nuevo gobierno de Rajoy, para conocer la realidad económica que habían recibido del anterior gobierno presidido por Zapatero, llegó a vaticinar la ruptura del Euro y que España volvería a la peseta tras pedir el rescate. Sin embargo, en una de sus últimas predicciones, reconoce que la situación española ha mejorado «significativamente».

 En un artículo publicado a principios de 2013, Roubini atribuye buena parte de la estabilidad, al «increíble éxito» del BCE con su plan para la compra masiva de deuda. Gracias a este paraguas, defiende ahora que España e Italia podrían salir sin pedir auxilio a la UE.

En su momento sus acertadas predicciones pasaron sin pena ni gloria, hasta que el tiempo le fue dando la razón. Ahora, su reciente predicción sobre la notable mejoría de la economía española, vuelve a pasar sin pena ni gloria. 

Mientras no haya confianza no va a haber recuperación; y si no somos capaces de confiar en nosotros mismos, ¿quién lo va a hacer? Porque lo cierto es que esta noticia que hoy comento, ha pasado desapercibida, cuando lo bien cierto es que debería de haber ocupado las cabeceras de todos los medios de comunicación españoles.

¿Se puede ser más torpe?










por A.Gil-Terrón

Viernes 1 de Febrero de 2013

Siempre se ha dicho – y no sin razón - que del mismo modo que en los países de tradición protestante se ha considerado el trabajo como una bendición divina, en los países de tradición católica el trabajo siempre se ha contemplado como una maldición bíblica. Lo que es innegable es el hecho de que el desarrollo económico y tecnológico en las naciones de impronta protestante, ha sido mucho mayor que en aquellos otros en donde el catolicismo ha predominado cultural y sociológicamente.

Ahora alguien me podría contestar que el desarrollo económico no tiene nada que ver con el nivel de moralidad y ética de un pueblo.

Efectivamente, nada tiene que ver, pero sin embargo también en este punto el puritanismo protestante parece llevar ventaja. Así, mientras la mentira es uno de los peores pecados para los protestantes, para los católicos el arte de pinocho tan sólo es un desliz insignificante.

En los países anglosajones, cuando un cargo público es pillado mintiendo, se le ha acabado su carrera. Por el contrario, en los países de tradición católica, cuando un político miente no pasa nada; y no sólo no dimite, sino que en las siguientes elecciones, posiblemente vuelva a salir elegido, al prometer - sin pudor - que le va a dar al pueblo muchas más cosas de las que cándidamente ofrece su contrincante electoral.

Otro tanto sucede con los escándalos sexuales. Mientras en los países anglosajones el autor de los hechos queda muerto - políticamente hablando -, en los países de tradición católica la gente mira al político crápula con cierta admiración - cuando no, con envidia - y dice: ¡qué macho! o ¡lui è un grande cavaliere!

El “quid” de la cuestión para poder comprender esa laxitud moral, existente en los países de tradición católica, que transmuta - sin rubor - los pecados en faltas y las faltas en chiste, podría estar en el hecho de que la Iglesia Católica ha enseñado que "somos Justificados solo por la fe en Jesucristo. El ganó nuestra salvación con los méritos de su pasión. Nuestros esfuerzos, por si solos  no son suficientes para salvarnos". El Concilio de Trento ratificó la doctrina católica de siempre: "no podemos salvarnos nosotros mismos sino solo por la gracia de Dios". "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe." (Efesios 2:8-9). "Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado." (Gálatas 2:16). "Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia." (Tito 3:4-5). "Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley" (Romanos 3:28).

En  la sesión VI del Concilio de Trento, celebrada en 13 de enero de 1547, se establece el decreto sobre “La Justificación” en donde además de establecer que la salvación tan sólo se logra por la gracia de Dios y por los méritos de Jesucristo, se hace especial hincapié en la necesidad de la participación en los Sacramentos que administran los sacerdotes de la Iglesia Católica, especialmente en el de la Penitencia, para que el hombre que ha pecado pueda recuperar la gracia divina que ha perdido. Un contrasentido, ya que si somos salvos por gracia de Dios y por los méritos de Jesucristo, la gracia [regalo] implica gratuidad, es decir que no se espera contraprestación alguna, ya que de lo contrario dejaría de ser un regalo, para convertirse en un trueque. Por ejemplo, si yo digo: “te doy un regalo pero si no cumples lo que yo te diga te lo quito”, eso no es un regalo, sino un intercambio o trueque. Si desean leer el lío completo que se montan en Trento pinchen aquí, y comprobaran lo sufrida que puede llegar a ser la semántica. No me gustan los contrasentidos forzados a base de retorcer y hacer juegos malabares con las palabras.

Además habría que añadir que los católicos tratan sus pecados y suciedades a través de un intermediario, el sacerdote, que tiene el poder – según la doctrina católica – para perdonar en el nombre de Dios nuestras inmundicias diarias. hagamos lo que hagamos, allí estará el cura esperándonos en el confesionario para darnos la absolución, y además gratis.

Así pues, si hagamos lo que hagamos, no vamos a poder salvarnos por nosotros mismos, el negocio consistirá en echarle cara al asunto y jugar el papel del hijo prodigo, o el de la oveja perdida, el mayor tiempo posible: correrse las grandes juergas y vivir la vida placenteramente, ya que - al final de la película - Dios Padre nos va a perdonar y a recibir con los brazos abiertos, mientras que a todos aquellos que han llevado una vida de austeridad y sacrificio, se les va a quedar cara de gilipollas cuando nos vean tomando el aperitivo en el "lounge" del Paraíso.

Los protestantes, por el contrario, no creen en el Sacramento de la Penitencia [confesión], sino que negocian directamente con Dios el perdón de sus pecados. Obviamente, esto hace que miren por encima del hombro al resto de los humanos, especialmente a los católicos, al no tener éstos el nivel suficiente como para poder hablar “directamente” con El Supremo, teniéndose que conformar con negociar con un intermediario, no siempre digno.

Este trato privilegiado de los protestantes con Dios, provoca unas fuertes inercias hacia un puritanismo de cara a la galería, que acaba derivando en una sociedad que regolfa fariseísmo por todos los poros de su piel. Entonces nos encontramos con paradojas tales como que se criminalice la mentira, el alcohol y el sexo, al tiempo que – como en el caso del protestantismo calvinista – se deja al pobre y al necesitado a su suerte, porque Dios así lo ha querido [predestinación]. 

La predestinación no solo fue creída por Calvino, sino también por “Martín Lutero y Zwinglio, así como por todos los principales teólogos protestantes de la primera época de la Reforma.

Este puritanismo es el que acaba rigiendo los usos y costumbres de aquellas sociedades marcadas por la tradición protestante. Así, todo aquel que quiera ascender en el escalafón social o político, debe de llevar públicamente una vida iluminada por un deshumanizado – e irreal - halo de santidad, cual sepulcro blanqueado. ¡Caifás for president!


A más a más, tal vez el fallo – éticamente hablando – del protestantismo estribe en su endiosamiento y desprecio hacia el resto de los mortales. De este tema hablo largo y tendido en “CON ARDIENTE INQUIETUD”, libro éste que se pueden ustedes descargar gratuitamente, en formato pdf, pinchando aquí; y si con ello no tienen suficiente, pueden también leer el libro de Lutero “Sobre los judíos y sus mentiras“, libelo éste que   fue - en cierta manera - la hoja de ruta del Holocausto perpetrado por los nazis contra el pueblo judío.

Por el contrario, en los países de tradición católica existen virtudes tales como el sentido de la familia, el respeto hacia los mayores, la solidaridad y la generosidad hacia los más desfavorecidos, y sobre todo la alegría de vivir. Somos más cigarras que hormigas. 

Como contrapunto, en los países de tradición protestante sus austeros ciudadanos parece que aspiren a ser los más ricos del cementerio, aunque eso sí, con la amargura forjada en sus rostros. Vivir, lo que es vivir, no se si vivirán más años que nosotros, pero se les van a antojar más largos. Es como el chiste de aquél que va al médico y éste le prohíbe beber, fumar, trasnochar, y practicar el sexo, a lo cual el paciente le pregunta si cumpliendo eso va a vivir más años, a lo que el facultativo le responde que no, pero que los años le van a parecer siglos.

En cualquier caso, vean el vídeo que sigue a continuación, porque sean ustedes del país que sean, sí su nación ha estado históricamente dentro del ámbito cultural católico,   van a ver ustedes reflejadas en dicha grabación muchas de las carencias y lacras de su propio país, y si no es así, les pido disculpas, porque entonces significará que he errado.

Procedan ahora a ver el vídeo, pero - cuando lo hagan – sustituyan mentalmente el acento, las banderas, los rostros, y los nombres que aparecen, por los de su propia nación. Adelante:


video

No he pretendido hablar ex cátedra ni dogmatizar, ¡Dios me libre de tamaña presunción!, no, simplemente lo que he querido con este artículo, es provocar la reflexión personal, y no a abrir un debate. Posiblemente yo esté equivocado, o - a lo peor – no; y digo esto porque – francamente – me gustaría estarlo. El tiempo dirá; aunque me temo que – desgraciadamente ya lo ha dicho, y bien clarito. 







por A. Gil-Terrón

Como fumador que soy, entiendo que se intente erradicar dicha adicción de la sociedad actual. Entiendo, comprendo, comparto y aplaudo, la prohibición existente de anunciar el tabaco en prensa, radio, y televisión. Entiendo, comprendo, y comparto, la prohibición de fumar en los aviones, trenes, transporte público, lugares de trabajo, hospitales, espacios públicos cerrados, etc… Todo me parece muy bien, porque soy una persona muy tolerante hasta con los intolerantes. 

Con respecto a la prohibición de no fumar en bares y restaurantes, no estoy en absoluto de acuerdo, al no tratarse de espacios ciudadanos de obligada estancia o paso. Me explicaré: El almorzar, cenar, tomar una copa o un café, en cafeterías, bares, o restaurantes, no es una actividad necesaria ni obligatoria para el ciudadano. El tema sería tan simple como dar la libertad al propietario del local para crear – si este lo desea – zonas de fumador y zonas de no fumador, o inclusive hacer cafeterías, bares, o restaurantes, para fumadores o para no fumadores, y que sean los clientes los que libremente elijan en cuál de ellos quieren entrar. Pero claro, tal decisión seria rápidamente considerada como aberrante, faltándoles tiempo, a los nuevos inquisidores de lo “políticamente correcto”, para poner el grito en el cielo en defensa de la salud de los ciudadanos. Lo más curioso es que muchos de estos nuevos “torquemadas” que tanto se preocupan por la salud de su prójimo, son los mismos que reclaman con sus graznidos herodianos el aborto libre y gratuito con cargo al bolsillo de todos los contribuyentes, importándoles un bledo la salud de los prenatales.



Yo soy fumador y sin embargo estoy a favor de la prohibición existente de publicitar el tabaco en prensa, radio, y televisión, como también estoy a favor – por coherencia - de prohibir la publicidad de bebidas alcohólicas.

Lo curioso del caso es que seguimos viendo anuncios de bebidas alcohólicas por todos lados, con el placet del gobierno de turno. Si el alcohol es adictivo y además perjudica a la salud, ¿por qué permiten su publicidad? Es más, dicen que el tabaco afecta a la salud de quien está al lado, los llamados fumadores pasivos, y lo bien cierto es que no se de ningún “no fumador” que haya fallecido debido al tabaco inhalado del vecino; sin embargo si que conozco multitud de casos de personas inocentes que han muerto atropellados por un conductor borracho.



No conozco ningún caso en el que el tabaco haya sido el origen de un caso de violencia de género, o el responsable de la ruina de un hogar; por el contrario son innumerables los casos de matrimonios deshechos, hogares destrozados, maltrato físico a la esposa e hijos, por parte de esposos y padres alcohólicos. El alcohol está presente en casi el 50 por ciento de los casos de violencia de género, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Solo en España, durante la última década, han sido asesinadas más de 600 mujeres por sus parejas, o ex parejas.



Puede que haya algún caso de alguien que haya perdido su puesto de trabajo por culpa del tabaco. Puede que lo haya, pero yo no conozco ninguno; sin embargo, se de muchos borrachos impenitentes que han destrozado su vida laboral y familiar por culpa de la botella. Y ello por no hablar de los accidentes aéreos provocados por pilotos con dos copas de más.



¿Por qué se prohíben los anuncios de tabaco, y no los de las bebidas alcohólicas? Pues simplemente por puro fariseísmo. No olvidemos que la jet set española con la que se codea nuestra merecida clase política – somos así de malos - está llena de propietarios de bodegas de renombre y solera; desde cava, hasta brandi, pasando por un sinfín de marcas de cerveza y bebidas espiritosas tales como el ron. Es más, estamos hablando de anuncios descaradamente engañosos, en donde se dice subliminalmente que si consumimos una determinada marca de vermut, ron, o licor, nos van a perseguir unas señoras despampanantes, que nos van a chupar hasta los tuétanos.



De unos años a esta parte, los paquetes de cigarrillos llevan unas repugnantes fotografías, a todo color, de pulmones de personas fallecidas de cáncer de ídem, así como una imagen – especialmente vomitiva - en la que se ve en primer plano el rostro y el cuello de un muerto por cáncer de garganta; al cadáver de la imagen le han pegado un bigote postizo, como los que venden en las casas de artículos de broma, supongo yo que para que no lo reconozcan sus familiares y le metan al Estado una demanda multimillonaria. 



Y ahora digo yo, ¿por qué no ponen encima de las etiquetas de la bebidas alcohólicas [cava, vino, ron, licores, cerveza, etc…] fotos de cadáveres fallecidos de cirrosis hepática; o – más fácil aún – de cadáveres desmembrados tras un accidente de tráfico producido por un conductor bebido?  ¿A que no tiene el gobierno huevos para hacerlo? 

No pido una “ley seca”, Dios me libre, lo único que pido al gobierno de turno es que sea coherente, y si prohíben los anuncios de tabaco, que prohíban también los del alcohol; pero claro, para eso hace falta cojones, los mismos cojones que faltan a la hora de multar a los coches aparcados, hasta en cuarta fila, cada vez que hay un partido de futbol; sin embargo, esos mismos policías locales que hacen la vista gorda con los vehículos de “la afición futbolera”, crujen al pobre desgraciado que aparca un momento en doble fila para acompañar a su madre de noventa años,  hasta el portal de su domicilio. 

De verdad que en ocasiones entiendo a los sociópatas; dicen que la sociopatía es una enfermedad mental, yo más bien pienso que es una enfermedad sexual; me explico, el sociópata es alguien que está hasta los cojones de que se los toquen sin su permiso. El sociópata es alguien que está harto de morder la almohada, mientras la Administración le hecha su aliento en el cogote.

Y ahora, para desengrasar, veamos uno de los celebres monólogos del gran Leo Harlem, para demostrar lo enraizada que está la cultura del alcohol en la sociedad española. El tema no es como para tomárselo a risa, pero la verdad es que contado desde la óptica de un buen humorista, la cosa tiene su punto. 


video







por A. Gil-Terrón

Todos hemos oído hablar alguna vez, del retraso que lleva España con respecto a los países más evolucionados. Esta rémora se suele cuantificar entre los veinte y los cincuenta años.

Cuando analizamos históricamente lo que ha representado España, en el concierto de las naciones, este retraso se nos hace incomprensible, pero lo bien cierto es que - éste - está ahí y el negarlo no deja de ser una actitud típica del avestruz.




Hay quien opina, que el origen podría estar en la propia religión. Mientras que en los países católicos siempre se ha contemplado el trabajo como una maldición divina, en los países de tradición protestante, se ha visto a éste como una bendición.

Hay quien aduce también, razones climáticas. Cuanto más cálido es el clima, menos apetece trabajar, o, dicho de otra manera, en los países fríos hay que trabajar más para sobrevivir. El frío incita al movimiento. El calor a la pausa. Hay incluso quien justifica retrasos, en base a criterios puramente racistas, confundiendo necesidad con inteligencia o capacidad.  

Personalmente siempre me han gustado más los datos que la verborrea vana, y los datos son que en el año 1901, EE.UU. dedicaba al capítulo de instrucción pública, el 14% de su renta nacional; Alemania el 12%, Inglaterra el 10%, Francia el 8%, y España, nuestra querida España, el 1,5%. Apliquen ustedes, en la actualidad, estos porcentajes, referenciándolos con respecto al nivel de desarrollo que cada uno de estos países ha alcanzado en el "ranking" mundial, y se percatarán en dónde se encuentra el "quid" del progreso. 

A principios del siglo pasado, España contaba con una población de 18.000.000 de personas, de las cuales tan sólo 24.475 estudiaban. En dicha cifra se incluyen tanto la enseñanza pública como la privada. Empiezan ustedes a entre ver dónde está el origen del retraso.



El otro día, en el artículo titulado “FREGADOS”, comentábamos el subdesarrollo económico existente en los países de tradición católica cuando los comparábamos con aquellos otros en los que el protestantismo luterano dominaba culturalmente. Al hilo de lo allí escrito, me comentaba un amigo sacerdote que ha estado treinta años como misionero en África, que mientras los misioneros católicos adoptaban un papel excesivamente paternalista y protector con los indígenas, los misioneros protestantes eran mucho más exigentes y duros con la población negra.

Mientras los padres católicos alimentaban y cuidaban sanitaria y espiritualmente a la población, los reverendos protestantes, sin descuidar la formación espiritual, hacían más hincapié en una formación tendente a la autosuficiencia, desarrollo, y supervivencia del individuo y su especie. Es lo que vulgarmente se ha denominado como: "a Dios rogando y con el mazo dando". O aquello otro de: "si viene tras de ti un león, reza pero no pares de correr".

Me explicaré; mientras los misioneros católicos daban peces, los protestantes enseñaban a fabricar - y utilizar – cañas de pesca. En el primer caso se eternizaba la dependencia total de los negros con respecto a los padres blancos, y en el segundo caso se fomentaba el desarrollo y la independencia de la población autóctona.

Aunque en los últimos años los métodos de actuación se han ido igualando, aún permanecen los “tics” pedagógicos, antes mencionados. Ello se traduce en un mayor desarrollo económico y tecnológico en las áreas de influencia protestante.

Si extrapolamos esa situación a América, es cuando vemos las diferencias abismales existentes entre los Estados Unidos de Norte América, nacidos de la cultura protestante, y Latino América, formada por un conjunto de países de tradición católica, fruto de la colonización llevada a cabo por españoles y portugueses. 

El tema es como para meditarlo.








"Українські католики: шум, який ніколи не зупиняється", por A. Gil-Terrón

En el Este de Europa existe un país de cuarenta y cinco millones de habitantes, cuyos orígenes se remontan a 4.500 años antes de Cristo. Este país, esta nación, este pueblo, ha sido conocido desde los albores de la humanidad, por su gran riqueza agrícola, especialmente por su trigo; así, numerosos silos de trigo que se han encontrado en la región, atestiguan la importancia del comercio de cereales desde el siglo VI antes de Cristo. Según el célebre orador ateniense Demóstenes, Ucrania era, en el siglo IV a. C. el granero natural de Grecia. 



En una Europa de lindes aún inciertos, Ucrania, este pueblo admirable, mira con esperanza su posible futura incorporación a la UE. 

Esta es la crónica de un pueblo valiente, orgulloso e independiente que durante siglos ha sobrellevado con honor la defensa de sus señas de identidad, escribiendo con su sangre – una y otra vez – las palabras "Honor y Libertad". 


video

Conozcamos ahora una historia poco conocida: la del calvario de los greco católicos ucranianos, miembros de la Iglesia Católica, que han sido capaces de sobrevivir - a través de los siglos - a todos los intentos de exterminio de los que han sido sujetos.

video

video







por A. Gil-Terrón

Uno de los principios de la teoría reencarnacionista habla de la amnesia necesaria que nos impide conscientemente recordar vidas pasadas, ya que si la vida en sí misma tiene un carácter didáctico, conocer los errores pasados sería lo mismo que presentarse a un examen conociendo de antemano las preguntas y -consiguientemente- las respuestas al mismo. El amor hacia el prójimo, la honradez, la honestidad, la humildad, deben de nacer en nosotros mismos fruto de nuestro libre albedrío, ya que si fuéramos conscientes y tuviésemos la certeza de lo que hay más allá de la muerte física del cuerpo, ¿qué mérito tendría nuestra fe? «Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído». Juan, 20:29. 


Jesucristo padece su pasión, muerte, y resurrección, desde la certeza que le daba su condición divina. Sufrió la angustia y la desazón como hombre, precisamente por que sabia exactamente por lo que iba a tener que pasar. 



Los golpes, los insultos, los escupitajos, las espinas lacerando sus sienes, los clavos en sus muñecas… en sus pies. Crucificado desnudo ante su madre. Dolor sobre dolor, humillación y más dolor, pero siempre desde la seguridad de su condición divina; sin el mínimo atisbo de duda. Tras Él, miles de mártires, siglo tras siglo, lo siguieron al calvario, sin más certeza que la de la mala muerte que iban a padecer, ya que sobre el cielo prometido no tenían certidumbre, tan sólo tenían fe. 
 
La fe puede ser tan fuerte como la certeza, pero nunca es certidumbre, es tan sólo fe, y es por ello que el conocimiento, el recuerdo de nuestras vidas pasada, así como de las leyes que rigen el universo, nos darían certeza, pero al mismo tiempo estarían haciendo innecesaria la fe, y sin ésta nuestras vidas no dejarían de ser mas que la representación de una frívola obra de teatro. 
La fe hace que nos concentremos en el final del viaje, un final que por nuestra convicción tenemos la confianza de que será feliz. Todo lo demás que nos acontezca durante el itinerario, quedará envuelto por la niebla de la incertidumbre, y hará que vayamos afrontando los trances, conforme estos vayan llegando a nuestras vidas. Sin embargo, si tuviésemos la certidumbre, como la poseía Jesucristo, estaríamos contemplando todos los malos trances por los que tenemos que pasar necesariamente, estaríamos viendo a pequeña escala, lo que Él vio – como hombre- en el Huerto de los Olivos, y lo cierto es que hay que ser el Hijo de Dios, para no echar a correr ante lo que se le venia encima. Por eso, entre la certeza y la fe, me quedo con la fe, y lo único que pido es que no me falte nunca. Miremos hacia arriba, caminemos hacía adelante, y que sea lo que Dios quiera.








por A. Gil-Terrón
 Martes 12 de Febrero de 2013

En estos momentos en los que todo el mundo opina, entrevé, y vaticina, sobre la renuncia de Benedicto XVI [el término correcto es “renuncia”, no “dimite” ni “abdica”], empezamos a leer, ver, y oír tonterías por parte de los profesionales de la pluma, la labia, y la cara dura, los cuales, con una frescura que raya la temeridad, se aventuran a darle al pico – que no a la pala -  haciendo todo tipo de juicios de intenciones sobre las “auténticas” razones que han impulsado a Benedicto XVI a renunciar como Obispo de Roma, con lo cual – además de jugar a adivinos de feria – están llamando mentiroso al Papa. Personalmente me quedo con la única versión válida, que es la dada en latín por el propio interesado. 

Pues bien, dentro de la “experta” sarta de estupideces, se ha incluido en el paquete de los papas que han renunciado voluntariamente a la silla de San Pedro, al papa Silverio I; esto me sirve de excusa para contarles la auténtica historia de esa “renuncia voluntaria”, para que ustedes se den cuenta del bajo nivel cultural que tienen algunos profesionales de la información y - lo que es peor – muchos de los “supuestos expertos” que han acudido en tropel a los platós de televisión, a “chupar cámara”, a la salud de Benedicto XVI.

La emperatriz Teodora [500-548], santa para la Iglesia Ortodoxa,  había sido prostituta   antes de casarse con el Emperador Justiniano, y a su imperial persona se debe la primera ley conocida sobre el aborto, así como la primera reglamentación sobre los burdeles, para los que se estableció que debían de ser regentados por las propias trabajadoras; este reglamento fue el primer antecedente histórico del oficio de «madame». 

Aparte de sus escarceos legislativos, la meretriz emperatriz Teodora, marraneó todo lo que pudo, y más, dentro la Iglesia; así forzó la destitución y destierro del papa legítimo Silverio I [hijo del Papa Hormisdas] en favor de su protegido el obispo Vigilio. Fue el general bizantino Belisario el encargado de la sacrílega encomienda; éste entró por la fuerza en los aposentos pontificios y tras desnudar a Silverio I de sus dignidades papales, lo degradó al rango de subdiácono [poco más que monaguillo], deportándolo a Patara, en Asia Menor. Posteriormente el nuevo Papa Vigilio, incómodo porque su antecesor respiraba, mandó que lo estrangulasen “accidentalmente”. 

Más tarde, el nuevo favorito de Teodora, el obispo Pelagio, fue elegido papa por recomendación de la pareja de baile "Justiniano & Teodora - Killer Band", obviamente tras el fallecimiento repentino del Papa Vigilio [que había perdido los favores de Teodora], el cual se había sentido indispuesto tras una cena aderezada con una dosis de veneno suficiente como para matar a un caballo percherón. Sin embargo, la elección del Papa Pelagio no fue fácil, ya que un número indeterminado de obispos de Roma veían en él al responsable del asesinato del Papa Vigilio. Tras la muerte “accidental” de los opositores al deseo imperial, pudo finalmente Pelagio ser consagrado como pontífice. 




Al poco tiempo la gran jurista y musa inspiradora del «Corpus Iuris Civilis» del DERECHO ROMANO, la meretriz y pionera del aborto legal [otro día les hablaré de ello], Teodora, fallecía en Constantinopla en el año 548. Con su desaparición, lo que el derecho positivo y el mundo de los “putiferios” perdía, la JUSTICIA lo ganaba.

NOTA: Todas las afirmaciones vertidas en el presente artículo se hallan perfectamente justificadas y documentadas en los libros “LA SOMBRA DE CAIFÁS” y “EL VELO RASGADO”.  








por A. Gil-Terrón
 Martes 12 de Febrero de 2013

Hace apenas unos días publicaba el artículo "¿SE PUEDE SER MÁS TORPE?";   hoy vuelve a haber otra buena noticia, la cual pasará – al igual que la anterior – sin pena ni gloria, en este país llamado España, en el que parece que nos hallamos quedado ciegos, de tanto rebozarnos en nuestra propia mierda. La noticia dice así:

El banco de inversiones y agente de bolsa estadounidense Morgan Stanley, dedicado también a la investigación y análisis de mercados, cree que España "puede ser la próxima Alemania" gracias al auge de las exportaciones. Morgan Stanley opina que el recorte de los costes laborales y la mejora de las exportaciones pueden convertir a España en "la próxima Alemania". En un informe de perspectivas económicas, los analistas del banco inversión reconoce que la idea de que España será la nueva Alemania, y viceversa, lleva ya un tiempo recorriendo los mercados, pero actualmente es algo más que una posibilidad. 

Según Morgan Stanley, lo peor ha pasado ya, y España dejará pronto atrás lo más grave de la crisis, un pronóstico que aplica también al conjunto de la zona del euro. 

El documento indica que, pese a las acusaciones de corrupción generalizada que ha tenido que soportar el Ejecutivo, nadie cree que sean suficientes para provocar un cambio de Gobierno y para modificar las políticas y reformas que ya están en marcha. 

El mayor riesgo que señala Morgan Stanley -no imposible pero sí muy improbable- es que los gobiernos de Washington, Berlín, París, Roma o Madrid cometan errores irreparables; en caso contrario, la recuperación será un hecho a finales de este año o principios de 2014. 

Liguen ahora ustedes la noticia de hoy, con la aparecida en el artículo "¿SE PUEDE SER MÁS TORPE?".










por A. Gil-Terrón
 Miercoles 13 de Febrero de 2013

El tema comienza aponerse interesante. Apenas unas horas después de la renuncia de Benedicto XVI, un espectacular rayo cae sobre la cúpula de San Pedro. La imagen fue captada por el fotógrafo Alessandro di Meo, y vista por los numerosos testigos que se encontraban en esos momentos en la Plaza de San Pedro; algunos de éstos quisieron ver, en el atípico suceso, una señal del cielo. En cualquier caso, si les va el tema de “historias para no dormir”, no tienen más que releer el artículo que publiqué el pasado mes de agosto y que llevaba por título "EL ÚLTIMO PAPA Y EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA". Pero volvamos ahora al presente, ya que les quiero contar una historia.

¿Dies irae?

Ayer les hablé del Papa Silverio I; hoy toca hablar de San Celestino V (1215 – 1296), porque - mira por dónde – este papa se ha hecho famoso estos días, gracias a la renuncia de Benedicto XVI, al haber sido el último que – hasta la fecha – dejó, en vida, el trono pontificio. Sin embargo, lo que ya no se cuenta es que Celestino V murió en la cárcel, en la que fue encerrado por orden de su sucesor el Papa Bonifacio VIII.

Celestino V y Benedicto XVI. La misma renuncia pero por diferentes motivos.

Celestino V, monje benedictino, era un humilde y santo ermitaño antes de su elección como papa. Recién elegido, el nuevo pontífice condenó la vida licenciosa y crápula que llevaban los clérigos en general y la jerarquía eclesial en particular, en Roma; y tanto fue así que ordenó el traslado de la sede pontificia a Castello Nuovo, en la ciudad de Nápoles. El sagaz cardenal Benedicto Gaetani (futuro Bonifacio VIII) encargó que construyesen una humilde celda de madera para que el austero Celestino V se sintiese como en su cueva.

Solo quince semanas después de su elección, Celestino reunió a todos los cardenales para rogarles que mandasen a sus amantes a un convento de monjas, y que a partir de ese momento viviesen una vida de pobreza y penitencia, siguiendo el espíritu evangélico. Él mismo cambió sus lujosas vestimentas pontificales por un áspero hábito de arpillera.

No pasó mucho tiempo antes de que los cardenales contemplaran estupefactos como el nuevo pontífice comenzaba a ceder posesiones y riquezas - de la Iglesia - a los menesterosos; al tiempo, el Papa rehuía los tradicionales banquetes palaciegos, prefiriendo roer un seco mendrugo de pan y beber agua, en la soledad de su celda. Considerando que Jesucristo entró en Jerusalén a lomos de un pollino, Celestino se deshizo de todos los caballos de las pontificias cuadras, empleando, a partir de entonces para sus desplazamientos, un asno.

Los cardenales, espeluznados ante la atípica actitud de Celestino, formaron una piña alrededor de Benedicto Gaetani (futuro Bonifacio VIII). Este ambicioso cardenal mandó perforar el muro de la estancia en donde se ubicaba la celda de madera del Papa, y colocar un tubo en forma de embudo que hiciese las veces de altavoz. A partir de la medianoche, el propio Gaetani, susurraba a través del tubo: "Celestino... Celestino... Celestino, renuncia al puesto... es una carga demasiado pesada para ti". Así una y otra noche,  hasta que el papa eremita que tenía las neuronas un tanto díscolas por los años pasados viviendo en una cueva, quedó convencido de que la voz que escuchaba era la del Espíritu Santo. Al día siguiente presentó su renuncia, volviendo a la soledad de su retiro espiritual, en una cueva situada en el monte Morrone. 

Nombrado ya - el cardenal Gaetani – papa, con el nombre de Bonifacio VIII, manda detener y encarcelar, en una estrecha y oscura celda, a su antecesor, muriendo éste en prisión, diez meses después de su obligado encierro.

Bonifacio  VIII

De Bonifacio VIII, hombre calvo, corpulento, y de elevada estatura [1´87m], escribió el cardenal Llanduff: “Todo él es lengua y ojos; lo restante es todo carroña”. Se cuenta que cuando Bonifacio VIII estuvo a las puertas de la muerte, por una mala enfermedad, un médico español le salvó la vida. A partir de ese día, dicho médico se convirtió en la persona más odiada de Roma, después del Papa, por supuesto. En el Jubileo del año 1300, se lo vio sentado sobre el trono portando la corona de Constantino, sosteniendo una espada y cantando como un niño: ¡¡Soy pontífice; soy emperador!!

Según el poeta Dante, convirtió el sepulcro de San Pedro en una cloaca. Este poeta, en su obra la Divina Comedia, situó a Bonifacio VIII, en el octavo círculo del infierno, cabeza abajo y con su motilona testa clavada en la grieta de una roca. De las andanzas de este papa podríamos hablar largo y tendido, pero hoy no toca, así que retornemos al hilo principal de la historia.


Celestino  V

Celestino V murió a la edad de 81 años, siendo su carcelero virtual Bonifacio VIII. La Enciclopedia Católica [E.C.], en la biografía de Celestino V, dice que éste nació en 1215 y murió en 1296. Al final de un farragoso texto la E.C. nos cuenta que este papa murió a la edad de 95 años (cojan ustedes la calculadora, porque los de la E.C. se ve que no tienen), y que Bonifacio VIII lo trató con amabilidad y no lo mandó asesinar.

"Excusatio non petita, accusatio manifesta". ¡Vaya culebrón!






por A. Gil-Terrón
 Jueves 14 de Febrero de 2013

El controvertido analista de inversiones conocido como “doctor Doom”, el suizo Marc Feber, cuando el Gobierno Bush estudiaba lanzar un proyecto de ayuda a la economía americana, escribió en su boletín mensual: "El Gobierno Federal está estudiando conceder a cada uno de los ciudadanos una suma de 600 dolares. Si gastamos ese dinero en Walt-Mart (Online shopping), ese dinero va para a China. Si gastamos el dinero en gasolina, va para los árabes. Si compramos un ordenador, el dinero va para la India. Si compramos frutas, irá para México, Honduras o Guatemala. Si compramos un buen coche, el dinero irá para Alemania o Japón. Si compramos tonterías, se va para Taiwan, y ningún centavo de ese dinero ayudará a la economía americana. El único medio de mantener ese dinero en USA es gastándolo en putas o cervezas, considerando que son los únicos bienes todavía producidos aquí. Yo, estoy haciendo mi parte...".

Un visitante de la web de Faber le contestó en el blog: "Estimado Marc, lamento informarle que la cervecera Budweiser fue recientemente adquirida por la brasileira AmBev, por lo tanto, sólo le quedan ya las putas”.










por A. Gil-Terrón
 Sabado 16 de Febrero de 2013

"De la Gloria del Olivo" es el lema que asigna la Profecía de San Malaquías al papa nº 111 de la Iglesia Católica, que se corresponde con el pontificado de Benedicto XVI.

Lo bien cierto es que el papa alemán ha finalizado su gobierno en la Iglesia, sin que nadie haya dado una explicación convincente del porqué de dicho lema. Se han dado explicaciones tan peregrinas, cómo que el cardenal Ratzinger presidía la Congregación para la Doctrina de la Fe [antigua Inquisición] hasta el momento de convertirse en Benedicto XVI, y que el escudo de dicha congregación estaba compuesto por una cruz verde, con una espada a un lado y una rama de olivo en el otro. A esta teoría habría que objetar que si bien aparece una ramita de olivo en el temido escudo, la gloria brilla por su ausencia; salvo que alguien pretenda resucitar la triste historia de la Inquisición y vea gloria en dónde no hubo más que fanatismo y crueldad gratuita.



Otros numerosos “expertos” sugieren que el nombre de Benedicto, proviene de la orden de los benedictinos, también llamada la “Orden del Olivo”. Bueno, por hablar que no quede.

Otra versión argumenta que Ratzinger fue elegido papa coincidiendo con que “El Olivo” -coalición política italiana de centro izquierda, comandada por Prodi – tuvo su momento de “gloria” cuando, en 2006, le ganó las elecciones a la liga encabezada por Silvio Berlusconi. Lo que no dicen los defensores de dicha teoría es que - apenas un año más tarde – “El Olivo” se fue a hacer puñetas, por discrepancias internas, disolviéndose en 2008 tras la victoria, por mayoría absoluta, del partido político liderado por el incombustible Silvio Berlusconi. ¡Vaya gloria de "El Olivo"!

Personalmente llevo desde el 2005 dándole vueltas al tema, y lo bien cierto es que hasta el día de hoy no he tenido la iluminación necesaria para comprender por qué San Malaquías asignó el lema “De la Gloria del Olivo” a Benedicto XVI.

La explicación, al final, era la más simple de todas y es que la rama de olivo es el símbolo de la paz. Ello significaría que durante el pontificado del papa nº 111, el mundo gozaría de un respiro temporal entre guerras. 

Lo bien cierto es que durante la etapa de Benedicto XVI el mundo ha disfrutado de un período de relativa paz, militarmente hablando; porque económica y anímicamente, mejor no mentarlo.

Si bien es innegable que durante la etapa de Benedicto XVI el mundo  ha vivido el conflicto de Libia, o la actual insurrección en Siria, también habría que decir que esto no es nada cuando lo comparamos con las guerras por las que tuvo que rezar su antecesor Juan  Pablo II. A saber:

1975-90: Guerra civil en el Líbano
1979: Guerra China - Vietnam.
1979-88: Guerra Ruso - Afgana. 
1980-88: Guerra Iraq - Irán. 
1980-92: Guerra civil (de Sendero Luminoso) en Perú.
1980-92: Guerra civil en el  El Salvador.
1980-99: Guerra Kurdo - Turca. 
1981-90: Guerra civil en Nicaragua.
1982: Guerra de las Malvinas (Anglo - Argentina).
1982-90: Guerra civil en el  Chad.
1983-2002: Guerra civil en el Sri Lanka. 
1983-2002: Guerra civil en Sudán. 
1987: Intifada Palestina. 
1988-2001: Guerra civil en Afganistán. 
1988-2004: Guerra civil en Somalia.
1989: Guerra civil en Liberia. 
1989: Guerra civil en Uganda.
1991: Guerra del Golfo (1ª).
1991-97: Guerra civil en el Congo.
1991-2000: Guerra civil en Sierra Leona.
1991: Guerra Rusia - Chechenia.
1991-94: Guerra Armenia - Azerbaijan.
1992-96: Guerra  civil de Tajikstan.
1992-96: Guerra civil de Yugoslavia. 
1992-99: Guerra civil de Argelia.
1993-97: Guerra civil de Congo Brazzaville. 
1993-2005: Guerra civil de Burundi. 
1994: Guerra civil de Rwanda. 
1995: Guerra civil de suníes paquistanís contra chiíes.
1995: Guerra civil en Nepal. 
1998: Guerra del Congo (2ª), conocida también como Guerra Mundial Africana,  o Gran Guerra de África, que provocó la muerte de aproximadamente 3,8 millones de personas. RDC, Namibia, Zimbabue, Angola, Chad, Libia, y Sudán, contra Uganda, Ruanda, y Burundi.
1998-2000: Guerra de Etiopia - Eritrea. 
1999: Guerra  de Kosovo - OTAN contra Serbia. 
2001: Guerra de Afganistán - EEUU y Reino Unido contra los talibanes.
2002: Guerra civil en Costa de Marfil. 
2003: Guerra Iraq - EEUU, Reino Unido y Australia. 
2003: Guerra civil en Sudán [JEM/Darfur]. 
2003: Guerra civil en Iraq. 
2004: Guerra  Sudán - SPLM y Eritrea.


Como decíamos antes, si bien es innegable que durante la etapa de Benedicto XVI el mundo  ha vivido el conflicto de Libia, o el actual de Siria, esto no es nada cuando lo comparamos con lo que sufrió Benedicto XV que se comió él solito la Primera Guerra Mundial, con más de 30 millones de muertos; la mal llamada Gripe Española con 22 millones de fallecidos; y la Revolución Bolchevique de la que aún están contando los cadáveres, pero que tan sólo en Ucrania tuvieron, en el período comprendido entre 1930 y 1937, once millones de muertos de hambre, más tres millones y medio de fallecidos, por la misma causa, en los campos de trabajos forzados y exterminio existentes en Siberia. En total, catorce millones y medio de personas que pasaron a mejor vida sin haber entendido las bondades del sistema comunista. 



Y ello por no hablar de Pío XI, que sufrió la Guerra Civil Española; o de Pío XII que se tragó enterita la Segunda Guerra Mundial, con más de 61 millones de muertos y – por si fuera poco – tuvo que posteriormente contemplar la Guerra de Indochina con más de 1 millón de muertos, y la de Corea, con más de 2 millones y medio de víctimas, entre muertos y desaparecidos. O de Pablo VI que se dolió con el millón de cadáveres que cosechó la Guerra del Vietnam.



Visto lo visto, se puede decir que el pontificado de Benedicto XVI ha sido un período de relativa paz, si lo comparamos con los de sus antecesores, con lo que el pacífico lema que le atribuye San Malaquías, le cuadra perfectamente.

Pues bien, este mes se acaba la “Gloria del Olivo” y llega - ya - “Pedro Romano” con las rebajas de febrero, prometiendo grandes saldos por liquidación del negocio:

“IN PERSECUTIONE EXTREMA SACRAE ROMANAE ECCLESIAE, SEDEBIT PETRUS ROMANUS QUI PASCET OVES IN MULTIS TRIBULATIONIBUS; QUIBUS TRANSACTIS, CIVITAS SEPTICOLLIS DIRUETUR, ET JUDEX TREMENDUS JUDICABIT POPULUM” [Durante la persecución final de la Santa Iglesia de Roma reinará Pedro el Romano, quien apacentará a su rebaño entre muchas tribulaciones, tras lo cual, la ciudad de las siete colinas será destruida y el Juez Terrible juzgará al pueblo] San Malaquías. 

Y por si no tienen bastante catártico, lean a continuación lo que escribió Nostradamus sobre lo que nos depara el futuro:

“Los italianos conocerán una ruina tan fuerte y terrible que se producirá el pánico. Su gran ciudad Roma quedará teñida de sangre. El Islam saqueará los bienes japoneses y los bancos; el Tíber y el Po enrojecerán con la sangre que corra”. Michael de Nostradamus, Centurias, VI, 98.



¿Lo dejamos ya aquí? Pues - por mí - vale.

Postdata: Si aún no saben bien quien era San Malaquías, les recomiendo que lean "EL ÚLTIMO PAPA Y EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA".









por A. Gil-Terrón
Miércoles 20 de Febrero de 2013

El Dr. Duncan MacDougall [1866 – 1920] fue un médico de principios del siglo XX, en Haverhill, Massachusetts, que trató de medir la pérdida de peso del cuerpo humano tras la muerte física del mismo. Se trataba de averiguar si el alma existía, basándose en que la misma tenía peso. Jugando con las palabras de la celebérrima frase, sería como si el alma se dijera a si misma: ¡Peso, luego existo!



Sus experiencias fueron recogidas por el New York Times, el 11 de marzo de 1907. La historia había comenzado cuando, en 1901, el doctor MacDougall pesó seis pacientes terminales de tuberculosis, en un hogar de ancianos. Colocando las camas de los moribundos sobre unas basculas industriales de la marca “Fairbanks”, capaz de medir variaciones de hasta de un gramo. En los seis casos hubo una apreciable pérdida de peso, 21 gramos, justo en el momento del fallecimiento. 

Sin embargo cuando MacDougall, realizó el experimento utilizando animales irracionales [perros, y ovejas], no hubo pérdida de peso en el momento de la muerte, y en los caso de las ovejas lo que hubo fue un incremento de peso. La conclusión a la que llegó el doctor Frankestein, perdón, querría decir el doctor MacDougall, fue que tan sólo el ser humano tiene alma.

Haciendo oídos sordos a aquellos que le llamaban “mata perros”, y otras lindezas, MacDougall publicó los resultados obtenidos, en marzo de 1907, en la “Revista de la Sociedad Americana para la Investigación Psíquica”, y la revista médica “American Medicine”, mientras que la noticia se extendió al público en general a través del "New York Times", tal como hemos indicado antes.

Posteriormente, en 1909, H. Laverne Twining, un profesor de colegio de Los Ángeles, realizó el mismo experimento, aunque esta vez con ratones. Si MacDougall dedujo que los perros no tenían alma, o al menos no parecían perderla al morir, los ratones que envenenaba Laverne, sí. El profesor, depositaba a los ratones en el plato de una balanza, les proporcionaba cianuro y a los 30 segundos el ratón estaba tieso. Al parecer, el fiel de la balanza descendía a continuación. Sin embargo, el peso no varió cuando la curiosidad insaciable del profesor le condujo a introducir un ratón en un tubo de cristal, matándolo por asfixia. 

El Dr. Contepomi, también realizó experimentos similares, en los años setenta, utilizando para tal fin a perros abandonados; hasta un día en el que un "pit bull", intuyendo las perversas intenciones del doctor, consiguió huir, no sin antes arrancarle los testículos al científico.  Amargo se debió de quedar Contepomi, ya que a partir de ese momento abandonó sus prácticas canicidas, para dedicarse, en cuerpo y alma,  a la filatelia y al canto en una coral polifónica. Los resultados de sus perrunos experimentos nunca fueron publicados.

En Redmond, Oregón, se experimentó con gallos, ovejas, corderos, y una cabra [el cerdo no consta, ya que - según parece - logro huir] por el procedimiento de la asfixia en una urna de cristal. Contra todo pronóstico, y en todos los casos, hubo una ganancia de peso que osciló entre los 18 y los 780 gramos, con lo cual se dedujo que los animales irracionales ganan peso, transitoriamente, en el momento de la muerte. El porqué de ello, constituye aún un misterio. Igual es que la báscula utilizada en Redmond era la de un tendero fraudulento.

La cifra de 21 gramos, como peso del alma, acabó popularizándose. Así, en el año 2003 se estrenó una la película sobre el alma, la vida y la muerte, titulada “21 gramos”, basada en los experimentos llevados a cabo por el Dr. Duncan MacDougall. El filme  había sido dirigido por Alejandro González Iñárritu, sobre un guion de Guillermo Arriaga, y contando en el reparto estelar con Sean Penn, Naomi Watts, Benicio Del Toro, Charlotte Gainsbourg, Melissa Leo y Clea DuVall. La película fue galardonado con numerosas distinciones internacionales, entre ellas, dos “Oscar”.

Lo bien cierto, es que tras mucho investigar, a fecha de hoy no sé si en la documentación original que recogía los datos de los experimentos, se hablaba de 21 gramos, o 21 onzas. Si habláramos en onzas, resultaría que 21 onzas serían, más o menos, unos 600 gramos. Si habláramos en gramos, 21 gr. serían ¾ de onza. De los que han hablado del experimento del doctor MacDougall, cada uno ha dicho una cosa diferente, llegando el despropósito hasta el caso dado durante el transcurso de un Congreso Internacional, en el que hablando de los experimentos de MacDougall, se dijo que el peso del alma era de 21 onzas, que equivalía – según ellos- a 60 gramos. Obviamente, se habían olvidado de poner un “0” a la derecha. 

En fin, lo importante no es cuánto “pesa” el alma, sino que el alma “pesa”; “pesa”, por mucho que a algunos le “pese”. ¿O no?



Y si tienen más ganas de calentarse la cabeza, no tienen más que leer el libro “El Vórtice”  (1994) de David Ash y Peter Hewitt, el cual proporciona, entre otras cosas, una explicación científica sobre la materialización y la desmaterialización, fundamentándose en la fórmula de Einstein: E =mc2, la que muestra que la energía “E” es igual a la masa “m” multiplicada por el cuadrado de la velocidad de la luz “c”. 

Mediante esta fórmula, David Ash y Peter Hewitt, explican cómo actúa la materialización y desmaterialización, basándose en el hecho de que la materia se transforma en energía y viceversa. Cuando algunos científicos afirman que esa ecuación es pura teoría, deberían recordar que menos de una onza (unos 28 grs.) de materia fue transformada en la energía suficiente para destruir la ciudad japonesa de Hiroshima. 

El vórtice es el torbellino o la forma real por la que se mueven los átomos de la que está compuesta la materia. Ash y Hewitt dicen que puesto que la materia y la luz participan del mismo movimiento, puesto que son una misma cosa en estados diferentes, la velocidad del torbellino del vórtice debe ser la velocidad de la luz. Consideran que ese es el único sentido posible para validar la ecuación de Einstein, y que debido a que el vórtice gira a la velocidad de la luz es por lo que podemos leer esta página, ver a las demás personas, a los árboles, al cielo y todo lo demás con nuestros ojos físicos.






por A. Gil-Terrón
Sabado 23 de Febrero de 2013

El Espiritismo es la ciencia que trata de la naturaleza, origen y destino de los espíritus, así como de su comunicación con el mundo material. Esta comunicación se realiza a través de los médiums, personas éstas dotadas de ciertas facultades que les permiten servir de intermediarios con el "Más Allá". Les pondré un ejemplo:

Imagínense que contemplamos una habitación en la que hay un individuo sentado al lado de un transistor de radio. En la habitación no es visible la presencia de ninguna persona más; sin embargo a nadie le sorprendería que del transistor salgan palabras inteligentes, dirigidas a la persona que allí se halla. 



Si aplicamos a este caso el Espiritismo, las ondas radiofónicas, invisibles e inaudibles a los sentidos humanos, serían la transmisión de un mensaje del "Más Allá", el transistor sería el médium capaz de captarlas y transmitirlas, y el oyente sería la persona destinataria de ese mensaje. Cualquier habitación vacía y en silencio absoluto, está saturada de invisibles e inaudibles ondas de radio. El hecho de que ni las veamos ni las oigamos, no quiere decir que no estén ahí. Tan sólo con un simple transistor seremos capaces de transformarlas en algo perceptible por nuestros sentidos, mediante la utilización de un simple receptor de radio, vulgo transistor.

La manifestación de un espíritu, en nuestro mundo puede llegar a ser percibida por nuestros sentidos corporales. De dichas manifestaciones tenemos constancia, a lo largo de los siglos, en la práctica totalidad de culturas y etnias. Es lo que conocemos con el nombre de “fantasma”.



Como intuyo que algún "católico talibán" (yo soy católico, pero me repelen los fanáticos irracionales) puede estar esbozando, en estos momentos, una sonrisa inquisitorial, al oír mencionar la palabra “fantasma”, pues les voy a transcribir un pasaje del Evangelio, para que recordemos que la creencia en la existencia de fantasmas era un hecho corriente, conocido y aceptado en el Israel de tiempos de Jesucristo y - por lo que se desprende del propio texto evangélico- asumido como un hecho cierto, por el propio Jesús y sus apóstoles:

«Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían un fantasma. Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un fantasma no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo». Lucas, 24: 36-39. 

Jesucristo, podría haber dicho, perfectamente, que los fantasmas no existen, sin embargo no sólo da por hecho que éstos se pueden manifestar ante los vivos, sino que además describe cómo son: 

«… porque un fantasma no tiene carne ni huesos…».

Tomemos ahora de la Biblia un caso en el que, aparte de demostrar que el oficio de médium no es una moda decimonónica sino que su origen se pierde en la noche de los tiempos, podemos constatar que no toda comunicación con el más allá tiene porque ser un viaje a las tinieblas. Los versículos que a continuación transcribo, están sacados del Primer Libro de Samuel (28: 3-25):

«Entonces Saúl consultó a Jehovah, pero Jehovah no le respondió ni por sueños, ni por Urim, ni por los profetas. Entonces Saúl dijo a sus servidores: —Buscadme una mujer que sepa evocar a los muertos, para que yo vaya a ella y consulte por medio de ella. Sus servidores le respondieron: —He aquí que en Endor hay una mujer que sabe evocar a los muertos. Saúl se disfrazó poniéndose otra ropa, y fue con dos hombres. Llegaron de noche a la mujer, y él dijo: —Por favor, evócame a los muertos y haz que suba quien yo te diga… ».

Si tienen la paciencia de leer el pasaje completo, verán que el rey Saúl acude a una médium y la obliga a invocar al espíritu del fallecido Samuel, y éste acude, y habla a través de la médium. 

La Iglesia Católica asume, como “Palabra de Dios”, la integridad del Antiguo Testamento recogido por la SAGRADA BIBLIA, y como tal se lee diariamente en todas las iglesias católicas del mundo. Pues bien, el párrafo que acabamos de leer, del Primer Libro de Samuel, se halla incluido en el Antiguo Testamento, y por lo tanto todo lo que allí se dice es - para la Iglesia Católica - “Palabra de Dios”; por lo tanto si un católico niega que un médium pueda realmente hablar con los “muertos”, está poniendo en entredicho al Antiguo Testamento y lo que ello significa. ¿O no?

Pues eso.



por A. Gil-Terrón
Sabado 23 de Febrero de 2013

Los espíritus de las personas muertas son invisibles a los humanos. Cuando éstos se manifiestan y son perceptibles sensorialmente por los vivos, entonces es cuando se denominan “fantasmas”. En cuanto a las apariciones, el físico y matemático GEORGE NUGENT MERLE TYRRELL, identificaba cuatro grupos principales en base a la conducta adoptada por los presuntos espíritus [“APARICIONES”, George Nugent Merle Tyrrell, Buenos Aires, Editorial Paidós, 1965]:

  • Apariciones que frecuentan habitualmente un lugar determinado. Generalmente no suscitan miedo, son inofensivos y a veces llegan a ser tratados como un miembro más de la familia.
  • Apariciones post-mortem. Suelen tener lugar muy poco tiempo después de la muerte de la persona reaparecida, y no acostumbran a estar relacionadas con un lugar o acontecimiento concreto; parecen ser como despedidas.
  • Apariciones en casos críticos: el aparecido es alguien que está advirtiendo al sujeto de una experiencia importante, como un accidente, una enfermedad o, por supuesto, la muerte.
  • Aparición inducida. En estos casos, el fantasma no es el de una persona muerta o moribunda, sino el de alguien vivo, que intenta con deliberación hacer que su imagen se haga visible a otra persona; se habla entonces de bilocación.

Los espíritus, son los seres inteligentes de la creación. Éstos pueblan el universo fuera del mundo material. “Alma", es el nombre que recibe un espíritu, cuando está encarnado. Ésta, una vez abandona el cuerpo, tras la muerte física, conserva una envoltura fluídica ligera, intangible, llamada "peri-espíritu". Esta envoltura tiene dos funciones. Por un lado sirve de envoltura del alma y por otro actúa como lazo de unión entre ella y el cuerpo físico. 



El llamado "cordón de plata" (el hilo que mantiene el contacto del espíritu con el cuerpo, durante un viaje astral) está formado por el peri-espíritu: 
  • «Antes que la cadena de plata se quiebre, y se rompa el cuenco de oro, y el cántaro se quiebre junto a la fuente, y la rueda sea rota sobre el pozo; y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio. Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad». Eclesiastés 12: 6-8.

Algunas de las facultades paranormales del hombre, tales como la telepatía, levitación, psicocinesis (mover objetos sin tocarlos) y cirugía psíquica, no son más que actuaciones del peri-espíritu con repercusiones físicas. 

Estas facultades han sido comprobadas científicamente en laboratorio, siguiendo un severo protocolo. Curiosamente, la antigua URSS, fue pionera en este tipo de experimentación, lo cual es significativo, máxime cuando esta anti-nacionalidad nunca se distinguió precisamente por su elevada "espiritualidad".

Volviendo al tema de los espíritus, les diré que existe la creencia equivocada de la omnisciencia de los mismos. Me explicaré: Muchas de aquellas personas que creen en la supervivencia del alma tras la muerte física del cuerpo, piensan que tras cruzar el umbral de la muerte, el espíritu tiene una visión clara y precisa del más allá. En otras palabras, que lo sabe todo. Nada más lejos de la realidad. Así como todos los hombres poseen un distinto grado de saber e ignorancia, de bondad y de maldad, lo mismo sucede con los espíritus. Éstos no son más que nuestra humanidad despojada de la envoltura corporal. El que es un cateto aquí, lo sigue siendo allí y allá.
Fraudes aparte, lo cierto es que la experimentación espiritista ha venido produciendo desde el año 1847, multitud de fenomenología que ha enmudecido a más de un detractor de esta joven ciencia, por más que le han buscado "los tres pies al gato". La práctica de esta ciencia se traduce en el estudio de manifestaciones físicas, perceptibles por los sentidos, colocando, por lo tanto, al Espiritismo dentro del rango de las ciencias positivas, como la Física y la Química. 


No toda manifestación paranormal tiene por que proceder del más allá, pero si el causante es un hombre físico, lo que es innegable es que esas cualidades que le permiten actuar paranormalmente sobre la materia, pertenecen al peri-espíritu y si éste existe, también existe el espíritu que le da nombre y razón de ser.

Del mismo modo que una persona entrenada, es capaz de mover físicamente un objeto sin tocarlo, mediante lo que vulgarmente se conoce como el poder de la mente, un ser desencarnado puede realizarlo en base a los mismos principios.

Volviendo a la esencia del espiritismo, y lo que el mismo puede aportar a nuestras vidas, vemos que en primer lugar prueba la supervivencia del espíritu, tras la muerte física del cuerpo, en plena vida individual e inteligente. 

Por otro lado, por los mensajes recibidos del "Más Allá", recogidos durante años por Allan Kardec y León Denis, dan constancia de la responsabilidad que acarreamos con nuestros actos, responsabilidad ésta que no cesa con la muerte, sino que se lleva al más allá, como un bagaje inseparable del espíritu.



por A. Gil-Terrón
Martes 26 de Febrero de 2013

Me voy a permitir la osadía de apostillar y a veces contradecir, frases famosas de divos universales, sin más pretensión que la de demostrar que, exceptuando a Dios, nadie es intocable y mucho menos perfecto. Procedo:
  • "Cada nación se burla de las otras y todas tiene razón". SCHOPENHAUER (1788-1860). A lo que yo añadiría que sí, pero que unas tienen más razón que otras para reírse.
  • "Para la mayoría de nosotros la vida verdadera es la que no llevamos". OSCAR WILDE (1856-1900). Indudablemente siempre hay quien trata de convertir sus traumas personales, en universales. Será por aquello de mal de muchos, consuelo de tontos. 
  • "No hay mayor dolor que recordar, en la miseria, el tiempo feliz". DANTE (1265-1321). Yo le diría al autor de La Divina Comedia que más triste es no tener nada que recordar; aunque claro, no se pude echar en falta a aquello que no se ha conocido.
  • "El primer paso hacia la filosofía es la incredulidad". DENIS DIDEROT (1713-1784). Efectivamente, pero también la incredulidad constante y pertinaz, es el primer y último paso hacia la estupidez. 
  • "El conocimiento del hombre no puede llegar más allá de su experiencia". LOCKE (1632-1704). Según esta brillante teoría, yo no debería de conocer qué existe Australia, ya que nunca he estado – personalmente - allí. 
  • "Se aprende poco con la victoria, en cambio mucho con la derrota". PROVERBIO JAPONÉS. O dicho de otro modo: el que no se consuela es porque no quiere. Lo que aprende el que sufre la derrota, ya lo sabía el que consiguió la victoria. El que consigue la victoria, normalmente, necesita aprender menos que aquel que es incapaz de alcanzarla. 
  • "La esperanza es el único bien común a todos los hombres; los que todo lo han perdido la poseen aún". TALES DE MILETO (640-543 a. C.). Yo le añadiría al filósofo griego que la esperanza se suele transmutar en miedo, cuando se tiene todo. La esperanza se gana cuando se pierde todo y se pierde cuando se gana.  
  • "El principio más profundo del carácter humano es el anhelo de ser apreciado". WILLIAMS JAMES. Pues va a ser que no. El principio más profundo del ser humano consiste en conocerse uno mismo, para, a continuación, apreciarse o despreciarse. El anhelo de ser apreciado, no tiene ninguna profundidad y es un principio tan superficial y fatuo como aquel que alimenta al débil y al inseguro
  • "Sufrir y llorar significa vivir". DOSTOIEVSKI (1821-1881). Pues sí, pero disfrutar, reír, dormir, comer y... también significa vivir. ¿O no?
  • "No veas en tu enemigo más que un amigo extraviado". PITÁGORAS (VI a. C.). Espero que se haya perdido en la selva amazónica, en el territorio de una tribu caníbal. 
  • "Cuando uno dice que sabe lo que es la felicidad, se puede suponer que la ha perdido". MAURICE MAETERLINCK (1862-1949). O también podríamos suponer que quien sabe lo que es la felicidad es porque la posee y es lo suficientemente perspicaz como para valorarla. 
  • "Lo más extraordinario es que el mundo tenga sentido". Albert EINSTEIN (1879-1955). Pues no. No existe peor ciego que aquel que no quiere ver. Cuando se prescinde de Dios, todo lo sencillo se convierte en extraordinario. Un actor de cine, famoso por sus charlotadas, hizo una reflexión sobre el mismo tema que Einstein, que dejaba en mantillas al famoso científico. Decía así:
  • "No puedo creer que nuestra existencia carezca de significación, que no sea un accidente, como algunos pretenden afirmar. La vida y la muerte son acontecimientos harto precisos, harto implacables, para ser accidentales". Charles CHAPLIN (1889-1977).

Amén.




por A. Gil-Terrón
Jueves 28 de Febrero de 2013

Hoy en día sabemos que en la Edad Media hubo un calentamiento global muy superior al existente hoy en día. Posiblemente fuera debido a que el medievo – como todos analfabetos saben – fue una época inmersa en una gran revolución industrial, que llevó a la fabricación masiva de vehículos a motor. Cuando éstos comenzaron a rodar por las autopistas construidas por el Rey Arturo, el Mago Merlín, y los siete enanitos, el nivel de CO2 se disparó, con lo que el planeta se halló inmerso en lo que hoy denominamos “efecto invernadero”.

Bromas aparte, lo bien cierto es que el calentamiento global que aconteció entre el año 800 d. C. hasta el 1.100 d. C. fue superior al existente hoy en día, y el mundo entró en un periodo floreciente para la agricultura y la ganadería, al poderse cultivar tierras que hasta esa fecha habían sido baldías, debido a las bajas temperaturas. La razón de este “calentamiento global” no se conoce a ciencia cierta, aunque siempre habrá algún talibán “antisistema” que le eche la culpa a la Iglesia Católica, por ser ésta la que ostentó el poder durante esa época. 

El ejemplo más reciente de cómo el clima cambia de forma independiente de la actividad humana es el descubrimiento de que la Antártida, era una selva tropical hace 52 millones de años. Los científicos llegaron a esta conclusión después de analizar el fondo del mar a 1.000 metros de profundidad, donde encontraron polen, esporas y restos de un bosque subtropical. Este descubrimiento sin embargo, ha sido utilizado por las corporaciones que mueven los hilos de los movimientos medio ambientalistas, para vender sus agoreras e interesadas teorías apocalípticas. 

Luis Miranda escribía, el 9 de diciembre de 2010 en http://real-agenda.com/tag/cambio-climatico/, que «apenas unos meses después de que un documento de la ONU revelara el plan que los alarmistas del cambio climático pretendían dar como excusa -la sobrepoblación- como mantra para resucitar el desacreditado calentamiento global como un medio de desmantelamiento de la clase media, el multimillonario Ted Turner hizo énfasis en lo mismo durante un almuerzo en Cancún, instando al mundo a adoptar la brutal política China de permitir un solo hijo, e incluso sugirió que los pobres deben ser esterilizados a cambio de dádivas del gobierno.

Después de un discurso dado por el economista Brian O’Neill, del Centro de Investigación Atmosférica de los Estados Unidos, que concluyó con la idea que una población en rápido aumento está contribuyendo a una aceleración del crecimiento de las emisiones, el tío Ted salió a recordar que los esclavos como nosotros no deben aspirar a seguir su ejemplo de tener cinco hijos, limitándose a uno o a enfrentar la ira de una política infantil al estilo chino, que envía a las mujeres que desafían sus edictos a “campos de reeducación,” una vez que han sido golpeadas y forzadamente inyectadas para acabar con la vida de sus bebés dentro del vientre, por supuesto.

“El Sr. Turner – un defensor del control de la población – dijo que el estrés ambiental en la Tierra requiere de soluciones radicales, lo que sugiere que los países deberían seguir el ejemplo de China en el establecimiento de una política de tener un hijo único para reducir la población mundial a través del tiempo. Añadió que los derechos de fertilidad podrían ser vendidos para que las personas pobres puedan beneficiarse de su decisión de no reproducirse “, informa el “Globe and Mail”».

El problema es que el cambio climático ha terminado por convertirse en un jugoso y multimillonario negocio para más de uno. Hasta ahí, no abría nada que objetar ya que vivimos en un mundo de libre comercio en el que vende quien más miente y para que existan listos tienen que haber tontos que los aúpen y sustenten. No; no es ese el problema. Lo preocupante estriba en que el “cambio climático” lleva camino de convertirse en una nueva religión, en donde el radicalismo, la violencia, la intolerancia, y el sectarismo, comienzan a adquirir tintes alarmantes. Hay incluso hasta quien habla de “ECOFASCISMO”, como es el caso del libro publicado por Jorge Orduña. Al final ha resultado que la ficción de la novela “ESTADO DE MIEDO” (“State of Fear”), escrita por Michael Crichton en el año 2004, ha sido superada por la realidad.

Si en un principio corrieron ríos de tinta denunciando el cambio climático, hoy en día existen mares de tinta contando todo lo contrario, cosa que ha terminado por poner nerviosos a los “gurús” de la “nueva religión”, que ven en peligro su – hasta ahora – prospero y pingüe negocio.

El nervosismo les ha vuelto agresivos, llevándoles a “perder los papeles” y cometer alguna tontería, como la realización de un vídeo tan amenazador como desagradable. De se vídeo y otros despropósitos, nos habla el autor del libro “Order Out Of Chaos”, el periodista y editor de http://www.prisonplanet.com/, Paul Joseph Watson:

«Un nuevo vídeo sobre el cambio climático publicado por la “destacada” organización mundial, "1010 Global", que lucha contra el “calentamiento global”, muestra como niños en el aula de un colegio son asesinados por no reducir su producción personal de CO2.  Los niños, escépticos del calentamiento global antropogénico, son grotescamente volados en mil pedazos con las tripas y la sangre salpicando por todas partes; un recordatorio alarmante del hecho de que la agenda ambiental no es más que un velo de una religión repugnante de muerte, y que el movimiento, cada vez más desacreditado, está desesperado por hacer del calentamiento global un instrumento para lograr sus intereses.  Aquellos que no estén de acuerdo, dice el vídeo, no tienen por qué sentirse presionados; simplemente son asesinados.

Bajo el título “No hay presión”, el clip comienza mostrando una profesora lavándoles el cerebro a los niños sobre las emisiones de CO2, antes de volarles la cabeza a dos niños que no están de acuerdo y se niegan a reducir su cuota de emisión de dicho gas.

El vídeo muestra, como los escépticos del calentamiento son liquidados y sus cuerpos horriblemente destrozados, por tener la osadía de sostener un punto de vista diferente, en unas escenas que no estarían fuera de lugar en una película de terror, y que le revuelve el estómago a cualquiera.

video
https://www.youtube.com/watch?v=7DFuG8wJfOA

El vídeo muestra, como los escépticos del calentamiento son liquidados y sus cuerpos horriblemente destrozados, por tener la osadía de sostener un punto de vista diferente, en unas escenas que no estarían fuera de lugar en una película de terror, y que le revuelve el estómago a cualquiera.

Este vídeo representa uno de los últimos empujes del moribundo movimiento ambientalista, entregado a mantener vivo el tema del calentamiento global antropogénico [calentamiento global como consecuencia de las actividades del ser humano]. El nivel absoluto de desesperación, el vitriolo y la idiotez que figuran en el clip de cuatro minutos, es indicativo de un grupo ideológico que está perdiendo el debate científico y por lo tanto se ve obligado a recurrir a la propaganda burda y vil, en un intento de restregar su desacreditado mensaje por las narices de la gente. 

“¿Qué estaban pensando? No estaban, porque esto va a tener un efecto exactamente contrario al que tenían en mente. No tengo palabras para describir mi disgusto con el vídeo “, escribió el prominente escéptico del cambio climático Anthony Watts

“Este es el discurso del odio, puro y simple. Legitima casi cualquier acción en contra, o la caracterización de los que no están de acuerdo con la versión más histérica, catastrófica y cataclísmica del clima.  “Disparen a todos y dejen que Dios se encargue de ellos”, escribe Thomas Fuller. El uso de niños de diez años de edad, como actores y víctimas, da un toque – al vídeo - especialmente retorcido.

Cuando DDB creó un anuncio que muestra WWF estrellándose contra el World Trade Center para pedir apoyo para el activismo verde, fue grotesco, de mal gusto y un insulto a todos los que sufrieron pérdidas el 11 de septiembre de 2001. Hubiera sido imposible imaginar una más cruda, llamada al activismo verde; hasta ahora.

El Físico checo Luboš Motl  va aún más lejos en su condena del vídeo clip; la descarga en la actríz de “X-Files”, Gillian Anderson, que proporcionó la voz en off del vídeo, “¿es ella realmente una aberración nazi como aparece?” ¡Buena pregunta!

El movimiento “10:10” escogió promover abiertamente el genocidio. No es simplemente la promoción… lo están planeando. Son realmente la planificación de formas de como reducir las emisiones globales de CO2 en un 10% al año. Y, en efecto, el genocidio similar al que presentan en el video es la única manera plausible como eso se puede lograr.

La CIA, el FBI, y otros deberían ir tras el cuello de la escoria inhumana responsable del movimiento “10:10” y aquellos que los protegen. Estas personas son una amenaza real no sólo para nuestro bienestar, sino para nuestra salud y vida.

James Lee se suicidó demasiado pronto; seguramente habría estado encantado por esta película”, añade Motl, refiriéndose al hombre armado que entró, en un edificio de “Discovery Channel”, con explosivos y tomó rehenes en una protesta contra la falta de atención sobre el “calentamiento global”, antes de ser abatido a tiros por la policía.

Al igual que los personajes en el vídeo, Lee expresó su inclinación por matar a los bebés y a los niños, en una carta publicada en Internet antes de sus acciones.

La visión enferma y retorcida del movimiento “10:10” de asesinar a los escépticos del “calentamiento global antropogénico” y - de hecho – a cualquier persona que se niegue a adoptar su sistema de creencia es compartida por la inmensa mayoría de prominentes alarmistas del cambio climático.

Como se ha documentado exhaustivamente, el movimiento del calentamiento global no es más que una fachada para la religión de la muerte – neo-eugenesia – y la agenda para imponer medidas draconianas de control de la población y el fascismo ecológico en nombre de salvar al planeta.

Los líderes de este nuevo culto incluyen personas como el gurú ambientalista finlandés Pentti Linkola, que ha pedido que quienes nieguen el cambio climático, sean “reeducados” en campos de concentración ecológicos y que la gran mayoría de los seres humanos, se mantengan el resto de sus vidas esclavizados y controlados por una “Policía Ambientalista” liderada por el Estado.  Él – además - sugiere que las personas sean esterilizadas a la fuerza, que sus coches sean confiscados y que se restrinjan los viajes a todos, excepto a los miembros de la élite.



Linkola fervientemente disfrutaría usando el botón rojo que muestra el vídeo del movimiento “10:10” para liquidar los escépticos, ya que dijo una vez que una nueva guerra mundial sería “una ocasión feliz para el planeta”, ya que acabaría con decenas de millones de personas. [Kaarlo Pentti Linkola es un ecologista finlandés que considera que la humanidad está destruyendo el medioambiente, y por eso plantea como “solución final” la reducción del número de personas en el mundo y la desindustrialización. Su ideal de sociedad es una DICTADURA TOTALITARIA, gobernada por una élite intelectual, donde la mayor parte de la población tenga el nivel de vida de la EDAD MEDIA y el consumo esté limitado solamente a recursos renovables]. 

Como hemos documentado, aunque no va tan lejos como Linkola, el movimiento “eco-fascista” está atrayendo a defensores prominentes, incluyendo a James Lovelock, el creador de la hipótesis “Gaia”. Lovelock declaró a “The Guardian”, a principios de este año, que “la democracia debe ser suspendida” para combatir el calentamiento global y que “algunas personas con autoridad” deberían controlar el planeta.

Este sentimiento fue compartido por el autor y ambientalista Keith Farnish, quien en un libro reciente llamó a que se cometan actos de sabotaje y terrorismo ambiental, tales como destruir represas y la demolición de ciudades, con el fin de devolver el planeta a la era agraria. Otro prominente alarmista de la NASA y del calentamiento global, aliado de Al Gore, el Dr. James Hansen aprobó el libro de Farnish.

Otra figura destacada en el debate sobre el cambio climático que ejemplifica el sistema de creencias violento y obsesionado por la muerte del movimiento es el Dr. Eric R. Pianka, un biólogo estadounidense que trabaja en la Universidad de Texas en Austin. Durante un discurso ante la Academia de Ciencias de Texas en marzo de 2006 Pianka defendió la necesidad de exterminar a un 90% de la población mundial a través del virus del ébola en el aire. La reacción ante el discurso presenciado por profesores y científicos no fue de shock o repulsión; sino que se pusieron de pie y aplaudieron a Pianka por sus ideas de genocidio en masa. 

El actual zar de la ciencia de la Casa Blanca, John P. Holdren también defiende las prácticas más obscenamente dictatoriales, eco-fascistas, e inhumanas en nombre del ecologismo. En su libro de 1977 “Ecoscience, Holdren” pide un “régimen planetario” para llevar a cabo abortos forzados y procedimientos de esterilización obligatoria, así como drogar el suministro de agua, en un intento de sacrificio de los excedentes humanos.

Dado que estos son los individuos a la vanguardia del movimiento ecologista, es una sorpresa que ahora estemos viendo sus puntos de conversación apareciendo en comerciales depravados y corruptos como el clip del movimiento “10:10 Global”, que promueve abiertamente la idea de una solución “definitiva” para los disidentes que se niegan a ser adoctrinados por el culto que ellos lideran.

Esta película demuestra más allá de toda duda que los alarmistas del “calentamiento global antropogénico” han perdido el debate científico racional en cuanto a las causas del cambio climático y acaban recurriendo a amenazas sobre cualquier persona que no esté de acuerdo con ellos.

Aunque la organización que está tras esta película esperaba marcar el 10 de octubre como la fecha en que su mensaje eco-fascista sería ampliamente difundido, como resultado directo del tono vulgar y aterrador de la misma, todo lo que han logrado realmente es sembrar la semilla de su propia destrucción, y la garantía de que “10:10” será recordado como otro clavo en el ataúd del “alarmismo del calentamiento global”».

Por otro lado leemos en wordpress que «el 20 de noviembre de 2009, emails y documentos de la Unidad de Investigación sobre el Clima en la Universidad de East Anglia descubren la falsedad de la teoría del calentamiento global causado por el hombre dejando claras algunas cosas:
  • Que existen acuerdos secretos para manipular los datos de forma que la tendencia al calentamiento aparezca como una conclusión inapelable. 
  • Se ocultan datos que no encajan con la teoría del calentamiento global.
  • Se desvelan acuerdos secretos para eliminar del proceso científico a los críticos de la teoría por medio de apartarles de procesos y publicaciones.
  • Se oculta el Período Cálido Medieval para que el calentamiento actual aparezca como algo preeminente y único.
  • Algunos correos muestran la alegría de algunos investigadores por la muerte de John Daly, un conocido escéptico australiano.
  • Muchos de los científicos que escriben los e-mails dudan de parte de lo que postulan, pero ocultan al público sus dudas tras alcanzar acuerdos de no divulgación de otra verdad que no sea la oficial».
Si quieren más, pinchen aquí y leerán la carta de denuncia que firman 50 científicos de la NASA, contra la manipulación habida en el manido “cambio climático” y “el efecto invernadero”. Y si aun no tienen bastante, lean el demoledor libro del escritor Jorge Alcalde “LAS MENTIRAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO, UN LIBRO ECOLÓGICAMENTE INCORRECTO” [ISBN: 978-84-96088-70-2 - Editorial Libros libres, Madrid 2007, 208 páginas]. 


A continuación tienen el enlace de tres vídeos, perfectamente documentados, en los que pueden ustedes contemplar el gran fraude del “calentamiento global” así como los intereses bastardos que subyacen tras él.


Miren si andan acertados los talibanes del “calentamiento global”, que ahora, según científicos de la NASA, podríamos estar en vísperas una nueva glaciación, o sea, todo lo contrario a lo vaticinado por los gurús del “apocalipsis climático”. 


No se si estarán acertados o no con sus pronósticos los firmantes de la NASA, pero lo cierto es que en la calle hoy hace mucho frio, así que tomen las precauciones necesarias para esta temporada invernal. Ahorre agua, abríguese bien, ahorre combustibles, y tenga mucho cuidado si enciende calentadores a gas, carbón o leña. Si usa calefacción basada en combustibles orgánicos, recuerde tener una buena ventilación hacia el exterior del recinto en donde se use dicha calefacción. Si desea amargarse la existencia informándose sobre la nueva glaciación que viene, no tiene más que pinchar aquí

Pues bien, mientras pasamos frio, es bueno que – para calentarnos - sepamos que el gurú míster Gore y su mariachi, están haciendo el agosto a cuenta del “calentamiento global”. Sin ir más lejos, en las Islas Canarias ya cobró, en 2007, 480.000 € por dar dos conferencias sobre su agorero libro “Verdad incomoda”. Así nos lo cuenta Libertad Digital: «Sus honorarios están a la altura de un mesías: 240.000 euros por conferencia, suite de 300 metros, coches de lujo, paseos en yate,... Todo en un visto y no visto que remeda el espíritu de Bienvenido Mr. Marshall; sólo que, en vez de traer dinero, el nuevo ídolo del eco-fanatismo se lo lleva». 

¿A qué se han calentado? Pues a mi se me está empezando a calentar la boca. Mejor lo dejamos ya.






por A. Gil-Terrón
Viernes 8 de Marzo de 2013

Si un servidor publicase que lo que en la antigüedad llamábamos “ángeles”, hoy lo denominamos “extraterrestres”, no tendría más valor que un brindis al Sol realizado por un laico de tercera fila; ahora bien, si dicha afirmación fuese realizada durante una entrevista televisiva, por un monseñor [MONSEÑOR es un título honorífico, concedido por el Papa, que se utiliza precediendo al nombre propio de algunos miembros de la Iglesia Católica], miembro de la Curia Vaticana [DECRETO CHRISTUS DOMINUS de Su Santidad Pablo VI, dado en Roma, en San Pedro, el 28 de octubre de 1965. Capítulo 1º - 9: «En el ejercicio supremo, pleno e inmediato de su poder sobre toda la Iglesia, el Romano Pontífice se sirve de los dicasterios de la Curia Romana, que, en consecuencia, realizan su labor en su nombre y bajo su autoridad, para bien de las Iglesias y servicio de los sagrados pastores». Nota del autor: “Dicasterio” es la denominación que se utiliza para referirse a los diferentes departamentos u organismos especializados de la Curia Romana], entonces la situación cambiaría radicalmente. Y eso si hablamos de hoy en día, ya que si dicha afirmación se hubiese realizado hace tan sólo 186 años, el responsable hubiese ardido físicamente en la hoguera de la intolerancia y la superstición que comandaba la nunca bien vilipendiada y poco santa Inquisición.

Pues bien, Monseñor Corrado Balducci, miembro de la Curia Vaticana hasta su fallecimiento a finales de 2008, hizo acto de presencia y fue el principal protagonista en multitud de simposios y conferencias sobre el tema OVNI, en los que nunca se cansó de repetir que: «Los OVNIS existen y son de procedencia extraterrestre»…  «Estos extraterrestres de hoy, son los viejos ángeles de la Biblia».

Pero la difusión y defensa de los postulados de monseñor Balducci no quedaron restringidos a los ámbitos “frikis” del mundillo de la ufología; no; monseñor Corrado concedió entrevistas televisivas en diferentes países, en las que afirmó sin titubeos aquello que muchos pensamos desde hace tiempo, y es que: los ángeles de ayer, son los extraterrestres de hoy.

Posiblemente el pensamiento de Balducci estaba influenciado por los discursos del dominico francés Jacques-Marie Monsabré (1827-1907), el cual consideraba posible y razonable, la existencia de seres inteligentes en el Universo, distintos a los ángeles y a los humanos. Monsabré, al igual que Balducci, hicieron suya la frase del filósofo romano Lucrecio: “La Naturaleza no da saltos” [Tito Lucrecio Caro (99 a. C. - 55 a. C.), poeta y filósofo romano, autor de “De rerum natura” (Sobre la naturaleza de las cosas). Lucrecio escribió: "Ninguna cosa nace de la nada"; "De la nada, nada puede hacerse"; "Nada puede a la nada reducirse / ni alguna cosa hacerse de la nada". La historia a presentado a Lucrecio como un filósofo adalid del ateísmo, sin embrago sus versos son, inducidamente, un canto al creacionismo divino].

Quien fue contemporáneo de Monsabré, fue el sacerdote salesiano Andrea Beltrami (1870 - 1897), fallecido a los 27 años, en olor de santidad. De él se ha escrito que solía rezar a menudo por las almas de los habitantes de otros planetas del Universo.


EL ANALFABETISMO DE LA PRENSA AMARILLA

Con el título “La Iglesia frente a los extraterrestres” publicaba la veterana publicación “MÁS ALLÁ”, en su nº 221, un reportaje sobre las manifestaciones de monseñor Corrado Balducci respecto al tema de la existencia de extraterrestres. Balducci era presentado como «Padre de la Congregación para la Evangelización del Pueblo –organismo que antes se conocía como Santa Inquisición– y es un teólogo muy respetado en Roma, amigo personal del papa Benedicto XVI».

Lo bien cierto es que la figura de «Padre de la Congregación para la Evangelización del Pueblo» no existe dentro de la Curia Romana; lo que existe es la “Congregación para la Evangelización de los Pueblos”, que no tiene ningún “Padre”, sino un presidente, un vicepresidente, y un secretario, amén de que la labor de dicha congregación está dirigida al mundo de las misiones, concretamente a la gestión de las llamadas Obras Misionales Pontificias, cuyo principal objetivo es el de promover el espíritu misionero y universal en el seno del pueblo de Dios. Nada que ver con la antigua Inquisición cuyo testigo ha sido recogido - dentro de la Curia Romana - por la “Congregación para la Doctrina de la Fe”. 

Pero los patinazos periodísticos del amarillo reportaje no acaban ahí; así podemos leer más adelante que «… hay quien relaciona estas declaraciones con la próxima “desclasificación” del Tercer Secreto de Fátima (MÁS ALLÁ, 136), nunca revelado oficialmente. Siempre se ha dicho que la Iglesia no ha desvelado su contenido por prudencia. Y las hipótesis apuntan a que bien podría anunciar una III Guerra Mundial o una crisis doctrinal de la Iglesia tan fuerte como las que provocaron las escisiones de la Iglesia ortodoxa y de la protestante». 

Lo cierto es que el reportaje de la revista “MÁS ALLÁ” está publicado durante el pontificado de Benedicto XVI, ya que cuando se habla de Balducci se dice que fue «amigo personal del papa Benedicto XVI», y por cierto, tampoco indican en que se basan para hacer tamaña afirmación. Pero lo más escandaloso es que expresen tácitamente que siendo papa Benedicto XVI, el Tercer Secreto de Fátima aún no se había hecho público por parte del Vaticano, cuando lo bien cierto es que el esperado texto fue publicado por el Vaticano el 13 de mayo del 2000, siendo papa Juan Pablo II, y para más inri el contenido real del Tercer Secreto de Fátima, nada tiene que ver con las especulaciones que sobre su contenido hace el autor del mencionado artículo periodístico.

PLANETA TIERRA: DE OMBLIGO DEL UNIVERSO, A CULO DEL ÍDEM.

No obstante a lo expuesto lo cierto es que monseñor Corrado Balducci sí que dijo en el transcurso de una entrevista en el “Canale 5” de la tv italiana que: «es probable que existan otros seres, lo que no sería extraño, entre la naturaleza humana y la angelical (preternatural), de las cuales tenemos certeza teológica, aunque hay una discrepancia muy grande al respecto. Y aparte del hombre, cuyo espíritu está subordinado a la materia, y los ángeles que sólo son espíritu, es probable que existan seres que tengan espíritu además de cuerpo y materia, de modo similar a nosotros. Es posible que exista aquello que denominamos OVNIS, así como pueden existir las personas que aparecen junto a estas naves, las cuales no sólo tendrían ciencia sino además una habilidad natural superior a la nuestra». [Original: FATHER BALDUCCI assertions about Extraterrestrials. 24/11/1986 - Canal 5 - Broadcast "Mysterious Italy": «It is probable that there are other beings, that is not very strange, because among the human and angelic nature, of which we have the theological certainty, there is a big too much discrepancy. And among this man, in whom the spirit is subordinate as to the matter, and the Angels that are alone spirit, are probable that they exist of the beings that have spirit with the very less matter and body of that, that we have. They could be those that we call Ufo, these persons that would appear with these wagons, and that also have not only one science, but a natural guardian ability to the our»].



video

De la particular cruzada de monseñor Corrado Balducci hay demasiados testimonios audiovisuales, a lo largo de los años, como para pensar que fue un lapsus puntual aprovechado por un periodista rapaz. Lo bien cierto es que ni Balducci se retractó jamás de lo afirmado, ni el Vaticano desautorizó nunca sus aseveraciones. Algunas de estas manifestaciones públicas, en diferentes medios de comunicación, las pueden comprobar ustedes personalmente en las siguientes direcciones:

http://www.youtube.com/watch?v=_blVK-tjk7Y
http://www.youtube.com/watch?v=Gld3P2mzoQY
http://www.youtube.com/watch?v=7XnWxGr2914
http://www.youtube.com/watch?v=ZMsPTVFG9eI
http://www.youtube.com/watch?v=ua26wcJ8Z80
http://www.youtube.com/watch?v=ru3IXx0jChI
http://www.youtube.com/watch?v=K17nLfV8ct4

La historia del vaticano y los extraterrestres no acaba aquí; hay mucho más y más fuerte, como la narración del contacto que tuvo el Papa Juan XXIII con un extraterrestre, en los jardines de Castelgandolfo; pero mejor lo dejamos para otro día, que por hoy ya va bien. 







por A. Gil-Terrón
Miercoles 13 de Marzo de 2013

Pienso yo, respetuosamente, que si centenares de millones de católicos hemos rezado para que el Espíritu Santo ilumine e inspire a los cardenales que tienen que elegir al nuevo papa, y que éstos a su vez, haciendo uso del don divino del libre albedrío, han pedido igualmente que el Espíritu Santo les inspire en la elección del nuevo pontífice, pienso yo – repito - que debería de haber unanimidad, o por lo menos mayoría absoluta, en la primera votación.

Por la misma regla de tres, cuantas más fumatas negras haya, cabría presumir que menos inspiración divina han tenido los cardenales los cardenales a la hora de escoger al nuevo papa.

Y ahora, antes de que alguno me condene a la hoguera, quisiera recordar una frase:

«No me gustaría decir en qué sentido interviene el Espíritu Santo en la elección del Papa, porque está claro que hay muchos ejemplos de pontífices en los que no ha tenido nada que ver». Cardenal Joseph A. Ratzinger. 
http://www.elmundo.es/elmundo/2005/04/19/enespecial/1113937340.html



En otro orden de cosas, ayer, durante la misa votiva “Pro eligendo Pontifice” previa al comienzo del cónclave, oficiada por el decano del colegio cardenalicio, Angelo Sodano, en la basílica de San Pedro del Vaticano, aconteció un suceso en el que algunos han querido ver una señal divina. 

Fue en el momento en el que el decano del colegio cardenalicio comenzaba a comentar la segunda lectura, una carta del apóstol san Pablo a los Efesios. “Tenemos que colaborar con el Santo Padre para la unidad de la fe y de la Iglesia…”, precisamente en ese momento, un gran trueno hizo retumbar la basílica de San Pedro. Algunos de los 115 cardenales asistentes a la misa, no pudieron evitar que durante unos segundos sus rostros se pusieran lívidos y desencajados, y es que llovía sobre mojado:

El pasado 11 de marzo, y apenas unas horas después de la renuncia de Benedicto XVI, un espectacular rayo cayó sobre la cúpula de San Pedro. La imagen fue captada por el fotógrafo Alessandro di Meo, y vista por los numerosos testigos que se encontraban en esos momentos en la Plaza de San Pedro; algunos de éstos quisieron ver, en el atípico suceso, una señal del cielo.

¿Causalidad? … ¿Causalidad?



por A. Gil-Terrón
Jueves 14 de Marzo de 2013

La noticia de la fumata blanca me pilló cuando estaba asistiendo a misa de 7, por la tarde. Me entró un “sms” por la línea de emergencias y me acerqué hasta el altar para cuchichearle al sacerdote la noticia; éste con júbilo cristiano no tardó en difundir la buena nueva - por el micro - al resto de los asistentes a los sagrados oficios. En cuanto la misa concluyó, partimos los parroquianos raudos a nuestros hogares. 

Pues bien, estaba un servidor esperando ver la aparición del nuevo papa, a través del canal 13 de tv, mientras escuchaba los entusiastas comentarios – casi eufóricos – de los comentaristas, entre los que se encontraba la inigualable Paloma Gómez Borrero, cuando de repente el cardenal Tauran pronunció el “Habemus Papa”      y su nombre, así como que éste pensaba adoptar el nombre de “Franciscus” para su pontificado. A partir de ahí hubo un silencio casi mortal. Los comentaristas se habían quedado a cuadros y no sabían lo que decir.

Salió el nuevo papa al balcón y los locutores – que la noticia los había pillado en bragas – empezaron a balbucear que si se parecía a Pablo VI – en las gafas pensé yo – o que el nombre de “Franciscus” lo había adoptado en honor San Francisco Javier, el jesuita misionero, al haber pertenecido éste – al igual que el nuevo papa – a la Compañía de Jesús. En esto tampoco acertaron los comentaristas de 13 tv.

El nuevo papa ha elegido con el en nombre de Franciscus en honor a San Francisco de Asís, el santo de los pobres; el santo que creo una orden, los franciscanos, caracterizada por su extrema austeridad y pobreza evangélica. Este ha sido el primer mensaje del nuevo papa, que a más de un miembro de la curia le habrá puesto el birrete de punta.


San Francisco de Asís, el santo que con su vida y su obra puso en evidencia a la opulenta y rica jerarquía eclesiástica de su tiempo. El santo que hizo su revolución, desde dentro de la Iglesia, no dando pie a que nadie se atreviese públicamente a acusarlo de hereje, aunque a sus espaldas sí que lo hiciesen.

Personalmente siempre he sentido una especial simpatía por los franciscanos, tal vez porque su estilo de vida es el que más se asemeja a la pureza evangélica de los primero años del cristianismo. Pues bien, el hecho de que el nuevo papa haya elegido como nombre el del santo de Asís, lo veo como una promesa de esperanza para todos los católicos de buena fe.

Ayer dije que el nuevo pontífice me daba buena vibración, la misma buena vibración que me dio en su día el malogrado Juan Pablo I. Tiene la mirada limpia, franca, es sereno, y muestra una apacible y sincera sonrisa, que transmite confianza; nada que ver con la hinchazón que produce la soberbia cuando se trata de disfrazar de humildad, ni con las afiladas sonrisas farisaicas, que hemos visto durante estos días en algunos de sus compañeros cardenales. 

El Papa Francisco [no entiendo por qué ayer le llamaban los “expertos” “Francisco I” si no habido un segundo papa de igual nombre que justifique el apelativo de “I”] posiblemente haga la revolución interna que la Iglesia tanto necesita, retornándola a la pureza de sus orígenes evangélicos, y si esto es así, creeré que en el día de ayer, miércoles 13 de marzo de 2013, el Espíritu Santo sobrevoló la Ciudad Eterna.

¡Papa Francisco!; suena bien. Que Dios lo ampare y nos bendiga a todos. 



por A. Gil-Terrón
Viernes 15 de Marzo de 2013


Al Papa Francisco comienzan a llamarle el papa de los pobres, con lo cual le auguro que en España va a tener un millonario club de fans y seguidores.

Hace unos pocos años el Papa Francisco hubiese pasado por España de una manera más discreta, al estar sus ciudadanos inmersos en una borrachera consumista que rayaba lo esperpéntico. Los nuevos ricos florecían como las setas en otoño y el disloque del gasto familiar tan sólo era superado por el descoque de los beneficios bancarios.

Pues bien, tras el gobierno de dos gafes consecutivos, Zapatero y Rajoy, hoy en día la situación ha cambiado radicalmente, hasta el punto de que muchas familias de la antigua clase media [hoy en vías de extinción], que durante unos breves años vivieron el sueño de los nuevos ricos, hacen cola, frente a instituciones benéficas, para poder comer, no ya de caliente, sino – simplemente – para poder comer.


¡A quién te crees que estás llamando "colega"!

Así pues, si el Papa Francisco quiere ser el papa de los pobres, pues que venga a España que se va a hartar de pobreza, miseria y desesperanza, y que por favor traiga fondos para Cáritas, que la pobre ya no da abasto. 

No deja de tener bemoles que los gobiernos de turno presuman de laicismo, cuando no de anticlericalismo, y que al final de la película sea la propia y “políticamente incorrecta” Iglesia Católica, la que a través de sus instituciones dé de comer a los desamparados ciudadanos, mientras ellos, los gobiernos, tan sólo se dedican a recaudar mediante subidas brutales del IVA en los artículos de primera necesidad, para poder pagar así el sueldo de cerca de millón y medio de desahogados; a saber: los políticos y su cohorte de asesores, más la caterva de conmilitones, amiguetes y cuñados colocados a dedo en las empresas públicas. A esta tropa habría que sumar la legión de chóferes y guardaespaldas de los ínclitos susodichos.

Así que: ¡BENVENUTO PAPA FRANCESCO!



por A. Gil-Terrón
Lunes 18 de Marzo de 2013

Personalmente pienso que el nombramiento del Papa Francisco no causó sorpresa, ni al cardenal Jorge Mario Bergoglio, ni a su antecesor Benedicto XVI. De hecho estoy convencido que todo esto está preparado desde hace un tiempo.

El otro día escribía que estoy convencido de que Benedicto XVI hizo hasta donde pudo, y si renuncio en vida fue precisamente para que un nuevo papa continuase hasta donde a él cada día le costaba más llegar. No olvidemos que una de las primeras cosas que hizo Benedicto XVI fue fulminar al impresentable, y protegido por altas personalidades del aparato vaticano, Marcial Maciel. Pero los temas económicos y la curia son otro cantar. Es complicado meter en cintura a compañeros y amigos, por aquello de los subjetivismos; en esas ocasiones es recomendable que venga alguien de fuera – no contaminado - que no tenga ningún tipo de hipoteca emocional con las personas que forman el "aparato" existente. Creo que Benedicto XVI ha sabido muy bien lo que se hacía.

Quien es Papa puede perfectamente tantear a la mayoría de los cardenales del cónclave antes de que se sepa que éste va a tener lugar; e incluso indicarles, a estos cardenales, quién sería un buen candidato para sustituirle, en el caso de su fallecimiento, o en el “remotísimo e improbable caso” de que él renunciase al pontificado. Maniobras como ésta se hacen todos los días en el mundo de la política y de las grandes empresas, y por otro lado es perfectamente ético, moral y legal, si el fin buscado es el bien general.

Pienso que nadie se tira a la piscina sin saber antes si hay agua, y Benedicto XVI - que es una persona con una cabeza brillante y muy bien amueblada - no va a ser menos. Benedicto XVI ama profundamente a la Iglesia, y creo que ha hecho lo que a su juicio más le convenía a ésta. Personalmente pienso que ha acertado. 
Ahora unas curiosidades:

1) Durante la reciente recepción a los cardenales, éstos fueron pasando – uno por uno – a cumplimentar al nuevo papa [lo que estoy contando fue retransmitido por las diferentes cadenas de televisión]; uno de los que esperaban en la roja fila, en el momento de cumplimentar al Papa, le entregó un misterioso sobre cerrado. Pues bien, el Papa Francisco, cogió el sobre y se lo dio a la persona que se hallaba tras él, que era, casualmente, el secretario de Benedicto XVI, el arzobispo Georg Ganswein. Curioso.

2) Por otro lado, leemos en la prensa lo siguiente: «Esta mañana Francisco ha acudido a rezar a la basílica de Santa María la Mayor… el Papa, que iba acompañado por el prefecto de la Casa Pontificia y secretario privado de su predecesor Benedicto XVI, Georg Ganswein, abandonó el lugar santo por otra puerta de la basílica, que permaneció cerrada al público». Curioso.

3) El arzobispo Georg Ganswein fue nombrado el pasado mes de diciembre Prefecto de la Casa Pontificia, que es el órgano que reúne a los colaboradores del Papa, organiza su agenda y algunos de los aspectos de la vida personal del Sumo Pontífice. Según varios observadores, el hecho de que Ganswein conserve el cargo en el Vaticano y siga al mismo tiempo siendo secretario personal de Benedicto XVI, en Castelgandolfo, podría crear confusión sobre su papel e influencia entre los dos Papas. Curioso.

4) El nuevo papa ha viajado solo desde Argentina, sin ningún secretario ni ayudante, y según parece no piensa nombrar a nadie, descargando tales cometidos en la figura del arzobispo Georg Ganswein, en su calidad de Prefecto de la Casa Pontificia.



Dicho con otras palabras, la sombra de Benedicto XVI es ahora la sombra – al mismo tiempo – del Papa Francisco.

Al final, a lo mejor resulta que mi teoría no es tan descabellada.





Jesucristo, tal y como nos cuenta el Evangelio, enaltece y dignifica a la mujer al mismo nivel que el hombre y ello en una época en donde la definición de machismo se queda corta, a la hora de definir el trato vejatorio y humillante que sufría la misma. 

Pues bien, lejos de profundizar, potenciar y desarrollar esa parte dignificante de la mujer que inaugura el Evangelio [excluyendo a San Pablo], la doctrina de la Iglesia Católica vuelve a rebajar, e incluso humillar, la condición femenina, al considerar a la fémina como fuente continua de pecado. Y como el movimiento se demuestra andando, comenzamos por San Pablo: «La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio»…  «Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión»…  «Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia».  [I Epístola a Timoteo 2: 8-15]. 

Aclarado el tema con Timoteo, procede Paulo a poner firmes a las corintias, por si éstas no se han enterado de la película: «Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo. Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza. Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado. Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra. Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón». [1 Corintios 1: .3–9].





Claro que hay que decir en honor a la verdad - y como exculpación a San Pablo por lo escrito en sus epístolas- que él no conoció personalmente a JESUCRISTO, y que el de Tarso no solo toca de oído, sino que además se le nota en sus escritos. También tiene la excusa de no haber leído los evangelios, ya que estos son posteriores o, como mucho, contemporáneos a sus numerosas epístolas. Así vemos que lo redactado por el de Tarso está más en la línea con la tradición rabínica judía que en consonancia con el discurso terreno del Hijo de Dios hecho Hombre. Y para acabarlo de arreglar, San Agustín de Hipona, inspirado por el antiguo fariseo de Tarso, no quiere ser menos que su maestro y redondea la faena: «Nada es más poderoso para bajar el espíritu del hombre, que las caricias de una mujer, y las relaciones sexuales que forman parte del matrimonio ». 

Si va a cambiar algo - el Papa Francisco - en el tema de la mujer es algo que ignoro. Si el nuevo papa busca la pureza del mensaje de Jesucristo, habrá cambios, pero si el pontífice es un fiel devoto de Pablo de Tarso, Agustín de Hipona, y Tomás de Aquino, entonces dudo mucho que mueva un dedo por cambiar nada.





por A. Gil-Terrón
Sábado 23 de Marzo de 2013

De un tiempo a esta parte venimos escuchando auténticas pestes del fuerte liderazgo que ejerce Alemania y su líder Ángela Merkel, sobre el resto de los países integrantes en la Unión Europea. Algunos, en su perversidad han llegado a compararla – injustamente - con Hitler; yo mismo, en más de una ocasión lo he hecho en un momento de irritación mal contenida, sin haberme parado a meditar – en mis críticas a la Unión Europea - que el Mundo está plagado de situaciones mil veces peores que la que soportamos los ciudadanos europeos.

La Unión Europea es un paraíso cuando lo comparamos con algunas republicanas bananeras latino americanas, en donde la vida humana no tiene valor; o con la merienda de negros existente en África, en donde el genocidio tribal está a la orden del día; o con algunas repúblicas de la extinguida Unión Soviética en donde los tambores de guerra y el ruido de sables son los compases que acompañan al vals del hambre y la miseria; o con la olla a presión del Norte de África, en donde el perfume de la guerra civil embelesa a los traficantes de armas; o la delicada situación de Oriente Medio; o la bomba atómica de relojería existente en la frontera indo pakistaní; o la situación Kafkiana de China; o…

A pesar de los pesares, pienso que no tenemos una situación idílica en Europa, pero considero que a la vista de cómo está el Mundo, somos razonablemente afortunados.

Ángela Merkel ni es simpática, ni ganaría un concurso de belleza, pero es lo que tenemos, y lo bien cierto es que Alemania tiene una tasa de desempleo del 5,30 mientras que nuestra querida España es líder de la EU con un 26,20 de paro. Ese es el dato objetivo. Las cosas, desgraciadamente, son lo que son, y no lo que nos gustaría que fuesen.

Que Angela Merkel es quien manda en la EU, pues va  a ser que sí, y es más, sí en mi mano estuviera el poder sustituirla por alguno de los líderes políticos existentes en España, pues mira, prefiero a Merkel con sus defectos, que a nuestros políticos con sus tibiezas, cobardías, mentiras y corruptelas. No sé si me he expresado con suficiente claridad.








por A. Gil-Terrón
Lunes 25 de Marzo de 2013

Si Gustavo Adolfo Bécquer fue, indudablemente, mi referente de juventud, Gibrán Khalil Gibrán ha sido - y es – el poeta de mi madurez. Gibran Khalil Gibran, es un poeta, a caballo entre dos siglos, que cabalga sobre un mundo que agoniza, con la mirada perdida en un horizonte lejano, más allá de la vida, más allá de la muerte, más allá de la nada.

Khalil Gibrán es un poeta cristiano, católico maronita, cuya obra siempre giró en torno a la figura de Jesucristo. Su poesía es un canto a la muerte, como comienzo de la verdadera vida, y su discurso no cambia, ni tan siquiera cuando Kahlil es consciente de que ha llegado la hora de su partida. En uno de sus libros, Khalil escribe unos versos que parecen dedicados a todos los mártires cristianos; a los que fueron, a los que son, y a los que serán. Quien habla es Lázaro, el amigo a quien Jesús resucita:

«Ahora, todos me escucharán. Si Él resucito de entre los muertos, será crucificado de nuevo, pero no será crucificado solo. Ahora yo lo proclamaré y ellos me crucificarán también». [“LÁZARO Y SU AMADA”, Khalil Gibrán, 1925]

Por amor a Jesús, no dudó un momento en arremeter contra los sempiternos fariseos de su época, al igual que lo hiciese Mi Señor hace dos mil años. Es por esta crítica, entre líneas, que aparece en su poesía, por lo que su obra ha sido ignorada por la Iglesia Católica; cómo si poetas e intelectuales andaremos sobrados. 




Gibran Kahlil Gibran [1883-1931], poeta, pintor, novelista y ensayista libanés, falleció el 10 de abril de 1931, en Nueva York, a la edad de 48 años. Cristiano católico maronita, toda su obra se halla impregnada por un profundo misticismo cuyo epicentro es la figura de Jesucristo. De entre sus escritos he seleccionado un fragmento de su libro “JESÚS EL HIJO DEL HOMBRE”. Quien lo lea, se percatará de tres cosas: la primera de ellas es la de su pasión por Jesús, la segunda su profunda creencia en la reencarnación de las almas, y la tercera es su manifiesto desdén hacia todos aquéllos que han manipulado el mensaje evangélico, acomodándolo a intereses de casta corporativa. 

ASÍ CANTÓ EL POETA:

«¡Príncipe de los poetas! ¡Oh, soberano de todo lo cantado y todo lo dicho! Las personas han erigido templos en tu nombre y en cada cumbre han alzado tu cruz, en forma de testimonio y símbolo de las huellas de tus vacilantes pasos, y no para felicidad de tu Espíritu, pues tu felicidad es una cima que se yergue más allá de sus ideas y sus premoniciones, y ello no brinda consuelo. 

Pretenden glorificar a ese ser que no han comprendido, pues... Te nombran Soberano y pretenden formar parte de tu corte y proclaman que eres el Mesías, pero en realidad lo único que quieren es ungirse a sí mismos con el óleo santo. ¡De qué forma tratan de vivir a tu costa, Señor!


Siete fueron las veces que he nacido y siete las veces que he muerto, y por segunda vez hoy puedo mirarte: guerrero entre guerreros; poeta entre poetas; monarca sobre todos los monarcas y un hombre desnudo entre los amigos, compañeros vagabundos que caminan a la orilla de los caminos».






por A. Gil-Terrón
Miercoles 27 de Marzo de 2013

Recuerdo, ahora, que cuando me enteré de la muerte de Juan XXIII – tenía yo nueve años- las lágrimas brotaron de mis ojos de niño. La gente lo quería, sin estridencias, sin fanatismos, sin histerias. Era el Papa humilde, bueno, cercano, próximo a su rebaño. 

Tal vez lo más destacable de su mandato fue la celebración del Concilio Vaticano II, en el que como piloto de la nave de San Pedro, dio un giro de ciento ochenta grados al rumbo de la Iglesia Católica.

Y digo de ciento ochenta grados, porque lo que hizo “El Papa Bueno” no fue ni más ni menos que volver a los primeros tiempos del cristianismo, cuando todo se realizaba en comunidad y la incipiente jerarquía estaba hermanada e integrada con el resto de fieles, alrededor de la mesa eucarística. Sin embargo, paradójicamente, Juan XXIII fue acusado de hereje, por parte de los sectores más reaccionarios de la jerarquía eclesiástica, sin percatarse éstos de que el papa Juan era el más conservador de todos, al querer conservar, en toda su pureza, el espíritu que animaba las primeras celebraciones cristianas, lejos del fausto, el boato, el oscurantismo, y el distanciamiento de los fieles, que fue adquiriendo la liturgia católica con el correr de los siglos.

LOS ORÍGENES

En sus principios, la misa se celebraba en arameo, al ser esta la lengua que hablaba Cristo y los Apóstoles; las expresiones: אָמֵן  - aman – amen; הַלְּלוּיָהּ -  hallelujah – aleluya; הושע נא‎ - hōsanná – hosanna; son palabras hebreas y arameas que se mantuvieron y aún permanecen actualmente en la misa latina. Cuando la Iglesia se extendió por todo el mundo gentil, en el siglo I, adoptó el griego en su liturgia, al ser éste el idioma más común dentro de las fronteras del Imperio Romano.

A partir del año 250 de la fundación de la Iglesia, la misa se oficiaba en latín en la mayor parte del orbe romano. Tras el Edicto de Milán [313 d.C.], y una vez acabadas las persecuciones, alrededor del año 380, la Iglesia en el Imperio Romano de Occidente adoptó oficialmente el latín en la liturgia eucarística. El canon de la Santa Misa en latín, tal y como lo conocemos actualmente, ya estaba completo en el año 399 de nuestra era. Entre los siglos VII y IX, el latín ya había dejado de ser la lengua vernácula de las diferentes nacionalidades que emergen tras la caída del Imperio Romano de Occidente, sin embargo, la misa siguió celebrándose en dicha lengua.

LA EXTRAPOLACIÓN

Si extrapolamos las celebraciones eucarísticas primitivas, a la época del Concilio Vaticano II, nos encontraríamos que la manera de celebrar las misas debería de ser utilizando el idioma de la calle; y al haberse extendido el catolicismo por todo el orbe, lo apropiado y conservador sería que cada nacionalidad pudiese celebrar las misas en su propio idioma, que sería – al fin y al cabo – lo mismo que se hacía en los primeros tiempos del cristianismo. Pues eso fue precisamente lo que estableció el Concilio Vaticano II.

Curiosamente, quienes se rasgaron las vestiduras por el Concilio Vaticano II, exigían - y exigen - el retorno obligatorio de la liturgia tridentina. Lo que estos puristas de la ortodoxia deben de ignorar es: QUIÉN FUE EL PADRE ESPIRITUAL DEL CONCILIO DE TRENTO, qué le da nombre a la liturgia que ellos tan ardorosamente reivindican; pero antes quisiera contar – a modo de introducción – una anécdota.

UNA ANÉCDOTA

Recientemente, navegando por el proceloso mar de la web, me tropiezo con una página, cuyo nombre no quiero recordar, que bajo el orgulloso auto-blasón de “pureza tridentina” ponía al bueno de Juan XXIII a caer de un guindo. Menos guapo, le llamaban de todo. Pero lo cierto es que a la hora de concretar sus fechorías – supuestas herejías aparte- a todo lo más que llegaba el autor del farisaico libelo era a decir que una vez una persona – de la que no recordaba el nombre- le dijo que había oído contar a otra que un amigo suyo una vez había estado reunido con Juan XXIII -en una tertulia informal de grupo- y que el Papa había contado un chiste “subido de tono”. ¡Qué horror! ¡Qué fuerte! ¡Qué diabólico! ¡Rasguémonos todas las vestiduras! ¡A la de tres! 

HISTORIA DE UNA VERGUENZA

Pues bien, ya que el “pureta tridentino” acusaba - a  Juan XXIII – “de haber contado un chiste subido de tono”, le voy a contar al aprendiz de fariseo quién fue el padre espiritual del CONCILIO DE TRENTO que estableció la liturgia que a él tanto le gusta y le pone; fue: ¡Su Santidad PABLO III! 

VEAMOS AHORA LA VIDA Y MILAGROS DEL TRIDENTINO PAPA PABLO III:

1) PABLO III, nació con el nombre de Alejandro Farnesio. El 20 de septiembre de 1493, es nombrado cardenal con el título de San Cosme y San Damián por el PAPA ALEJANDRO VI, presuntamente en agradecimiento por sus labores de alcahueta, al haberle presentado a su hermana JULIA FARNESIO. 

2) JULIA FARNESIO, convertida ya en la amante de Su Santidad ALEJANDRO VI, vivía con la hija de éste, LUCRECIA BORGIA, en un palacete cercano al Vaticano. De dicha “relación estable de pareja”, nacieron dos hijos, que fueron sumados al resto de la luenga prole del PAPA ALEJANDRO VI: Girolama, Isabel, Pedro Luis, Juan Borgia, César Borgia, Lucrecia Borgia, Godofredo Borgia.

3) ALEJANDRO FARNESIO - futuro PABLO III - bajo el pontificado de CLEMENTE VII, fue obispo de Ostia y posteriormente de Parma. Durante este tiempo tuvo CUATRO HIJOS BASTARDOS con una noble romana: Paolo, Constanza, Ranuccio, y Pier Luigi, que más tarde serían LEGITIMADOS por el PAPA JULIO III.

3) El 13 de octubre de 1534 fue elegido papa, como sucesor de Clemente VII por el conclave de cardenales. El 3 de noviembre es coronado como Papa, con el nombre de PABLO III.

4) En su corte romana llevó una vida lujosa - como era uso y costumbre en la época - y practicó el nepotismo a discreción y con generosidad. UNO DE SUS PRIMEROS ACTOS, COMO SUMO PONTÍFICE, FUE NOMBRAR CARDENALES A DOS DE SUS NIETOS: GUIDO ASCANIO SFORZA, QUE CONTABA DIECISÉIS AÑOS DE EDAD, Y ALEJANDRO FARNESIO, DE TAN SÓLO CATORCE.

5) Este deshecho de virtudes, EL PAPA PABLO III, FUE QUIEN CONVOCÓ Y PRESIDIÓ EL CONCILIO DE TRENTO en su primera etapa.


Papa Pablo III

Justo es reconocer que si bien PABLO III fue el impulsor del CONCILIO DE TRENTO, uno de los artífices del mismo fue Giovanni María Ciocchi del Monte, más conocido como Su Santidad JULIO III. Este papa continúo el concilio tridentino, pero a diferencia de su antecesor, no tuvo a ninguna mujer como amante… fue peor aún.  Veamos ahora su vida y milagros:

PAPA JULIO III (1550-1555):

Ha pasado a los anales de la historia rosa por el tórrido romance que tuvo con Innocenzo Ciocchi del Monte. El historiador y teólogo agustino Onofrio Panvinio [1530 - 1568], escribió que EL PAPA JULIO III PARTICIPABA EN "PUERORUM AMORIBUS IMPLICITUS" Y QUE SU FAVORITO ERA UN TAL INNOCENZO. Innocenzo Ciocchi Del Monte, un niño mendigo de 13 o 14 años que el futuro papa rescató de las calles de Parma.  

Cuando fue elegido PAPA, JULIO III elevó a Innocenzo - de 17 años, tosco y casi analfabeto - al cardenalato, nombrándolo cardenal sobrino, y otorgándole privilegios de commendatario, Abad de Mont Saint-Michel en Normandía, y de San Zenón de Verona. Posteriormente se le entregan también las abadías de San Saba, en Miramondo, y de Grottaferrata, en Frascati. Innocenzo Ciocchi Del Monte llegó a ser uno de los hombres más rico de su época. En algunos libros se ha publicado que los cuerpos de Julio III y su amante, fueron enterrados juntos en un mismo sarcófago, en la capilla de la iglesia Monte de San Pietro in Montorio; personalmente no he podido verificar este último dato, pero - en cualquier caso - poco añadiría a todo lo dicho.

El sucesor de Julio III fue PABLO IV, quien suspendió el Concilio de Trento, sine die. Fue éste un pontífice muy querido por todos aquellos que le conocieron de cerca y muy especialmente por los ciudadanos de Roma. Éstos decían de él que si su madre se hubiera imaginado cómo sería al crecer, le hubiese estrangulado nada más nacer. 

Potente, inflexible y fanático son los adjetivos con los cuales se define el PAPA PABLO IV.  Antes de ser papa fue Gran Inquisidor, y cuentan los cronistas que creía tanto en la tortura que gustosamente pagaba de su propio peculio la adquisición de nuevos y sofisticados instrumentos para infringir dolor. Su retorcida crueldad se cebó especialmente en la población judía de Roma.

De PABLO IV escribieron, los cronistas de la época, que cuando falleció en el verano de 1559, los romanos incendiaron la cárcel de la Inquisición en la Via Ripetta. La muchedumbre derribó su estatua del Capitolio, y los judíos, a los que había perseguido más que ningún otro pontífice, colocaron un gorro amarillo sobre su torva cabeza. Los golfillos la escupieron y patearon la estatua antes de que fuera arrastrada por las calles y tirada al río Tíber. Sólo sentían no haber podido arrancar una a una las extremidades de su cadáver con sus propias manos. La medianoche del 19 de agosto, las autoridades de Roma mandaron enterrar su cuerpo en los alrededores de la Basílica de San Pedro, a bastante profundidad, y dispusieron un grupo de vigilancia, fuertemente armado, para alejar a sus fans.

Ahora que ya conocemos a los tres pontífices, padres de la ortodoxia tridentina, sigamos con lo nuestro.

HAY QUE SER COHERENTES

Puestos a ser puristas y tradicionalistas, y dado que la Santa Misa es una rememoración de la Eucaristía, instituida por Jesucristo durante el transcurso de la Última Cena,  y dado – así mismo- que su realización fue en lengua aramea, ¿Por qué no se celebran las misas en arameo? 

Pues bien, quienes acusaron entonces a Juan XXIII de hereje, junto con los que aún lo hacen ahora, han acabado dándole la misma importancia al envase que al contenido y al espíritu que lo informó. Son los nuevos fariseos.

COITUS INTERRUPTUS

El latín - como lengua- se había evaporado de las calles hacía siglos, y su estudio, conocimiento y práctica, había quedado relegado, básicamente, a quienes se dedicaban a la carrera eclesiástica, ya que si bien se estudiaba en determinados ámbitos docentes, lo bien cierto es que las únicas palabras latinas que el pueblo utilizaba eran las de: “coitus interruptus”; el latín y el griego, habían pasado al grupo de las “lenguas muertas”. La liturgia que había nacido clara y comprensible, se había transformado en un “todo”, espeso a las mentes sencillas que necesitaban continuamente del necesario intermediario-traductor-interpretador, funcionario – a cama y mantel - de las cosas santas. La kafquiana situación recordaba, en mucho, a la existente en el Israel de la época de Jesús.

UN POCO DE HISTORIA

Los israelitas, durante los años de cautiverio en Babilonia habían ido perdiendo – paulatinamente- el uso de la lengua hebrea en beneficio del arameo. Al retornar a la tierra de sus padres, los jóvenes tan sólo hablaban arameo. Cien años antes de Cristo, el hebreo ya había desaparecido como lengua hablada, utilizándose tan sólo en la literatura, y sobre todo en la docencia y liturgia rabínica. 

El pueblo de Israel, para poder conocer la Torá (la Ley), dependía de la intervención de escribas, levitas y fariseos; la consecuencia fue que para el pueblo llano la Ley era lo que de ella explicaban los escribas.  

Una amalgama de interpretaciones y tradiciones se habían ido agregando a la propia Ley, a lo largo de los siglos, y habían acabado formando un todo enmarañado. Se le habían ido añadiendo interpretaciones y resultaba casi imposible, en ese tiempo, decir qué parte era Ley y qué parte interpretación. En la Iglesia Católica ha sucedido otro tanto, de modo que a los Santos Evangelios se les ha dejado caer encima una pila de libros, de modo y manera que cuando un católico - de a pie - defiende una tesis, basándose en lo escrito en los Santos Evangelios, rápidamente le tapan la boca, con el consabido y manido: “Doctores tiene la Iglesia”. [Ver Mateo 23,1-39].

NO HAY MÁS CERA QUE LA QUE ARDE

Jesucristo no eligió, pudiendo hacerlo, como apóstoles a levitas [sacerdotes], escribas, doctores de la Ley, ni fariseos; no; Jesucristo eligió a personas sencillas del pueblo; gente trabajadora y honesta que no destacaba por su riqueza, ni por su cultura, ni por su vestimenta. La liturgia de Cristo, era una liturgia sencilla, alejada de toda pompa y boato; era la liturgia de la palabra, del amor, de la misericordia, de la hermandad y la igualdad; y ello le costó, a Jesús, la vida, y una muerte de cruz. 

LA PALABRA DE JESÚS

Jesucristo no empatizó con los beatos de primera fila; no; Jesucristo justificó y enalteció la figura de pecador que humildemente se situaba en la última fila de la sinagoga, y avergonzado pedía perdón a Dios. [Ver parábola del fariseo y el publicano, en: Lucas, 18: 9-14].

TAMBORES DE GUERRA

Pues bien, ante los inequívocos gestos del Papa Francisco, los nuevos fariseos han comenzado – ya - a rasgarse las vestiduras, mientras muchos miembros del aparato vaticano, la curia, comienzan a sudar en seco. No tardaremos en oír hablar de herejía y blasfemia. Miren sino lo que ya va circulando por ahí:

«La secta del Vaticano II ha hecho una clara selección al elegir al “cardenal” Jorge Mario Bergoglio como antipapa. Desde muchos puntos de vista, esta es una inmensa noticia para los verdaderos católicos y sedevacantistas, porque le quita por completo la máscara a la Iglesia del Vaticano II. Con esto, la secta del Vaticano II ha mostrado su falta de fe, indiferentismo, modernismo y suciedad a la vista de todos, sin esforzarse con subterfugios astutos (y supuestamente en continuidad con la Tradición), que hicieron los antipapas anteriores (el Falso Profeta y el Anticristo). Es un final apropiado (y una elección apropiada) para la Iglesia del Vaticano II en la última etapa de la Gran Apostasía. Bergoglio es un partidario descarado de la actividad interreligiosa, el falso ecumenismo, etc. Él también es un revolucionario litúrgico. Es un liberal, incluso para los estándares de la secta del Vaticano II».

ENTRE OTROS “DELITOS”, LOS TRENTISTAS ACUSAN AL PAPA FRANCISCO DE:

«El cardenal Bergoglio mantuvo una estrecha relación con la comunidad judía en la Argentina. Ha celebrado varias fiestas judías con la comunidad judía argentina, incluyendo Janucá donde encendió una vela en el candelabro, asistió a una sinagoga de Buenos Aires para Selichot, un servicio antecedente de Rosh Hashaná, el Año Nuevo Judío, así como una conmemoración de la Kristallnacht , la ola de violentos ataques nazis contra los judíos antes de la Segunda Guerra Mundial».

LOS NUEVOS FARISEOS

Los nuevos fariseos defienden el retorno a la ortodoxia y liturgia tridentina, mientras el nuevo papa, Francisco, busca el acercamiento de la Iglesia a sus orígenes primitivos. Y mientras el referente del PAPA FRANCISCO es JESUCRISTO, los Apóstoles, y la sencillez y hermandad de los primeros cristianos, el referente de los “tradicionalistas” y “trentistas” es el CONCILIO DE TRENTO y sus autores, los papas PABLO III, JULIO III, Y PABLO IV.

EL LADO OSCURO

El lado oscuro de la Iglesia Católica seguirá echando espumarajos de odio contra el PAPA FRANCISCO, haciendo buena – una vez más – la frase de Silvio Pellico: «La justicia de los que odian es la rabia de los fariseos».

EL PAPA FRANCISCO

Todo el “delito” del Papa Francisco ha consistido en aplicar, un poco, el Evangelio en el Vaticano y miren ustedes como se han puesto LOS NUEVOS FARISEOS; aunque claro, al fin y al cabo, no dejan de ser los mismos que hace casi 2.000 años, hicieron crucificar a Jesucristo.  



Obviamente, en sus acusaciones, al igual que ya sucedió con el Papa Juan XXIII, los nuevos fariseos no se basan en el Evangelio – porque no pueden – sino que tienen que ir a fundamentarse en la espesa y farragosa doctrina de los “doctores de la Iglesia”, aliñada con declaraciones ex cátedra de papas pertenecientes a épocas poco ejemplares y que más vale no recordar.

Que Dios les perdone, porque a mí – la verdad – me está costando mucho el hacerlo.






por Rafa Marí
Jueves 28 de Marzo de 2013

R.M.-  Por lo que se desprende de su libro “El Velo Rasgado”, usted cree firmemente en la reencarnación. ¿Cuáles son los fundamentos de su creencia?

AGT.-  Cuando estoy defendiendo la teoría de la transmigración de las almas no lo hago porque me apetezca volver a rencarnarme tras la muerte física del cuerpo que ocupo, porque la verdad es que no me apetece nada. Defiendo dicha teoría porque es la pieza del puzle que nos falta para poder entender nuestra propia existencia, la que da sentido a todas las contradicciones y preguntas sin respuesta que jalonan nuestras vidas.

RM.-  Demos por hecho que la reencarnación es una realidad. ¿Por qué nadie recuerda lo que fue en otra vida?

AGT.-  Uno de los principios de la doctrina reencarnacionista habla de la amnesia necesaria que nos impide conscientemente recordar vidas pasadas, ya que si la vida en sí misma tiene un carácter didáctico, conocer los errores pasados sería lo mismo que presentarse a un examen conociendo de antemano las preguntas y - consiguientemente- las respuestas.

RM.- Una de las teorías más atrevidas, y también más fascinantes, de su libro, es que el Purgatorio existe: es nuestra vida terrenal, afirma usted. En ella ganamos el Cielo... o lo perdemos para siempre.

AGT.- Salvo honrosas excepciones, los que se reencarnan no son los santos y perfectos, sino los pecadores e imperfectos. Este mundo es el Purgatorio, aunque en ocasiones nos pueda parecer el mismísimo Infierno. No tiene usted más que mirar a su alrededor. ¿Quién puede presumir de haber conocido en su vida tres días seguidos de felicidad plena? ¡Ni 24 horas! El propio Jesucristo nos lo dejó claro: «No os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le basta con su desgracia». He escrito que este mundo es el Purgatorio, pero no he dicho que aquí nos lo jugamos todo a una carta; lo que postulo es todo lo contrario.

Quien sí que dice que sólo existe una vida terrena y que en base a lo que aquí hagamos se decide nuestro futuro eterno, el Cielo o el Infierno, es la doctrina de la Iglesia Católica. El Purgatorio más allá de la vida terrena fue un invento de la Iglesia - en la Edad Media - con fines recaudatorios; Jesucristo jamás habló de la existencia del Purgatorio, y en la Biblia no se nombra dicho lugar.

RM.-  Pero ¿por qué necesitó la Iglesia ese invento?

AGT.- Utilizó la idea del Purgatorio para justificar la venta de indulgencias que librase a nuestros seres queridos fallecidos de los tormentos de dicho lugar. Hasta tal punto llegó el escándalo por el abuso en la venta de indulgencias, que acortara la estancia de nuestros deudos en el Purgatorio; ese detonante hizo estallar el gran cisma de la cristiandad, protagonizado por Martín Lutero. Obviamente, como el castigo en el Infierno era eterno y sin posibilidad de remisión, no se podía pedir dinero para salvar las almas allí condenadas; como tampoco se podía recaudar por aquellos que ya estaban en el Cielo, porque hubiese sido un idiotismo. 

RM.-  Los científicos no están de acuerdo con sus tesis sobre el Purgatorio.


AGT.-  ¿Quiénes son los científicos? ¿Aquellos que visten una bata blanca, llevan gafas con cristales de culo de botella, tienen caspa en las ceja, y fuman en pipa? Supongo que a todo el mundo le sonará el nombre de Pitágoras, que está considerado como el primer matemático puro de la historia de la humanidad, y sabrá que sobre sus enunciados se han construido una buena parte de las ciencias exactas actuales. Lo que ignora mucha gente, es que Pitágoras es el padre de la doctrina reencarnacionista en el mundo occidental.

RM.-  ¿Qué dijo en concreto Pitágoras?

AGT.- Según Pitágoras, el alma transmigraba y se rencarnaba, a lo largo de un camino de purificación, librándose, paulatinamente, de todas las imperfecciones, a lo largo de diferentes vidas terrenas o existencias, en las que el alma era siempre la misma, pero los cuerpos utilizados eran diferentes.

RM.-  En la Edad Media a usted tal vez le hubiesen quemado en la hoguera por hereje.

AGT.- Seguro que sí; y no sólo en la Edad Media, sino también en la Edad Contemporánea, ya que ésta comienza en 1789 y el último juicio de la Inquisición, con pena de muerte, fue en Valencia el 31 de julio de 1826; como quien dice, hace cuatro días. 

RM.-  Luego es usted un hereje…

AGT.- Según Santo Tomás, sí. Toda la construcción de mi tesis se haya sustentada en la lógica y la razón, desarrollada a partir de los Atributos Divinos: Infinita Bondad, Infinita Justicia, Infinita Misericordia. O dicho con otras palabras: Fe y Razón. El icono por antonomasia de la Iglesia Católica en cuanto al razonamiento de la fe, o la fe razonada, es Santo Tomás de Aquino. Pues bien, en el tema de la REENCARNACIÓN, el de Aquino pasa de puntillas, no aportando el mínimo razonamiento lógico. Lo solventa cogiéndose, como a un clavo ardiendo, al dogma de la RESURRECCIÓN de la carne, instituido por el Emperador Constantino en su credo, en el que se da un protagonismo al cuerpo físico que raya lo pueril, máxime cuando están olvidando, Constantino y sus obispos, lo dicho por Jesucristo: «El Espíritu es quien da la vida; la carne no sirve para nada». Pues bien, el de Aquino, a la hora de refutar la REENCARNACIÓN, se queda con mucha fe, pero sin una sola razón. Estamos hablando de las contradicciones que existen entre lo predicado por la Iglesia, en el tema de la reencarnación, y los Atributos Divinos. Y eso ya no es una cuestión de fe, porque yo podré tener mucha fe en Dios - y la tengo - pero tengo muy poca en la jerarquía eclesiástica y sus sabios doctores, y - en esto último- “razones” – a mí- no me faltan. 

RM.-  ¿Puede ser más concreto?

AGT.- Mire usted, una de las razones a las que yo recurro a la hora de argumentar la reencarnación, es la de nuestra coparticipación en el Pecado Original, lo cual explicaría la contradicción entre la Infinita Justicia de Dios, y que Él haga pagar a los hijos por los pecados cometidos por los padres; o mejor dicho, que los tata… tataranietos, estén pagando por el pecado que cometieron sus tata… tatarabuelos.  Pues bien como el de Aquino no es tonto, se deja una puerta abierta, y con su cristalina y sencilla prosa nos adoctrina: "De acuerdo con la substancia corporal y la virtud seminal"; "el cuerpo humano preexistió en los actos previos en sus virtualidades causales"; "Dios no gobierna el mundo directamente, sino por medio de causas mediatas, de lo contrario el mundo habría sido desprovisto de la perfección de la causalidad"; "Como una madre está preñada con la descendencia aún no nacida, así el mundo está preñado con las causas de las cosas que aún no han ocurrido"; "El destino subyace en las causas creadas mismas".

¡Vaya parida! Lo digo por lo de «el mundo está preñado». La verdad es que el fraile era genial, y cuando le convenía salirse por la tangente, liaba hasta al mismísimo Hermes Trismegisto, pero a mí, desde luego, liarme no me lía, aunque marear, marea un montón.

RM.- ¿No pretenderá usted corregir a Santo Tomás?

AGT.- No hace falta que lo corrija yo; él solo ya se auto invalidó. Los escritos del santo de Aquino, han sido, y aún hoy en día son, el vademécum de la ortodoxia católica; sin embargo todos aquellos que se acogen a la literalidad de su Suma Teológica, olvidan - o desconocen- sus últimas palabras. De ellas nos da cuenta la Enciclopedia Católica: «Y el 6 de diciembre de 1273, dejó su pluma y no escribió más. Ese día, durante la Misa, experimentó un éxtasis de mucha mayor duración que la acostumbrada; sobre lo que le fue revelado sólo podemos conjeturar por su respuesta al Padre Reinaldo, que le animaba a continuar sus escritos: "No puedo hacer más. Se me han revelado tales secretos que todo lo que he escrito hasta ahora parece que no vale para nada".  

Pues eso; blanco y en botella.



Santo Tomás de Aquino, por Pedro Berruguete







por A. Gil-Terrón
Sabado 30 de Marzo de 2013

La gran lección de la Pasión, Muerte, y Resurrección de Jesús, es que los pecados se pagan siempre. Es como un libro de contabilidad, en donde el DEBE, siempre tiene que cuadrar con el HABER, y no hay excepciones a esta regla. La prueba la tenemos en que Dios Padre deseaba el perdón de los pecados de la humanidad y es por eso que manda a su Hijo Jesucristo para que la redima, con un calvario personal que no se lo deseo yo ni a mi peor enemigo.

Si la voluntad de Dios era que por el bautismo el hombre recuperara su gracia y amistad, qué necesidad había de hacerle pasar a su Hijo por el Calvario, cuando las cosas se podían haber hecho de una manera incruenta. La gran lección es que los pecados se pagan con dolor y sufrimiento físico o psíquico, tarde o temprano, siempre y sin excepción; y si no es en esta vida, será más allá del umbral de la muerte, o en otras vidas venideras. 

Infinito Amor, Infinita Misericordia, pero también Infinita Justicia.








por A. Gil-Terrón
Domingo 31 de Marzo de 2013

Cuando se hace referencia a una situación contradictoria o incongruente, a veces se emplea la expresión: “le queda como a un cristo [imagen] dos pistolas”. Pues bien, siempre ha habido un pasaje del Evangelio de Lucas que me ha llamado la atención, y que me ha chirriado con aquel otro pasaje de Mateo que dice: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen”. [Mateo, 5:44]

El pasaje en cuestión, objeto de mis devaneos mentales, es el siguiente: “Y [Jesús] les dijo: Pues ahora, el que tiene bolsa, tómela, y también la alforja; y el que no tiene espada, venda su capa y compre una. Porque os digo que es necesario que se cumpla todavía en mí aquello que está escrito: Y fue contado con los inicuos; porque lo que está escrito de mí, tiene cumplimiento. Entonces ellos dijeron: Señor, aquí hay dos espadas. Y él les dijo: Es suficiente. [Lucas, 22: 36-38].

Para qué quería Jesucristo que sus apóstoles llevasen, como mínimo dos espadas. La respuesta a esta cuestión, nos la da el propio Jesús: para que se cumpla todavía en mí aquello que está escrito. Y lo que estaba escrito en el Antiguo Testamento, es que el Mesías moriría crucificado. Esta es la descripción que podemos leer en el Salmo 22: 16-18: “Me rodea una jauría de perros, me asalta una banda de malhechores; taladran mis manos y mis pies. Yo puedo contar todos mis huesos. Se reparten entre sí mi ropa y sortean mi túnica. Pero tú, Señor, no te quedes lejos”.

Quienes buscan la muerte de Jesús son el Sumo Sacerdote, los fariseos, y demás tropa ofidia. La acusación que contra Él hacen es la de blasfemia, cuya pena era la muerte por lapidación. Sí esto hubiera sido así, y Jesús hubiese sido lapidado, no se hubiera cumplido lo vaticinado en el Antiguo Testamento, ya que en una lapidación hay – inevitablemente - fracturas óseas, amén de que los condenados no son desnudados, ni les taladran las manos y los pies, cosa que sí que sucede en la crucifixión.

En el Antiguo Testamento se profetiza con detalle la Pasión de Jesucristo:

- Traicionado y vendido por treinta monedas [Salmo, 41, 10; Zacarías, 11: 12-13 ; Mateo, 26:14-15].
- Flagelado y escupido en el rostro [Isaías, 50: 6];
- Taladradas las manos y el costado [Salmo, 22: 17-18];
- Le darán hiel como bebida [Salmo, 69: 22];
- Burlado: "todos los que me ven de mí se mofan, tuercen los labios, menean la cabeza" [Salmo, 22: 8].
- Se reparten entre sí mis vestiduras y sortean mi túnica [Salmo, 22: 19].
- Lo crucificarán [Zacarías, 12: 10+.

Según las leyes romanas, vigentes en la época de Jesucristo, la ignominiosa muerte en la cruz estaba reservada para delitos considerados como graves, cometidos por esclavos, libertos, o personas que no tuviesen la ciudadanía romana. Uno de estos delitos era el de sedición, y una de las variantes de la sedición, era la de pertenecer, o encabezar, una banda armada. ¿Y qué hacía falta para que se cumpliese la denominación de “banda armada”?, pues simplemente que entre sus miembros fuesen halladas más de un arma; en el caso que nos ocupa, dos espadas.

Alguien me podría decir ahora que en el Evangelio se relata que Jesús es llevado ante la jurisdicción romana, al no poder los judíos juzgar, condenar y ejecutar a un reo. Claro que esto entraría en contradicción con otro pasaje del Evangelio, de un acontecimiento sucedido en el mismo lugar y época, en donde se da a entender todo lo contrario. Me refiero al juicio, condena a muerte, y posterior lapidación pública, del protomártir Esteban, que viene recogido, con todo lujo de detalles, en el capítulo 7 de Hechos de los Apóstoles, y en su relato podemos ver como los judíos sí que podían juzgar y condenar a muerte a un blasfemo.

Por otro lado tenemos que así como la gran herencia de los griegos, al mundo occidental, es la Filosofía, el gran legado de los romanos es el Derecho. El sistema jurídico romano, en el que se incluía el ordenamiento procesal, funcionaba con la precisión de un reloj suizo, y estaba poco sujeto a libre interpretación. Así pues, el proceso a Jesús debió de estar circunscrito a las leyes romanas vigentes en aquel momento, y el juicio debió de ser celebrado cumpliendo con todos los requisitos que el ordenamiento procesal imponía.

Pilatos es presentado por el Evangelio, como un personaje que siente rechazo a condenar a Jesús, y que intenta salvarle la vida en repetidas ocasiones, pero que finalmente cede por las presiones del Sumo Sacerdote y sus secuaces, pero sobre todo por miedo a un motín del pueblo si no condenaba a muerte a Jesús. Por otro lado conocemos, a través de los Evangelios, que – paradójicamente – la banda compuesta por sacerdotes, escribas y fariseos, no le habían echado mano antes a Jesucristo, por miedo – también - a un motín del pueblo [“Los principales sacerdotes y los fariseos, al oír sus parábolas, comprendieron que hablaba de ellos. Y, aunque buscaban echarle mano, temían al pueblo, que lo tenía por profeta”. Mateo, 21: 46].

O sea, que si los fariseos le hacían daño a Jesús, el pueblo se amotinaba en defensa de Él, y si Pilatos no condenaba a muerte a Jesucristo, el pueblo se amotinaba en favor de Él. ¿En qué quedamos?

No voy a rematar el presente artículo expresando cual es mi opinión; simplemente me he limitado a exponer una serie de hechos y reflexiones personales, para que cada uno las medite y llegue a sus propias conclusiones; pero sí que quisiera añadir algo: No me cuadra para nada que los apóstoles llevaran espadas, y – además - por orden de Jesús, salvo que hubiese una poderosa razón: “para que se cumpla lo que está escrito”; y lo que estaba escrito es que el Mesías sería crucificado.

Para concluir, quisiera decirles a mis amigos del pueblo judío, que estas líneas de reflexión van dirigidas a todos aquellos que creemos firmemente que Jesús de Nazaret fue el Mesías anunciado por el Antiguo Testamento; y que respeto que ellos piensen que no fue así, y que el auténtico Mesías aún no ha llegado; lo respeto y no es mi intención enzarzarme en una polémica biblista que no iba a conducir a ningún sitio, más que a un enrocamiento perenne.

El presente artículo viene a colación porque el famoso pasaje de las espadas figura en el Nuevo Testamento y para los católicos es Palabra del Señor, y mientras que los sabios doctores de la Iglesia no han sabido dar, en casi 2.000 años, una respuesta satisfactoria a tamaña incongruencia, los sectores más reaccionarios e integristas del catolicismo han utilizado dicho pasaje para justificar todas las matanzas hechas en las Cruzadas; mientras que por el lado contrario, los movimientos ateos han esgrimido – dicho pasaje - como ariete a la hora de denunciar lo que según ellos sería el falso pacifismo de la doctrina de Cristo.

¿Entendemos ahora el porqué de mis cavilaciones?









por A. Gil-Terrón
Lunes 1 de Abril de 2013

La atmósfera está enrarecida. El ambiente cargado y tenso. Las gentes desorientadas, ya no saben hacia qué lado mirar. Una cortina negra y opaca, cierra el escenario de un futuro inmediato que se intuye radicalmente distinto.

Los nervios están crispados. No se vislumbra más que dudas y desazón. Mientras, los agotados dirigentes de un mundo caduco y terminal, tartamudean más de lo mismo, golpeando una y otra vez a la esperanza, en un gris ritual de mediocridad y ambición calculada. 

El discurso está muerto; las palabras descompuestas. El credo político de la bipolaridad social, que fomentó durante décadas el antagonismo auto destructor, ya no convence a nadie, tan sólo cansa y aburre. Es el interminable cacareo que nunca calla. Torrente de palabras huecas y gastadas, tan huecas como la imaginación de las clases dirigentes, tan gastadas como su deteriorada imagen.

Es el tiempo sin tiempo. La cita, mortuoriamente puntual, en el final de una era que acaba. El baile de las sombras, repleto de espectros fétidos de materia vana, que danzan y danzan, sin cesar, el último carnaval.

La imaginación está de cuerpo presente, amortajada con vertebraciones, estructuras, infraestructuras, atomizaciones, baremos, diferencias calculadas, cursos forzosos, coyunturas, estimaciones, horquillas, previsiones, promesas y mentiras.

NOTA: Lo que acabamos de leer creo que son sensaciones que anidan, hoy en día, en el corazón de muchas personas, con lo que poca novedad aporta este escrito. Lo curioso del caso es que este artículo no lo he escrito hoy, sino hace la friolera de 20 años, y ahí están las hemerotecas para demostrarlo. En aquellos momentos hubo quien me tildó de exagerado, mientras otros me acusaron de agorero; y lo bien cierto es que – en los años que vendrían – España vivió una época dorada en donde todo el mundo era rico, los viejos y los nuevos… los nuevos ricos. La altanería y la soberbia tan sólo eran superadas por unos los niveles de consumismo feroz, que crecían al calor de un crédito fácil e irresponsable. Los carniceros de la silicona hicieron su agosto particular, mientras una nueva subespecie humana, los metrosexuales, hacían su aceitosa aparición en el escenario de la Feria de las Vanidades. Los “porsche cayenne” que inundaban nuestras plazas y calles, parecía que los regaban al hacer la compra en el Carrefour de turno; todo lo importábamos de fuera; bueno, todo menos el sentido común. 

Las gentes se olvidaron de rezar… se olvidaron de Dios; y total, ¡rezar para qué!, si ya vivíamos en el paraíso de los derechos: yo tengo derecho a; tú tienes derecho a; él tiene derecho a; nosotros tenemos derecho a; vosotros tenéis derecho a; ellos tienen derecho a; y al hilo de la conjugación de este verbo, emigrantes de otros países acudían a España, a centenares de miles, a realizar aquellos trabajos que los españoles no querían hacer… Pasaron unos años y… ¡qué les voy a contar que ustedes no sepan! 

¿Vaticinio? ¿Premonición? ¿Don de la profecía?... Al releer hoy lo que escribí hace veinte años, he sentido un escalofrío de miedo que me ha recorrido la espalda… que me ha mordido la nuca.










por A. Gil-Terrón
Jueves 4 de Abril de 2013

El pensamiento está agotado. Cualquier demanda de soluciones frente al caos reinante, nace del sentimiento, nunca del pensamiento. Decía Krishnamurti, en 1973, que cualquier dogma, cualquier fórmula, cualquier ideología, forma parte de la vieja conciencia; son fabricaciones del pensamiento, cuya actividad implica fragmentación: la izquierda, la derecha, el centro.

El sujeto principal de la vieja conciencia es el pensamiento, y éste se ve incapaz de aportar soluciones a la crisis actual. Todas las respuestas son parcialmente interesadas, en base a los propios subjetivismos de quienes las aportan. Pretender solucionar un problema, que es global y forma un "todo", con el pensamiento, - que siempre es "parte" - es un trabajo baldío que tan sólo nos puede conducir a dar vueltas en círculo, en una eterna noria de concatenación de problemas y soluciones, que siempre serán parciales. Tan sólo el sentimiento es capaz de aunar voluntades, al no ser éste fragmentario, sino forjador de unidad.

La ética es hija del amor y éste nunca es pensamiento, simplemente es sentimiento. Sentimos el problema, no lo pensamos. Presentimos, al fondo del oscuro callejón, una abrupta pared ciega. No hay salida.

El pensamiento, no obstante, nos confunde una y otra vez, tratando de acallar al sentimiento que nos subleva. El pensamiento nos vende la validez de un sistema que es el menos malo, negándonos la posibilidad de algo mejor. El sentimiento, por su parte, nos dice que el pensamiento está tan agotado como el propio sistema.

El pensamiento nos incita a observar todo lo que nos rodea, construyendo entonces soluciones en base a unos datos que siempre serán incompletos, mientras no seamos capaces de comenzar por observarnos a nosotros mismos. 

El camino a la solución comienza a partir del momento en el que el observador se convierte en observado. Tan sólo entonces seremos capaces de ver el bosque en su totalidad, sin que los árboles nos lo impidan. Tan sólo entonces podremos ver en dónde está la salida de este infernal laberinto en el que nos hallamos perdidos.  

Krishnamurti



por A. Gil-Terrón
Sabado 6 de Abril de 2013

Leyenda negra sobre el imaginario antisemitismo de Pío XII nace en los años sesenta en Alemania, dentro de los círculos culturales del protestantismo luterano, para expandirse rápidamente – cual serpiente de verano – por Occidente. Por otro lado, el antisemitismo visceral que acaba desembocando en el Holocausto, no es un elemento propio del fascismo que surge en la católica Italia, sino que es algo intrínseco al nacionalsocialismo alemán, acunado y bendecido por la luterana “Iglesia Evangélica de la Antigua Unión-Prusiana” [Evangelischen Kirche der altpreußischen Union], comandada por el obispo Ludwig Müller. Pues bien, creo que ha llegado el momento de que hablemos de un libro escrito y publicado en 1543 por Martin Lutero, y cuyo título es "Sobre los judíos y sus mentiras" ("Von den Juden und ihren Lügen"). Este libro recoge en su capítulo XI una serie de recomendaciones de Lutero, a modo de hoja de ruta, para tratar el “problema judío”. Cuatrocientos años después de su publicación en Alemania - la tierra de Lutero - se pone en marcha la llamada “Solución Final” de Hitler, que pondrá el sangriento broche al Holocausto iniciado “La noche de los cristales rotos”. En 1543 escribió Lutero:

«¿Qué debemos hacer, nosotros cristianos, con los judíos, esta gente rechazada y condenada? Dado que viven con nosotros, no osamos tolerar su conducta ahora que estamos al tanto de sus mentiras, sus injurias y sus blasfemias. He aquí mi sincero consejo:

- En primer lugar, debemos prender fuego sus sinagogas o escuelas y enterrar y tapar con suciedad todo lo que no prendamos fuego, para que ningún hombre vuelva a ver de ellos piedra o ceniza. 

- En segundo lugar, también aconsejo que sus casas sean arrasadas y destruidas. Porque en ellas persiguen los mismos fines que en sus sinagogas. En cambio, deberían ser alojados bajo un techo o en un granero, como los gitanos. Esto les hará ver que ellos no son los amos en nuestro país, como se jactan, sino que están viviendo en el exilio y cautivos, como incesantemente se lamentan de nosotros ante Dios.

- En tercer lugar, aconsejo que sus libros de plegarias y escritos talmúdicos, por medio de los cuales se enseñan la idolatría, las mentiras, maldiciones y blasfemias, les sean quitados.

- En cuarto lugar, aconsejo que de ahora en adelante se les prohíba a los rabinos enseñar sobre el dolor de la pérdida de la vida o extremidad. Pues con razón han perdido el derecho a tal oficio.

- En quinto lugar, que la protección en las carreteras sea abolida completamente para los judíos. No tienen nada que hacer en las afueras de las ciudades dado que no son señores, funcionarios, comerciantes, ni nada por el estilo. 

- En sexto lugar, aconsejo que se les prohíba la usura, y que se les quite todo el dinero y todas las riquezas en plata y oro, y que luego todo esto sea guardado en lugar seguro. 

- En séptimo lugar, recomiendo poner o un mayal o un hacha o una azada o una pala o una rueca o un huso en las manos de judíos y judías jóvenes y fuertes y dejar que coman el pan con el sudor de su rostro, como se le impuso a los hijos de Adán (Gén.3:19). Porque no es apropiado que nosotros, malditos, trabajemos sin descanso en el sudor de nuestros rostros mientras ellos, la santa gente, se pasen las horas haraganeando junto al hogar, dándose festines y expeliendo sus ventosidades, y, como si fuera poco, haciendo alarde con blasfemias de su señoría por encima de los cristianos por medio de nuestro sudor. No, debemos deshacernos de estos perezosos delincuentes por las asentaderas de sus pantalones».

Durante el juicio de Nüremberg a los jerarcas nazis por crímenes de guerra, algunos de ellos justificaron el asesinato de 6 millones de judíos escudándose en el libro de Lutero “Sobre los judíos y sus mentiras”. En el Tribunal alegaron en su defensa que no habían hecho otra cosa más que ejecutar lo que Martín Lutero había ordenado cuatrocientos años antes. Curiosamente será también en Alemania, veinte años después del proceso de Nüremberg, donde nacerá la falacia del “antisemitismo” de Pío XII y la Iglesia Católica, y todo ello fundamentado en una obra de teatro escrita por Rolf Hochhuth, un personaje criado y educado en la más estricta cultura luterana. Si tan sensibilizado estaba el dramaturgo alemán con el Holocausto, hubiese sido más coherente, además de fácil, escribir su trabajo teatral, sobre el libro de Lutero y su influencia en el genocidio nazi del pueblo judío; aunque claro, entonces su obra nunca habría tenido el éxito que tuvo en los países protestantes.

Recordemos ahora lo escrito por el periodista y escritor judío Rafael María Stern, a raíz de una entrevista realizada al autor de “El Vicario”, Rolf Hochhuth:

«… A mi pregunta de cuál era su religión, me contestó sencillamente: luterano. En aquel momento comprendí todo lo que significaba Hochhuth, porqué la Iglesia Luterana sirvió a Hitler y a los nazis, mientras que los católicos dirigidos por el cardenal Faulhaber y por el famosísimo obispo de Münster, monseñor Von Galen, se opusieron a Hitler y soportaron la persecución nacionalsocialista. Hablé así a Hochhuth: - “Usted, con su obra teatral, lo que desea es desviar la atención del pasado de su Iglesia, y trata de distorsionar la figura del Papa Pío XII, echar fango sobre él y desprestigiar a la Iglesia Católica”. No obtuve respuesta».

El célebre autor de “Rebelión en la granja”, el británico George Orwell, escribió: «Para hacer creíbles las mentiras del presente, es necesario borrar las verdades del pasado». Pues bien, por lo que respecta a Pío XII, no han conseguido ni lo uno, ni lo otro; pero miren ustedes por dónde, nos hemos enterado de qué pie cojeaba el fraile Lutero.


por A. Gil-Terrón
Domingo 7 de Abril de 2013

Los árboles no nos dejan ver el bosque. El mundo está necesitando, urgentemente, un período de reflexión sobre sí mismo, mientras contempla, en toda su extensión, su pasado histórico: agrupación tribal, teocracia, democracia, tiranía, revolución, demagogia, desencanto.

Pasamos de las guerras territoriales - constantes desde la Edad de Piedra hasta nuestros días - a las religiosas, de las religiosas a las políticas, pasando por la lucha de clases, la lucha intergeneracional, hasta llegar a las guerras económicas de la actualidad, eso sí, sin abandonar ninguna de las otras. En eso de la lucha, siempre hemos sido conservadores; las mantenemos todas. 

Del liberalismo decimonónico hemos pasado al capital-socialismo de la segunda mitad del siglo XX, y ahora, en un alarde supremo de originalidad, se pretende volver al liberalismo del siglo pasado, como panacea al desastre actual. Todas las ideologías, todos los sistemas, son buenos en esencia. De hecho, nacen como bellas utopías capaces de provocar pasiones en el hombre. ¿Cuánta sangre se ha derramado en el confrontamiento ideológico? 

El problema de las utopías es que son, al igual que los sueños, elementos aéreos, hermosos en su esencia, pero que se prostituyen en el momento en que los encerramos en el opaco continente de los hábitos y conductas humanas. Si realmente queremos cambiar algo en este mundo, si de verdad queremos construir un futuro nuevo y mejor, tenemos que ser capaces de revisar las premisas e hipótesis sobre las que nos hemos basado civilización tras civilización, cual férreo corsé mental. 

Si todas las teorías e ideologías, hasta ahora implantadas, eran buenas y los resultados - visibles son - han sido siempre malos, quiere decir que las premisas e hipótesis, sobre las cuales se han construido, eran falsas. La solución ya sabe por dónde pasa. ¿Quién empieza?



por A. Gil-Terrón
Lunes 8 de Abril de 2013

En los albores del siglo XXI, el mundo se debate entre la incertidumbre y la desesperanza, bajo el fantasmagórico halo del acontecimiento inesperado, muchas veces provocado por alguna pezuña negra que busca obtener, en el río revuelto, puercos beneficios en los vaivenes de los mercados financieros; o tal vez sea el destino ajado de un mundo viejo y agonizante, los estertores de su muerte, unidos a los dolores del parto de la Nueva Era.

El comunismo, capitalismo de estado en su más pura esencia, ha caído él solo, sin ayuda de nadie. Tras él, un rastrojo de miseria, corrupción, hambre, guerras y promesas de guerras, configuran la triste herencia del marxismo. Por su parte el capitalismo occidental busca nuevas fórmulas, en las tristes horas de la victoria final sobre el rojo enemigo. Mientras, los hay que, cual buitres carroñeros revolotean sobre el cadáver de la antigua URSS, buscando el negocio fácil y rápido de la cultura del pelotazo, otros intentan reflotar sus propias economías dentro del eterno vaivén derecha-izquierda, donde los "dichos" quedan siempre en eso, en "dichos", y los hechos se funden y amalgaman en un todo único, dentro del eterno crisol del poder: del dorado rojizo al dorado azulado, pero siempre dorado al fin. 



Entramos en una Era en la que, cada vez más, la política es un mero reflejo de mundo económico, y en la que los ideales han sido masacrados por una realidad dura como el acero. Se apuesta siempre no ya por el mejor, sino por el menos malo, que, curiosamente, siempre es promesa hasta que entra en el crisol del poder, un poco de tiempo y vuelta a empezar.

La rueda sigue girando, torpe y mecánicamente, de izquierda a derecha, de derecha a izquierda, el eterno péndulo dual. Mientras tanto, el callejón es cada vez más estrecho, oscuro y frío. Allá, no muy lejos, se comienza a vislumbrar el final. Tendrá que morir la noche, para que pueda nacer el nuevo día. 

Que la hora sea cortita.






por A. Gil-Terrón
Martes 9 de Abril de 2013

Los revolucionarios franceses que derrocaron al viejo mundo, allá por el año 1789, consagraron el futuro a la "diosa razón", la madre sempiterna del pensamiento fragmentador. Dos siglos después, nuestro mundo se ha convertido en un despropósito concatenado, dulce en la boca como la miel, más amargo cuando nos llega a las entrañas. Amargura que nos pide más dulce, que más tarde se volverá a convertir en amargura y así, una y otra vez, en un absurdo ritual sin sentido, camino que no lleva a ninguna parte.

Hemos sustituido a la "diosa razón" por el "dios placer", y él es quien rige todos nuestros actos cotidianos.

Los políticos nos ofrecen placeres terrenos, las religiones nos prometen placeres celestiales, y tanto en un caso como en otro, utilizando el viejo sistema del palo y la zanahoria. 

Palo si eres malo, zanahoria si eres bueno. Y ello por no hablar de las referencias - que se pretenden condicionantes - hacia los otros, aquellos que no alcanzarán nunca el placer, terreno o celestial, que se nos brinda a nosotros como una oportunidad única que no se puede dejar escapar. Es la utilización, en fin, del recurso, siempre efectivo, a la competitividad humana. 

Placer para nosotros, dolor para los otros. Sin ese dolor ajeno, el placer propio parece menor y de hecho lo es, para todos aquellos que tienen al mismo, como única razón de su existencia. En el fondo, el mundo actual lo que trasluce es la ausencia total del auténtico amor. 

Los años sesenta, con los Beatles como máximo exponente, reivindicaron "el amor" como la solución final a todos los males del mundo. La guerra del Vietnam estaba en su apogeo y, por todos lados, aparecieron, como setas, grupos pacifistas gritando aquello de "haz el amor y no la guerra". Fue el inicio de la perversión del auténtico amor. 

La única puerta de salida del laberinto, acababa de ser sellada, al confundir, aquella generación, amar con fornicar, libertad con droga. Fue el inicio de la caída hacia el precipicio al que hoy nos hallamos abocados. Aquella generación del falso amor, ha dado paso al "dios violencia", que va ganando adeptos, día a día, entre una juventud, tan escéptica como paria, generación X, sin futuro ni esperanza.

Violencia en la música, en los modos, en el lenguaje, en los rostros, en las ropas. Toda una parafernalia satánica de pose y marca, que viene a configurar la escenografía del último acto de una desafortunada obra; nuestra obra.





por A. Gil-Terrón
Miercoles 10 de Abril de 2013

“Mas, ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando”. Mateo, 23:13.

La elitista secta de los gnósticos-cristianos hablaba de la adquisición del conocimiento a través de la experimentación introspectiva. La frase no deja de ser vaga, ambigua, y polivalente, y con tintes postmodernistas de recién licenciados en un curso de esoterismo a distancia. En la IGLESIA CATÓLICA la adquisición del conocimiento [gnosis] está mucho más articulada, reglada, detallada, y programada: Mucha formación teológica, aunque teledirigida y censurada: Qué libros y autores conviene leer; qué libros hay que leer obligatoriamente; y qué libros y autores no hay ni que oler.

Así, en los Seminarios y las Facultades de Teología de la Iglesia Católica, se estudian todas las herejías habidas hasta el momento, pero siempre utilizando los libros de los detractores de tales desviaciones de la ortodoxia, nunca leyendo directamente lo que escribieron los supuestos herejes, salvo algunos párrafos entresacados de su contexto original.  Cosa por otro lado normal, ya que la mayoría de las herejías no las conocemos por sus autores, sino por aquellos que escribieron contra ellas, ya que los libros heréticos, se fueron quemando, o perdiendo, por el camino. En esta vida las cosas no son blancas o negras, sino grises.

A partir de ahí, el sacerdote, o aspirante al oficio, deberá orar, meditar, reflexionar, contemplar y contemplarse, pedir y dar. Entonces es cuando empezará la auténtica iluminación. 

Porque cuando uno busca a Cristo, siempre acaba encontrándolo, aunque sea un obispo; y es porque siempre ha estado ahí, a nuestro lado, aunque no hayamos sido capaces de verlo.  

Para ello, no hace falta estar dentro de una “élite de elegidos”, tal y como propugnaban los gnósticos, o haber pasado por el Seminario y la Facultad de Teología, para obtener el carné funcionarial de administrador de las cosas sacras. No. Para ello lo único que hace falta es seguir, con humildad y fe, los preceptos del Evangelio, y - a partir de ahí- orar, meditar, reflexionar, contemplar la Cruz y examinarse a uno mismo, pedir y dar, perdonar y pedir perdón, y la verdad será revelada dentro de nosotros, poco a poco, con suavidad, con dulzura, con amor, inundándonos de esa sutil certeza que llamamos fe.




por A. Gil-Terrón
Jueves 11 de Abril de 2013
Decía Krishnamurti que cuando el hombre se ha convertido en un ser de segunda mano, la utilización de su libertad consiste únicamente en una libre expresión de su sensualidad. El amor se transmuta entonces en placer y deseo, perdiendo su auténtico sentido. El goce sensual es el que ordena, encadenando poco a poco al individuo, hasta llegar a un punto en el que, éste, es ya el único que manda sobre nosotros, esclavizándonos, paradójicamente, en nombre de la manida libertad.

Las desenfrenadas exageraciones del placer son el resultado de la conformidad entre lo moral y lo intelectual, un raro engendro cuyo resultado siempre es equívoco. Cuando la mente no es libre, sino que está esclavizada por el placer, entonces es cuando la sensualidad se convierte en el factor desencadenante de la corrupción, la plaga de nuestros días. 

El espectáculo organizado, religioso o comercial, contribuye a la inmoralidad social y personal. Entonces el individuo, deja de sentirse responsable, al actuar dentro de los ámbitos costumbristas que le rodean. El placer, el miedo y la violencia, marchan siempre juntos. Son los inseparables compañeros de un eterno viaje a "la nada absoluta".  El placer no es la felicidad, aunque a veces, sólo a veces, lo pueda parecer. El placer, tarde o temprano, acaba generando dolor, aunque hay a quien le gusta e inclusive paga por ello.

El mundo físico es un péndulo dual. Cuando más impulso tenga hacia el placer, con más fuerza retornará hacia el dolor. No hay placer sin dolor, ni dolor sin placer. El amor, el auténtico amor, es otra cosa, algo que va más allá del puro sonido que produce su palabra, aquella que lo nombra, pero que es incapaz de abarcarlo. El amor nunca nace del pensamiento, sino que es hijo del sentimiento más profundo, aquel que se arraiga en la parte oculta de deidad que todos tenemos, habitualmente, amordazada.

El amor es silencio pleno que rebosa eso, amor, todo lo demás es placer y dolor, miedo y violencia, perversión y divismo.



por A. Gil-Terrón
Viernes 12 de Abril de 2013 

Aún no se ha enfriado el cadáver del marxismo liberador, cuando resucita - cual vampiro transilvano - el cuerpo corrupto del liberalismo decimonónico, como postrera oferta de salvación a un mundo agónico. Todo ello, en un alarde de amnesia aguda, al olvidar que fue precisamente su nefasta presencia en el siglo pasado, la que provoco el nacimiento del marxismo, como contrapunto a sus desmanes. 

Me dan escalofríos, cuando oigo hablar del liberalismo como la única fórmula válida para remediar los males del socialismo. El liberalismo, en su más pura esencia, es la ley de la selva en la que sobrevive el más fuerte, que no necesariamente es el mejor ni el más honrado, todo ello dentro de un ring amoral y sin reglas, en el que cualquier golpe bajo vale, en el que la palabra humanidad brilla por su ausencia, en el que la solidaridad empieza por uno mismo, como por uno mismo empieza la caridad bien entendida.

El socialismo clásico, por su parte, pone un techo al legítimo crecimiento mediante el esfuerzo personal, creando una sociedad borreguil ahogada por una administración desmedida e irracional. Una gris capa - de capar, de castrar - cercena la ilusión por el progreso, de todas aquellas personas que hacen del trabajo su vida, o de su vida el trabajo, desde el legítimo derecho a dejar un futuro mejor a sus hijos, desde la sana aspiración de reservarse un merecido descanso, sin merma de calidad de vida, cuando las fuerzas les flaqueen. 

El listón cada vez está más bajo, aplastando ilusiones, alentando el escepticismo, en un burdo ritual de mediocridad sacralizada. Y si lo que queremos es salir de los males del socialismo, no invoquemos al fatuo dios del liberalismo clásico, porque a la vuelta de la esquina estaremos añorando al socialismo.

Es la hora de romper con todos los viejos paradigmas. Es la hora de destruir todas las anticuadas hipótesis, basadas éstas en las circunstancias de otras épocas, de otro mundo que no es el nuestro. Es la hora del sentido común, el cual nunca ha tenido militancia política. Es la hora del futuro. 

Señores políticos, la pelota está en su tejado. Suya es la respuesta. El futuro, si lo hay, es de todos. Y piensen bien lo que hacen, porque si esto explota, los primeros en salir por los aires van a ser ustedes.

Alguien dijo que el siglo XXI será religioso, o no será. Yo digo que el siglo XXI será apolítico, o no será nada, más que el eterno regreso a la caverna, la tribu y el tapa rabos, o al rabo sin tapa.


por A. Gil-Terrón
Sabado 13 de Abril de 2013 
Entender reglas básicas, como las que voy a exponer a continuación, nos sirven para comprender mejor nuestros hábitos de conducta. El ser humano nace con un código pre programado que no tiene otra finalidad que lograr la supervivencia del cuerpo, tanto a nivel individual, como colectivo. Como no deseo hacer una exposición que resulte demasiado espesa para el lector, vamos a ir – sucintamente – a lo más básico, y tiempo habrá, para liarnos por sendas más oscuras y caminos más escarpados.

No hay placer sin dolor, ni dolor sin placer. No se puede sentir placer si previamente no se ha sufrido el dolor de la carencia. Un ejemplo simple: el placer al comer se acentúa en base a la cantidad de hambre (dolor) que se tiene en ese momento. Así, cuanta más hambre (dolor) se tenga, mayor placer se alcanza al comer. A partir de ahí, si se intenta sumar al placer conseguido, más placer, es decir seguir comiendo, el placer se convertirá en dolor, en ese caso, de estómago. Así pues tendremos que: PLACER + PLACER = DOLOR.

Por el contrario, si al dolor le sumamos más dolor, el resultado será el placer. Es el caso de la extracción de una muela, o de una espina; o el de un masaje muscular cuando se tienen agujetas. La finalidad del dolor físico, no es hacernos sufrir, sino proteger al cuerpo que habitamos. 

Cuando sentimos frío, es el cerebro mediante las sensaciones de placer y dolor, el que nos marca la distancia exacta a la que debemos situarnos del fuego. Sin estos estímulos de placer y dolor, el cuerpo no sobreviviría. 

El dolor no existe más que en nuestro cerebro. Así cuando a un dolor muy intenso le sumamos más dolor, llega un momento en el que - al hacerse éste insoportable - el cerebro desconecta el sistema de protección y dejamos de sentir dolor. Esta técnica, que se suele usar para desensibilizar antiguas lesiones, la he probado y puedo decir que funciona.

Todo lo expuesto tan sólo vale para el aspecto físico del ser humano; para el aspecto psíquico la cosa se complica. Los asuntos del alma son harto más complejos.



por A. Gil-Terrón
Domingo 14 de Abril de 2013 

Derecha, derecha, izquierda, izquierda, adelante y atrás, un, dos tres. Así rezaba la letra de una canción que se hizo famosa allá por los años sesenta, cuyo título era " La Yenca". La interpretaban dos personajes altos y desgarbados, con la ayuda de un artilugio con genes de flauta y padre desconocido, que hizo el furor de los joroba-vecinos de aquel entonces. ¡Qué tiempos!

La letra de la canción fue todo un desafío a la censura franquista. La empalagosa y plasta melodía, no era ni más ni menos que un anticipo del sistema político que vendría a partir de 1975 con la llegada de la democracia.

Fíjense bien: Derecha, derecha, izquierda, izquierda, adelante, atrás, un, dos, tres. Y vuelta a empezar. Yo lo hago, y repito. Vienes tú y te cargas lo que yo he hecho. Repites. Nos llevas hacia adelante. Vengo yo y me cargo todo lo que tú has hecho, y nos vamos hacia atrás. Repito. Vienes tú y te cargas lo que yo he hecho. Repites y haces, hasta que vengo yo y me lo vuelvo a cargar. Un, dos, tres. Total que nunca nos movemos del sitio. De puturrú de foie.

La Yenca, se acompañaba con un baile que consistía en mover primero la patita diestra - dos veces - , a continuación la siniestra - dos veces -, dar un ridículo saltito hacia adelante, y otro mariposón hacia detrás (poniendo el culito en pompa oferente). No les voy a hacer la lectura política de los movimientos, aunque tenerla la tiene. Usted mismo.

Si nos dejamos de chistes fáciles, vemos que, en 2012, EEUU encabezaba la lista de los países más ricos del mundo, doblando en PIB al número dos de la lista. Con esto no quiero decir que la riqueza conlleve ética a un país; pero es que, en el caso concreto de EEUU, cuando lo comparamos con España, vemos que - además de ser ricos – nos dan sopas con honda en lo referente a ética y honestidad. La sociedad estadounidense es tremendamente puritana, y lo que en España es causa de chiste y chirigota, allí le cuesta la carrera al político de turno, cuando no la cárcel; nadie está por encima de la ley, ni tan siquiera el Presidente. Allí, el que la hace la paga, y en cuanto a la corrupción la consigna es: tolerancia “O”, la misma tolerancia “O” que se tiene con el terrorismo.

El sistema bipartidista funciona y es rentable, en EEUU, por una simple razón: En ese país las disputas entre republicanos y demócratas se dejan para el periodo electoral, pero una vez es investido el ganador, todos arriman el hombro en una empresa común, empujando los ciudadanos en la misma dirección, y eso es, precisamente, lo que hace grande a una nación y su pueblo.

Nada que ver con la torpe - y zancadillera - política española.

El ciudadano estadounidense medio, ama a su país y venera su bandera; el patriotismo lo lleva en la sangre, y – guste o no– han sido y son, pioneros en la defensa de los derechos y libertades civiles, además de ser poseedores de una serie de valores que les ha llevado a regar con su sangre los campos del mundo entero. Y en cuanto a su sociología, los estadounidenses admiran y respetan al triunfador; al hombre hecho a sí mismo y que con su legítimo esfuerzo se hace rico. Igualito que en España, en donde la envidia genera odio y maledicencia hacia todo aquel que destaque del pelotón de los torpes.

EEUU tiene muchos y grandes defectos, pero conocemos éstos gracias a ellos mismos, que desde la libertad de la que gozan, y gracias a su industria cinematográfica, son los primeros en denunciar sus miserias y carencias. ¿Alguien conoce alguna una película producida en Cuba, o China, o Irán, o Corea del Norte, que sea critica con su propio país? No, ¿verdad? Pues eso. 

Pero volviendo al principio, cabría ahora el preguntar: ¿Por qué el bipartidismo de facto que existe en España, no aporta valor añadido en la creación de riqueza y bienestar para sus ciudadanos? ¿Los culpables son nuestros políticos…?, o ellos no son más que el azogado reflejo del pueblo que los elige, o sea, de nosotros… Y es que, a lo que se ve, 800 años de dominación mora marcan mucho.




por A. Gil-Terrón
Lunes 15 de Abril de 2013 
El progreso filosófico de la humanidad siempre se ha construido sobre el pensamiento de unos pocos. Pero, paradójicamente, éstos, poetas del tiempo que vendría, acabaron sus días en la más yerma soledad - cuando no en el patíbulo - al ahogarse, lentamente, en el vacío insondable de una sociedad burda y necia que no supo, no pudo, o no quiso, entender la voz que clamaba en el desierto del inmovilismo y la intolerancia.

Posteriormente a la muerte del místico vaticinador, hubo segundones que quisieron recoger y aplicar lo que fue el mensaje del visionario. Entonces comenzaría la mecanización de lo espiritual; la reglamentación de algo que fue fruto de la inspiración, del sentimiento, de la revelación, de la luz. 

La articulación, en base a la razón pura, de la inspiración, acabaría por contaminar el mensaje, dejando tan sólo un reflejo de lo que pudo ser y no fue, al perderse sus interpretadores en la literalidad integrista del legado, dejando de lado el espíritu que la inspiró.

El problema vendría por el hecho de que ningún poeta  jamás quiso ser líder, ni sentarse en un trono, y tal vez por ello es por lo que fueron favorecidos, en un momento de sus vidas, con la gracia de la revelación, la inspiración, la clarividencia, o la clariconsciencia.

Tal vez el siglo XXI sea el tiempo de la siega, la muerte del líder clásico, para dar lugar a una nueva generación en la que cada uno sea su propio líder, despertando la parte de divinidad que todos llevamos en nuestro interior.  Tal vez esta nueva era que comenzamos sea el tiempo del sentimiento por encima de la razón y la lógica, el tiempo del corazón por encima de la mente, la hora de la ética por encima del decreto y de la norma.

La verdad no existe más que en lo más profundo de nosotros mismos, en esa pequeña parte de eternidad que todos poseemos; pero cada vez que la misma ha florecido en un hombre, a lo largo de la historia, éste ha terminado sus días de cara a un sucio paredón, en una fría y destemplada madrugada, cuando no, clavado aun madero. Es entonces cuando la sangre derramada provoca la mistificación de un mensaje que nunca se supo comprender en su totalidad. 

A partir de ahí, toda una parafernalia de dogmas, decretos, y doctas interpretaciones, al amparo de un nombre, de una imagen, irán deformando el espíritu del mensaje inicial, al acoplar, interesadamente, lo intemporal a lo temporal, lo espiritual a lo material, lo divino a lo mundano, y todo ello adobado con el narcisismo propio de los mediocres que aspiran a capitalizar y rentabilizar la sangre derramada de un poeta.


por A. Gil-Terrón
Martes 16 de Abril de 2013 

Históricamente, la sociedad civil siempre ha estado subyugada por los distintos poderes que, desde la noche de los tiempos, han tutelado y dirigido sus pasos, como si de un niño pequeño se tratara. Poder feudal, eclesiástico, real, militar, han ido ordenando, sucesivamente, la convivencia diaria de una sociedad que no siempre fue civil, ni civilizada.

Es a partir de la Revolución Francesa cuando la sociedad civil alcanza su mayoría de edad, accediendo - en teoría - al poder. Ello provocó, en las distintas sociedades del mundo occidental, unas doradas expectativas de paz, progreso y bienestar. Sin embargo los resultados, de estos últimos cien años, distaron mucho de aproximarse a la idílica foto.

Lo que ocurrió es que aquellos que deberían haber representado los intereses de la sociedad civil se fueron convirtiendo, con el tiempo, en una clase, para más tarde acabar siendo un poder; un poder cada vez más alejado de la sociedad, a la que se suponía que debía representar y servir.

La excesiva profesionalidad de los políticos de hoy en día ha provocado en éstos, un progresivo alejamiento de la realidad social, es decir, de la calle. Esta exclusiva dedicación de los políticos profesionales, ha ido generando una problemática específica de clase - política - que nada tiene que ver con los problemas que aquejan a la sociedad que dicen representar.

Generalmente, para un partido político, lo más importante es ganar la carrera electoral al resto de sus competidores, mientras que para un político, lo más cardinal es subir puestos en el escalafón jerárquico de su propia formación política. En el primer caso, se utilizará - a veces demagógicamente - la realidad social como banderín de enganche de una masa descontenta e indignada, con el único fin de conseguir votos. En el segundo caso - salvo excepciones, como no - los medios utilizados, para la consecución del fin propuesto, será - entre codazos y zancadillas - la intriga de pasillos. 

Todo este cúmulo de despropósitos, ha ido provocando un alejamiento, recíproco, entre la clase política y la sociedad civil, llegando un momento en el que esta última comienza a sentirse huérfana y cabreada.

El político debe surgir de la sociedad, cuando los problemas así lo demanden, para retornar a la misma, tras haber aportado su contribución. Normalmente, en la práctica, lo raro es que el político regrese voluntariamente a su, anónimo y falto de gloria, origen social, eternizándose entonces su presencia profesional en las redes de la vanidosa política. Ello irá provocando un alejamiento de las auténticas vías hacia el bien común, al adquirir el político su propia problemática, una problemática que, como decíamos antes, nada tiene que ver con la del pueblo llano. 

Existe un caso todavía peor, y es el de aquellos políticos profesionales que nunca han estado integrados en la sociedad de a pie. Aquellos que han limitado toda su experiencia laboral al campo de la intriga y el arribismo; aquellos que, siendo aún imberbes, se subieron al carro de la política, para convertirse en los delfines del poder. Aquellos que permutaron el vivir para la sociedad, por el vivir de la sociedad, como eternos mamoncetes del bolsillo de los contribuyentes.

Para entender los problemas que aquejan a la sociedad, no hay que esperar a que te los cuenten. Para comprender los problemas hay que compartirlos, o, dicho de otro modo, sufrirlos en las propias carnes; todo lo demás no es más que demagogia y poltronismo, los sempiternos juegos florales del corrupto siglo XXI.



por A. Gil-Terrón
Miercoles 17 de Abril de 2013 

A todos nos gusta oír aquello que queremos que nos digan, tendiendo a despreciar a quienes nos quitan la venda de los ojos, mostrándonos la triste realidad en toda su crudeza. En base a este hecho, el demagogo charlatán, lleva siempre todas las de ganar, frente al político honrado, al prometer lo que haga falta y lo que no también. 

Por otra parte, la falta de práctica en los artes de la mentira y el engaño, convertirá a los políticos honestos, en unos personajes sombríos y poco atractivos, para un electorado ansioso de oír tan sólo aquello que desea.

Este sino de los pueblos, irá provocando con los años un aguzamiento de los problemas, al estar alejados del poder ejecutivo todos aquellos que podrían aportar soluciones, no siempre atractivas aunque si efectivas. 

Mientras tanto seguiremos perdidos, deambulando en las tinieblas de una tierra sin Sol, envueltos en una danza de sombras que nos congelará hasta el alma. El pan, salvo metáforas bíblicas, jamás cae del cielo. La realidad no entiende jamás de derechos, sino de hechos. Hay lo que hay. Todo lo demás no deja de ser letra impresa, tan utópica como vaga, tan perezosa como irreal.



por A. Gil-Terrón
Miercoles 17 de Abril de 2013 

Derecha, derecha, izquierda, izquierda, adelante y atrás, un, dos tres. Así rezaba la letra de una canción que se hizo famosa allá por los años sesenta, cuyo título era " La Yenca". La interpretaban dos personajes altos y desgarbados, con la ayuda de un artilugio con genes de flauta y padre desconocido, que hizo el furor de los joroba-vecinos de aquel entonces. ¡Qué tiempos!

La letra de la canción fue todo un desafío a la censura franquista. La empalagosa y plasta melodía, no era ni más ni menos que un anticipo del sistema político que vendría a partir de 1975 con la llegada de la democracia.

Fíjense bien: Derecha, derecha, izquierda, izquierda, adelante, atrás, un, dos, tres. Y vuelta a empezar. Yo lo hago, y repito. Vienes tú y te cargas lo que yo he hecho. Repites. Nos llevas hacia adelante. Vengo yo y me cargo todo lo que tú has hecho, y nos vamos hacia atrás. Repito. Vienes tú y te cargas lo que yo he hecho. Repites y haces, hasta que vengo yo y me lo vuelvo a cargar. Un, dos, tres. Total que nunca nos movemos del sitio. De puturrú de foie.

La Yenca, se acompañaba con un baile que consistía en mover primero la patita diestra - dos veces - , a continuación la siniestra - dos veces -, dar un ridículo saltito hacia adelante, y otro mariposón hacia detrás (poniendo el culito en pompa oferente). No les voy a hacer la lectura política de los movimientos, aunque tenerla la tiene. Usted mismo.


por A. Gil-Terrón
Jueves 18 de Abril de 2013 

En estos tiempos en los que vivimos, ya nada causa extrañeza, nada es capaz de sobrecogernos. La brutalidad de un día a día cruel e impío, va forrando de calcáreas capas a una sensibilidad herida y maltrecha, que inverna en las cavernas más profundas de nuestro ser, abrazada a una olvidada conciencia. El bien deja de ser un ente eterno e inmutable, para convertirse en un paradigma cambiante, al ser sometido su valor al criterio voluble y circunstancial de las mayorías. Es la muerte de lo eterno; el regreso al caos original. 

Escribía Krishnamurti que el mal jamás puede convertirse en bien, ya que éste, como la belleza, está más allá del pensamiento. Todo lo que produce el pensamiento puede ser, así mismo, desecho por el pensamiento. 

El bien no pertenece al tiempo. En el bien no existe la durabilidad. El bien es eterno. Allá donde esté el bien, está el orden auténtico, que nada tiene que ver con el orden autoritario del premio y el castigo.

Este primer orden, el que conlleva el bien, es esencial y sin él la sociedad se destruye a sí misma y el hombre se vuelve maligno, sanguinario corrupto y degenerado. La ley del bien es eterna, inmutable e intemporal. El bien es la estabilidad en su más pura esencia.

Una sociedad, como la actual, que modifica, continuamente, los conceptos del bien y del mal, a su comodidad y conveniencia, no hace más que ignorar los auténticos límites entre lo mutable y lo inmutable. Entonces, al introducir lo inmutable - el bien - dentro de lo mutable - el mal -acaba, dicha sociedad, moviéndose dentro un angosto pasillo limitado por los conceptos "malo y menos malo".

Si el bien es la luz, nosotros estamos caminando entre tinieblas, dando vueltas y vueltas a un círculo hediondo, circunscrito por nuestra propia soberbia. Así vamos y así nos va.




por A. Gil-Terrón
Viernes 19 de Abril de 2013 

Se parte del error de aceptar como cierto y objetivo, los estándares sociales sobre lo que es bueno y lo que es malo, y todo ello basado en una artificial “conciencia social”. Ahora bien, cuando la “conciencia individual” discrepa de lo que establece la “mutable conciencia colectiva”, a la sazón, no cabe más que la rebelión del sujeto frente a la injusticia de la masa. Es entonces cuando el código de conducta moral de un individuo, basado en su instinto y el derecho natural, pasa de ser “subjetivo” a convertirse en “objetivo”, como reacción natural frente unos códigos que el individuo considera como amorales.

Es el caso de aquellos alemanes que en la época nazi, entendieron el antisemitismo como algo perverso, y el Holocausto como una aberración, por mucho que lo políticamente correcto, y bueno, en la mayoritaria sociedad nacionalsocialista de aquel tiempo, fuera todo lo contrario. 

La sociedad actual acepta, amoralmente, el sufrimiento y explotación de seres vivos irracionales, como algo normal y natural, y no ya por razones de supervivencia de la raza humana, sino también por puro divertimento, glotonería, y hedonismo. En este último sentido, la lista es demasiado extensa como para enumerarla.

Personalmente pienso que, sin caer en el radicalismo de algunos, el veganismo - en principio - es ético y moralmente plausible; lo que ocurre es que, posteriormente, se nos caen los palos del sombrajo, cuando nos encontramos con pájaros como Peter Albert David Singer, uno de los iconos del veganismo y autor del libro “Liberación animal”, que por un lado defiende la no explotación animal, pero que por otro – farisaicamente – aprueba el infanticidio “justificado”.

En este orden de cosas, Singer, en unas declaraciones realizadas en el año 2004 al periódico “The Independent”, afirmaba: "El infanticidio debe ser excepcional y controlado de forma legal, pero no se debería excluir, como no se excluye el aborto”… “No creo que siempre sea malo matar a un ser humano inocente”… “simplemente, matar a un niño no es equivalente a matar a una persona”. Singer sostiene que el derecho a la vida está graduado y definido por ser persona, lo que significa ser racional y auto consciente. Concretamente, Singer propone un período de 28 días tras el nacimiento, durante el cual se podría matar a los recién nacidos, si éstos no fueran perfectos. 

La verdad es que si Hitler hubiese oído el discurso de Singer, posiblemente hubiese tenido una erección. Lo curioso del caso es que, paradójicamente, Peter Singer es judío. 

Pero las afinidades entre Hitler y Peter Singer, no acaban ahí, ya que ambos eran – además – vegetarianos y amantes de los animales.



Margot Wölk pasó dos años y medio de su vida catando la comida que Hitler y sus lugartenientes se llevaban a la boca. Ella y otras 14 mujeres eran las encargadas de velar por la seguridad gastronómica del Führer, de manera que si alguno de los platos que se servían a la cúpula nazi, estaba envenenado, serían ellas las primeras en morir. La propia Margot Wölk contaría años después: “Nunca hubo carne ni pescado porque Hitler era vegetariano”.





por A. Gil-Terrón
Lunes 22 de Abril de 2013 

JESUCRISTO, cuando instituye el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, durante La Última Cena, no pide a los apóstoles una confesión previa de pecados y faltas; ni tan siquiera les demanda arrepentimiento, por lo hecho o por lo que van a hacer. Prueba de ello es que todos los asistentes participan en el banquete Eucarístico, incluido Judas Iscariote. Esa es la generosidad de Cristo, su amor, su misericordia. 

Tras este acto, punto cardinal del Evangelio, todo un ejército de iluminados, teólogos doctrinales, burócratas de lo sagrado, desmenuzando, complicando, interpretando, adaptando, desarrollando, articulando, regulando, enmascarando, excomulgando y comerciando, durante siglos y siglos aquello que Cristo hizo sencillo – dentro de lo sublime-, con generosidad, con entrega plena..

La Redención Salvadora de la Eucaristía es de entrega plena, voluntaria, universal y gratuita, con una generosidad incondicional que no pone límites a un amor que desborda y así lo debe de entender la Iglesia cuando no deniega la comunión al exjefe de ETA José Luis Álvarez Santacristina, alias Txelis, responsable de más de doscientos asesinatos. Sin embargo, la jerarquía de la Iglesia Católica niega farisaicamente la Eucaristía a los católicos divorciados vueltos a casar.

Una persona casada por el rito católico que acabe divorciándose, por haber fracasado estrepitosamente su primer matrimonio, y que haya formado un nuevo hogar con hijos, en donde se viva con respeto, armonía, fidelidad, con entrega mutua, compartiendo evangélicamente la alegría y la tristeza, la salud y la enfermedad, luchando unidos frente a la adversidad, compartiendo sueños y enjugando lágrimas, hasta que la muerte los separe y más allá, a esa persona la Iglesia le niega el Sacramento de la Eucaristía.  

Ahora bien, si esta misma persona mata a su mujer y a sus hijos habidos de su segundo matrimonio civil, se arrepiente y confiesa, a esa persona, la Iglesia ya no le niega el Santísimo Sacramento de la Eucaristía.

http://2.bp.blogspot.com/_0X0fuad8-LY/TTKWt9I-xxI/AAAAAAAAASY/PA4suSQzb1k/s1600/CRONICA+1+La+comunion+del+ex+jefe+de+ETA+Txelis.jpg






por A. Gil-Terrón
Martes 23 de Abril de 2013 

Frente a la supervivencia del espíritu, tras la muerte física, así como de su futura reencarnación en un nuevo cuerpo que le permita voluntariamente enmendar viejos errores y culpas, existe una gran mayoría que ni se lo plantea como posibilidad, ya que su religión “la prohíbe por decreto”; y ellos van y se lo creen, actuando en sus vidas con una honestidad cuestionable, al regirse por la ley del palo y la zanahoria; si eres bueno irás al cielo, si eres malo irás al infierno, y además para toda la eternidad. 

Este pueril, pero efectivo sistema, es el que cercena el desarrollo espiritual de las personas, al estar éstas pendientes – siempre- del binomio premio/castigo. En esta cuestión, personalmente, y desde hace unos años, me identifico con el poeta anónimo que escribió: 

«No me mueve, mi Dios, para quererte, el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido, para dejar por eso de ofenderte. Tú me mueves, Señor, muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido, muéveme ver tu cuerpo tan herido, muévenme tus afrentas y tu muerte. Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, que aunque no hubiera cielo, yo te amara, y aunque no hubiera infierno, te temiera. No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera».

Lejos de profundizar en esta línea, la doctrina de la IGLESIA CATÓLICA, ha preferido aterrorizar, durante siglos, a los creyentes de buena fe, con las calderas de Pedro Botero, al tiempo que intentaba sobornar con “celestiales premios”. En ambos casos, ¿en dónde queda el auténtico amor a Dios Padre, o a Jesucristo?, porque del sincero - y desprendido- amor al prójimo, mejor no hablar. Hemos transmutado las consecuencias de nuestras conductas, en el principal motivo de nuestras actuaciones. 

Hemos llegado al absurdo en el que un ateo, voluntario de una ONG humanitaria, puede llevar una vida más acorde con la doctrina de JESUCRISTO, que muchos católicos de misa diaria, que hacen puntos para el premio eterno, y en el que todos sus actos, incluidas las limosnas, obedecen al negocio de recibir el ciento por uno que promete el Evangelio. Esto es lo que hay.





por A. Gil-Terrón
Sabado 27 de Abril de 2013 

Blaise Pascal fue un matemático, físico y filósofo religioso francés. Sus contribuciones a las ciencias naturales y ciencias aplicadas incluyen la construcción de calculadoras mecánicas, estudios sobre la teoría de probabilidad, investigaciones sobre los fluidos y la aclaración de conceptos tales como la presión y el vacío. Después de una experiencia religiosa profunda en 1654, Pascal abandonó las matemáticas y la física para dedicarse a la filosofía y a la teología.


Pascal era un enamorado de la dialéctica civilizada, y nunca en su vida rehuyó un debate, por complejo que éste fuera. De entre todos los que tuvo, a lo largo de su existencia, destaca el habido con un librepensador ateo de su época, en el que tema del debate era la existencia, o no, de Dios. El discurso de Pascal fue este:

«Lleguemos a un acuerdo -le decía-, yo no puedo probar en un laboratorio la existencia de Dios, pero usted tampoco puede probar lo contrario. Tomamos una postura u otra según las evidencias. Estudiemos las posibilidades: "Dios existe" o "Dios no existe". Yo le doy a usted la oportunidad de tener un 50 % de posibilidades de tener razón y usted me concede a mí que tengo razón en otro porcentaje igual; ¿cuál nos ofrece mayores garantías de acertar? Después de una vida más o menos prolongada ambos morimos y somos enterrados en el mismo cementerio. Supongamos, ahora, que el día de la resurrección se descubre que Dios es real; yo he ganado y usted ha perdido nada menos que la eternidad feliz. Supongamos que no hay resurrección y Dios no existe; usted ha ganado, pero no le sirve de nada, porque ya no existimos; en esta opción usted también lo ha perdido todo y yo no he perdido nada. Por este sencillo cálculo de probabilidades, si apuestas por Dios lo puedes ganar todo sin arriesgar nada, y si apuestas por la no existencia de Dios no ganas nada. ¡Dios existe! Es no sólo una probabilidad matemática, sino una vivencia que hace feliz a quien la tiene»… «Se debe creer en Dios si hay una mínima probabilidad, diferente de cero, de que exista; porque el hipotético infinito de la vida celestial minimiza cualquier sacrificio en una vida finita».

- Tú puedes creer en Dios; si existe irás al cielo.
- Tú puedes creer en Dios; si no existe no ganarás nada.
- Tú puedes no creer en Dios, si no existe tampoco ganarás nada.
- Tú puedes no creer en Dios, si existe tú serás castigado.

La razonada visión de Pascal sobre la existencia de Dios, es brillante en su planteamiento, pero a mi modo de entender es errónea y pueril en cuanto a sus conclusiones.

Personalmente pienso que lo que nos salva, o condena, no es el que creamos o no en la existencia de Dios, sino nuestros propios actos en la vida terrena. Será la ética y nuestro comportamiento para con el prójimo, nuestra honradez y honestidad, la que escriba nuestro futuro en el “Más Allá”, y digo esto precisamente porque creo en Dios y en su Infinita Misericordia, pero también en su Infinita Justicia, atributos divinos estos de los que Pascal se olvida en su argumentario.

Ahora digo yo:

- Tú puedes creer en Dios, y ser un perfecto egoísta y desalmado; si existe Dios, lo pagaras caro.
- Tú puedes no creer en Dios, pero llevar una vida ejemplar y de entrega plena a los demás; si Dios existe serás recompensado.

El ser cristiano, conocer los Evangelios, y llevar una vida acorde con las enseñanzas de Jesús, es el mejor camino para llegar a la vida eterna; pero hay otros caminos que también conducen al mismo sitio. 

¡Lo que hubiera disfrutado la Inquisición conmigo!... aunque posiblemente ya lo hicieron en alguna de mis vidas pasadas. ¿Quién puede demostrar lo contrario?

«Siete fueron las veces que he nacido y siete las veces que he muerto, y por segunda vez hoy puedo mirarte: guerrero entre guerreros; poeta entre poetas; monarca sobre todos los monarcas y un hombre desnudo entre los amigos, compañeros vagabundos que caminan a la orilla de los caminos». Fragmento final de “JESÚS EL HIJO DEL HOMBRE”, del poeta Kahlil Gibran, 1883-1931.






por A. Gil-Terrón
Domingo 28 de Abril de 2013 

La realidad ha provocado un corrimiento paulatino de principios, en los partidos políticos, dando lugar a un mapa ideológico confuso y travestido que a nadie gusta. Esta disconformidad con el transvase ideológico, dentro de los principales partidos, es debido a que el ser humano tiende a creer en la perfección de las ideas, tratando de cuadrar su visión utópica del paraíso terrenal, dentro de alguno de los idearios preexistentes. Cualquier desviación ideológica, dentro de ellos, desatará la ira inquisitorial de los puretas integristas.

El problema de fondo a toda esta cuestión, proviene de la propia puesta en práctica de los distintos idearios, ya que los mismos - que suelen ser monocolores - tropiezan con una realidad tornasolada, en donde la pureza cromática brilla por su ausencia, adoptando, esta realidad, una infinita variedad de tonos que van variando según la hora del día, es decir, de las circunstancias. 




El tratar de reencontrar las referencias perdidas es tan irracional como poco práctico, conduciéndonos a un sistema de reacción continua frente a la propia evolución social, ese torrente que nunca cesa. 

Las ideologías nacen de la necesidad impuesta por determinadas situaciones históricas y éstas, queramos o no, nunca son iguales, salvo en determinadas tribus aborígenes. Encorsetarnos dentro de las fórmulas nacidas antaño, tan sólo nos pueden conducir a un camino de retorno hacia la cueva, la tribu y el taparrabos.

La única referencia política válida, debería de ser la de la realidad cotidiana. Todo lo demás no son más que juegos florales de palabras de palabras huecas, que lo único que traslucen es la incapacidad mental de nuestros dirigentes, a la hora de encontrar soluciones a nuestros problemas diarios, que por otro lado ya son angustiantes. 

Si hay algo que la sociedad actual no necesita, son más acoples de unos idearios que, de viejos, se caen a trozos. La sociedad necesita un nuevo ideario, hecho a medida, que nos dé la holgura y flexibilidad que los nuevos tiempos demandan. Mientras tanto, no hay que ser un visionario, para darse cuenta de que cualquier ideología que no sepa ser flexible, está de antemano condenada al fracaso; tan sólo es un problema de tiempo.





por A. Gil-Terrón
Lunes 29 de Abril de 2013 

Hoy nos cogemos un descanso, y no vamos a hablar de política, ni de economía, ni de corrupción. No. Hoy vamos a hablar de otro tipo de suciedades que debido a la actual crisis económica y de valores que sufrimos, están pasando más desapercibidas, lo cual no es óbice para que actúen de palmeros en este dantesco espectáculo en el que nos hayamos inmersos. Hoy vamos a hablar de la cursi “New Age” y los “negocietes” que supuran de sus pústulas.

La “Nueva Era” gasta un vocabulario propio que lejos de clarificar el emponzoñado aire que respiramos en este principio de siglo, lo espesan y enrarecen. 

Los voceadores del milenio que llega, no cejan en su empalagoso empeño de complicar lo sencillo, construyendo auténticas catedrales góticas de verborrea vana. Es como el estiércol que abona la desorientación que viven las gentes del mundo, y que va dando un viperino fruto de sectas y magos. El eterno y cansino retorno de los brujos.

Libros con títulos, tales como: " Jesús ¿Mesías o Dios", " Jesús el mago", "El Nuevo Testamento Original", "Jesús o el secreto mortal de los Templarios", "Jesús el héroe Solar", "El Evangelio de los Esenios", "La vida secreta de Jesús", "Palabras gnósticas de Jesús el Cristo", "Una vida de Jesús el Cristo", "Las enseñanzas perdidas de Jesús", "La vida de Jesús contada por él mismo", "Cristo murió de viejo", van sembrando de confusión a pseudo-intelectuales de buena fe, que luego repiten como loros aquello que no entienden pero que viste y los hace parecer profundos y trascendentales, delante de sus cuñados, mientras sentencian "ex cátedra" con la boca llena de arroz y citas bibliográficas.



Francamente, me molesta ver el nombre de Jesucristo convertido en centro de comercio de mercachifles editoriales, que potencian a cuatro oportunistas que pastan y se enriquecen la sombra de su nombre; autores éstos – por otra parte - que dudo que hayan entendido alguna vez el mensaje de los Santos Evangelios, y eso, si es que alguna vez los han leído. Y como supongo que a ellos les importa un huevo mis disquisiciones moralistas, pues quiero dejar constancia de que a mí – su opinión - me importa, no un huevo, sino dos.

Si su cultura se lo permitiese, sabrían que no hay nada nuevo bajo el Sol; sabrían que hace 2000 años el mundo no era distinto de lo que es ahora, en cuanto a espiritualidad se refiere. Hemos avanzado tecnológicamente; tenemos una mayor calidad de vida, pero seguimos estando espiritualmente tan desorientados como lo estaban las gentes del Año Cero de nuestra Era. 

Seguimos tratando de buscar a Dios en el conocimiento, en lo complicado, en lo ritual, en la parafernalia y el boato de complicados ceremoniales religiosos, y todo ello sin darnos cuenta de que hasta Dios no se llega a través del conocimiento ni la pompa, sino del sentimiento. A Dios no lo pensamos, a Dios lo sentimos; lo sentimos cuando miramos hacia el cielo y el vértigo del infinito embarga nuestras almas; lo sentimos cuando nos inundamos con la belleza de la naturaleza no hollada por el hombre; lo sentimos cuando desprovistos y desnudos de atavismos sociales miramos en nuestro interior… Simple ¿verdad? Y es que todo lo grande, al final, siempre es sencillo.





por A. Gil-Terrón
Miercoles 1 de Mayo de 2013 

He creído ver durante unos segundos, perdida entre las brumas del amanecer, tu figura que deslizándose liviana entre la niebla, se ha desvanecido entre las húmedas sombras del alba. 



He cerrado los ojos y entonces te he vuelto a ver, sonriente, condescendiente, amablemente mía; entregada en un sueño que me lleva, que me hace volar hacia un mañana sin dolor, sin muerte, pero también sin alma.

Tengo miedo de abrir los ojos y no volverte a ver; entonces te pregunto quién eres… cómo te llamas; te pregunto a dónde vas, pero tú no dices nada, simplemente sonríes, me miras y callas.




por A. Gil-Terrón
Miercoles 1 de Mayo de 2013 

"Sólo aquellos que nada esperan del azar, son dueños de su destino." Matthew Arnold.

La sociedad actual, está caracterizada por un acelerado cambio en las circunstancias que la conforman. Este conjunto de circunstancias componen nuestra realidad cotidiana.




Debemos de ser elásticos y dúctiles en el diseño de nuestros programas de vida, huyendo de posiciones dogmáticas preconcebidas. Debemos de asemejarnos a las verdes espigas de trigo, esas que - cuando llega el huracán que arranca a los árboles más poderosos - se doblan humildes y levantan orgullosas, una y otra vez.

Para que cualquier proyecto, forjado hoy en día, - y cuando hablo de proyecto me refiero tanto al político, como al económico, empresarial, cultural y hasta personal - tenga éxito, es necesario que el mismo esté basado en una actualizada anticipación de los acontecimientos. Es decir, que si para la planificación de éstos nos basamos exclusivamente en las premisas vigentes en nuestra realidad actual, este proyecto está, de antemano, condenado al fracaso, al haber sido construido sobre unos cimientos falsos y equívocos. Aun así y todo, sobrevivimos, lo cual nos hace confundir este poco idílico estado de las cosas, con la normalidad misma, al no haber conocido nunca nada mejor pero sí peor.

Esta falsa normalidad, nos va imbuyendo de un gris conformismo que nos impide mejorar nuestra situación, dejándonos arrastrar, supersticiosamente, por una realidad que llamamos destino.

Frente a esta estúpida situación, tan sólo cabe una salida: crear nosotros mismos nuestra realidad futura, mediante la anticipación a los acontecimientos, dejando así de ser juguetes de un destino que nunca existió, salvo dentro de nuestras mentes… tan conformistas como incapaces, tan ciegas como ociosas.

Y es que, al fin y al cabo, no hay peor maldición que la engolada torpeza, enjaezada con toga y birrete, que a base de caminar con la mirada hacia atrás, se va tragando todas las farolas del camino… junto con alguna alcantarilla sin trapa.





por A. Gil-Terrón
Jueves 2 de Mayo de 2013 

El Observatorio Vaticano es una institución de la Iglesia Católica dedicada a la investigación astronómica y que depende directamente del Sumo Pontífice. Su centro de operaciones está situado en el Palacio Pontificio de Castel Gandolfo, en la región del Lacio, a orillas del lago Albano, a 18 km al sureste de Roma. El personal del mismo está formado, en su mayoría, por jesuitas doctorados en astronomía. Su actual director es el argentino José Gabriel Funes. El Palacio de Castel Gandolfo es además la residencia estival de los papas, y actualmente es también la residencia del papa emérito Benedicto XVI. 

El 14 de mayo de 2008 el periódico oficial de la Ciudad del Valicano, L´Osservatore Romano, publicaba una entrevista realizada por el periodista Francesco M. Valiante, al director del Observatorio Vaticano el padre jesuita padre José Gabriel Funes, en la que el padre Valiante hacía unas impactantes declaraciones sobre la existencia de vida inteligente en otros planetas. En un momento de la entrevista, el periodista [a sueldo del Vaticano] le preguntó sobre el caso Galileo, a lo que el padre jesuita respondió tan relajadamente que tan sólo le faltó decir aquello de: - “Me alegro de que me haga usted esa pregunta”. No voy a transcribir la respuesta integra, ya que tampoco dijo nada del otro jueves, pero si un fragmento: 

«El suyo fue ciertamente un caso que marcó la historia de la comunidad eclesial y de la comunidad científica. Es inútil negar que hubiera conflicto. Pero pienso que ha llegado el momento de pasar página y de mirar, en cambio, al futuro. Aquel acontecimiento dejó heridas. Hubo malentendidos. La Iglesia, de alguna manera, ha reconocido sus equivocaciones…» y bla bla bla bla bla.

Como habrán visto ustedes el periodista del «L´Osservatore Romano» que realiza la entrevista es tipo duro que saca a relucir el espinoso tema de Galileo. ¿Sí? ¿No?, Pues va a ser que no.

Ni el periodista es “un tipo duro”, ni el manido tema de Galileo es un tema espinoso, en cualquier caso sería un tema ridículo y vergonzante. Y digo que el periodista no es un “tipo duro”, porque si lo fuese no hubiera puesto encima de la mesa a Galileo, sino al fraile dominico Giordano Bruno.

Giordano Bruno, doctor en Teología, filósofo y poeta, fue en vida un defensor a ultranza de la infinitud del Universo, así como de la diversidad y multiplicidad de sistemas solares. Ello implicaba la existencia de otros planetas habitados, además de la Tierra. Hasta ahí las teorías de Bruno se asemejaban más a los actuales postulados del padre José Gabriel Funes, que las a las teorías simplistas del heliocentrismo de Galileo. Por otro lado, Galileo acabó siendo puesto en libertad tras haberse “arrepentido” [tras haber visto los garfios de la Inquisición] de sus impías afirmaciones, mientras que Giordano Bruno, con un par, se negó a retractarse. 

Si lo habitual en aquel tiempo era matar al hereje y después quemar su cuerpo, en el caso de Giordano Bruno, no fue así. Tras ocho años de padecimientos en las lúgubres mazmorras vaticanas, fue quemado vivo el 17 de febrero de 1600 en Campo dei Fiori, Roma. Nueve días antes, el 8 de febrero, le había sido leída la sentencia en donde se le declaraba “herético, impenitente, pertinaz y obstinado”. Las palabras que Bruno pronunció, en ese momento – ante sus jueces fueron recogidas por los cronistas de la época: «Tembláis más vosotros al pronunciar la sentencia que yo al recibirla». 

La gran herejía de Giordano Bruno no era tanto el defender la existencias de otros mundos habitados en el Universo, como el especular con la posibilidad de que dichos planetas hubiesen sido también visitados por Jesucristo, y que cada uno de ellos tuviese su propia Iglesia y – consiguientemente – su propio Papa. Esto último es lo que – según parece – más sacó de quicio a Clemente VIII que era a la sazón el pontífice que en ese momento ocupa la poltrona vaticana, y que tenía del Universo una visión caciquil de “boina y campanario”; perdón, quería decir de “tiara y campanario”.



En cualquier caso la mayor parte de la documentación inquisitorial sobre el proceso de Bruno, se ha perdido, con lo cual igual se dice ahora que Giordano Bruno volaba en escoba y se comía a los niños crudos; o le imputan alguna barbaridad sacrílega, al igual que hicieron en su momento con los templarios.

Al final, la mentira – al igual que el ridículo – siempre es gratis, para quien no tiene honor, ni vergüenza.

El 3 de febrero de 2000, el cardenal Paul Poupard lamentó la condena a la hoguera del filósofo napolitano, Giordano Bruno: “es una acción de la que la Iglesia se arrepiente pidiendo perdón a Dios y todos los hermanos". 

Lo cierto es que la figura de Giordano Bruno sigue sin estar rehabilitada por parte de la Iglesia Católica, que todo lo más que ha hecho ha sido decir “perdón” con la boquita pequeña y a través de un cardenal. 

Veremos si el Papa Francisco, que tantas esperanzas ha despertado, retoma el caso Bruno o, por el contrario, puede más el corporativismo de casta.





por A. Gil-Terrón
Viernes 3 de Mayo de 2013 

En la España de los años 50 lo que privaba era ser franquista de toda la vida, sin embargo en los 60 un arrebato de fiebre mística recorre como una epidemia la piel de toro, tomando los yuppies de aquel tiempo el Camino de la Obra, permutándose las trinchas por el rosario, los recios saludos castrenses por el Ave María Purísima. 

En los años setenta los despabilados de siempre comienzan a otear el horizonte buscando el sol que más caliente, y ello ante la innegable evidencia del relevo de un franquismo que se iba apagando conjuntamente con la persona que le dio origen. Se ve en el nombramiento del almirante Carrero Blanco la posible continuidad del régimen. Los pelotas vocacionales supieron en aquel momento que mandaban bastos, y bastos había que apoyar.  



Es en el 73, cuando el asesinato del almirante rompe los esquemas de los visionarios. Es precisamente el ministro de la gobernación, el señor Arias Navarro, el que es nombrado como Presidente del Gobierno, tal vez como premio a lo bien que había llevado su gestión al frente de su ministerio, después de todo tampoco era tan grave que hubieran dinamitado al anterior Presidente, siendo precisamente responsabilidad de su ministerio el velar por la seguridad de éste. Después de todo, un fallo lo tiene cualquiera.

Durante los dos años siguientes empiezan a abundar las barbas y las trencas, tal vez por aquello de que una buena barba cuesta mucho de crecer pero si hace falta en cinco minutos se afeita. Muchas de estas barbas duraron hasta el 23 de febrero de 1981, la noche de los cuchillos largos y las cuchillas de afeitar. Esa noche más de un W.C. quedó atascado de pelos y otras cosas (entiéndase por cosas carnets, ficheros, junto con lo que se suele depositar tradicionalmente en el inodoro, eso sí, un poco más líquido y abundante de lo habitual). La mayoría no se la volvió a dejar, por higiene, por comodidad, o tal vez por si acaso. 

En año 1975, barbas aparte, vemos aparecer como setas a los demócratas de toda la vida, pero con la boca pequeñita por si acaso. No es hasta el fallecimiento de Francisco Franco, que comienza a florecer toda una cosecha de platajuntas, cenáculos, y reuniones “clandestinas" con luz y taquígrafos. Hay hasta quien se auto denuncia, provocando redadas policiales, para irse haciendo "pedigree". Los oportunistas visionarios, deseosos de hacer méritos, buscan ansiosamente pasar una noche en las comisarías "franquistas light" de la transición. Tiempo habrá de presumir de haber estado en las cárceles de la dictadura. Recuerdo aquel pesado que nunca se cansaba de decir a todo el mundo que él había pasado cinco años en las cárceles de Franco, hasta que un día, en medio de una numerosa reunión, alguien le recordó que sí que estuvo en la cárcel, pero por "chorizo". 

Los auténticos antifranquistas que se jugaron el tipo durante años, van desapareciendo de escena reincorporándose a una vida normalizada y discreta, para dejar sitio a todos aquellos que se hacen antifranquistas en el momento que muere Franco. Durante casi una década se confundirá “teta pezonera" con libertad, y el binomio “autoridad-orden" con fascismo.

El último ministro Secretario General del Movimiento, hombre este consecuente y firme en sus ideales, puede pasar y pasa de ser el más alto jerarca de la falange franquista, a sentarse en la más alta poltrona de la naciente democracia, para un gobierno de ciento siete años (si se descuida acierta). Éste puede convertirse y se convierte en el adalid y pendón de los “demócratas de toda la vida”, como él mismo. Y ello sin contar con su época de misa diaria y firmes convicciones religiosas cuando la batuta la tenía el Opus Dei (se acuerdan de los López y la tecnocracia). 

A continuación hacemos un repaso de las distintas modas chaqueteras que han imperado en España desde los años 40.

1) Chaqueta negra camisa azul. Hasta que linchan a Mussolini. 

2) Chaqueta negra, camisa parda. Nazis de toda la vida hasta que Hitler se suicida.

3) Chaqueta blanca, camisa azul. Hasta la subida del Opus.

4) Chaqueta gris, camisa blanca. Hasta el 20 de noviembre de 1975.

5) Trenca, pantalón de pana, suéter, y barba (aunque algunos se la afeitaron el 23 F). Hasta octubre de 1982.

6) Chaqueta gris de Emilio Tucci, corbata roja de Pierre Cardín. Hasta 1989.

7) Chaqueta gris tornasolada de Valentino. Corbata mariposona. Hasta 1992.

8) Corbatas amarillas, carrascaleras, combinadas del modo más hortera posible. Se prima la originalidad en buscar la camisa que menos le vaya. Hasta 1996.

9) Chaqueta gris, con corbatas azules, rosa, o malva. Hasta 2004.

10) A partir de 2004, el tema de la vestimenta se diluye: los azules comienzan a disfrazarse de rojos, y los rojos de azules; no sé bien si por un mutuo síndrome de Estocolmo, o porque comienzan a ser conscientes de su condición de casta, de clase, de colectivo, de poder. Es la consolidación de una nueva estirpe social, la política, que se aferra a sus prebendas y las defiende con uñas y dientes, cual bebé a una teta. El corporativismo acaba triunfando y de lo que se trata - a partir de entonces - es de pastelear pero sin que se note demasiado. 

11) A partir de ahora, mientras los hay que se ponen cachondos, y cachondas, hablando de la III República, hay otros que con el alma encogida ven la sombra amenazante del “IV Reich” planear sobre nosotros. Alemania se nos está comiendo crudos, y no quiera Dios que acabemos todos los españoles vistiendo un pijama a rayas; aunque a lo mejor así es la única manera de que acabemos con nuestras diferencias cainitas y nos unamos en una causa común, como aquel lejano 2 de mayo de 1808. 

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/politica/los-abuelos-leire-pajin-fueron-jefes-falange-sabero-leon

http://palomaresriolibre.wordpress.com/2012/02/11/el-pasado-falangista-de-jose-antonio-grinan-actual-presidente-del-psoe-al-descubierto/






por A. Gil-Terrón
Sabado 4 de Mayo de 2013 

Mariano Rajoy no ganó las elecciones; las elecciones las perdió Zapatero. Pues bien, tras la “victoria” electoral, y con la excusa de renovar el partido, jubiló a todo aquel que pudiese hacerle sombra. Lo que no se dio cuenta Rajoy el día que ganó el PP las elecciones por mayoría absoluta, es que no fue gracias a su ausente gestión como jefe de la oposición durante la etapa de ZP; ni lo fue por haber hecho una brillante campaña electoral; no; lo fue porque la gente estaba ya tan hasta los cojones, del torpe inquilino de la Moncloa, que aunque el PP hubiese puesto al pato Donald como cabeza de lista, hubiera sacado los mismos votos, o más, posiblemente.



Mariano Rajoy ha demostrado a lo largo de su carrera política ser el perfecto segundon, pero al alcanzar el poder absoluto ha hecho bueno el llamado Principio de Peter: “Las personas que realizan bien su trabajo son promocionadas a puestos de mayor responsabilidad, hasta que alcanzan su nivel de incompetencia”.

Cuando Rajoy estaba en la oposición su táctica fue no hacer nada y tumbarse en el sofá a esperar a que Zapatero, cayera por sus propios errores. Ahora, como Presidente del Gobierno, está empleando la misma táctica, pero sin darse cuenta de que ahora es él el que va a caer con todo su equipaje, cosa que no me importa demasiado, pero lo que sí que me preocupa – y mucho - es que no va a caer solo, sino que España va a caer también.

Además de gafe y cenizo, pienso que el traje le viene varias tallas grandes y que para acabarlo de arreglar se ha rodeado de una corte de mediocres de cuarta fila; tal despropósito tan sólo puede ser debido a dos razones: 

1ª Que tiene miedo a que alguien le haga sombra y por ello evita rodearse de personas brillantes.
2ª Que es más corto de lo que yo imaginaba... ¡qué ya es ser corto!

Que Dios salve a España, porque este personaje es más peligroso que un chimpancé suelto en la sala de control de una central nuclear. ¡Ni el caballo de Atila en sus mejores tiempos! 

Ni Rajoy pudo soñar jamás, subir más alto, ni la imagen del Partido Popular caer más bajo.

No hay peor crimen que matar la esperanza de aquellos que ya no tienen nada.

NOTA: Para que nadie me encasille en sitios en donde jamás he estado, ni he deseado estar, quiero aclarar que hace 20 años escribí cosas bastante peores del entonces Presidente del Gobierno, Felipe González, en mi columna en la prensa diaria. Quienes entonces me leían saben que lo que digo es verdad, y si a alguno le resta alguna duda, no tiene más que mirar en las hemerotecas.







por A. Gil-Terrón
Domingo 5 de Mayo de 2013 

Felicidades a todas las mujeres que se han ganado con su amor el bello título de madre, aunque nunca hayan parido. Y ahora voy a contar una triste historia.

John era un niño que nació durante la noche del 9 de octubre de 1940, mientras su ciudad estaba siendo bombardeada por la aviación alemana. A la edad de tres años él y su madre, Julia, son abandonados por su padre. Un año más tarde su padre, Alfred, intenta volver con ellos, pero Julia ya estaba embarazada y viviendo con otro hombre. Julia se despreocupa del pequeño John y centra su vida en su nuevo hijo. Tras la intervención de los servicios sociales, John es entregado a su tía Mary para que se haga cargo de él. Un tiempo después, cuando John tenía 17 años de edad, su madre natural, Julia, muere tras ser arrollada por un conductor borracho. Años más tarde aquel niño escribiría he interpretaría una desgarradora canción: MOTHER.







por A. Gil-Terrón
Lunes 6 de Mayo de 2013 

La necesidad de líderes carismáticos se suele dar en épocas de crisis, ya que entonces la gente normal se suele quedar corta, por muy larga que sea su buena intención, aunque, repito siempre es preferible, esta última opción, a la de los auto-iluminados voceros de feria barata.

Que algo extraño y amenazador se respira en el ambiente, es simplemente un hecho tan evidente como desagradable. Todas las respuestas están ya a la vuelta de la esquina. El dolor, la desazón, la desesperanza y el miedo, van a entrar, poco a poco, en lo más íntimo de cada individuo, de cada familia, de cada pueblo, de cada nación. 

El mundo va a pasar por las garras de mil falsos héroes, de mil falsos profetas de la nada. La caída de cada líder, no va a ser más que el desenmascaramiento de un impostor, escalones dolorosamente necesarios hacia el lugar a donde vamos, queramos o no.  









por A. Gil-Terrón
Martes 7 de Mayo de 2013 

La bandera te mostrará el camino,
en donde los versos exaltados del poeta,
convertirán las plumas en bayonetas
que escribirán con sangre su destino…

En los día que vendrán de rosas y vino, 
cuando mueran las palabras…
cuando giman los vencidos. 









por A. Gil-Terrón
Miercoles 8 de Mayo de 2013 

Cuando uno contempla la sosería ramplona - y a veces hasta soez – de nuestra actual clase política, es inevitable el que nos venga a la memoria el nivel y estilo parlamentario existente en la época de Cánovas del Castillo y su eterno rival Sagasta. 



En aquellos tiempos del cuplé, el arte de la oratoria, así como el de la retórica [en el buen sentido de la palabra] orquestaba los debates parlamentarios de nuestra nación, convirtiendo a éstos en un fino espectáculo de irónicas cortesías. Por otro lado, la inexistencia de radio y televisión hacían del periodismo escrito todo un arte que ya para sí quisieran los actuales plumillas parlamentarios, éstos que Fermín Bocos define como: “sufrida infantería de curro largo y paga parva”.

De Sagasta escribió el periodista Francisco Cañamaque [“Los Oradores de 1869, Bustos Parlamentarios”]: «No es Sagasta un orador erudito, metafísico, profundamente ilustrado; es un orador oportuno, enérgico, incisivo, de lógica contundente, de palabra bastante correcta y fácil, de giros y prontos tribunicios, de apóstrofes magníficos, de ironías mortales, de exposición clara, de verdadera elocuencia política. Su talento es más práctico que teórico; su naturaleza de lucha más que de paz. No ilustra cuando habla; pero enardece, entusiasma, agrada. Hiere el sentimiento y llama la risa, toca al corazón y produce regocijo».

La verdad es que el retrato que hace el texto de Cañamaque se asemeja más a la descripción que de un vino haría un “sommelier” cursi, que a otra cosa; pero, en fin, sigamos con lo nuestro.

Las lisonjas del pastelero Cañamaque que no sabemos fueron sentidas, pero que sí que conocemos es que éstas fueron retribuidas generosamente hasta el empacho. Así, Sagasta, el objeto de los requiebros, nombró al pelota Paco Cañamaque, que por aquel entonces contaba 30 años, como Subsecretario de la Presidencia del Gobierno que el mismo Sagasta presidía.

Nepotismos aparte, y cambiando de tercio, Cánovas, el eterno opositor de Sagasta, entendía que la forma más eficaz de gobernar la nación era dando cabida a las principales fuerzas del país, e instaurando unas reglas que posibilitaran una alternancia automática, pautada, de las dos principales tendencias del liberalismo, el liberalismo moderado que encabezaba el propio Cánovas, y el liberalismo progresista que representaba Sagasta. 

A juicio de Cánovas la clave de la estabilidad residía en el “turno pacífico” del poder. Eran unos mecanismos institucionales y electorales que evitaban en todo momento la confrontación. Esta periodicidad automática y artificial, entre gobierno y oposición, era tan perfecta que las posiciones numéricas en las Cortes de los dos partidos eran casi simétricas, con lo que el debate parlamentario se limitaba a dar un buen espectáculo al pueblo, pero sin hacerse daño. 

Si prescindimos de la estética y el glamour de aquellos debates parlamentarios de guante blanco y chistera, veremos que - por aquel entonces - no existía Sufragio Universal, y que la clase política de la época no sólo tenía clase, sino que era tremendamente clasista.

Por lo demás, tan sólo decir que lo que hicieron Cánovas y Sagasta en su tiempo, posiblemente fue lo más adecuado a las circunstancias, lo cual no excusa de que fuese una auténtica cacicada de bastón y boina, que fue posible merced a que – en aquellos momentos - tan sólo el 28 por 100 de la población española sabía leer y escribir.

El supuesto “bipartidismo” actual, cuando lo comparamos con sus orígenes, es todo un homenaje a la palabra Democracia, aunque el sistema - de malo - se esté cayendo a trozos, entre los exabruptos - y ordinarieces - de una clase política apesebrada que ni tiene clase, ni es política.







por A. Gil-Terrón
Jueves 9 de Mayo de 2013 

En 1929 la Bolsa de Nueva York se hunde, dando al traste con la era dorada de los años 20. Fue el comienzo de los convulsos años 30, caracterizados por la depresión económica, la delincuencia, el paro y el hambre. Es ese momento cuando nacen y toman fuerza en Europa los idearios fascistas y nazis, que surgen como respuesta al desencanto de las masas hacia el sistema capitalista liberal, y el comunismo. Esa tercera vía, anticapitalista y anticomunista al mismo tiempo, tiene un nuevo discurso populista, a la vez que revolucionario, que aderezado con una estética propia, penetra en todos los estratos sociales, dando al fascismo emergente un crecimiento exponencial, por encima de cualquier previsión.

Hemos visto el porqué del desencanto y desconfianza de los ciudadanos hacía el sistema capitalista occidental, ahora bien, para poder entender el por qué el fascismo y el nacionalsocialismo son – además de anticapitalistas – antimarxistas, es necesario conocer los sucesos que acontecen, unos años antes, durante la revolución bolchevique rusa, y cuyos resultados hasta ese momento no eran precisamente muy positivos, al estar “el paraíso del proletariado” inmerso en una hambruna generalizada, amén de estar subyugado por una férrea dictadura basada en el terror y las purgas.

Con la caída y asesinato del autocrático zar Nicolás II y su familia, a manos de los bolcheviques, desaparece el último baluarte absolutista del Antiguo Régimen; pero lo que en principio prometía ser la incorporación de Rusia al mundo de las democracias parlamentarias occidentales, pronto se convierte en un golpe de estado que echa por los suelos las legítimas ansias de libertad de sufrido pueblo ruso. La revolución de los soviets, pasa rápidamente a ser la dictadura de los bolcheviques. 

Los nuevos amos conservan y potencian las lacras del zarismo: el encarcelamiento - o asesinato - de todo aquel que discrepe con el poder establecido; y el imperialismo montaraz que pisotea las señas de identidad de las diferentes nacionalidades subyugadas bajo la marca del Imperio Ruso.

Como el negocio les va bien, los bolcheviques rápidamente abren sucursales en los diferentes países europeos, aprovechándose de la tolerancia liberal existente en una Europa en donde el parlamentarismo civilizado era el sistema de gobierno establecido, y en la que el poder lo tenía el que más votos conseguía en las urnas.

Pues bien, en los diferentes países en donde los bolcheviques aterrizan, y empiezan a hacer “sus pinitos” demagógicos, surgen - como reacción natural frente a éstos - los primeros partidos y movimientos fascistas, como posicionamiento natural de los ciudadanos frente a lo que éstos consideran como una seria amenaza a las libertades que tanto esfuerzo y sufrimiento les había costado conseguir. 

Si los bolcheviques pretendían la internacionalización imperialista de su revolución, los fascistas ensalzan los valores patrios y diferenciadores de sus respectivas nacionalidades, postulando la utilización de la violencia en defensa de sus señas de identidad, así como de los valores occidentales. 

En Rusia la minoría radical bolchevique había barrido, utilizando para ello la violencia de las armas, a la mayoría socialista en el poder. Los miembros del gobierno provisional nacido democráticamente de la Asamblea Constituyente, fueron encarcelados. Así pues no es de extrañar que los nuevos partidos fascistas en Europa, nutran inicialmente sus filas de miembros de los diferentes partidos socialistas, desencantados por los acontecimientos sucedidos en Rusia; éste es el caso de las Secciones de Asalto [“SA”] del NSDAP, cuyos primeros miembros procedían de la izquierda socialista alemana.

En este orden de cosas sería bueno recordar que el propio Benito Mussolini, pionero y padre espiritual del fascismo, procedía del Partido Socialista Italiano, y que el nacionalsocialismo alemán surge como un movimiento peculiar dentro de las corrientes socialistas imperantes en la Alemania de los años veinte.

El racismo es una característica intrínseca al nacionalsocialismo, el cual predica la superioridad de la raza aria sobre todas las demás. El fascismo no es racista en sí mismo, sin embargo sí que posee connotaciones claramente xenófobas. La xenofobia se basa en prejuicios históricos, lingüísticos, religiosos, culturales, y - por supuesto – territoriales. Mientras que el nacionalsocialismo se implanta en países de tradición luterana, el fascismo emerge y se implanta en naciones de tradición católica.

Podemos afirmar pues que, salvo excepciones, el elemento común denominador de los movimientos fascistas y nazis, en los años 20 y 30, es el anticomunismo, y no el antisemitismo.

El comunismo, con la revolución bolchevique, se había impuesto mediante la utilización de la violencia física, la fuerza de las armas, y el terror. Esta misma violencia marcaría el estilo de los fascismos emergentes en Europa, que nacieron como reacción frente al comunismo y sus métodos de lucha. 




Acción, reacción. La violencia siempre genera violencia, y aquí – tanto fascistas como nacionalsocialistas – no pusieron la otra mejilla, sino que respondieron a los comunistas con toda contundencia y sin el menor atisbo de timidez.







por A. Gil-Terrón
Viernes 10 de Mayo de 2013 

Durante 28 años el muro de Berlín impidió la salida de todos aquellos que querían escapar del “Paraíso comunista”.  Teóricamente, el muro fue levantado, por el gobierno títere de la Unión Soviética, «para proteger a su población de elementos fascistas que conspiraban para evitar "la voluntad popular" de construir un estado socialista en Alemania del Este». 

Dice el dicho que: “al enemigo puente de plata”; o en otras palabras, que cuando tu enemigo quiere huir lo mejor es facilitarle las cosas al máximo para que se vaya lo más lejos posible. Sin embargo, el “teórico muro defensivo contra el fascismo” lo que realmente hizo es convertir a la Alemania comunista del Este, en una gigantesca prisión. La comunista República “Democrática” Alemana, denominaba al muro, así como a las fronteras que la separaban de la democrática República Federal Alemana, como: «Muros de protección antifascista».

Durante la existencia del muro se contabilizaron unas 5.000 fugas a Berlín Occidental. 192 personas murieron por disparos al intentar cruzarlo y otras 200 resultaron gravemente heridas. El primer mártir de la libertad fue Peter Fechter, un obrero de la construcción alemán, de 18 años de edad. Éste intentó cruzar el muro junto a su compañero Helmut Kulbeik, el cual sí consiguió su objetivo; sin embargo, Fechter fue tiroteado y se le dejó morir desangrado, clavado en los alambres de espino, a la vista de los medios de prensa occidentales, el 17 de agosto de 1962.



El Muro de Berlín cayó en la noche del jueves, 9 de noviembre de 1989, al viernes, 10 de noviembre de 1989, derribado por el pueblo berlinés, ante la mirada asustada de los guardias; mala conciencia tendrían.

Pero, ¿quiénes eran “esos” agresivos fascistas que sirvieron como escusa para la construcción del muro? Pues los fascistas eran: La Comunidad Económica Europea [Francia, Italia, Alemania Occidental, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo], junto a EEUU y Gran Bretaña.

Y es que para los comunistas, los fascistas son todos aquellos que no piensan como ellos. Está afirmación que a algunos les podría parecer fuerte y exagerada, es una realidad refrendada por la prensa escrita de los años 60, y fácilmente comprobable en las hemerotecas. 

Aún hoy en día, es fácilmente verificable, cuando leemos lo que opina Fidel Castro sobre el demócrata Presidente de los Estados Unidos: “Barack Obama es fascista por necesidad”. A más a más, cuando la OTAN decide apoyar al indignado pueblo libio en su intento por derrocar la dictadura del déspota coronel Gadafi, a Fidel Castro le faltó tiempo para tachar de fascistas a los países miembros de la OTAN. 




De Kim Jong-un, actual dirigente de la Dictadura Comunista Hereditaria de Corea del Norte, tampoco se queda mudo a la hora de tachar de fascista a todo aquel que no sea comunista, al tiempo que ordena y establece hasta como se tienen que cortar el pelo y peinar las mujeres norcoreanas.




NOTA: La imagen pertenece al Muro de Berlín cuando éste aún era “La puerta al Paraíso Comunista”. De Berlín al Cielo, gritan las tumbas de aquellos que buscaron la libertad tras el muro, aun sabiendo que el precio que podían pagar era la de su propia muerte. Ellos con su sangre corrigieron y reescribieron la frase de Jean Jacques Rousseau: «Pueblos libres, recordad esta máxima: Podemos adquirir la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde».








por A. Gil-Terrón
Sabado 11 de Mayo de 2013 

Afortunadamente, cada día es mayor la protección que la ley va dando al consumidor: numerosos controles en la fabricación, garantía posventa al cliente, control de la publicidad tendente a evitar el engaño, etc... La duda que hoy me surge es la siguiente: ¿Por qué el producto más importante que se puede vender a una sociedad, su propio futuro tras unas elecciones, no posee nunca una garantía de calidad posventa? ¿Por qué no hay un control en la desesperada carrera de promesas electoralistas, en las que, muchas veces, se ofrece hasta lo imposible? ¿Por qué no se tipifica la demagogia como el peor de los delitos sociales? Si el fraude al fisco tiene la consideración de delito social, y está penado por la ley, ¿cómo se debería considerar el fraude al pueblo?

A nadie se le ocurre que el castigo, para quien anuncia un producto dotándolo de unas cualidades que luego resultan inexistentes, fuese que cuando el consumidor se percatara del fraude, dejase éste de adquirir dicho producto. No se deja, simplemente, la punición en manos de la víctima defraudada, ya que flaca suele ser la memoria, y más cuando lo vuelven a sacar, más adelante, el mismo engaña bobos con una decoración distinta; maquillado, peinado y perfumado, con una publicidad actualizada que prometa más felicidad si cabe, cuando no con un nombre distinto, y todo ello en la distancia del tiempo que todo lo desdibuja. Por ello, tal vez sería conveniente para la buena salud de las democracias, la creación de unas oficinas de protección del elector, para que por un lado recogiesen las denuncias de todos aquellos que se sintiesen defraudados, y por otro llevasen un severo seguimiento del cumplimiento del programa electoral del partido ganador que ostentase el gobierno del Estado, comunidad autónoma, o municipio. 



El castigo apropiado para aquellos líderes que fuesen condenados por demagogos, no debería ser nunca la cárcel  ( los presos ya tienen bastante castigo como para encima tener que aguantar a mitineros mesiánicos, y además sin posibilidad de escape, dado lo cerrado de su residencia habitual), el castigo adecuado consistiría en colocarles en el morro una argolla de cerdo trufero, para su fácil identificación por parte del sufrido electorado, cada vez que éstos asomasen su enjaezado morrete chafardero en cualquier mitin, o debate electoral.

Y para que nadie se llame a engaño, quiero aclarar que no solo me refiero a los que están, sino también a los que estuvieron en su momento y arruinaron el país, y que ahora tienen la desvergüenza de postularse como salvadores mesiánicos, y se atreven a dar consejos de cómo se soluciona aquello que ellos mismos no supieron solucionar cuando gobernaban.







por A. Gil-Terrón
Lunes 13 de Mayo de 2013

Si a uno se le ocurre decir que existe vida inteligente en otros planetas rápidamente es tachado de imbécil, cuando no de loco, por la tropa de “sabios” que pululan por bares, cafeterías, calles y plazas, amén de por las barbacoas domingueras. Y es que hablar de extraterrestres no es “políticamente correcto”. La sociedad actual, abducida por el “superhombre” del vesánico Nietzsche, ha sustituido a Dios por el hombre, pero manteniendo los mismos errores en los que se enquistaron – a través de los tiempos - las diferentes religiones y sus iglesias. Me explicaré.

“Aquel a quien los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco”.

Todas las religiones habidas en la Historia de la Humanidad, siempre han vendido que Dios creó al hombre y al planeta Tierra como centro y ombligo del Universo. Pues bien, cuando un “iluminado”, cliente habitual de sanatorios mentales y manicomios varios, llamado Friedrich Nietzsche, proclama “la muerte de Dios” y el nacimiento del “superhombre”, su dogmática exposición fue rápidamente recogida por los movimientos ateos de su época convirtiendo a Nietzsche en el icono por excelencia del ateísmo emergente, y digo emergente porque hasta ese momento el ser ateo declarado había sido una pose un tanto peligrosa para la salud. 

Desde Diágoras de Melos (siglo V a. C.) que fue condenado a muerte y se salvó gracias a la agilidad de sus piernas, pasando por el noble polaco Kazimierz Łyszczyński, que en 1689 publicó el tratado filosófico: “De non existentia Dei”, en la que cuestionaba la existencia divina, y que fue condenado a muerte por ateo contumaz [se le decapitó tras arrancarle la lengua con un hierro al rojo y quemarle las manos lentamente], lo cierto es que hasta Nietzsche la no existencia de Dios se había basado en la aparentes injusticias existentes en el Mundo, así como en las indignas actuaciones de las diferentes castas sacerdotales que afirmaban ser los legítimos representantes de Dios en la Tierra. En resumen, mucho anticlericalismo justificado, pero poco desarrollo en la explicación y argumentación de las tesis ateas. De esta manera se llega hasta Nietzsche, el cual sí que desarrolla y argumenta – a su manera – la no existencia de Dios.

Lo que hicieron a partir de ese momento los no creyentes fue sustituir al Dios de las religiones, directamente y a pelo, por el “superhombre” que postulaba Nietzsche, de modo que si protocolo de los creyentes era Dios → Hombre, el protocolo de los descreídos fue directamente → Hombre, y si para los creyentes todo giraba alrededor de Dios, para los descreídos todo giraba alrededor del Hombre, con lo cual se seguía teniendo una visión de boina y campanario del Universo, tanto por parte de los creyentes como por los descreídos, ya que el admitir la existencia de vida inteligente en otros planetas, con la posibilidad de que estos seres extraterrestres fueran superiores al ser humano, les ponía patas para arriba todas sus dogmáticas hipótesis de partida, con lo cual lo más sencillo era negar la mayor, silbar, y mirar hacia otro lado.

Pero la Iglesia Católica, ante la innegable evidencia de lo que se le venía encima, toma la delantera y comienza a soltar globos sonda, utilizando para ello a personajes tales como Monseñor Corrado Balducci, miembro de la curia Vaticana, o el padre jesuita José Gabriel Funes, director del Observatorio Vaticano: «Es posible creer en Dios y en los extraterrestres. Se puede admitir la existencia de otros mundos y otras vidas, incluso más evolucionadas que la nuestra, sin poner por ello en tela de juicio la fe en la Creación, en la Encarnación, en la Redención». 

Quien pega primero, pega dos veces, y en eso de pegar, la Iglesia tiene oficio, el Santo Oficio sin ir más lejos. Dejemos ahora a creídos y descreídos, y centrémonos en el argumentario hecho por un servidor, creyente católico y devoto practicante, hasta los límites que me permite mi condición de proscrito sacramental, por mi condición de divorciado vuelto a casar, amén de por mis heréticas soflamas sobre la reencarnación. 

A partir de ahora, quede claro que no voy a argumentar sobre la existencia de Dios, pero sí de la existencia de otros seres inteligentes en el Universo que están y han estado en contacto con la humanidad, desde la noche de los Tiempos. Como dijo monseñor Corrado Balducci: «Estos extraterrestres de hoy, son los viejos ángeles de la Biblia». 

video

Y ahora mi argumentario:

El mundo es una isla perdida en medio de una galaxia llamada Vía Láctea, compuesta – según los científicos de verdad- por entre doscientos mil millones y cuatrocientos mil millones de estrellas y nuestro Sol es una más de entre ellas.  Nuestra estrella – el Sol- tiene su propio sistema solar, o estelar si lo prefieren, compuesto por los planetas: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno; más un conjunto de planetas menores: Plutón, Eris, Makemake, Haumea y Ceres, que orbitan alrededor de ella. 

Ahora, si tomamos como cifra media la de los ocho planetas grandes, que giran alrededor de la estrella Sol y la multiplicamos por  doscientos mil millones, que es la cifra, conservadora, de estrellas solares que contiene nuestra galaxia, tendremos 1.600.000.000.000 de  posibles planetas en la galaxia de la Vía Láctea. 


La Vía Láctea

Pero el tema se complica cuando vemos que, tan sólo de la pequeña parte del Universo que conocemos, los científicos hablan de trescientos cincuenta mil millones [350.000.000.000] de galaxias grandes y 7 billones [7.000.000.000.000] de pequeñas. 

Ahora, mediante una sencilla regla de tres, calculen ustedes, el número de planetas que puede haber en la pequeña parte del universo que percibimos, despreciando en el cálculo, los 7 billones de galaxias pequeñas.

- 1 GALAXIA = 1.600.000.000.000 planetas.

- 350.000.000.000 GALAXIAS = X planetas.

- Resultado 560.000.000.000.000.000.000.000 planetas.

¿De verdad nos creemos que tan sólo puede haber vida inteligente, en nuestro planeta? Hablemos sin miedo, que a la Inquisición hace tiempo - pero no demasiado- que le confiscaron la leña. 

Aunque, en honor a la verdad, no hay peor inquisición que la sonrisa bastarda que nace fruto de la soberbia, cuando ésta se aparea con la ignorancia.  Como la sonrisa de aquellos  que escuchaban a Colón decir que el Mundo era redondo; a Copérnico afirmar que la Tierra giraba alrededor del Sol y no viceversa; a Galileo expresar más de lo mismo; como sonreían los científicos cuando Luis Pasteur dio a conocer el sistema de vacunación para la inmunización de las enfermedades; como sonreía Calvino mientras quemaban vivo a Miguel Servet por haber descubierto el sistema circulatorio de la sangre, y cometer el error de contarlo; como sonreían los fariseos  en el Calvario.

«En la casa de mi padre muchas moradas». Juan, 14:2.








por A. Gil-Terrón
Viernes 17 de Mayo de 2013

El psicoanalista Ignace Lepp, ateo pertinaz y comunista furibundo, fue ordenado sacerdote de la Iglesia Católica, el 29 de junio de 1941 en la Basílica Notre-Dame de Fourvière, en la ciudad francesa de Lyon. Este significativo gesto provocó que su obra no obtuviese el reconocimiento debido, al haber publicado el autor sus trabajos en una época en la que para adquirir el marchamo de intelectual, había que ser ateo y pro comunista. Obviamente, Lepp fue considerado como “políticamente incorrecto”, mientras su coetáneo Jean-Paul Sartre era ascendido a los altares. Esta es la historia:

Ignacio Lepp [1909-1966], hijo de un capitán de la marina, nació a bordo de un barco mercante, en el Mar Báltico, donde pasó sus primeros 5 años de vida, bajo los cuidados de su madre. A la edad de 15 años, visiblemente influenciado por la lectura de “La Madre” de Gorki, el adolescente se afilia al Partido Comunista Francés. 

Ateo furibundo, y cautivado por la Revolución Bolchevique, se desplaza hasta Rusia para conocer de primera mano el Paraíso del Proletariado.

En su libro “DE MARX A CRISTO”, Ignacio Lepp va desgranando las diversas etapas de su turbulenta vida. En él nos habla de sus años de juventud como activista comunista y de los años que vivió en la Unión Soviética, así como de los contactos que tuvo con la cúpula bolchevique. 




Decepcionado del comunismo y de las incongruencias de sus dirigentes, que vivían a todo lujo mientras las masas obreras sobrevivían hacinadas en la miseria, Lepp entra en una etapa de su vida en donde el vacío le va corriendo las horas. Nos lo cuenta Lepp, en primera persona, en las páginas de su libro “DE MARX A CRISTO”: 

«Cuando más desorientado me hallaba, se manifestó el Signo... Al volver una noche a casa, no conseguía conciliar el sueño. Para pasar el tiempo fui buscar la novela que la hija de la casa había olvidado en la mesa del salón... Era mediodía del día siguiente, cuando acabado el libro, lo cerré. Tenía los ojos inundados de lágrimas. 

El título de la novela era “Quo vadis”, de un tal Sienkievicz, novelista polaco, premio Nóbel de Literatura en 1905... Lo apasionante para mí fueron los numerosos datos que “Quo vadis” proporcionaba sobre la vida de las comunidades cristianas primitivas. Súbitamente, tuve la impresión de que todo aquello, a que más o menos confusamente había aspirado desde los quince años, buscándolo en vano en el comunismo, no era, a pesar de todo, pura utopía, ya que los primeros cristianos lo habían vivido... Después comencé a leer otros libros sobre el tema. 

Me lo tragué todo: “Los últimos días de Pompeya”, “Fabiola” del cardenal Wiseman, luego novelas francesas, alemanas e italianas (sobre el primitivo cristianismo). Leí la “Vida de Jesús” de Ernesto Renan... Después de Renan, leí las obras de los racionalistas Harnack, Strauss, Guignebert, Loisy, del protestante Sabatier, de los católicos Batifol, Duchesne, Prat, Lagrange... Tanto católicos como protestantes y no creyentes pintaban la primitiva comunidad cristiana casi con los mismos colores... Todos los libros leídos se referían a una misma fuente: el Evangelio. Era ya hora de que lo leyese por mi propia cuenta...

A continuación, pasé varias semanas, frecuentando asiduamente reuniones de bautistas, metodistas, adventistas, pentecostales y otras iglesias... Después de haber asistido a la reunión, solía pedir una entrevista con el pastor-predicador de la comunidad. Le decía quién era y qué buscaba, rogándole que me hablase de su iglesia.

En la mayoría de casos, me sorprendía desagradablemente la mediocridad intelectual de mis interlocutores, incapaces de responder con precisión a mis preguntas... También me chocaba la extraña intolerancia de todos aquellos hombres, por lo demás piadosos y caritativos, hacia las demás iglesias, especialmente, cuando se trataba de quienes ellos denominaban con desprecio los “papistas” (católicos). 

Era aún peor que la intolerancia de los comunistas. Entonces, comprendí el sentido exacto de la palabra sectario... Los pastores de las grandes iglesias de la Reforma: la luterana, la anglicana, la calvinista, eran hombres de una cultura más amplia y refinada. Discutir con ellos era ya harina de otro costal, porque hablábamos el mismo lenguaje... Pero tampoco el protestantismo, en ninguna de sus formas, respondía completamente a lo que del cristianismo esperaba, ni pudieron los pastores convencerme de la continuidad histórica entre el cristianismo primitivo y sus iglesias respectivas. A menudo, tuve la impresión de que les costaba comprender mi insistencia en este punto. Tales iglesias, de estructuras estrictamente nacionalistas, me parecían carentes de universalidad... Empezaba ya a desanimarme (de encontrar la verdad), cuando el azar, o si se prefiere la providencia, puso en mi camino a un sacerdote católico excepcional, un teólogo jesuita...

Con gran consuelo, vi que su Iglesia daba tanta importancia como yo a la cuestión de la continuidad ininterrumpida con la Iglesia fundada por Jesús hace dos mil años en Palestina.

Durante varias semanas, pasé casi cada día dos o tres horas hablando con él... Por fin, la tarde del 14 de agosto, pronuncié la fórmula de abjuración de todo error y herejía e hice mi profesión de fe católica. Inmediatamente, fui bautizado “sub conditione” (bajo condición), porque no sabía, si en mi infancia había recibido o no bautismo válido...

A partir del día de mi bautizo, quedé sólidamente anclado en la fe. Apenas sabía rezar, conocía mal las exigencias de la vida cristiana, pero la gracia había comenzado ya a obrar en mí. 

Ahora, habiendo transcurrido desde mi bautismo muchos años, en cuyo curso, como ocurre con todos los creyentes, han alternado tantas veces períodos de gran fervor con otros de aridez, puedo considerar como una gracia particular el no haber sentido jamás lo que se llama dudas y obstáculos en la fe... De todas las Órdenes religiosas, la que mejor llegué a conocer fue la dominicana. Allí estaba el P. Bernadot, un hombre extraordinario, y allí editaban la revista “La vie spirituelle” y “La vie intellectuelle...” Estudié en la Facultad de Teología de la Universidad Católica de Lyon... y el 29 de junio de 1941, en la basílica de Fourvière, la Iglesia me confirió el sacerdocio».

De entre todos los libros que publicó a lo largo de su vida, aparte del mencionado “DE MARX A CRISTO”, tal vez el más curioso sea “PSYCHANALYSE DE L'ATHÉISME MODERNE”, publicado en Nueva York en 1964, bajo el sello editorial de MacMillan.

Personalmente coincido plenamente con Lepp en lo que afirma en el capítulo 1º [“El ateo que yo fui”] de su libro “Psicoanálisis del ateísmo moderno”, cuando el converso dice que aunque acepta todo lo que enseña la Iglesia sobre la inmortalidad del alma y la vida eterna, la salvación de su alma no es una fuerza que existencialmente dirija su actividad. 

Y es que cuando uno supera la superficialidad de la letra escrita, junto con la espesa doctrina del binomio premio/castigo, y siente a Dios en su vida, entonces es cuando el sujeto hace suyas la palabras del anónimo poeta: “No me mueve, mi Dios, para quererte, el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido, para dejar por eso de ofenderte”.

BIBLIOGRAFÍA:

- “LA MADRE”, Maxim Gorki, Editorial Cátedra, 2005.
- “PSICOANÁLISIS DEL ATEÍSMO MODERNO”, Ignace Lepp, Ediciones Carlos Lohlé, Buenos Aires, 1963.
- “DE MARX A CRISTO”, Ignace Lepp, Ediciones Carlos Lohlé, Buenos Aires, 1968.







por A. Gil-Terrón
Domingo 19 de Mayo de 2013

En diferentes artículos he defendido que a Dios no lo pensamos sino que lo sentimos. Pues bien, hoy quiero contar la historia de un filósofo neokantiano, que después de pasarse media vida filosofando sobre el teórico creador del Universo, finalmente llegó a Él a través de un flash, de una visión mística que le aconteció una noche de 1937. 

En unos instantes su vida dio un giro de 360 grados. Lo que su pensamiento e intelecto le habían nublado y ocultado durante años, fue barrido en pocos segundos por una visión sobrenatural que anonadó todo pensamiento y razón lógica. El filósofo, por primera vez, había sentido a Dios, y hasta tal punto dicha experiencia mística cambió su vida que – al igual que Ignace Lepp – terminó siendo ordenado sacerdote de la Iglesia Católica. 

Esta es la historia del filósofo español Manuel García Morente [1886-1942], famoso pensador de la primera mitad del siglo XX, que abrazó el catolicismo, tras un episodio místico en el que tuvo una visión de Cristo crucificado. Hasta ese momento, su actitud de soberbia espiritual –tal y como lo relató él posteriormente– le había hecho rechazar la idea de la existencia de un Dios que atendía con solicitud y cariño al hombre, por parecerle esta visión - del Arquitecto del Universo - como una puerilidad. 

De siempre, García Morente, había visto a Dios como un ser lejano, incomunicado de los hombres; lo había imaginado como un puro término de la mirada intelectual, objeto de reverencia muda e inmóvil, de sumisión total, y nunca como una relación paterno filial. A su entender, la existencia del hombre se limitaba a una sucesión de causas y efectos rígidamente determinada.

Este filósofo español, tras pasar su primera infancia en Granada, en donde su padre ejercía como oftalmólogo, realizó sus estudios secundarios en Bayona, cursando posteriormente la carrera de Filosofía en la parisina Universidad de la Sorbona, en donde fue alumno del matemático y filósofo Pierre Boutroux, así como del filósofo positivista Frédéric Rauh, del sociólogo y antropólogo Lucien Lévy-Bruhl, y del filósofo francés, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1927, Henri Bergson.

De regreso a España, en 1908 impartió un curso en la Institución Libre de Enseñanza. Esta institución fue fundada en 1876 por un grupo de catedráticos separados de la Universidad Central de Madrid, por defender la libertad de cátedra y negarse a ajustar sus enseñanzas a cualquier dogma oficial en materia religiosa, política o moral.

Dos años después, becado por la Junta de Ampliación de Estudios, se traslada a Alemania para completar su formación en las universidades de Berlín, Múnich y Marburgo. En esta última, el neokantismo que, en esos momentos era el movimiento filosófico en boga, ejerció sobre él un influjo decisivo en su pensamiento, a través del magisterio de los iconos Hermann Cohen, Paul Natorp, y Ernst Cassirer.

En 1911 se doctoró en Filosofía por la Universidad de Madrid, en la que – al año siguiente - ganó por oposición a la Cátedra de Ética. Formó parte de la Liga de Educación Política fundada por Ortega y Gasset, con quien había trabado amistad en Alemania y hacia cuya “filosofía de la razón vital”, o filosofía estética, se orientó progresivamente su propio pensamiento, tras un itinerario intelectual que lo llevó del neokantismo a la fenomenología del filósofo francés Henri Bergson y el alemán Edmund Husserl. Desarrolló una notable labor como traductor a la lengua castellana de las obras de Kant así como de filósofos como Franz Brentano, Oswald Spengler, Husserl, Heinrich Rickert, o Wilhelm Dilthey.

En 1913 García Morante hace ya gala de su ateismo; así, en el día de su boda hace, ante el párroco de la Concepción, profesión de anti fe. Al finalizar la ceremonia el sacerdote que había oficiado la ceremonia no puede reprimirse y le espeta delante de todos los asistentes: «¡Desgraciado!». 

Supongo yo que la exabrupta exclamación del párroco de lo único que sirvió fue – amén de que el cura se quedara a gusto y descansado - para que Morante se reafirmara, más aún si cabe, en su propio descreimiento. 

Los antecedentes a su carencia de fe habría que buscarlos en la propia adolescencia de Morante. Conocemos gracias a las propias confesiones autobiográficas del filósofo, la anécdota acaecida cuando éste tenía quince años de edad y su hermana le invita a ir juntos a confesar y comulgar. Morante se niega, pero su hermana insiste, a lo que el joven – para que lo dejara en paz - le responde: «No quiero confesarme, porque no creo. Si tú te empeñas, lo haré. Pero ten en cuenta que sería una confesión sacrílega». La hermana, obviamente, no siguió insistiendo.

En 1923 publica un primer artículo, en el segundo número de la Revista de Occidente, que acababa de impulsar Ortega, de quien García Morente siempre se sintió discípulo, a pesar de que Morente era tres años mayor que él. En dicho artículo, Morante presenta la obra del filósofo alemán Oswald Spengler.

En 1926 es nombrado Decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central [Madrid], teniendo entre sus discípulos a personajes de la talla de Julián Marías, Manuel Granell, o Carlos Alonso del Real. 

En 1930 es nombrado subsecretario del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, siendo ministro Elías Tormo. 

Tras el inicio de la Guerra Civil Española, se trasladó a París, y en 1937 experimenta una profunda crisis espiritual que culmina con una visión mística que cambiaría su vida. Viudo y con dos hijas en su haber, regresa a España en 1938 para ingresar en el monasterio mercedario de Poyo, en Pontevedra, donde inicia sus estudios teológicos. 

En 1939 es admitido en el seminario de Madrid, y en 1940 recibe las órdenes mayores, siendo consagrado presbítero. Hasta el día de su repentina muerte en 1942, cuando se restablecía de una intervención quirúrgica, alternó su ocupación sacerdotal con la enseñanza como catedrático de Ética en la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid.

UN DIOS LEJANAMENTE IRRITANTE

El silencio de Dios, el hecho de que Dios pareciera contemplar impasible nuestros sufrimientos, le producía un alejamiento de la fe, una sensación de que la vida carecía de sentido. Sin embargo, al plantearse la cuestión del sinsentido de la existencia, sentía en su interior que se avivaba el deseo de que existiera un ser que diera razón a todos los acontecimientos, tanto a los felices como a los adversos. "El solo pensamiento de que hay una providencia sabia, bastó para tranquilizarme –escribiría más tarde, recordando aquel momento–; aunque no comprendía ni veía la razón o causa concreta de la crueldad que esa misma providencia practicaba conmigo, negándome el retorno de mis hijas." 

A pesar de efectuar largos y penosos procesos intelectuales, no lograba clarificar lo que para él era la cuestión básica de la vida humana: saber si existe alguna realidad superior al mundo que dé pleno sentido y cumplimiento a la existencia del hombre, pero su gran capacidad analítica no acertaba a responder a esa pregunta.

Morente se consagró al análisis de este tema, pero no logró liberarse de aquella lejanía inaccesible, irritante, de Dios. Y sufrió una crisis de resentimiento que le llevó a rebelarse contra el Ser Supremo. La única libertad reservada al hombre le parecía ser la de no aceptar el obsequio de la vida y recurrir al suicidio, como acto desesperado de posesión de sí mismo. Pero, al verse en tal callejón sin salida, que se le antojaba grotesco, Morente decide volver sobre sus pasos y rehacer desde sus bases todo aquel proceso intelectual. Con un enorme esfuerzo de voluntad, se toma una tregua en el pensamiento. 

LA REVELACIÓN MÍSTICA

Nos lo cuenta el propio García Morente en un relato autobiográfico: 

«Yo solo en París, desde el octavo piso de la casa del boulevard Sérurier, estaba obligado a esperar, angustiado, el estallido de los hechos que se concertaban o desconcertaban ellos solos, por sí solos, encima de mi cabeza. Aquellas noches fueron atroces. ¿Qué está haciendo de mí -pensaba- Dios, la Providencia, la Naturaleza, el Cosmos, lo que sea? La impotencia, la ignorancia, una noche sombría en derredor y nada, nada absolutamente, sino esperar la sentencia de los acontecimientos. ¡Esperar! ¿Y cómo esperar sin saber? ¿Qué esperanza es esa esperanza que no sabe lo que espera? Una esperanza que no sabe lo que espera es propiamente... la desesperación»… 

«¿Quién es ese algo distinto de mí que hace mi vida en mí y me la regala? Claro está que enseguida se me apareció en la mente la idea de Dios. Pero también enseguida debió asomar en mis labios la sonrisa irónica de la soberbia intelectual. «Vamos -pensé-, Dios, si lo hay, no se cura de otra cosa que de ser. Dejémonos de puerilidades». Y en efecto, realicé el acto interior de rechazar esas que yo llamaba puerilidades. Pero he aquí que las puerilidades insistían en quedarse y se negaban a ser rechazadas". Intentó aplicar el rigor de la filosofía que era su profesión. Pero, para su asombro, su corazón, y poco a poco su cabeza, se iban inclinando a favor de un Dios providente»… 

«Por una parte, la idea de una providencia divina, que hace nuestra vida y nos la da y atribuye, estaba ya profundamente grabada en mi espíritu. Por otra parte, no podía concebir esa Providencia sino como supremamente inteligente, supremamente activa, fuente de vida, de mi vida y de toda vida, es decir, de todo complejo o sistema de hechos plenos de sentido. Llegado a esta conclusión, experimenté un gran consuelo. Y me quedé estupefacto al considerarlo: “¿Cómo es posible -pensé- que la idea de esa Providencia sabia, poderosa, activa y ordenadora, pero que acaba de asestarme tan terrible golpe, me sea ahora de consuelo?”. No lo entendía bien. Pero el hecho era evidentísimo. El hecho era que me sentía más tranquilo, más sereno y reposado»… 

«¿Qué puedo esperar -pensaba yo- de un Dios que así se complace en jugar conmigo, que me engolosina de esa manera con la inminente perspectiva de la felicidad, para hacerla desaparecer en el momento mismo en que yo iba a tenerla ya entre las manos? (...) No me someto al destino que Dios quiere darme; no quiero nada con Dios, con ese Dios inflexible, cruel, despiadado». 

Estaba en un callejón sin salida y el día tocaba a su fin. Era la noche del 29 al 30 de abril de 1937; Manuel García Morente enciende la radio para distraerse, en el momento en que estaban emitiendo la "Pavana para una infanta difunta" de Ravel. Cuando acaba la interpretación de dicha partitura, radian la emisión de “La infancia de Jesús” de Berlioz. 

Es mientras escucha esta última obra cuando el filósofo se ve sumergido en un estado de "deliciosa paz". En aquellos momentos de perplejidad radical, se abrió, sin proponérselo expresamente, al mundo de la belleza y de la honda expresividad de la música. Y de pronto se hizo en él una gran luz. 

La revelación de un Dios que esconde su divinidad en la forma humilde e indefensa de un niño, suscitó en su imaginación una visión intensa de las escenas fundamentales de la vida de un Dios hecho un ser menesteroso, como nosotros, y entregado a hacer el bien hasta su muerte en una cruz. Esta imagen de un Dios encarnado y anonadado, que esconde su divinidad para hacerse más accesible al hombre; esta imagen de un Dios que ama y sufre por los demás en silencio, no despertó en el ánimo de Morente ya rechazo alguno, sino confianza y amor. 

Comprendió que esa aparente indiferencia de Dios responde a un profundo respeto por la libertad del hombre. Pensó que –como había dicho Pascal– no era justo que Dios apareciera de una manera tan manifiestamente divina que la adhesión del espíritu no fuera libre, ni de una forma tan oculta que no pudiese ser reconocido por quienes lo buscaran sinceramente. 

Todo lo que mira a Dios supera a nuestro espíritu y se halla por eso mismo rodeado de sombras, pero Él mismo nos ha proporcionado pruebas accesibles a nuestro espíritu para que seamos capaces de entenderle razonadamente. 

La contemplación de ese Dios de carne y hueso, que se compromete por amor a compartir la suerte del hombre, convirtió aquella distancia infranqueable en una cercanía sobrecogedora. Esa vecindad –explicaba– hizo posible la interrelación personal, la oración, el diálogo con su Dios: un encuentro que suscita sentimientos de paz y transforma la vida y la mentalidad del hombre que ora… entonces: "VOLVÍ LA CARA HACIA EL INTERIOR DE LA HABITACIÓN Y ME QUEDÉ PETRIFICADO. ALLÍ ESTABA ÉL. YO NO LO VEÍA, YO NO LO OÍA, YO NO LO TOCABA. PERO ÉL ESTABA ALLÍ." 

Se había convertido. "Es verdaderamente extraordinario e incomprensible –escribiría después– cómo una transformación tan profunda pueda verificarse en tan poco tiempo". 

Había sentido y aceptado a Dios. "El acto más propio y verdaderamente humano –decía– es la aceptación de la voluntad de Dios. Querer libremente lo que Dios quiera: he ahí el ápice supremo de la condición humana." 

Tras el hecho extraordinario vivido en aquella noche del 29 al 30 de abril, Morente advierte que la solución más clara y neta de este problema radica en reconocer la realidad de la condición humana, en saber aceptarse uno mismo como un ser finito y limitado. 

Al aceptar esto, el hombre adopta una actitud de sencillez espiritual, de humildad, de disponibilidad, de acogimiento agradecido. Reconoce que lo propio del ser creado es la gratitud hacia su creador, de la misma manera que lo propio del hijo es querer a sus padres. Y esa prontitud desbloquea el espíritu, encerrado y resentido por su limitación, para abrirlo a las fuentes de la auténtica creatividad humana. 

Al hombre le cuesta reconocer la realidad de la condición humana, y aceptarse a sí mismo como un ser creado por Dios y sujeto a un orden natural. Quizá por eso es tan corriente que la clave de una conversión esté en ese reconocimiento humilde de la realidad de la condición humana. Y quizá también por eso, en el rechazo de esa dependencia –según cuenta el relato del Génesis– tuvo el origen el primer pecado. La resistencia a la conversión es, muchas veces, como una crisis del hombre que quiere hacer de la independencia personal una categoría absoluta a la que sacrificar y sacrificarse por completo. 

A primera vista, parece natural que al hombre le cueste aceptarlo, puesto que siempre supone comprometerse, y parece una hipoteca de su libertad. Pero comprometerse no es hipotecar la libertad, sino emplearla. Como decía la poeta rumana Doria Cornea: «SI ROMPES TUS CADENAS, TE LIBERAS; PERO SI CORTAS CON TUS RAÍCES, MUERES. ROMPER LAS CADENAS, OTORGA LIBERTAD; PERO ROMPER CON TODO COMPROMISO ES CORTAR LAS RAÍCES DE LA PERSONA». 

LA CONVERSIÓN NARRADA POR EL CONVERSO

El momento de la conversión de García Morente, lo podemos leer de primera mano, narrado por el propio converso en su relato “El hecho extraordinario”, que se puede leer íntegramente en:
https://docs.google.com/file/d/0B182sbM3ZZSBU0IwNnJzekVVUmM/edit?pli=1

Especialmente reveladora es la biografía sobre Morente escrita por Jesús Iribarren y que podemos leer en:
http://www.filosofia.org/hem/dep/ecc/e021223.htm

OBRAS DE MANUEL GARCÍA MORENTE:

- 1912 La Estética de Kant. Memoria, Librería general de Victoriano Suárez, Madrid 1912, 75 págs. 

- 1913 Introducción a la traducción de Angel Sánchez Rivero de Pablo Natorp, Pedagogía social, teoría de la educación sobre la base de la comunidad, Ediciones de la Lectura, Madrid 1913?, 374 págs. 

- 1913 Traducción directa del alemán, junto con Emilio Miñana y Villagrasa, de Manuel Kant, Crítica de la Razón Práctica, Librería general de Victoriano Suárez (Colección de filósofos españoles y extranjeros, publicada bajo la dirección de Adolfo Bonilla San Martín, nº 3), Madrid 1913, 330 páginas. Espasa-Calpe (Austral nº 1589), 2ª ed., Madrid 1981.

- 1914 Traducción directa del alemán de Manuel Kant, Crítica del Juicio, Victoriano Suárez (Colección de filósofos españoles y extranjeros, nº 5 y 6), Madrid 1914, 2 tomos, 556 págs. (primera parte: Crítica del juicio estético; segunda parte: Crítica del juicio teleológico, páginas 323 a 556); 2ª ed., Victoriano Suárez, Madrid 1958, 2 tomos, 452 págs. + 459-702 págs. Espasa-Calpe (Austral nº 1620), Madrid 1977, 406 págs.; 2ª ed., 1981; 3ª ed., 1984. Espasa-Calpe (Austral nº 167), 5ª ed., Madrid 1991, 487 págs. 

- 1915 Traducción del francés, prólogo y notas de Renato Descartes, Discurso del método y Meditaciones metafísicas, Jiménez-Fraud (Colección Granada), Madrid 1915, XXX + 247 págs. Espasa-Calpe Argentina (Austral nº 166), Buenos Aires 1937; 26ª ed. 1991. Selecciones Austral (Filosofía nº 21), Madrid 1976, &c. Numerosas ediciones en distintas colecciones y editoriales. 

- 1917 La filosofía de Henri Bergson; con el discurso pronunciado por M. Bergson en la Residencia de Estudiantes... en 1916, Publicaciones de la Residencia de Estudiantes, Madrid 1917, 150 págs. Selección e introducción de Pedro Muro Romero, Espasa-Calpe (Austral nº 1495), Madrid 1972, 147 págs. 

- 1917 La filosofía de Kant, una introducción a la filosofía, Imprenta Hijos de Tello, Madrid 1917, 361 págs. Con una introducción y revisión por Antonio Fernández-Galiano, Librería general Victoriano Suárez (Colección de Filósofos Españoles y Extranjeros), Madrid 1961, 342 págs. Espasa-Calpe (Austral nº 1591), Madrid 1975, 210 págs.; 3ª ed., 1986. Con una presentación de Juan Miguel Palacios, Cristiandad (Col. Pensamiento y teología), Madrid 2004, 254 págs. 

- 1921 Traducción del alemán de Manuel Kant, Fundamentación de la metafísica de las costumbres. Filosofía moral, Calpe (Colección Universal, nº 511 y 512), Madrid 1921, 143 págs. Espasa-Calpe (Austral nº 648), 2ª ed., Madrid 1963, 146 págs.; 3ª ed., Madrid 1967, 146 págs.; 8ª ed., Madrid 1983, 146 págs. Real Sociedad Matritense de Amigos del País (Col. Torre de los Lujanes, nº 7), Madrid 1992, 119 págs. Encuentro (Opuscula philosophica nº 18), Madrid 2003, 124 págs. 

- 1922 Traducción del alemán de Heinrich Rickert, Ciencia cultural y ciencia natural, Calpe (Biblioteca de ideas del siglo XX, dirigida por José Ortega y Gasset, nº 1), Madrid 1922, 152 págs. Espasa Calpe (Austral nº 347), 4ª ed., Madrid 1965. 

- 1923 Traducción del alemán de Oswaldo Spengler, La decadencia de Occidente, bosquejo de una morfología de la historia universal, Calpe (Biblioteca de ideas del siglo XX, nº 4, 6, 8 y 9), Madrid 1923-1926, 4 tomos. [Desde 1926 Espasa-Calpe.] 10ª ed., 1958; 11ª ed., 1966; 12ª ed., 1976; 14ª ed. 1989. 

- 1925 Traducción del alemán de Jakob von Uesküll, Cartas biológicas a una dama, Revista de Occidente (Nuevos hechos, nuevas ideas, nº 5), Madrid 1925, 169 págs. 

- 1925 Traducción del alemán de Guillermo Worringer, La esencia del estilo gótico, Revista de Occidente, Madrid 1925, 157 págs. 

- 1927 Traducción del alemán de Franz Brentano, El origen del conocimiento moral, Revista de Occidente (Nuevos hechos, nuevas ideas nº 16), Madrid 1927, 140 págs. 

- 1927 Traducción del alemán de Hermann Leininger, La herencia biológica, Revista de Occidente (Nuevos hechos, nuevas ideas nº 22), Madrid 1927, 198 págs. 

- 1928 Traducción directa del alemán de Manuel Kant, Crítica de la Razón Pura, Victoriano Suárez (Colección de filósofos españoles y extranjeros), Madrid 1928, 2 tomos. Segunda edición: Librería general de Victoriano Suárez, Madrid 1960, 2 tomos, 614 págs. 
- 1930 Traducción del alemán de David Katz, El mundo de las sensaciones tactiles, Revista de Occidente (Nuevos hechos, nuevas ideas nº 32), Madrid 1930, 271 págs. 

- 1931 Traducción del alemán de Alejandro Pfänder, Fenomenología de la voluntad, Revista de Occidente (Nuevos hechos, nuevas ideas nº 35), Madrid 1931, 242 págs. 

- 1931 Traducción de Walter Goetz, Historia universal, desarrollo de la humanidad en la sociedad y el estado, en la economía y la vida espiritual, 10 vols., Espasa-Calpe, Madrid 1931-1936; 5ª ed., 1958; 6ª ed., 1962; 7ª ed., 1965, 8ª ed., 1969. 

- 1932 Ensayos sobre el progreso, Discurso de ingreso en la Academia de Ciencias Morales y Políticas, Contestación de don Adolfo G. Posada, Academia de Ciencias Morales y Políticas, Madrid 1932, 154 págs. Con una presentación de Juan Miguel Palacios, Dorcas, Madrid 1980, 107 págs. Con un prólogo de Juan Miguel Palacios, Encuentro (Ensayos nº 209), Madrid 2002, 125 págs. 

- 1934 De la metafísica de la vida a una teoría general de la cultura (curso en Buenos Aires de 1934), edición de Juan Miguel Palacios y Rogelio Rovira, Facultad de Filosofía (Philosophica Complutensia, nº 6), Universidad Complutense, Madrid 1995, 192 págs. 

- 1935 «Ensayo sobre la vida privada», en Revista de Occidente (nº 47, enero-marzo). Reeditado como opúsculo: Universidad Complutense, Madrid 1972, 55 págs. Facultad de Filosofía (Excerpta philosophica nº 4), Universidad Complutense, Madrid 1992, 60 págs. Encuentro (Opuscula philosophica nº 2), Madrid 2001, 60 págs. 

- 1938 El cultivo de las humanidades [conferencia], Instituto Social, Universidad Nacional del Litoral, Santa Fé 1938, 28 págs. 

- 1938 Orígenes del nacionalismo español: conferencia pronunciada en... Montevideo el día 24 de mayo de 1938, Buenos Aires 1938, 51 págs. 

- 1938 Idea de la Hispanidad (conferencias pronunciadas los días 1 y 2 de junio de 1938 en la Asociación de Amigos del Arte, Buenos Aires), Espasa-Calpe Argentina, Buenos Aires 1938 (acabado de imprimir el día 30 de octubre de 1938), 123 páginas; 2ª ed., Espasa-Calpe Argentina, Buenos Aires 1939, 123 págs; 3ª edición «aumentada», Espasa-Calpe, Madrid 1947, 266 páginas (se mantiene prácticamente sin cambios el texto de las dos conferencias pronunciadas y publicadas en 1938, pero ofrece además «El Pontificado y la Hispanidad», conferencia pronunciada el 12 de mayo de 1942 en la Real Academia de Jurisprudencia de Madrid, e «Ideas para una filosofía de la historia de España», discurso de apertura del curso académico de 1942-1943 en la Universidad Central, Madrid. Esta edición ampliada de 1947 pasó en 1961 a convertirse en el volumen número 1302 de la Colección Austral, Espasa-Calpe, Madrid 1961, 229 páginas. 

- 1942 Ideas para una filosofía de la historia de España, Discurso correspondiente a la apertura del curso 1942-1943, por el Doctor..., Universidad de Madrid, Madrid 1942, 97 págs. Reeditado con un prólogo de Juan Zaragüeta, Servicio de Publicaciones, Universidad de Madrid, Madrid 1943, XLI + 118 págs. Incorporado desde 1947 a las ediciones de Idea de la Hispanidad. Reeditado con un estudio preliminar de Rafael Gambra, Rialp (Biblioteca del pensamiento actual nº 70), Madrid 1957, 308 págs. 

- 1943 Cuatro sermones que... D. Manuel García Morente... pronunció con motivo del primer triduo celebrado por la Hermandad de Caballeros de San Fernando en... 1942, Madrid 1943, 46 págs. 

- 1943 Lecciones preliminares de filosofía, Editorial Losada (Biblioteca Filosófica, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Tucumán), Buenos Aires 1943, X + 409 págs.; 13ª ed., Losada (Biblioteca Filosófica), Buenos Aires 1969, X + 409 págs.; 14ª ed., Época, México 1979, X + 410 págs. 

- 1943 & Juan Zaragüeta Bengoechea, Introducción a la filosofía, Espasa-Calpe, Madrid 1943, 617 págs. A partir de la segunda edición modifica su título: Fundamentos de filosofía e historia de los sistemas filosóficos, Espasa-Calpe, 2ª ed., Madrid 1947, 632 págs.; 5ª ed., Madrid 1960, 632 págs.; 6ª ed., Madrid 1967, 518 págs.; 7ª ed., Madrid 1973, 518 págs.; 8ª ed., Madrid 1979, 518 págs. 

- 1945 Ensayos, Revista de Occidente, Madrid 1945, 225 págs. 

- 1961 Ejercicios espirituales, presentación por Mauricio Iriarte S. I., Espasa-Calpe, Madrid 1961, 169 págs. 
1975 Escritos pedagógicos, selección y presentación de Pedro Muro Romero, Espasa-Calpe (Austral nº 1571), Madrid 1975, 239 págs. 

- 1986 El «Hecho extraordinario» y otros escritos, prólogo de Antonio Millán-Puelles, Rialp (Naturaleza e historia nº 51), Madrid 1986, 220 págs. Rialp, Madrid 1996, 127 págs. 

- 1987 Escritos desconocidos e inéditos, edición preparada por Rogelio Rovira y Juan José García Norro; prólogo de Antonio Millán-Puelles, Editorial Católica (Biblioteca de Autores Cristianos, nº 489), Madrid 1987, XVI + 487 págs. 

- 1996 Obras completas, edición de Juan Miguel Palacios y Rogelio Rovira, 4 vols. Fundación Caja Madrid & Anthropos, Barcelona 1996. (Vols 1-2: 1906-1936; vols 3-4: 1937-1942.) 

SOBRE MANUEL GARCÍA MORENTE:

- Mauricio de Iriarte S. I., El profesor García Morente, sacerdote. Escritos íntimos y comentario biográfico, Espasa-Calpe, 3ª ed., Madrid 1956, XI + 325 págs. 
- Instituto de Estudios Giennenses, Centenario de Manuel García Morente, Jaén 1987, 127 págs. 

SOBRE MANUEL GARCÍA MORENTE:

- 1942 Ha fallecido don Manuel García Morente, Ecclesia (12 diciembre). 
- 1942 Manuel García Morente (1), Jesús Iribarren, Ecclesia (19 diciembre) 
- 1942 Manuel García Morente. El converso (2), Jesús Iribarren, Ecclesia (26 diciembre) 
- 1955 García Morente, Luis Aguirre Prado, Temas españoles, nº 169. 
- 1996 El nivel de Manuel García Morente, Julián Marías, ABC, 12 diciembre 1996. 

OTROS TEXTOS DE MANUEL GARCÍA MORENTE:

- 1915 El socialismo alemán y la guerra 
- 1938 Idea de la Hispanidad, Buenos Aires 1938. 
- 1942 El elemento religioso en la formación de la nacionalidad española y de la hispanidad.




Acto de inauguración de la Facultad de Filosofía y Letras, Ciudad Universitaria de Madrid, el domingo 15 de enero de 1933, con asistencia del Presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora; el Jefe del Gobierno, Manuel Azaña; los ministros Fernando de los Ríos, Indalecio Prieto, Luis de Zulueta y Claudio Sánchez Albornoz; y el decano de la Facultad, Manuel García Morente.









por A. Gil-Terrón
Lunes 20 de Mayo de 2013

"Para el científico que ha vivido en la creencia del ilimitado poder de la razón, la historia de la ciencia concluye como una pesadilla. Ha escalado la montaña de la ignorancia, y está a punto de conquistar la cima más alta. Y cuando está trepando el último peñasco, salen a darle la bienvenida un montón de teólogos que habían estado sentados allí arriba durante bastantes siglos". 

Esta cruel frase no es mía, sino que quien la dijo fue el científico Robert Jastrow [1925-2008], cuando era Catedrático de Astronomía y Geología de la Universidad de Columbia y Director del Instituto Goddard para Investigación Espacial de la NASA.

En la primera mitad del siglo XX, Albert Einstein defendía el modelo estático de un Universo, eterno y sin principio ni fin. Sin embargo, tras estudiar los descubrimientos de Georges Lemaître y Edwin Hubble, que demostraban que el Universo tuvo un principio y que desde entonces está en continua expansión, Einstein reconoció haber cometido lo que él llamó “su error más grande”, al introducir una constante cosmológica en la ecuación del Universo para mantenerlo estático. 

Las evidencias de las que dispone la ciencia en la actualidad, respaldan la teoría de que el Universo tuvo un comienzo. Finalmente, Robert Jastrow, Catedrático de Astronomía y Geología de la Universidad de Columbia y Director del Instituto Goddard para Investigación Espacial de la NASA, concluyó que el Universo no era eterno, sino que apareció de repente en un momento determinado y que la teoría del modelo abierto (Universo en expansión) era "probablemente correcto", esto lo publicó el 25 de junio de 1978 en el New York Times.

A partir de ahí, el prestigioso científico, no se cortó un ápice a la hora de hacer manifestaciones públicas sobre el posible origen divino del Universo. Estas manifestaciones, al ser consideradas como “políticamente incorrectas” por los nuevos dioses mediáticos, propietarios de las grandes cadenas de comunicación, han pasado sin pena ni gloria, lo cual no es obstáculo - para que un servidor – las recoja y publique aquí y ahora. La colección de “perlas” no tiene desperdicio y cuando las vayan leyendo no piensen que las ha escrito un catequista con mala leche, sino uno de los mejores astro físicos de la Historia.

“Hay cierta clase de religión en la ciencia… Esta fe religiosa del científico queda profanada por el descubrimiento de que el mundo tuvo principio”.

“La manera en que reaccionan estos científicos suministra una interesante demostración de la manera en que responde la mente científica —supuestamente una mente muy objetiva— cuando la evidencia que descubre la ciencia misma conduce a un conflicto con los artículos de fe de nuestra profesión. Resulta que el científico se comporta de la manera que nos comportamos el resto de nosotros cuando nuestras creencias están en conflicto con la evidencia. Nos irritamos, fingimos que el conflicto no existe, o tratamos de esconder el verdadero significado de la evidencia con palabras vacías.”

“Ahora vemos cómo la evidencia astronómica conduce a un punto de vista bíblico acerca del origen del mundo. Los detalles difieren, pero los elementos esenciales del relato astronómico y el relato bíblico del Génesis son iguales: la cadena de sucesos que culminaron en el hombre comenzó súbita y abruptamente en cierto momento definitivo en el tiempo, con un estallido de luz y energía. Algunos científicos no están muy contentos con la idea de que el mundo haya empezado así... Pero la evidencia más reciente establece casi con certeza que la Gran Explosión realmente aconteció hace muchos millones de años.”

“A los teólogos les deleita el hecho de que la evidencia astronómica conduce a un punto de vista bíblico del Génesis... pero un hecho curioso es que los astrónomos están molestos.”

“Ante tal evidencia, la idea de que hay un Dios que ha creado el Universo es, desde el punto de vista científico, tan verosímil como lo son muchas otras ideas.”

“Considere la magnitud del problema. La ciencia ha probado que el Universo llegó a existir por una explosión que tuvo lugar en cierto momento. ¿Qué causa produjo este efecto? ¿Quién o qué puso la materia y la energía en el Universo?”.

“La prueba astronómica de un Principio sitúa a los científicos en una embarazosa posición, puesto que creen que cada efecto posee una causa natural [...]. El astrónomo británico E. A. Milne escribió: ‘No podemos hacer conjeturas acerca del estado de las cosas [en el Principio]; en el acto divino de la Creación Dios no es observado ni tiene testigos’”.

“Para mortificación suya, [los científicos] no tienen respuesta clara, porque los químicos nunca han logrado reproducir los experimentos de la naturaleza sobre la creación de la vida desde materia inanimada. Los científicos no saben cómo sucedió eso”. “Los científicos no tienen prueba de que la vida no haya sido el resultado de un acto de creación.”

Finalmente recojo la respuesta que dio Robert Jastrow cuando un periodista le preguntó: - “Qué sería la vida eterna para la humanidad: ¿una bendición, o una maldición?”. La contestación del científico fue inmediata:

- “Sería una bendición para los que tienen una mente indagadora y ganas ilimitadas de aprender. Saber que disponen de una vida eterna para absorber conocimiento les daría mucho ánimo. Pero para los que piensan que ya han aprendido todo lo que hay que aprender y son cerrados de mente, la vida eterna sería una maldición espantosa. No sabrían cómo ocupar su tiempo.”

Dejemos ya a Robert Jastrow, y reflexionemos un momento:

Algo sólo puede venir de algo; nada sale de la nada. Si alguna vez hubo un momento en que no existía nada [como predice el modelo del Big Bang], entonces por necesidad no habría nada todavía. Algo debe existir eternamente. Si “algo” existe eternamente, y el universo no es ese “algo”, “algo” que se asemeja al Dios del teísmo debe existir. Sin embrago, en lugar de rendirse ante la evidencia los ateos rechazan la demostración científica, y afirman que el universo debe existir eternamente, pero sin aportar nada que respalde su empecinamiento.

Ya lo reconoció, en un arranque de honestidad,  el célebre gurú del ateísmo, José Saramago cuando dijo: "Pienso que todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran".

Personalmente aplico la teoría de “La navaja de Occam”: «En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta». O dicho con otras palabras: si hoy en día se sabe que el Universo no es eterno, sino que tuvo un principio y origen, ¿qué o quién había antes del famoso Big Bang, porque lo que sí que está claro es que nada pude salir de la nada.

BIBLIOGRAFÍA:

“GOD AND THE ASTRONOMERS” [Dios y los astrónomos], Robert Jastrow, Ed. W.W. Norton, Nueva York, 1978.

http://www.giss.nasa.gov/research/news/20080303/
http://www.nss.org/about/bios/jastrow.html




La imagen recoge al físico danés Niels Bohr junto a Albert Einstein. Bohr es quien respondió a la frase de Einstein: «Dios no juega a los dados», diciéndole: «Einstein, deje de decirle a Dios lo que puede o no puede hacer con sus dados».







por A. Gil-Terrón
Martes 21 de Mayo de 2013

Hoy en día hay muchas personas que se autotitulan ateos y que, incluso, lo dicen con cierto orgullo, como si hubieran descubierto gracias a su prodigioso intelecto algo que los demás, por su ignorancia e incultura, todavía no conocemos. Su “muletilla” favorita es utilizar la palabra “ciencia” con un sentido patrimonial, como si ésta fuese una jaca de su propiedad que tienen encerrada en las cuadras de su cortijo mental, y que la sacan a pasear y la exhiben cuando les viene en gana, pensando que con sus cabriolas de feria van a dejar boquiabiertos a su “ignorante” concurrencia. 

Son estos los dignos oponentes de aquellos creyentes que reaccionan con odio y violencia hacia todos aquellos que no piensan como ellos; estos creyentes que son los dignos sucesores de aquellos psicópatas que – Biblia en mano – mandaban a la hoguera a quienes en uso del divino derecho al libre albedrío, se atrevían a disentir de la interpretación oficialista de los textos sagrados, o que simplemente habían dejado de creer en Dios, ante el bochornoso – ya a veces criminal - espectáculo que daban aquellos que decían ser sus legítimos representantes en la tierra.

A los primeros, y a los segundos, que les den y se den. Para el resto, que afortunadamente son mayoría, quiero aportar unos datos para la reflexión, pero sobre todo para que veamos que la banal y continua utilización del término “ciencia” como ariete para derribar a Dios, lo único que denota es la tremenda incultura de quienes practican dichas artes mendaces. Habría que estudiar individualmente el nivel de estudios de estos ateos de bar y cafetería, que siempre tienen la palabra “ciencia” en la boca, y compararlos – por ejemplo – con el curriculum de los “ignorantes” creyentes que hoy traigo a colación:

- ARTHUR COMPTON (1892-1962), Premio Nobel de Física 1927: «Para mí, la fe comienza con la comprensión de que una inteligencia suprema dio el ser al universo y creó al hombre. No me cuesta tener esa fe, porque el orden e inteligencia del cosmos dan testimonio de la más sublime declaración jamás hecha: “En el principio creó Dios”...(Gén 1,1)»

- ARNO PENZIAS (1933- ), Premio Nobel de física 1978: «Si no tuviera otros datos que los primeros capítulos del Génesis, algunos de los Salmos y otros pasajes de las Escrituras, habría llegado esencialmente a la misma conclusión en cuanto al origen del Universo que la que nos aportan los datos científicos».

 - DEREK BARTON (1918 – 1998) Compartió el premio Nobel de química en 1969: «No hay incompatibilidad alguna entre la ciencia y la religión... La ciencia demuestra la existencia de Dios».

- Dr. FRANCIS S. COLLINS. Director del proyecto Genoma Humano y Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2001: "Soy Científico y creyente. No encuentro conflicto entre estas dos visiones del mundo".

- CHRISTIAN B. ANFINSEN (1916 – 1995), premio Nobel de química 1972: «Creo que solo un idiota es capaz de ser ateo». http://es.wikipedia.org/wiki/Christian_B._Anfinsen.

Personalmente quiero aclarar que no comparto en absoluto la frase de CHRISTIAN B. ANFINSEN, que no demuestra nada, salvo la propia zafiedad del personaje. No se puede generalizar, porque la idiotez es una plaga que siempre ha estado por encima de credos y descreencias. Creo yo…







por A. Gil-Terrón
Miercoles 22 de Mayo de 2013

En la historia de las conversiones no todo son visiones místicas e intempestivas las que provocan en unos minutos una conversión radical del sujeto. No. En muchos casos, la conversión - o iluminación - viene tras años de angustia y búsqueda de una luz que ilumine las tinieblas de un pensamiento ahogado por el propio pensamiento. Pues bien, ese es el caso del filósofo italiano Michele Federico Sciacca [1908-1975], que comenzó su carrera como ateo y terminó siendo un adalid del espiritualismo cristiano. A Sciacca bien se le podría definir como el poeta de la autoconciencia. 

El texto que viene a continuación pertenece al final del camino de Sciacca, en su lenta metamorfosis espiritual. Perdido en la niebla de la razón, bajo las brutales notas del desarraigo existencialista, la angustia vital, el nihilismo y el vacío, en Sciacca comienzan los primeros signos de una conversión que lucha por brotar en un campo plagado de dudas y odio. No es la batalla final, pero sí una de las últimas que entablará el filósofo ateo en su lucha interior contra lo que comienza a aparecer como inevitable.




Es el de Sciacca, un canto dolido, áspero y desgarrador, que es capaz de arañar el alma de quien lo lee. Es una fúnebre elegía que el poeta grita con rabia, con una potencia que estalla y hiere los sentidos, y que en cierta manera me recuerda la poesía de Vicente Gaos en sus postreros momentos antes de cruzar el último umbral. Canta – así – Sciacca:

«Si Dios no existe, ¿Qué más busco? ¿Qué busco todavía? Busco. Y él, él, que no existe, me sigue, me persigue. Se me ha hundido aquí, en medio de la cabeza, como un clavo. Pienso y existe el clavo; pienso y se me clava más. El pensamiento es mi martillo cruel. Dios es siempre despiadado con los ateos. Los persigue. 

Déjame, Dios, no te necesito; necesito echar tu sombra para estar solo conmigo. Tú eres un espectro obstinado. Yo no tengo necesidad de ti. ¿Qué quieres, pues, espectro?... ¿Niego a éste o aquel dios? No, niego a Dios. ¿Y después? Después renace como la salamandra y toma todas las formas como el camaleón... A él se le puede matar. Lo he matado. 

¡El espectro! Los espectros no se pueden matar. Él está dentro, 

Muerto, pero vivo. Yo, que le he matado, estoy muerto por él... No deja en paz ni siquiera a los muertos, los quiere resucitar... Él está vivo, vivo, pegado como un ave de rapiña al cadáver de mi conciencia. 

Quisiera resucitarme a picotazos. Pero yo, antes de renacer con él, prefiero vivir muerto sin él. Es más viril. ¿O estúpido?... En resumen, Dios está en mi ateísmo. 

Yo no sería ateo, si él no existiese. Es una contradicción insoluble. No la resuelvo más que obedeciéndole. No la venzo, sino creyendo en el Dios que niego, afirmando a Dios. 

Lo quiere mi propio ateísmo, lo exige tiránicamente. Negar a Dios es la hipótesis prohibida, porque es afirmarle. Lo sé y me rebelo. 

Si tú no existieses, no te negaría. Y si existieses, ¿Por qué esta tremenda tentación de la razón de negarte? Si tú no existieses, jamás yo hubiera podido pensar en ti... 

Te pido paz... Tú, el amor, eres implacable como el amor verdadero y sufrido. Nada persigue más que el amor».








por A. Gil-Terrón
Domingo 26 de Mayo de 2013

«Hace un mes el Fondo Monetario Internacional decía que España debía de apretar más aún las tuercas de los ajustes. Pues bien, como no suele haber nada nuevo bajo el Sol, tiro mano de mi hemeroteca particular para buscar un ilustrativo artículo que publiqué en la página cinco del periódico LAS PROVINCIAS, en julio de 1994. Cuando o lean piensen que está escrito hace 19 años y que por ello los precios están en pesetas. En aquel momento el salario mínimo interprofesional era de 60.570 pts. [364,03€]. 

No sé si desde 1994 el FMI ha cambiado el estilo versallesco del que hacía gala por aquel entonces [lo dudo], pero lo que está claro es que su monótono discurso sigue siendo el mismo. Antes de comenzar la lectura, quisiera recordar que en aquellos momentos el Presidente del Gobierno Español era Felipe González, y que llevaba en el cargo 14 años ininterrumpidos; era la época que fue conocida como la de la «beautiful people», una época en donde uno de los ministros del gobierno socialista, Carlos Solchaga, pregonaba - sin rubor - a los cuatro vientos: «España es el país del mundo donde más rápido se puede hacer uno rico». ¡Y vaya que se hicieron! 




Pasemos pues a la lectura del mencionado artículo:

“FONDO MARISQUERO INTERNACIONAL”,  por Antonio Gil-Terrón

Uno, conducía preocupado por la infernal N-III, camino de la capital de España, mientras oía por la radio las primeras declaraciones realizadas en el acto inaugural de la reunión del Fondo Monetario Internacional. En dichas declaraciones se había abogado por una reducción drástica de las prestaciones sociales junto con una mayor flexibilización de las plantillas. Dicho de otro modo:

1) Reducción del subsidio de paro.
2) Recorte de las pensiones.
3) Despido libre, gratuito e inmediato.

Y uno, meditaba sobre lo duro que debía de ser el tener que efectuar ese tipo de declaraciones, al tiempo que esperaba ver un Madrid triste, repleto de rostros preocupados y compungidos. Un Madrid austero y silencioso, tan oscuro como las negras declaraciones que se habían vertido de buena mañana. Sin embargo, éste es el panorama con el que me encontré:

1) Atasco de representantes del FMI, repantingados en limusinas de alquiler (75.000 pts. diarias), en lo que parecía un concurso de haber quién la tenía más larga (la limusina, por supuesto).

2) Atasco de representantes del FMI, por los pasillos de los hoteles de cinco estrellas GL. (50.000 pts. noche, desayuno aparte).

3) Atasco en los restaurantes de cinco tenedores (15.000 pts. por cubierto).

4) Atasco de representantes del FMI en las boutiques y joyerías de la calle Serrano y adyacentes.

5) Atasco de botones de hotel, a la puerta de las farmacias de guardia, solicitando bicarbonato para disolver el atracón de cigalas y percebes de sus tragones clientes.

Para identificar a los del FMI, no hacía falta ser detective, ya que todos ellos lucían orgullosos un horroroso carné plastificado, colgado de una cadenita. Con ello comprenderán, que lo que les cuento no es ningún secreto, sino más bien un escándalo.

De todo este disparate, tan sólo quisiera dar un dato para la reflexión y formular dos preguntas, y no es porque el tema no dé para más, que lo que es dar, da, sino porque esto es un artículo periodístico y no una novela gótica. El dato para la reflexión - que algún moderno clasificará de populista - es el siguiente: "Los mismos señores que pedían una reducción de las pensiones, estaban gastando cada uno de ellos, por día, el triple de lo que cobra en un mes un jubilado". Los dos interrogantes serían estos:

- ¿Qué le ha costado al Estado Español - es decir, a todos nosotros - la fiestecita del FMI?
- ¿Qué hemos recibido a cambio?

Yo, un cabreo de padre y señor mío, por todo lo antedicho, y porque además tengo la sospecha – más que razonable - de que se han comido todo el marisco del litoral español». 

__________________________________

Aquí termina el artículo. Para más información:

http://elpais.com/diario/1993/07/18/economia/742946401_850215.html
http://www.abc.es/espana/20121202/abci-ministros-felipe-201212012054.html







por A. Gil-Terrón
Domingo 26 de Mayo de 2013

Decía el filósofo italiano, Federico Sciacca, que el enorme error de Carlos Marx fue precisamente confundir el cristianismo con algunos fariseos que cometían sus desmanes con el evangelio en la mano. Estos destacados miembros de la puritana sociedad inglesa del siglo XIX, eran cristianos protestantes que recitaban la Biblia de memoria con adusto y serio semblante, pero que acto seguido, al llegar a sus fábricas, hacían trabajar a las mujeres más de doce horas al día - hasta el noveno mes de embarazo - y a los niños hasta hacerlos raquíticos y jorobados bajo el peso de un trabajo superior a lo que su edad les permitía, a cambio de un salario que apenas les permitía saciar su hambre. Es en ese escenario donde Marx escribe su obra “El Capital” que – posteriormente -dará lugar al marxismo.

En este orden de cosas, Weber en su ensayo “LA ÉTICA PROTESTANTE Y EL ESPÍRITU DEL CAPITALISMO” postula que las ideas religiosas de la Reforma Protestante influyeron decisivamente en el desarrollo del Sistema Capitalista. Se trata de una ética donde la adquisición incesante de dinero, aparece como un fin en sí mismo. Weber añade que la ética económica del capitalismo occidental nació del ideal ascético protestante pero que con el tiempo perdió su sentido religioso primario, y de paso – añado yo- ético.

Esta filosofía de los negocios, que con el tiempo causaría furor en los EEUU, viene muy bien concretada en un documento redactado por Benjamín Franklin, en el que el polifacético personaje escribe sus “Consejos a un joven comerciante”. La esencia de dichos consejos se puede resumir en tres puntos:

1.- “Piensa que el tiempo es dinero”.
2.- “Piensa que el crédito es dinero”.
3.- “Piensa que el dinero es fértil y reproductivo”.


El auténtico cristianismo, el que nace y se basa en los Evangelios, nada tiene que ver con la visión puritana del protestantismo. En los Evangelios vemos una crítica feroz a la acumulación de las riquezas, mientras que por otro lado se enaltece la pobreza como virtud cristiana.

La pobreza evangélica cristiana implica el deshacerse de lo superfluo y el compartirlo todo con nuestro prójimo. Implica hermandad sin jerarquías; sin pompa ni boato; sin parafernalia ni liturgias complicadas.

Esto es lo que hay. A partir de ahí que todo aquel que se considere como cristiano, que se mire en el espejo y mida su grado de fariseísmo.







por A. Gil-Terrón
Martes 28 de Mayo de 2013

«Y ahora andan en tiquismiquis sobre el lugar en el que puede celebrarse una entrevista pedida por Companys, que no quiere venir a Valencia. (Ahora no le aguarda aquí ninguna ovación.) Negrín asegura que no tendría ningún inconveniente en ir a Barcelona, como ha ido otras veces, pero si Companys hace cuestión de etiqueta o de amor propio no venir aquí, tampoco ira él, ni aceptará que se partan las distancias, reuniéndose en Benicarló. (Lamentablemente.) El Presidente está muy irritado por los incidentes a los que ha dado ocasión el paso de Aguirre por Barcelona. “Aguirre - dice - no puede resistir que se hable de España. En Barcelona afectan no pronunciar siquiera su nombre. Yo no he sido nunca - agrega - lo que llaman españolista ni patriotero. Pero ante estas cosas, me indigno. Y si estas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco. Con Franco ya nos las entenderíamos nosotros, o nuestros hijos, o quien fuere. Pero esos hombres son inaguantables. Acabarían por dar la razón a Franco. Y mientras, venga a pedir dinero, y más dinero...». 



El párrafo anterior pertenece al libro “MEMORIAS POLÍTICAS Y DE GUERRA, II", cuyo autor es MANUEL AZAÑA, publicado en 1978, para España y América, por Editorial Crítica, S.A., con ISBN: 84-7423-049-7 tomo II. Reparto de personajes: AZAÑA (Presidente de la Segunda República), NEGRÍN (Jefe de Gobierno de la Segunda República), COMPANYS (Presidente de la Generalidad de Cataluña), AGUIRRE (Jefe del gobierno vasco en tiempos de la II República.

Existe otra referencia de Manuel Azaña, más de lo mismo y relativa a Felipe V y Barcelona, que por su brutalidad me niego a transcribir.



Por otra parte, el político, periodista y escritor, Julián Zugazogoitia, recogió en uno de sus libros las palabras del que fuera Presidente del Gobierno de la IIª República, el doctor Juan Negrín: «No estoy haciendo la guerra contra Franco para que nos retoñe en Barcelona un separatismo... y pueblerino (...) No hay más que una nación: ¡España! (...) Antes de consentir campañas nacionalistas que nos lleven a desmembraciones que de ningún modo admito, cedería el paso a Franco sin otra condición que la que se desprendiese de alemanes e italianos». 

El contrapunto a estas visiones sobre Cataluña las daría José Antonio Primo de Rivera, en sus discursos pronunciados en 1934, como diputado del Parlamento de la IIª República Española: 
  • «Yo no conozco manera más candorosa y aún más estúpida de ocultar la cabeza bajo el ala que la de sostener, como hay quienes sostienen, que ni Cataluña tiene lengua propia, ni tiene costumbres propias, ni tiene historia propia, ni tiene nada. Si esto fuera así, naturalmente, no habría problema de Cataluña, y no tendríamos que molestarnos ni en estudiarlo ni en resolverlo; pero no es eso lo que ocurre, y todos lo sabemos muy bien. Cataluña existe con toda su individualidad, y muchas regiones de España existen con su individualidad»… 
  • «Lo digo porque para muchos este problema es una mera simulación; para otros este problema catalán no es más que un pleito de codicia: la una y la otra son actitudes perfectamente injustas y perfectamente torpes. Cataluña es muchas cosas, mucho más profundamente que un pueblo mercantil; Cataluña es un pueblo profundamente sentimental; el problema de Cataluña no es un problema de importación y exportación; es un problema dificilísimo de sentimientos»… 
  • «Cataluña es un pueblo impregnado de un sedimento poético, no sólo en sus manifestaciones típicamente artísticas, como son las canciones antiguas y como es la liturgia de las sardanas, sino aún en su vida burguesa más vulgar, hasta en la vida hereditaria de esas familias barcelonesas que transmiten de padres a hijos las pequeñas tiendas de las calles antiguas, en los alrededores de la plaza Real; no sólo viven con un sentido poético esas familias, sino que lo perciben conscientemente y van perpetuando una tradición de poesía gremial, familiar, maravillosamente fina. Esto no se ha entendido a tiempo; a Cataluña no se la supo tratar, y teniendo en cuenta que es así, por eso se ha envenenado el problema, del cual sólo espero una salida si una nueva poesía española sabe suscitar en el alma de Cataluña el interés por una empresa total, de la que desvió a Cataluña un movimiento, también poético, separatista».

Manuel Azaña, Juan Negrín, José Antonio Primo de Rivera; tres visiones sobre una misma cuestión. Palabras que han quedado grabadas en la Historia, para reflexión y juicio de las generaciones futuras.

Nota: Para saber más 
http://entendiendolahistoria.blogspot.com.es/2013/04/se-declara-la-independencia-de-cataluna.html







por A. Gil-Terrón
Miercoles 29 de Mayo de 2013

Bueno, parece que al final la casta política se ha concienciado que ellos también tienen que aplicarse los recortes, y puestos manos a la obra han comenzado por recortar los precios de los cubatas que - presuntamente – se maman entre votación y votación. ¡Así va el país!



Hemos entrado en una espiral suicida en la que cada vez más se estrujan más las paupérrimas tetas de la economía productiva – o lo que queda de ella –en aras a mantener y pagar los gastos fijos del Estado, entre los que se incluye la subvención de los cubatas de sus señorías, o - por poner otro ejemplo - de las 38 diputaciones de régimen común (no incluyen las tres del régimen foral) que reciben alrededor de 4.500 millones de euros, de los que 3.903 son aportados por el Estado y 427 por las comunidades autónomas.

Cada nuevo empleo público no productivo destruye 2,8 empleos privados, pues se necesitan más impuestos para mantenerlos. Sostener el necesario estado del bienestar (una sanidad y educación de calidad, justicia, seguridad…) requiere empleo público suficiente y de calidad; el problema son los empleos públicos improductivos y a menudo innecesarios. 

Según Roberto Centeno, Catedrático de Economía en la Escuela de Ingenieros de Minas de la Universidad Complutense de Madrid, «los españoles hemos visto reducida nuestra riqueza en un 20% y hemos experimentado el mayor aumento de la pobreza de toda la Unión Europea, hasta el punto de que lideramos las tasas de pobreza solo por detrás de Bulgaria y Rumanía. Rajoy ha endeudado a los españoles en 146.000 millones de euros adicionales –pasivos en circulación o deuda total–, lo que representa ¡un 25% más que el endeudamiento de 2009 y 2010 juntos!; ha elevado o creado casi 30 impuestos y tasas sobre familias y empresas, el nivel de presión fiscal más alto de nuestra historia…» «…Y de toda esta ingente cantidad de dinero, endeudamiento y expolio fiscal, ni un solo euro ha ido a la economía productiva, que se ha reducido en 90.000 millones: ¡el mayor desplome del crédito a familias y empresas de toda la serie estadística iniciada hace 50 años! Mientras tanto, el crédito a la economía improductiva (Administraciones Públicas) crece un inaudito 42%, hasta 124.000 millones...».




Hace ahora casi un año que Roberto Centeno envió una carta a Ángela Merkel (y copia de la misma a Wolfgang Schäuble, Ministro de Finanzas de Alemania; Christine Lagarde, Directora Gerente del FMI; Olli Rehn, responsable de Asuntos Económicos y Euro de la Comisión, y Mario Draghi presidente del BCE), en la que pedía el fin del Estado de las Autonomías. La carta es muy fuerte y su argumentario está perfectamente guarnicionado de datos; no tiene desperdicio y recomiendo encarecidamente su lectura, porque en la misma no sólo se denuncia lo mismo que algunos llevamos tiempo gritando, sino que – además -se aportan soluciones para que España pueda salir de la espiral suicida en la que se halla inmersa. Paso a continuación transcribir literalmente el escrito de Roberto Centeno:

RESPETADA CANCILLER FEDERAL:

«Hace tres semanas, el profesor e historiador norteamericano David Spengler publicaría una carta abierta en The Asian Times dirigida a su persona, en la que la pedía “que dejara caer a España”, y explicaba las razones, que iban desde la incompetencia, el despilfarro y la corrupción generalizadas del Gobierno y particularmente de las administraciones territoriales, donde nadie controla nada y nadie responde de nada, lo que implica una asignación del grueso de los recursos públicos (45 % del PIB) en forma tan disparatada e ineficaz que supera todo lo imaginable. Adicionalmente, según el Dr. Spengler, el Gobierno miente en todo: sobre su situación económica, sobre la bancaria y sobre la fiscal. Su deuda y los intereses son ya inasumibles y, en consecuencia, somos insalvables.


No obstante, y aun reconociendo la veracidad de sus afirmaciones -que tengamos hoy más PIB real que en 2007 resume la falsedad inaudita de las cifras oficiales-, España no sólo es salvable es que ni siquiera necesitaría la intervención, sólo necesita la supresión del sistema autonómico, que representa un despilfarro anual de más de 120.000 millones de euros, equivalentes al 12% del PIB. Sin embargo, la oligarquía política se opone radicalmente a desmontar esta gigantesca estructura que ha levantado en su exclusivo beneficio y escapa a las manos de los españoles el poder de cambiar este expolio de proporciones épicas. A día de hoy, el déficit de las regiones y ayuntamientos asciende a unos 5.000 millones de euros mensuales, y está siendo cubierto por el Gobierno con supuestos “adelantos presupuestarios”, supuestos porque jamás serán devueltos, lo que ha elevado el déficit del Estado en un 50% hasta abril, equivalente al 10% del PIB en términos anualizados. Y tampoco pueden pagar los vencimientos de deuda, más de 25.000 millones, y esperan que el Gobierno con el dinero del BCE lo haga por ellos.


Con una deuda pública total -no solo la computable- del 118 % del PIB oficial, un déficit 2012 estimado en más de 110.000 millones y unos intereses del 4,5% del PIB oficial en los próximos 12 meses, España ha superado el punto de no retorno y ocurre que sólo Ud. como Canciller de Alemania y líder más cualificada de Occidente tiene el poder de acabar con una situación que supondrá la ruina, no solo de España sino tal vez el fin de la zona euro. Y para evitarlo bastaría exigir, condicionando a ello cualquier ayuda, la reforma radical de las instituciones territoriales responsables de los dos tercios del gasto público. Es absolutamente inaceptable, tanto social como económicamente, que la UE y el FMI exijan a España que suba impuestos y recorte prestaciones, sin antes acabar con el despilfarro autonómico. ¿Cómo se puede subir el IVA y recortar pensiones y mantener 30.000 coches oficiales o dos millones de empleados públicos inútiles? ¿Cómo destruir la economía productiva y de las familias y mantener intacta la improductiva? Y es ahí Sra. Canciller, donde los españoles necesitamos desesperadamente su ayuda.


Como conoce perfectamente, porque lo ha vivido en primera persona, España ha estado gobernada durante más de siete años por un presidente poco cualificado y ahora, a pesar de las ilusiones populares puestas en el cambio, Mariano Rajoy se ha revelado un fracaso total. Ni tiene coraje, ni tiene un plan ni intención alguna de tenerlo, toda su gestión ha resultado una auténtica tragedia. Ambos, junto con el aparato de sus propios partidos, funcionan exclusivamente como una oligarquía -España tiene 450.000 políticos, cuatro veces más por habitante que la UE- de intereses comunes y nunca como partidos nacionales. Para ellos son más importantes sus ventajas partidistas y personales que los intereses de la nación, lo que les lleva a mantener a toda costa un modelo de Estado cuyo nivel de despilfarro y de corrupción nos conduce a la ruina.


Vivimos bajo un modelo que dividió la nación en 17 autonomías territoriales, totalmente contrarias, excepto dos, a la Historia y a la realidad objetiva de España. Estas autonomías, cuyas competencias más que duplican a las de los Estados federales, son el vehículo con el que la oligarquía política fue colocando a sus familiares, amigos y correligionarios, creando para ello, el equivalente a 17 miniestados con todos los órganos propios de una nación, desde 17 Parlamentos a 19 televisiones públicas (todas en pérdidas), 23 Universidades sin alumnos que las justifiquen a 22 aeropuertos con 300 pasajeros/mes, pasando por infraestructuras absolutamente ruinosas. A ello se unen 8.200 Ayuntamientos, cuando no se justifican más de 3.000, y con niveles de despilfarro inauditos. Sólo Madrid, la capital más endeudada de Europa, tiene 1.500 asesores inútiles, 180 coches oficiales, personal cinco veces más que los grandes ayuntamientos mundiales y ha gastado 500 millones de euros en dotarse de la sede-palacio más lujosa de Occidente, mientras el 23% de madrileños vive por debajo del umbral de la pobreza, de ellos 140.000 niños. Y ahora ¡quieren organizar los Juegos Olímpicos! 


La rémora del empleo público


Primero colocaron a decenas de miles, luego a cientos de miles y hoy totalizan dos millones de empleados públicos nombrados a dedo –causa principal del brutal nivel de desempleo, ya que en España cada empleo público destruye 2,8 puestos en el sector privado- y donde para no tener que dar explicaciones a nadie crearían hasta 3.000 empresas públicas, la gran tapadera del despilfarro, una inmensa telaraña de ocultación de deuda y corrupción, empleando a 400.000 personas amigas y con sueldos un 35% superiores a la media del sector privado.


El grueso de la crisis bancaria derivaría también del modelo de Estado. El 54% de los depósitos de la banca se concentraba hasta el año 2.000 en cajas de ahorro, que habían sido el referente de las clases humildes españolas durante casi dos siglos y que se convertirían en botín preferido de los Presidentes autonómicos, que impondrían a personas políticas afines no profesionales al frente de las mismas, al objeto de poder disfrutar de un poder económico casi ilimitado para financiar sus obras faraónicas y los disparates más inauditos.


Veinte “gestores” irresponsables y moralmente corruptos, interrelacionados política y económicamente por 14 presidentes autonómicos, que les garantizaría la no intervención del Banco de España primero y la ocultación de la realidad de sus balances después, financiarían los proyectos inmobiliarios más inauditos, que junto con las grandes obras públicas llevarían a la quiebra a la mayoría de estas instituciones bicentenarias en solo ocho años. PP, PSOE y nacionalistas sellarían un pacto de silencio para que ninguno de los responsables de tamaña catástrofe fuera procesado. La última acción al respecto la protagonizaría el Sr. Rajoy, de acuerdo con el PSOE, al no destituir al Gobernador del Banco de España por grave incumplimiento de sus obligaciones a cambio de su silencio.


En conjunto, esta situación ha llevado a España a un nivel de endeudamiento público y privado del orden del 400% del PIB, el más elevado del planeta, una cantidad que jamás podrá ser devuelta. Dentro de ella, la deuda pública no cesa de crecer, gracias a la actitud absolutamente irresponsable del BCE, cuyos préstamos se entregan sin control alguno para financiar el gasto corriente y los agujeros bancarios, y donde ni un euro va a la economía productiva, lo que arruinará España para varias generaciones. El rescate bancario ha sido de nuevo insuficiente, porque se ha infravalorado la morosidad –la real es doble de la oficial– y porque las viviendas caerán aún un 35% y no se ha tenido en cuenta. Además crea un círculo vicioso de bancos quebrados comprando deuda con el dinero del BCE para mantener un Estado quebrado, que a su vez se endeuda para salvar a estos mismos bancos quebrados. Sólo la actuación simultánea sobre el sistema financiero, cerrando los bancos inviables y cambiando de modelo de Estado, puede salvarnos.


Sin embargo, si la ya inevitable intervención se hace en forma indiscriminada, desconociendo la realidad económica de la nación, reduciendo salarios y prestaciones y subiendo impuestos, sin cortar de raíz los focos de despilfarro y manteniendo intactos los 450.000 políticos, parásitos sociales en su mayoría, que nos han llevado a la ruina, el resultado sería un desastre histórico y la miseria y el hambre para millones. Es por ello Sra. Canciller, que como única persona que está hoy en condiciones de ayudar al pueblo español, me dirijo a Ud. para pedirle que antes de la intervención exija en su lugar la supresión la locura económica que implica la actual administración autonómica y local. La eliminación de un gasto inútil de 120.000 millones de euros anuales, permitiría reducir el endeudamiento y crear empleo significativamente en relativamente poco tiempo, mientras que la alternativa conllevaría una brutal deflación interna con unas consecuencias económica y socialmente devastadoras. Un sufrimiento casi inimaginable para los españoles actuales y futuros, para mantener los privilegios de una oligarquía política parasitaria y corrupta. 


Roberto Centeno, Catedrático de Economía de la Universidad Politécnica de Madrid


(Se envía copias a Wolfgang Schäuble, Ministro de Finanzas de Alemania; Christine Lagarde, Directora Gerente del FMI; Olli Rehn, responsable de Asuntos Económicos y Euro de la Comisión, y Mario Draghi presidente del BCE)».


Quienes deseen ver el original, pueden hacerlo en: 
http://blogs.elconfidencial.com/economia/disparate-economico/2012/06/25/carta-a-la-sra-merkel-exija-el-fin-de-las-autonomias-7178

Más información en:
http://www.alertadigital.com/2012/12/11/roberto-centeno-rajoy-esta-desangrando-a-la-sociedad-civil/







por A. Gil-Terrón
Jueves 30 de Mayo de 2013

No deja de resultar chocante que los españoles estemos PAGANDO LO QUE NO PODEMOS, para mantener el Estado de las Autonomías, en el que se encuentran cómodamente instaladas las diferentes castas políticas locales; y ello como si ya no tuviéramos suficiente con mantener y subvencionar los gin-tonics de sus señorías en Madrid. 

Pero lo grave ya no es el hecho de pagar, sino que como no podemos – tal y como acabamos de decir –, tengamos que recurrir continuamente a hacer emisiones de DEUDA PÚBLICA, y que lo hagamos con una tranquilidad pasmosa, como si no fuéramos conscientes de que los préstamos hay que devolverlos y además con intereses. Pero no pasa nada, si no podemos nosotros, pues ya lo harán nuestros hijos o nuestros nietos.



Ayer recogíamos las palabras de Roberto Centeno, Catedrático de Economía de la Universidad Politécnica de Madrid, en las que cifraba el déficit presupuestario que producen los ayuntamientos y autonomías en las arcas del Estado Español: «España no sólo es salvable, es que ni siquiera necesitaría la intervención, sólo necesita la supresión del sistema autonómico, que representa un despilfarro anual de más de 120.000 millones de euros, equivalentes al 12% del PIB. Sin embargo, la oligarquía política se opone radicalmente a desmontar esta gigantesca estructura que ha levantado en su exclusivo beneficio y escapa a las manos de los españoles el poder de cambiar este expolio de proporciones épicas. A día de hoy, el déficit de las regiones y ayuntamientos asciende a unos 5.000 millones de euros mensuales».

O sea, que – hasta ahora – nos han contado que el origen de nuestros males y desgracias estriba en que la banca española necesita 62.000 millones de euros para recapitalizarse; 62.000 millones y solucionado el problema. Pero claro, resulta que ahora nos enteramos de que la fiesta de las autonomías y de los ayuntamientos a gogó nos produce un déficit de 120.000 millones de euros; pero no una sola vez, sino todos los años. Vaya usted sumando, y tenga en cuenta que en dicha cifra no se han sumado las endémicas golferías cíclicas y habituales.




Los 120.000 millones de euros no es lo que nos cuestan las autonomías y los ayuntamientos. Lo que nos cuesta la fiesta autonómica y municipal es bastante más. Valdría la cifra de 120.000 millones de déficit si no pagáramos impuestos, pero no es así. La realidad es que después de la barbaridad de impuestos, tasas, IBIS, y pernadas varias, con que nos exprimen directamente, hay que contar la brutal carga impositiva de los impuestos indirectos con que nos sangran a diario. Valga como ejemplo el hecho de que servicios de primera necesidad, como puedan ser el agua, la luz, o el gas, estén gravados con el 21% de IVA, el mismo gravamen que tienen los artículos de lujo; o que las pensiones estén sujetas a IRPF, como si los pensionistas no los hubiesen estrujado ya bastante, durante su larga vida laboral. Pues bien, así y todo seguimos teniendo un déficit anual de 120.000 millones de euros. Aquí falla algo.

Si nos comparamos internacionalmente, podemos citar países como Japón y Canadá, con un IVA del 5%, Israel, con uno del 15%, Australia, con uno del 10%, y Estados Unidos, cuyo impuesto indirecto “sales tax” se recauda por estado, pudiendo citar el de Nueva York, con un 8,25%, o el de Nueva Jersey, con un 6%.

Ahora alguien me dirá: ¡Sí… pero el IVA en los países de la Unión Europea…! A lo que yo me veré obligado a responder: ¿Y cómo está la Unión europea? Pues la Unión Europea está bastante jodida; no tanto como España, pero sí bastante jodida, y a la prensa especializada me remito..

Mientras España se halla paralizada desde hace más de cinco años por un agujero financiero de 62.000 millones de euros, resulta que durante ese período de tiempo hemos tenido otro agujero autonómico y municipal de 600.000 millones de euros [SEISCIENTOS MIL MILLONES DE EUROS] que ha se ha ido cubriendo mediante la emisión de Deuda Pública del Estado. Es decir, pidiendo prestado. Pero aquí parece que todos nuestros males se solucionarían proclamando la IIIª REPÚBLICA, al ahorrarnos los 8 millones y pico de euros que tiene de presupuesto la Casa Real; como si el mantenimiento de una Presidencia de la República fuese gratis. [El Presidente de la República Italiana tiene un presupuesto anual 235 millones de euros; el Presidente de la República Francesa, 112 millones; en Alemania, el coste anual de la Presidencia de la República supone 40 millones de euros].

¿Se imaginan ustedes si esos 600.000 millones de euros se hubiesen empleado en facilitar el crédito a empresas y familias; en invertir en economía productiva? ¡Pues no! No se han invertido, sino que se han gastado en pagar el déficit que producen las satrapías autonómicas y sus canonjías derivadas.

La prensa de hoy, 30 de mayo de 2013, recoge que Bruselas da otra vuelta de tuerca a España y le insta aque remate la reforma laboral, le meta más mano a las pensiones, y suba más aun el IVA; y ustedes se preguntarán porqué - en lugar de eso – Bruselas no pide que se meta mano al despelote del gasto autonómico y municipal. ¿Por qué?

Pues la respuesta es muy sencilla: Porque quienes mandan en Bruselas son – al fin y al cabo – miembros de la casta política, y ya se sabe que los bomberos – entre sí – jamás se pisan la manguera. Corporativismo puro y duro.

Primero nos hablaron de la burbuja inmobiliaria, después de la burbuja bancaria, y conforme se ha ido esclareciendo la niebla, hemos visto que aquí no hay más burbuja que la burbuja de una casta política – con sus respectivos asesores - enquistada en autonomías y municipios; una burbuja monstruosa que no para de crecer y que es un problema de tiempo que nos estalle a todos en las narices. 

España se nos muere poco a poco. Hasta ahora hemos escuchado un montón de diagnósticos erróneos, o torticeramente falsos, que no han hecho más que marear y confundir al pueblo.

REFERENCIAS: 
http://blogs.elconfidencial.com/economia/disparate-economico/2012/06/25/carta-a-la-sra-merkel-exija-el-fin-de-las-autonomias-7178
http://www.abc.es/20120723/economia/abci-empresas-publicas-deuda-201207230954.html
http://www.elmundo.es/elmundo/2012/04/03/espana/1333446101.html
http://www.intereconomia.com/noticias-negocios/politica-economica/mantener-una-republica-mas-caro-que-una-monarquia-20111228
http://www.elconfidencial.com/cache/2007/11/22/29_espana_barato_jefes_estado_europeos.html
http://www.abc.es/20111229/espana/abci-presupuesto-gasto-republica-jefe-201112290120.html
http://www.larazon.es/detalle_hemeroteca/noticias/LA_RAZON_378950/3603-el-deficit-autonomico-sigue-sin-control#.UachVUC-2So
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/03/20/valencia/1363802936_956524.html
http://economia.elpais.com/economia/2013/05/28/agencias/1369734706_594658.html
http://elpais.com/diario/2011/07/31/sociedad/1312063202_850215.html
http://www.laopiniondezamora.es/nacional/2013/05/27/rajoy-da-tiempo-negociar-deficit-autonomico/681608.html
http://www.eleconomista.es/publicidad/acierto-abril/espana/noticias/4837303/05/13/Cataluna-acapara-el-50-de-la-deuda-de-las-empresas-publicas-autonomicas.html
http://www.eleconomista.es/publicidad/acierto-abril/espana/noticias/4837303/05/13/Cataluna-acapara-el-50-de-la-deuda-de-las-empresas-publicas-autonomicas.html







por A. Gil-Terrón
Viernes 31 de Mayo de 2013

Los españoles somos una raza indomable, valiente y terrible en la guerra, pero con una tendencia cainita en la paz. El español es de espíritu ácrata y rebelde, poco disciplinado y dado a los excesos cuando se le provoca. 

Somos marcadamente diferentes y orgullosos; generosos y entregados a las causas más nobles, con pasión y fuerza, y sin concesiones a la tibieza, pero para ello tan solo necesitamos tener una causa, una bandera, un por qué luchar, y lo cierto es que el pueblo español – de un tiempo a esta parte - se halla confuso y cabreado, y en su rabia da palos de ciego buscando culpables sobre los que volcar su ira. 

Y alguien me podrá preguntar: qué es eso del pueblo español; me podrá espetar a la cara que el pueblo español es una entelequia, que no existe sino que es un conjunto, surtido y variado, de nacionalidades y regiones…



Pues les voy yo a decir quién es el pueblo español. El Pueblo Español es ese que surge, cuando éste se siente amenazado por un enemigo externo que intenta subyugarlo, como ocurrió un lejano 2 de mayo de 1808, el día que - desde alguna parte- alguien gritó una llamada convocando a todos los españoles a salvar la patria en peligro.

EL RUGIR DE UN PUEBLO

El pueblo español es: el VALENCIANO Vicente Doménech, conocido por el sobrenombre de "El Palleter"; el VALLISOLETANO Juan Martín Díez «el Empecinado»; el CÁNTABRO Gregorio García de la Cuesta y Fernández de Celis; el ANDALUZ Joaquín Blake y Joyes; el ARAGONÉS José Rebolledo de Palafox y Melci; el CATALÁN Isidre Llusá y Casanovas [el tambor del Bruch]; el SEVILLANO de ascendencia VASCA Luis Daoiz; el SANTANDERINO Pedro Velarde; la VALLISOLETANA Clara del Rey; el CEUTÍ Jacinto Ruiz y Mendoza; el BURGALÉS Jeronimo Merino [el cura Merino]; el NAVARRO Francisco Espoz y Mina; el SALAMANTINO Julian Sanchez [el Charro]; el MALAGUEÑO Vicente Moreno Baptista; el MADRILEÑO Andres Torrejon; el MADRILEÑO Ramon de Santillan; el VASCO Miguel Ricardo de Alava y Esquivel; el MURCIANO José Moñino Redondo conde de Floridablanca; el GALLEGO Melchor Díaz de la Rocha; el GADITANO general Rafael Menacho y Tutlló; el GRANADINO Mariano Álvarez de Castro; los HÉROES ALICANTINOS que formaron los “Cuerpos de Vecinos Honrados”; el NAVARRO marqués de Lazán y Cañizar. 

Las Islas Canarias no fueron ajenas a la hora de escribir aquellas páginas. De esta manera, cuando desde la península se recibió la demanda de ayuda para luchar contra el gabacho, los canarios acudieron prestos a alistarse, formándose en pocos días un batallón cuya bandera fue conocida como la “Granadera Canaria”. Podían haberse quedado cómodamente en sus casas, lejos de la guerra y los franceses, pero no fue así. Canarios como José Ramos o Francisco Jiménez, granaderos canarios, dieron su testimonio en la numantina defensa de Cádiz.




Canarios, vascos, gallegos, cántabros, valencianos, castellanos, aragoneses, catalanes, mallorquines, andaluces, extremeños, riojanos, navarros…, hombres y mujeres que lucharon codo con codo frente al invasor francés, escribiendo con su sangre una de las más gloriosas páginas de la Historia de España.

UNA CATALANA, SÍMBOLO DE LA PATRIA ESPAÑOLA

La gesta más recordada, y cuya figura ha sido considerada a través de los tiempos, como icono de españolidad, es la de Agustina de Aragón. Lo que ya no todo el mundo sabe es que esta valerosa mujer, símbolo de la patria, era catalana. Su nombre real era el de Agustina Raimunda María Saragossa y Domènech, nacida y criada en la ciudad de Barcelona, concretamente en el barrio de La Ribera, en la calle de Sombrerers, junto a la basílica gótica de Santa María del Mar; y que era hija de Francesc Ramon Saragossa i Labastida, y de Raimunda Domènech i Gasull, ambos naturales de Fulleda (Lérida).

Miles de héroes anónimos que con su sangre regaron los montes, los caminos y las playas, las calles y plazas de España, con un sentimiento de unidad, de pueblo y de raza. Nobles y plebeyos; liberales y conservadores; religiosos y ateos; marinos y campesinos; bachilleres y analfabetos; todos unidos fraternalmente en una empresa común llamada España.

Eso es el pueblo español; eso es España.

DORMIDOS, PERO CON UN OJO ABIERTO

Los españoles podremos estar dormidos y aparentemente adocenados, pero seguimos siendo nosotros: quijotes y bohemios; hidalgos de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor, que buscamos una causa justa a la que entregarnos.

Napoleón cometió un error al ocupar España e imponer como rey a su hermano José, más conocido como Pepe Botella. Con posterioridad el propio Bonaparte hizo uno de sus famosos comentarios que han pasado a la Historia: “A los españoles les gusta renegar de su país y de sus instituciones, pero no permiten que lo hagan los extranjeros”. 

Sabia reflexión la del emperador de los franceses, lo que pasa es que cuando se dio cuenta e hizo su célebre comentario, ya era tarde para él, y sobre todo para los miles de franceses que dejaron sus huesos blanqueándose bajo el Sol de España.

EL DESEADO QUE SE CONVIRTIÓ EN UN INDESEABLE

La invasión y ocupación de España por los ejércitos de Napoleón, junto con la retención de la familia real española en Francia, provocó el levantamiento del pueblo español, luchando por la vuelta de Fernando VII, “El Deseado”, que en 1814, con el decreto de mayo, abolirá la constitución de 1812 y de los decretos de las Cortes de Cádiz, reimplantando un absolutismo feroz, que no dudará en enjuiciar, encarcelar, y ejecutar a muchos de los que habían luchado por su regreso y coronación. Se reinstaurara el Santo Oficio [Inquisición], al tiempo que se establece un plan de estudios universitarios, propios de la Edad Media, en el que se suprimen buena parte de los estudios científicos en favor del Derecho y la Teología. El autor del “brillante” plan fue el ministro de Gracia y Justicia Francisco Tadeo Calomarde. Don Benito Pérez Galdós describía de esta manera a Calomarde, en sus Episodios Nacionales: «Se llamaba D. Francisco Tadeo Calomarde, y era de la mejor pasta de servil que podía hallarse por aquellos tiempos. (...) se había criado en los cartapacios y en el papel de pleitos: los legajos fueron su cuna y las reales cédulas sus juguetes. Su jurisprudencia llena de pedantería me inspiraba aversión. Tenía fama de muy adulador de los poderosos, y según se decía, compró el primer destino con su mano, casándose con una muchacha muy fea a quien dio malísimos tratos…».

La célebre frase de “El Cantar de Mío Cid”: ¡Oh Dios, qué buen vasallo si tuviese buen Señor! habría que reciclarla en: ¡Oh Dios, qué buenos vasallos si tuviesen buen Señor! Y lo cierto es que Fernando VII no solo no fue bueno, sino que tampoco fue señor.




Fernando VII pasó de ser “El Deseado” a convertirse en un auténtico indeseable; un tirano ingrato que pisoteo al pueblo que le había encumbrado, y que al tiempo fue el responsable del nacimiento y engorde de las dos Españas, esas que el poeta sevillano consagró en sus versos: 


Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza,
entre una España que muere
y otra España que bosteza.

Españolito que vienes
al mundo t